El sexo y la aniquilación del Ego

 

En los Himalayas existieron siempre anacoretas penitentes, viviendo en cavernas solitarias; muchos de ellos ayunaban excesivamente, se alimentaban con plantas silvestres, raíces, etc. Esos anacoretas, bajo la dirección de sus Gurús, practicaban "Pranayamas", Raja-Yoga, Hata-Yoga, Gnana-Yoga, Bakty-Yoga, etc., etc., etc.; esos anacoretas creyeron que sólo a base de "Pranayamas", Yogas y ejercicios de toda clase, podían lograr la liberación final. Algunos de ellos, a base de tanta concentración, de tantos ayunos y mortificaciones, lograron diverso estados del "Shamadí" (porque uno es el simple "Shamadí", otro el "Nirvi-Kalpa-Shamadí" y hubo casos de sujetos que lograron el "Maha-Shamadí", querían la felicidad).

Durante el estado "Shamádico", la Esencia se desembotella, se escapa de entre el Ego, y se mueve entre el Gran Alaya del Universo; pero, pasado el "Shamadí", la Esencia vuelve al Ego. Desafortunadamente, aquéllos anacoretas nunca se entregaron a disolver los "agregados psíquicos" que en sí mismos constituyen el Ego; sólo se preocuparon por sus Mantrams, "Bandras", "Mudras", etc., creyendo que así lograrían la liberación final… Quienes lograron el "Maha-Shamadí", desencarnaron; entonces esas Esencias, desembotelladas, pudieron vivir en los "Planetas del Cristo", mundos donde existe una Naturaleza eterna que no está sometida a los cambios ni a la muerte, como la Naturaleza de nuestro mundo Tierra. Estos pudieron gozar de esa dicha cósmica, más no pudieron establecerse como moradores de tales mundos del Cristo, por el hecho mismo de no haber disuelto el Ego…

Pasado el éxtasis, aquella Esencia regresa al Ego; entonces se entra en una nueva matriz. Así es que, hoy en día, muchos de esos que pasaron como "santos" en el Tíbet, y como liberados, son en estos tiempos personas vulgares, comunes y corrientes.

En modo alguno deseo que ustedes vayan a caer en ese error. Se necesita llegar a la liberación final y no es posible esto, en sí mismo, si no se aniquila el Ego.

Hay que pasar por la "Aniquilación Buddhista", hay que tomar muy en serio el trabajo sobre si mismos… Existen por ahí ciertas "escuelitas" donde las gentes quieren despertar el Kundalini con Mantrams. Obviamente, tales gentes piensan que con "Mudras"y "Bandras", "Pranayamas", etc., podrían despertar la Kundalini. Ese es un modo muy incipiente de enfocar la cuestión de la liberación, pues la Kundalini-Shakti no despierta sino trabajando en la "Novena Esfera", en la "Forja de los Cíclopes", en la "Fragua Encendida de Vulcano". Más sucede siempre que algunos místicos-yoguines, que consiguen que ciertos corpúsculos ígneos de la Kundalini asciendan por "Sushumná", es decir, por la Médula Espinal, logran ciertos éxtasis y entonces ellos, entusiasmados en una forma errónea, dicen: "Ya desperté la Kundalini"… He ahí su error, porque la Kundalini no despierta si no mediante la Magia Sexual. No existe otro sistema, no lo he conocido en ninguna época de la Historia de la Humanidad. Conocí a los Lemures y a los Atlantes, fui testigo del nacimiento de esta Raza; conocí a los Hiperbóreos y a los Polares, conocí Humanidades de otros "Mahanvantaras" y nunca vi que alguien pudiera desarrollar la Serpiente Ignea de nuestros mágicos poderes, con procedimientos ajenos a la Magia Sexual. Así, pues, estoy hablando sobre hechos claros, concretos y definitivos.

Ahora bien, despertar la Kundalini no es todo. Los Mayas han dicho sabiamente: "No solamente necesitamos despertar la Serpiente, es necesario ser tragados pos la Serpiente" … Despertar la Serpiente es algo incipiente; ser "tragados por la serpiente", es diferente. Nadie podría gozar de los poderes de la Serpiente, si antes no ha sido "devorado por la serpiente". Esto lo ignoran, precisamente, todos aquéllos anacoretas-yoguines de los cuales hemos hablado esta noche.

Para ser "devorado por la Serpiente", se necesita indubitablemente, no sólo haber creado los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser, sino además (y esto es lo más grave) haber reducido el Ego animal a polvareda cósmica. En modo alguno podría alguien lograr la unión con Dios, si antes no ha sido "devorado por la Serpiente"; jamás podría uno ser "devorado por la Serpiente", si previamente no ha disuelto el Ego animal.

Quien disuelve el Ego, es "tragado por la Serpiente"; aquél que es "tragado por la Serpiente", se convierte en Serpiente. Obviamente, todo aquél que se convierte en Serpiente, es devorado por el Aguila (el Aguila es el Logos). Así que, el Aguila altanera, tragándose a la Serpiente, símbolo cumbre de nuestro Pabellón Mexicano, representa, precisamente, ese fenómeno cósmico: el instante en que el Logos, el Verbo, la Palabra, el Señor, se traga a la Serpiente. Como consecuencia o corolario, la resultante en verdad, viene a ser la "serpiente emplumada".

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: