El Origen del Pesebre y su significado

La tradición del “Pesebre” o “Nacimiento” se remonta a los principios del siglo XIII, por iniciativa de San Francisco de Asís.

En los años subsiguientes se fue repitiendo la costumbre, que luego se propagó por toda Italia y de allí a Europa. Posteriormente, con la llegada de los frailes franciscanos a América, en el siglo XV y XVI se continuaría esta tradición, tomando el color de cada pueblo. La celebración se acompañaría luego con cantos religiosos y villancicos inspirados en su simbología.
Primer “Nacimiento viviente”

Dos semanas antes de la Navidad de 1223, San Francisco llamó a Juan Velita, señor del castillo de Greccio, y le dijo: “Si quieres que celebremos en Greccio esta fiesta del Señor, date prisa en ir allá y prepara enseguida lo que te voy a decir. Quiero celebrar la memoria del niño nacido en Belén, y deseo contemplar de algún modo con mis ojos cuánto sufrió en su condición de niño, cómo fue reclinado en el pesebre y cómo fue puesto sobre el heno, entre un buey y una mula”.

Todo se celebró como estaba previsto: la noche de Navidad, la gente del castillo se dirigió al lugar donde vivían los frailes, con cantando y con antorchas y  en medio del bosque. En una gruta prepararon un altar sobre un pesebre, junto al cual habían colocado una mula y un buey. Aquella noche, como escribió Tomás de Celano, se rindió honor a la sencillez, se exaltó la pobreza, se alabó la humildad y Greccio se convirtió en una nueva Belén. Para una celebración tan original Francisco había obtenido el permiso del papa Honorio III. La homilía corrió a su cargo, pues era diácono, y mientras hablaba del niño de Belén, se relamía los labios y su voz era como el balido de una oveja.  Un hombre allí presente vio en visión a un niño que dormía recostado en el pesebre, y Francisco lo despertaba del sueño. La gente volvió contenta a sus casas, llevándose como recuerdo la paja, que luego se demostró, era una buena medicina para curar a los animales.

El amor Divino hacia el género humano es de innominado valor, y es desde el punto de vista de la lógica superior, un amor absoluto.

Un aspecto de manifestacion del extraordinario Amor Divino, es justamente el excelso acontecimiento del nacimiento de Jesús – Jeshuá Ben Pandirá –quien se desarrollo equilibradamente para recibir al Cristo.

Momento estelar para toda la humanidad de su epoca, de ahora y de siempre y que se ha quedado oculto tras las celebraciones navideñas, las cuales sólo llegan al centro de las emociones comunes, cuando no nos arrastran al submundo de nuestras aberraciones. Pero oculto en el fondo de todo esto, como resistiendo el peso de los siglos, encontramos el maravilloso significado esotérico del nacimiento de Jesús, que no puede faltar en ninguna Teologia Cristiana.

El pesebre de la tradicion cristiana, entraña una portentosa e innegable simbologia para todo aquél que sabe escuchar y aquel que ha desarrollado el entendimiento interior, el entendimiento esotérico del conocimiento vivo con el cual le es posible colegir el orden de una lógica transinfinita, para realizarse en su Cristo vivo, con el proceso práctico del Nacer, Morir y Sacrificarse por la humanidad.

Existen Nacimientos Esotéricos en pro de la Humanidad, y entre ellos , el del Venerable Kabir Jesús es de incomparable majestuosidad, si recordamos que es un Paramartasaya –habitante del Absoluto- o sea es la Jerarquia de Orden Divino de mayor excelsitud que haya tenido cuerpo tridimensional.

Cuando se informa que Jesús nacio en un pesebre, debemos diferenciar dos aspectos de trascendencia: Primero, su nacimiento fisico, en el que se le conoce como Jesús en la pesebrera de Belen , que al igual que todo humano, vivió el proceso de su desarrollo biológico del macio y la época, siendo capaz de conservar sus valores y ser diestro en su manejo, como lo demuestran sus distintas formas en que realizo prodigios, que aún dejan perplejos a los desheredados del Espiritu.
Segundo, cuando se esta haciendo honor a la verdad esotérica del Nacimiento Espiritual de el Cristo, Entidad Multiple Perfecta, dentro del bodhisattwa Jesús de carne y hueso, proceso que se realiza en todo húmano cuando se ha preparado a través de los tres factores de la Revolucion de la Conciencia, trabajo eminentemente purificador, que se realiza en el taller de la alquimia sexual de todo hombre y de todo mujer, legitimamente constituidos para la unión entre lo Divino y lo humano….

VM Eughins Arions

“Mucho se ha hablado sobre el Cristo histórico, mucho se ha hablado sobre Jesús de Nazareth como gran mensajero, pero ha llegado el momento de pensar en el Cristo Intimo”.

“El Cristo es una realidad de instante en instante, de momento en momento. El Cristo Intimo es lo que cuenta. El puede transformarnos  totalmente, él adviene a nosotros cuando el Ego muere”.

“El momento es llegado, en que la humanidad aprenda a comprender a fondo el Esoterismo Crístico, Solar. El instante  ha llegado en que busquemos al Cristo dentro de nosotros mismos, aquí y ahora”..


About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 181 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: