La escalera del Milagro

 

En 1852, respondiendo a la invitación del obispo de Santa Fe, New México, siete hermanas de la comunidad de Loretto partieron de su casa madre en Kentucky, Estados Unidos, para fundar un nuevo convento dedicado a educar niñas. Las misioneras navegaron por el río Mississippi hasta Independence, Missouri. Allí una de las hermanas se enfermó y tuvo que regresar a Kentucky. Las restantes continuaron el largo viaje en carreta tirada por caballos.

En una de las paradas para pasar la noche en las planicies de Kansas, una banda de indios a caballo rodearon el pequeño campamento. Misteriosamente, se retiraron sin causar ningún daño. Sin duda las hermanas habían rezado fervorosamente. Pero esa misma noche una de las hermanas murió (¿del susto?) y fue enterrada allí en una tumba sin marcar.

Después de varios meses de viaje, las cinco hermanas llegaron a Santa Fe e inmediatamente se establecieron en el centro del pueblo. Santa Fe en aquel tiempo era un pequeña villa habitada principalmente por indios y mexicanos.

Llevaban 20 años enseñando en la escuela cuando en 1873 el obispo sugirió que construyesen una capilla. La obra, al estilo de la Sainte Chapelle de París, tardó casi cinco años y le llamaron "Nuestra Señora de la Luz". Cuando estaba ya casi terminada, le avisaron a Magdalene, la madre superiora, que, por un error del diseño, no había acceso al coro. El arquitecto, P. Mouly, había planeado conectar el coro con el segundo piso del convento pero nunca se hizo. No se podía poner una escalera convencional porque tomaría demasiado espacio de la capilla.

Según la leyenda, para resolver el problema, las hermanas ofrecieron una novena a San José. El último día de la novena, un señor canoso llegó montado en un borrico a la puerta del convento. Traía un baúl con herramientas y se ofreció a construir la escalera pero con una condición: La superiora no debía jamás revelar su nombre. La madre Magdalene aceptó y mandó a sus hermanas a no hablar con el caballero. Las hermanas observaron con asombro el avance de la obra. Una vez terminada, cuando iban a festejar al gentil carpintero, este desapareció sin cobrar por su maravilloso trabajo. Pronto comenzaron a circular comentarios de que San José había construido la escalera para las hermanas.

La escalera es una obra maestra extraordinaria. Mide 22 pies de alto y tiene 33 peldaños. Forma dos círculos completos.

Hay diversas opiniones sobre como se sostiene la escalera ya que no tiene un soporte central visible, ni se utilizaron clavos en la construcción. También se dice que no se sabe de donde vino la madera.  

La Iglesia no tiene una posición oficial respecto a la misteriosa escalera.

La academia de Loretto cerró en 1968 y la propiedad junto con la capilla se vendió en 1971.

«Bueno, a modo de conclusión o aclaración, si uno de centra en la escalera como un símbolo, se podría comparar prefectamente con el Caduceo de Mercurio o el Santo Ocho, el cual, ubicado en la espina dorsal, se enrosca formando dicho número, dos veces; lo mismo ocurre con la escalera, se enrosca sobre sí misma en dos círculos. Para hacerlo más evidente, el número treinta y tres, corresponde al número de vértebras que tiene la espina dorsal, los cuales representan las 33 iniciaciones que uno debe recorrer para hacerse SuperHombre».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: