Significado esotérico de las láminas zodiacales de Johfra

 

Laminas del Zodiaco de Johfra.

Instructora: María Guadalupe Licea Rivera

Zodiaco.- De la voz zodion, diminutivo de Zoon (animal). Tiene una significación dual, puede referirse al zodiaco fijo e intelectual o al zodiaco movible y natural. La verdadera significación oculta ha sido y es a la fecha un misterio. El zodiaco astrológico es un círculo imaginario que pasa alrededor de la tierra en el plano del ecuador, llamándose Aries su primer punto o grados, se encuentra dividido en doce partes iguales denominadas signos del zodiaco, conteniendo cada una 30 grados, lo cual nos da a entender que no solo existe la parte meramente física, sino también la anímica y espiritual.

El zodiaco fue conocido en pueblos antiguos como Caldea, India y Egipto durante incalculables edades y el conocimiento de los sabios de esos países con respecto a la influencia oculta de las estrellas sobre nuestra tierra fue mucho mayor de lo que la astrología profana pueda jamás alcanzar.

Enfocaremos nuestro estudio hacia la astrología esotérica y oculta. En general las láminas zodiacales muestran símbolos astrológicos, cabalistas, alquimistas, místicos, artísticos, científicos, filosóficos, etc. Los que deben interpretarse siempre en forma simbólica y que permiten al esoterista conocer el camino secreto que lo conducirá hacia la perfección espiritual.

Esta exquisita expresión del arte, la belleza, la armonía, por parte de Johfra, a pesar de ser la síntesis de una obra maestra, nos conduce si así lo queremos hacia la realización de nuestra propia obra.

Vamos a encontrar en forma general un signo astrológico hermético, que corresponde al planeta regente y el símbolo del signo zodiacal.

Descubrimos además en cada una de estas pinturas un color primordial, la flor, la planta, su elemento, metal, planeta regente, etc. como características generales de un signo zodiacal.

AriesARIES

El trabajo con nuestro zodiaco interior comienza con Aries, en el equinoccio de primavera, época en la que se representa el Drama Cósmico, que se repite en todo el espacio Infinito. Como figura principal tenemos al guerrero de Aries en actividad, luchando consigo mismo, los Dioses le dan las armas para los enfrentamientos en la dura batalla que a cada instante debe sostener, es un aguerrido luchador, representa el combate que debemos resistir con osadía y valor, sin importar el tiempo que dure el combate.

El cordero, símbolo del fuego sagrado, elemento indispensable para el alquimista y una representación del Cristo Intimo quien ayuda en la cristalización de la Gran Obra zodiacal. El mago que corresponde al Arcano 1 representa al iniciado y dispuestos en el ara los implementos necesarios para el trabajo individual.

La mujer vendada portando el fuego incipiente, viene a manifestar el estado psicológico en el cual nos encontramos los seres humanos. Este signo es casa del guerrero y luchador Marte, por ello el nativo de Aries nace con mucha fuerza y energía que bien canalizada puede ayudarle a combatir los defectos de tipo psicológico como la ira, el odio y el egoísmo como rasgo principal y que tanto mal causan a la humanidad.

TauroTAURO

La fuerza primaveral del Carnero, la encontramos intensificada en Tauro y se repite el Drama Cósmico del Sacrificio, alegorizado en el culto del Dios Mitra de los persas; el toro en lenguaje alquimista-cabalista-filosófico, representa al elemento tierra, (el cuerpo físico), su planeta regente es Venus cuyo ideograma lo encontramos en la parte superior izquierda “…la tierra es hermana gemela de Venus, todas las cosas que suceden en la tierra se suceden en Venus, la luz del Sol llega a la tierra por medio de Venus, Venus recibe tres veces más luz solar que la tierra, Venus es el portador de la luz solar… Venus es el amor.

En este bello marco taurino encontramos como fondo a la naturaleza en todo su esplendor que florece al conjuro del Amor Universal. No puede faltar Cupido-Eros, el dios del amor quien enciende su flama en las parejas que se adoran.

Al lado izquierdo tenemos representado al Arcano 2 del Tarot (La Sacerdotisa), alegoría del Eterno principio femenino, Isis, María, Ram IO, Tonantzin, etc. Con el libro de la sabiduría en sus manos, el cual debemos estudiar.

En el centro y dominando esta pintura, el toro blanco que simboliza al Padre que está en secreto, el mismo Zeus o Júpiter y sentada sobre su lomo una bella mujer portando una lámpara con el fuego encendido, es el fuego filosofal, su cabeza ciñe una corona con rosas (relacionada con Venus y el amor).

En su aspecto inferior el toro es la bestia bramadora, el ego o yo psicológico que hay que vencer en el ruedo taurino, contando para ello a la Divina Madre Kundalini. Abajo a la izquierda el guerrero de Aries en plena introspección o concentración, buscando dentro de sí la fuerza del amor de Venus que ha sido precedida por la marciana. El iniciado debe saber equilibrar la fuerza marciana con la amorosa de Venus.

Los dos niños que juegan cerca del luchador taurino personifican la inocencia de la mente, nuestra mente debe convertirse en mente de niño; el toro también demuestra las características del signo zodiacal (Tenacidad, mansedumbre, firmeza). Los taurinos son mansos y trabajadores como el buey pero cuando se encolerizan son tremendos, la ira suele ser de lento crecimiento culminando en fuertes estallidos volcánicos. Los taurinos generalmente suelen ser muy sensibles, el tipo superior está lleno de amor, de belleza, ama la buena música, trabaja con alegría por los demás, son inteligente, fieles, sinceros. Lo fijo de su signo lo convierte en una persona terca, siendo su defecto más acentuado, la solución sería abrirse a lo nuevo, cambiando su manera de pensar, sentir y actuar.

GéminisGEMINIS.

Después de la fuerza marciana de Samael y del impulso amorosa de Uriel, viene la sabiduría y la potencia curativa de Rafael, regente de Mercurio en la brillante constelación de Géminis. Mercurio se encuentra establecido entre el Sol y la luna, el Maestro Samael lo denomina el sublime compañero del eterno disco solar, de la sabiduría divinal.

La constelación de Géminis se relaciona con las almas gemelas y por ello, todos los cambios en la naturaleza y el hombre se procesan de acuerdo con Castor y Pólux.

Debemos recordar que el Ser tiene dos almas gemelas (Atman y Budhi) y que el animal intelectual solo tiene encarnada una fracción de alma humana y ésta es el Budhata.

El autor expresa bellamente, símbolos alquimistas y cabalísticos en donde destaca la triada inmortal, al centro y hacia abajo el signo astrológico de esta constelación encerrado en dos cuadrados entrelazados con los colores azul, rojo y amarillo, (los tres colores primarios) formando ambos cuadrados la estrella de ocho puntas. El ocho internamente son pruebas, dolor, sufrimiento, la rectitud, la justicia, el equilibrio, hay que buscar el bien cueste lo que cueste.

Sentado sobre un círculo, el mono cinocéfalo nos indica el instinto sexual en su aspecto neutro. El compás manifiesta medidas, (el universo se forma de acuerdo a las leyes del número, el peso y la medida) debemos trabajar siempre de acuerdo a la Ley del karma y el globo planetario alude a la materia primordial de la Gran Obra.

El león un emblema, de la Ley Divina, conforme vamos trabajando internamente vamos pagando karma, alegorizando también al elemento fuego. Del lado izquierdo un unicornio, animal mitológico como símbolo de la pureza, la castidad, así como también el mercurio de la filosofía y al elemento agua.

Hacia el lado derecho Johfra dibuja al trabajador de la Gran Obra aunque también representa al Arcano 21: El loco del tarot, es una insensatez que teniendo las claves para una transformación radical abandonemos el camino que nos lleva a la Iniciación.

Hacia el lado izquierdo un precioso Ángel que mezcla los dos elíxires el blanco y el rojo de la mujer y el varón con lo cual se logra la creación del septenario hombre.

En el cuadro central la pareja perfecta, representando a las almas gemelas, esto no significa que las parejas gnósticas sean almas gemelas, pero si pueden complementarse. La desnudez en la que se encuentran puede significar la pureza que debe buscarse en el trabajo sexual, igualmente simbolizan la dualidad, el aspecto solar y lunar. Ambos sostienen el Caduceo de Mercurio con dos serpientes que se enroscan en forma de ocho una de color rojo representando al azufre y la azul al mercurio, coronadas por las alas del Espíritu.

A cada lado de Géminis dos columnas del Templo interior, donde oficia la pareja: Jakin roja y Boaz negra.

Dos dragones con sus cabezas entrelazadas y vomitando fuego, los dragones eran tenidos en la antigüedad como símbolo de eternidad y de sabiduría.

El Andrógino Divino de la primera raza, el Adam Kadmon de la cábala.

Resumida la enseñanza de Géminis tenemos la reconciliación de los opuestos, por ello mencionamos las tres fueras primarias de la naturaleza y el Cosmos, fuerza positiva, fuerza, negativa y fuerza neutra de la trinidad, el trabajo incesante con el azufre y el mercurio.

Si leemos la lección de Géminis nos habla de la No identificación y el Recuerdo de sí mismos.

Los nativos de este signo son problemáticos por su raro dualismo, por esa doble personalidad que los caracteriza, deben cultivar la ecuanimidad, la estabilidad, la tolerancia, para logren equilibrio en su vida.

CáncerCANCER.

El Ángel Gabriel es el rector de este signo astrológico y los Ángeles de la Vida trabajan bajo su regencia. Con esta Constelación estudiamos los misterios de la vida y de la muerte. “..La luna lleva y trae a los fallecidos. La vida comienza y termina con la Luna.”

Volviendo a la descripción de esta lámina encontramos manos en actitud de asir unas y de coger otras, 9 de ellas que toman frutos y perlas, aludiendo a la Esencia liberada y las virtudes del alma que se consiguen con la eliminación o desintegración de los defectos de tipo psicológico que en nuestro interior cargamos.

El número 9 es profundamente significativo; 9 edades permanece cualquier sistema planetario en el vientre de la Divina Madre Cósmica, 9 meses se gesta el ser humano en el vientre materno antes de ver la luz del sol y de inhalar el aliento vital, 108 existencias de un ciclo se asignan a las almas, cuya síntesis viene a ser el 9. Este número en cábala y alquimia es la novena esfera que tiene su representación en el sefirote Jesod y en el noveno círculo dantesco. El trabajador esoterista comienza a recoger los frutos de la acción, para lo cual es necesario eliminar los yoes de la falsa personalidad, elementos inhumanos de la cara visible de la luna psicológica.

El báculo, la copa, la espada, la cruz ansada, el triángulo, la llave mágica, el pentagrama esotérico, etc. son símbolos que el pintor engarza maravillosamente en su delicado metal que es la plata y que se corresponde con las fuerzas lunares femeninas.

El escarabajo sagrado que carga la perla de Cáncer, es la fortaleza del alma y el caracol marino es el caracol de la existencia al cual estamos atados mediante la rueda de nacimientos y muertes. (Rueda del Samsara).

Las dos tortugas representan el aspecto dual de la naturaleza y del cosmos, entre los antiguos mayas y algunos pueblos orientales, la tortuga representa al zodiaco.

Flotando en la atmósfera lunar y de color plateado observamos a Diana-Cazadora en el aspecto de la Divina Madre particular, ella acude en auxilio del hijo que con pureza de corazón la invoca.

La luna que juega un papel muy importante en la formación de nuestro planeta, así como de los seres humanos que la habitan ya que tiene dos aspectos, la que se relaciona con procesos superiores del ser humano y la inferior con asuntos de tipo subjetivo e infrahumanos.

Resulta necesario e indispensable comprender los misterios de la luna para emanciparnos de su mecanicidad y así liberar nuestra Esencia del ego lunar y estudiar los misterios de la vida y de la muerte que tienen relación con este importante grupo de estrellas.

Recordamos que la luna tiene dos caras: la visible y la cara oculta y que las fuerzas más siniestras del ego llegan del lado invisible de la luna psicológica.

Los nacidos bajo este signo y de forma especial tienen un carácter tan variable como las fases lunares por ello deben redoblar esfuerzos para trabajar con las fuerzas positivas de Gabriel, utilizando la viva imaginación que estas estrellas le aportan y luchando con la fantasía que pertenece al ego. Suelen ser víctimas de la pereza y apatía por lo que deben trabajar con la fuerza de voluntad que les también les caracteriza.

LeoLEO.

Leo es el trono del Sol, el corazón del zodíaco, Leo gobierna el corazón humano, por ese motivo encontramos en esta constelación las preciosas virtudes que son la Inspiración e Intuición, ya que con la luna obtenemos la imaginación conciente y

corresponden al corazón la Oración y la meditación. Orar es platicar con Dios,, es un diálogo entre la Esencia o conciencia y el Real Ser Interior.

En el Templo-corazón de nuestro zodiaco interior debemos equilibrar el ser con el saber Conocimiento (mente) y comprensión (corazón).

Así como en Aries encontramos una salamandra en esta constelación las volvemos a ver en número de tres, simbolizando el arcano 3 que significa producción material y espiritual, así como también a las tres fuerzas primarias de la naturaleza y el cosmos.

La salamandra es una representación del elemento fuego.

Al centro, ocupando la escena del cuadro vemos al Leon de la Vida en actitud de lucha y con el Sol brillando sobre él, sin el fuego no existiría la vida, representa el fuego viviente que se encuentra depositado en toda forma que tenga vida, el fuego es origen y fin de todas las cosas, es el fuego del Cristo Sol.

El sol es el agente maravilloso de la ley del Trogo-Auto egocrático-cósmico común (alimentación recíproca en todo lo existente), cuyo regulador es el agua, abajo del león encontramos un río de agua de oro.

En otro aspecto este río representa como en el cuadro de la Gioconda la vía espiral o húmeda y el bosque rocoso de la derecha la vía directa o seca, senderos que pueden conducirnos a quedar esclavizados por la rueda del samsara o a la liberación final.

En la parte inferior izquierda Orfeo tocando su lira como una representación del Verbo, la palabra y alegorizando a toda una dinastía solar, a los pies de Orfeo y recostado sobre un naranjal, un escudo de oro, forjado a manera de corazón y dentro de él el símbolo de esta constelación de Leo. El elemental del naranjo se halla relacionado con la economía de cada quien, lo que recibe y gasta, tanto la avaricia como el despilfarro son violaciones a la Ley del Trogo.

La figura del niño es el iniciado en la fase inicial de la Gran Obra y que la fuerza del Cristo Intimo (el Sol) le ayuda en esta tarea.

También vemos la lucha de Hércules contra el León de Nemea, es la contienda con nuestras propias pasiones e instintos inferiores o subjetivos.

Con Leo el adepto recibe un nuevo impulso para continuar en ascenso su desarrollo integral.

Leo indica la senda del corazón tranquilo por medio de la oración y meditación, por lo que los nativos de este signo y en general todos los seres humanos debemos eliminar las emociones negativas y yoes intelectuales, porque solo con el corazón tranquilo obtendremos paz interior y verdadera felicidad.

Los nativos de este signo generalmente suelen ser tiranos, orgullosos e iracundos, se llenan de auto-compasión y de auto-consideración, mejor sería aprovechar la mística trascendental de este signo zodiacal a fin de lograr el desarrollo de los centros superiores de la máquina humana.

VirgoVIRGO.

En este precioso cuadro hallamos a la Divina Madre en sus aspectos fundamentales,

expresando principalmente toda la fertilidad de la naturaleza.

La Prakriti de los indostaníes, sustancia primordial que fecundada siempre por el Tercer Logos da origen al fuego para que surja la vida.

En el aspecto de madre interior, particular, cada quien tiene la suya, hay tantos padres-madres en el cielo como seres humanos en la tierra. El estudiante gnóstico debe comprender como trabajar con la Divina Madre individual.

Describe el autor un marco bellísimo formado con plantas mercurianas donde ha incrustado elementos alquímicos, cabalísticos y la simbología astrológica correspondiente al signo en estudio.

Con admiración y emoción observamos a la virgen alada mostrando la belleza y fecundidad de la naturaleza.

En el centro y hacia arriba la sustancia primordial de la Madre Inmanifestada, el akasha de los orientales, la nebulosa macrocósmica de donde salen los mundos.

Arriba a la izquierda el Dios Mercurio que extiende sus manos hacia la nebulosa, indicando que el mercurio es indispensable en toda creación. Del otro lado el mono con un pergamino donde Johfra coloca el ideograma de Mercurio, así mismo sostiene una balanza y en un platillo de ésta una pluma de la Diosa Maat (Diosa de la justicia divina) y representa el equilibrio con la Ley del karma.

Isis como madre de los elementos la podemos observar rodeada con éstos símbolos:

El rostro de Ángel representa al elemento agua, cabeza de águila elemento aire, abajo la cabeza de toro elemento tierra y cabeza de león elemento fuego.

Los dos libros, uno abierto y el otro cerrado. El abierto es la expresión del trabajo alquimista del iniciado y el cerrado es la materia prima en estado caótico. También simbolizan la sabiduría que la Divina Madre nos puede otorgar, tanto manifiesta como oculta. En el libro abierto hay un dibujo del árbol de la vida que representa a los diez sefirotes, el descenso de la vida con sus múltiples procesos naturales y el ascenso o regreso hacia el Padre-Madre interior, mediante estos diez sefirotes.

Encontramos diversos elementos que corresponden al laboratorio del alquimista, así como abajo un Ibis, el ave fénix (tercer Logos) y una zorra representación de la Ley divina.

En general esta pintura es espléndida, maravillosa, llena de símbolos naturales, representando toda la magia y esplendor de la naturaleza que la divina madre otorga a todos sus hijos en forma generosa. Sin embargo los nativos no solo de este signo, sino de todo el zodiaco, solemos ser muy egoístas y crueles con todo lo que nos rodea, sin comprender que el ser humano provoca su propia destrucción.

Los nativos de este signo deben trabajar con la inteligencia de Mercurio y con la razón objetiva del Ser y así transformar los yoes escépticos, razonativos y egoístas en un talento crítico-analítico superior y volverse geniales, altruistas y profundamente desinteresados.

LibraLIBRA.

En este hermoso cuadro hallamos el simbolismo egipcio relacionado con la Ley de la balanza o ley de causa y efecto. Por medio de la Gnosis (conocimiento), el maestro Samael nos enseña cómo combatir esta ley y pagar karma y el arte secreto de cómo triunfar en la vida, así como la manera de desarrollar los poderes ocultos.

Abajo, al centro surge un narciso, la planta de este signo zodiacal. Existe una leyenda sobre esta planta en la mitología griega, de ahí el nombre de Narciso alegorizando el narcisismo de las gentes.

Nuevamente el misterio de la esfinge representada ahora en forma dual. Dos esfinges con rostros humanos representando al elemento agua, las garras al elemento fuego, las patas de toro al elemento tierra y las alas al aire. Sus patas delanteras colocadas sobre un cubo perfecto, que junto con la rosa, representa a la piedra filosofal, (metal blanco y brillante) fundamento de la ciudad de Heliopolis .

El piso de cuadros de color blanco y negro simbolizando el tablero de la vida que manejan los señores de la Ley.

El Yin y el Yang de los chinos indica la cruz en movimiento, el color rojo la fuerza masculina y el azul la fuerza femenina, se expanden en forma de vapor y sirven de fundamento a la balanza de la justicia cósmica.

El fuego vivo de la creación entre las dos manos que dibuja el pintor es el fuego sagrado del iniciado, así como los diez dedos de la mano representan al número 10 de la generación, la rueda del samsara, con sus numerosos ciclos de manifestación. La rosa en la cruz es el alma transformada íntegramente.

Sosteniendo la balanza el Dios Thot (escriba de los Dioses) que encierra los misterios sexuales y la Diosa egipcia Hator, con los cuernos del Toro sagrado Apis, (el Padre) con la brillante estrella de la mañana, representan ambos dioses el tribunal de la justicia cósmica, el supremo orden y el equilibrio, la sabiduría y el amor, en los platillos de la balanza de la justicia debemos colocar la pluma (la sabiduría) y en el otro el corazón, (el amor).

Arriba el símbolo del Infinito, en cuyos extremos se encuentra el sol y la luna, el oro y la plata, el mercurio y el azufre en forma ordenada y de acuerdo siempre a la Ley.

Esta lámina nos enseña que debemos hacernos concientes de esta gran Ley y no olvidarnos que todo trabajo debe ser con perfecto orden y equilibrio, la misericordia y justicia son las dos columnas torales en que se fundamenta de esta divina ley.

Los defectos de tipo psicológico producen desequilibrio en nuestra psiquis y la Ley de la balanza indica los pesos y medidas exactas, la necesidad de lo justo y la importancia del equilibrio.

Los nativos de este signo deben luchar principalmente con defectos como la falta de piedad, la lujuria, el adulterio y el odio y saber cultivar con ayuda de este grupo de estrellas el equilibrio, desarrollar una visión interior (imaginación conciente) y el amor desinteresado por los demás.

EscorpioESCORPIÓN.

Esta Constelación es el reino de la fuerza y del poder, es casa del guerrero Marte y del visitante Plutón, para el iniciado esta lámina representa el trabajo esotérico en los niveles más profundos del subconsciente, relacionado con los trabajos finales de Hércules.

Es impresionante el simbolismo de la muerte psicológica que el autor nos deja plasmado en esta interesante lámina.

El niño con la calavera nos indica la muerte psicológica, para lograr la resurrección de la 8ava. casa de Escorpión.

Dos copas, una con resplandor donde brilla la luz crística y la otra volcada y vacía simbolizan la transmutación de la energía sexual y la otra la fornicación, el adulterio.

Arriba hacia la derecha la serpiente también con un cráneo indica que es necesaria la energía creadora para desintegrar los defectos de tipo psicológico y la realización de la Gran Obra.

Los egipcios veneraban a la diosa Serket la de la cabeza de escorpión, es la misma mujer-serpiente quien con su lanza hiere de muerte al ego que ha sido previamente comprendido en todos los niveles de la mente. La Divina Madre siempre observa la lucha entre el guerrero y el dragón, atenta al trabajo del iniciado sobre la disolución del ego.

Es necesaria la meditación, el silencio mental, para profundizar en los niveles más profundos del subconsciente y así lograr la iluminación en forma gradual.

Al centro, dominando el entorno del cuadro un escorpión que vomita fuego y entre sus tenazas sostiene un dodecaedro, figura de 12 caras formadas por pentágonos, el 12 puede referirse a los doce trabajos de Hércules, a los doce signos zodiacales, el arcano 12 del tarot egipcio que encierra el misterio de la Gran Obra zodiacal.

El águila con sus alas extendidas, alegoriza la liberación del alma que vuelve al seno de su Padre, el espíritu.

Los nativos de este signo zodiacal al igual que los estudiantes gnosticos debemos de buscar la liberación de la Esencia, especialmente canalizar la fuerza y poder que otorgan este grupo de estrellas, para el propio avance y desarrollo espiritual y en bien de la humanidad.

La clave de los trabajos sexuales la estudiamos en la lección de Escorpión.

SagitarioSAGITARIO.

Regido por Júpiter, según los griegos es el Padre de todos los dioses, hermano de Urano, el fuego y el agua en su estado primordial. Júpiter es también Hari-Kulas, Hércules el héroe o dios solar, prototipo de la raza solar.

En el espacio infinito Júpiter es extraordinariamente místico, regio y sublime, es quien da el cetro a los reyes y el palo al mendigo, debemos estudiarlo en su doble aspecto: positivo y negativo: El aspecto trascendente de la vibración de sagitario o sea el verdadero ocultismo relacionado con la alquimia, cábala y magia práctica y los aspectos antitéticos o inferiores, como el centauro mitad hombre y mitad bestia, figura que caracteriza a este signo zodiacal. Como antítesis tenemos a los que blasfeman contra la divinidad, ateos, tiranos. De entre las plantas del elemento fuego de esta constelación surgen criaturas elementales en número de diez que vienen a representar el trabajo de la naturaleza quien siempre busca el equilibrio y perfección de todas las cosas creadas por medio de las leyes del número, el peso y la medida y nosotros debemos imitarla en forma conciente.

El unicornio indica la virtud de la castidad que surge cuando hemos eliminado la parte animalesca del centauro. Parado firmemente sobre la roca, el centauro en actitud de lanzar la fecha, alegoriza el anhelo místico que debe tener el discípulo y recibir así el impulso del Ser. En la parte de abajo la piedra cúbica de Jesod definida por las dos columnas del templo interior, grabada con la cruz de malta y la flecha, emblema astrológico de Sagitario.

Hacia el lado derecho el eremita del Arcano 9 del Tarot indicando el camino de la iniciación, en busca del Ser interior profundo. En la parte superior el Padre representado con el águila y el hijo (Hércules) e indicando son uno, así como Dios-Madre. Las nubes forman figuras humanas que simbolizan a la Ley de la Metempsicosis de Pitágoras o la Transmigración de las almas, con el objetivo de que el ser humano logre la auto-realización íntima del Ser.

Es común ver en los sagitarianos la duplicidad del centauro, por una parte el egoísmo y por otra parte le generosidad, el odio y el amor, si Júpiter es extraordinariamente místico el nativo de este signo en su aspecto inferior es enemigo de lo eterno, cayendo en la materialidad y el ateismo. El centauro es guerrero, luchador, tenaz, de ahí que los de sagitario tengan esas cualidades, sin embargo debe combatir por eliminar la lujuria como defecto predominante, así como el orgullo, amor propio, soberbia, prepotencia, envidia, etc.

CapricornioCAPRICORNIO

Si estudiamos la lección de este signo zodiacal nos enseña los auténticos días de la semana, alterados por ignorancia o por escepticismo y materialismo. Es importante este verdadero orden para la astrología hermética.

Capricornio es casa de Saturno, el planeta de la muerte y se exalta en esta constelación, existe la muerte del cuerpo físico y la muerte de los agregados psicológicos y de ese conocimiento se analiza esta pintura.

Resalta el aspecto pétreo y rocoso en esta magnífica pintura, los iniciados saben a que se refiere la piedra relacionada con la rocallosa senda.

Al lado del pequeño Hércules encontramos el sello de la inteligencia del planeta Saturno y del lado opuesto el símbolo de un angel vital de Saturno.

En la roca los símbolos del planeta regente y de la constelación que estudiamos. Sentado en la misma piedra, el Anciano del Tiempo, el mismo Cronos-Saturno con los símbolos de la muerte: el reloj de arena indicando que debemos auto-vigilarnos para que los yoes no resurgan y la guadaña con la que siega las vidas, es el señor de la vida y de la muerte, de los destinos humanos, los ángeles de la muerte trabajan bajo su regencia.

La cabra en su aspecto superior simboliza el azufre o fuego de los sabios alquimistas y en el aspecto inferior simboliza al yo de la lujuria que es común en la humanidad.

Fuera de la región pétrea el resplandor de la aurora boreal alegorizando que con la desintegración del ego, el adepto se gana el derecho a ingresar en las mágicas regiones de los mundos moleculares y electrónicos solares.

De entre las piedras surgen figuras de niños que representan la loiberación de la Esencia, “cada vez que desintegramos iun defecto, la esencia resurge en forma de niño, con todo su esplendor y belleza”.

La serpiente en su aspecto dual nos indica la serpiente que asciende y la negativa, la que desciende, “quienes no consigan ser devorados por la serpiente de luz, (Kundalini) serían devorados por la horrible serpiente Pityon, con la cual luchó Apolo en la mitología griega.

La ciencia Jinas es la ciencia de Saturno, la ciencia del conocimiento iniciático, inteligencia que otorga el Tercer Logos, Shiva o Saturno. El yo obstruye el acceso a ese conocimiento de tipo trascendental y por ello el nativo es invadido por la melancolía, el aburrimiento, la decepción, auto-compasión y otras emociones negativas, lo más importante en esta lección es comprender la enseñanza de Géminis, que todo está en constante movimiento y que la materia se transforma en energía y la energía en materia.

Los nativos de Capricornio deben luchar con la concupiscencia, el apego a las cosas materiales, al dinero y buscar en lo profundo de la conciencia al anciano venerable, a nuestro padre que está en secreto para que nos impulse y nos oriente en el camino hacia la luz, hacia la aurora boreal.

AcuarioACUARIO.

El significado oculto de este signo es “Saber”. Refiriéndose a la auténtica y real sabiduría.

Está regido por los planetas de Urano y Saturno: Urano totalmente revolucionario, Saturno quien es el encargado de auxiliamos en la lucha contra los propios defectos de tipo psicológico.

Bordeando el marco, el pintor nos muestra el metal que corresponde a este signo zodiacal: el aluminio.

En la parte inferior vemos 7 flores de loto y 7 grandes hojas, la flor de loto se asocia a los 7 chacras o Iglesias del Apocalipsis de San Juan, aunque también representa a los 7 cilindros o centros de la máquina humana y a los 7 cuerpos existenciales superiores del Ser. Entre las aguas espermáticas que el “aguador” (alquimista) vierte sobre la tierra filosofal (cuerpo físico) el mercurio preparado (oro alquimista).

La calavera viene a representar la desintegración total de los agregados psicológicos, relacionado con trabajos superiores que a nivel de principiantes gnósticos, indica un trabajo dirigido a la auto-exploración de los 49 ni eles del subconsciente, con el objeto de lograr el auto-conocimiento o conocimiento de sí mismo. (Conocer la actividad de los cinco centros en niveles profundos de la mente).

El Sol, una representación del Padre (Ser Interior) guiando y observando la gran obra del iniciado.

Los estudiantes gnósticos nacidos bajo la influencia de este signo zodiacal podrán mediante la revolución de la conciencia lograr el perfeccionamiento anímico y espiritual.

Las personas de este signo pueden ser inteligentes y revolucionarias, tienen la tendencia a ser paladines en grande o en pequeño, en el aspecto superior son generosos, filantrópicos, fraternales, files en la amistad, sinceros. etc. en tanto que el tipo inferior suele ser desconfiado, amante del aislamiento, dedica su inteligencia y valor a las cosas materiales.

PiscisPISCIS.

Se encuentra regido por Neptuno y Júpiter. Neptuno, el Señor de la magia práctica de las profundidades del mar. Júpiter el Cristo íntimo. El símbolo de los dos peces enlazados por el Ser tienen un profundo significado gnóstico, alquimista y cabalista.

En la edad de Piscis apareció el cristianismo gnóstico, cuyo símbolo es el pez que se mueve, entre las aguas de la vida. El pintor nos dibuja un paisaje marino donde revela las profundidades del océano de vida.

El personaje central sosteniendo entre sus dos manos a los peces, uno azul claro y el otro con la tonalidad del rojo, entrelazados por la Fuerza serpentina donde el autor coloca 12 estrellas, desde el punto cósmico representa al Elohim primordial, mientras que desde el ángulo de la manifestación alegoriza al íntimo (al Ser) astrológicamente simboliza a Neptuno, como principio inteligente.

Los dos peces son los dos mercurios, el mercurio hembra y el mercurio macho y las doce estrellas representan al zodiaco gobernado por el Cristo.

El océano de Piscis es el caos, la eterna madre espacio. María del cristianismo es Isis, la madre del cosmos. El tridente de Neptuno, alegoriza a las tres fuerzas, cuando hacernos la voluntad del Padre, cristaliza la primera fuerza, al pasar por la desintegración del ego, el Señor cristaliza en nosotros encamamos la 2a fuerza y cuando transmutamos la energía creadora, cristaliza el Espíritu Santo, la tercera fuerza.

Los nacidos en esta constelación zodiacal tienen capacidad anímica para la magia práctica y la posibilidad de utilizar las influencias de este signo para aprender a vivir conciente e inteligentemente, tratando de comprenderse a sí mismos para hacerlo con los demás y adaptándose a las variadas circunstancias o eventos de la vida, como el pez que se mueve libremente entre las aguas.

Los nativos de piscis no deben dejarse llevar por la corriente de la vida o por la mecanicidad del ego, trabajando incansablemente por eliminar los yoes de pereza. Negligencia, pasividad, indiferencia, desprecio hacia la vida práctica, etc., en aras de conseguir la victoria sobre sí mismo, con las características que otorga este maravilloso signo zodiacal.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 166 seguidores

%d personas les gusta esto: