El peligro de las grasas ‘trans’

 
 
Existe una relación directa entres males cardiovasculares, de artritis y hasta cáncer, con el consumo de  grasas trans en general. Dichas grasas están presenten en distintos alimentos, entre ellos la margarina. Las grasas trans disminuyen la producción de prostaglandinas, sustancia que posee un efecto antiflamatorio y disminuye la acción inmunológica del organismo.
Como se sabe los ácidos grasos trans, o grasas trans, son grasas sólidas producidas artificialmente por el calentamiento de aceites vegetales líquidos en la presencia de catalizadores metálicos e hidrógeno.
A éste proceso se le conoce como hidrogenación parcial y provoca que el producto se mantenga sólido a temperatura ambiente.

Esta hidrogenación cambia el valor nutricional de los aceites.
En ese sentido la margarina posee entre 9.9 y 47.8% de grasas trans dependiendo de las variedades, lo que en  promedio corresponde a un 31 por ciento.
A diferencia de la margarina, la mantequilla es una grasa saturada cuyo consumo no debe exceder del 10%. Los ácidos grasos presentes en la mantequilla son esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo humano.

 

Gráfico: El País


La margarina surgió porque se pensó minimizar de alguna manera los “riesgos” que producía la mantequilla y ofrecer un producto untable, apetitoso que estuviera a disposición del consumidor. Pero con los años se ha visto que no es conveniente porque se desnaturaliza la grasa natural. La margarina afecta tanto por igual en estado sólido que líquido (derretida), ya que para elaborarla ha sido sometida a varios procesos de altas temperaturas e hidrogenación.
La margarina se asocia mucho a dietas, esbeltez y a todo
lo light, sin embargo con los años se ha podido comprobar que su consumo no es muy favorable ya que se trata de una grasa que el organismo no puede asimilar. En cambio la mantequilla posee entre otras, la vitamina A así como todos los minerales pero en pequeña cantidades. No obstante hay que usarla con moderación.
Es recomendable que la mantequilla producida se obtenga a partir de vacas que pastan libres en campos frescos y naturales todo el año, libres de estrés.
Precisamente esa es una de las bondades de la mantequilla Anchor la cual además posee un alto índice de omega 3, betacaroteno y vitamina A y los más importante, está libre de hormonas o aditivos.
De acuerdo a investigaciones realizadas, se ha comprobado que los productos lácteos provenientes de leche de vacas que pastan sin estrés, como en Nueva Zelanda, tienen contenidos de vitaminas y minerales más altos que los productos lácteos que provienen de vacas que han sido alimentadas con alimentos balanceados.
Al pastar pastos frescos consumen altas cantidades de betacaroteno (pigmento natural de las plantas) que es utilizado por nuestro cuerpo para producir vitamina A. Precisamente la mantequilla de Nueva Zelanda posee mayor cantidad de vitamina A que ninguna otra.
La mantequilla es una grasa fina, como la yema del huevo y pese a que muchos la ven como un enemigo, la mantequilla es mucho más rica en nutrientes que la yema del huevo, pues contiene carbohidratos y proteínas que la yema de huevo no tiene.
Se recomienda, incluso, utilizar para las frituras mantequilla y no margarina. El etiquetado de cada alimento es sumamente importante de manera que nos instruyamos en conocer la composición química.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: