El consumo energético del cerebro


Este órgano varía mucho su consumo según la actividad realizada

08-feb-2010 Benito Blanco Bogo
El cerebro consume mucha energía, pero no lo hace cuando nos imaginamos que debería, sino cuando menos lo sospechamos.

El cerebro de un humano, en la actualidad, pesa aproximadamente el 2% de la masa corporal. Sin embargo, su consumo energético llega a alcanzar el 20% del total de la energía que consume todo el organismo. ¿En qué actividades y en qué funciones produce nuestro órgano supremo este gasto?.

En principio se podría pensar que es lógico, ya que el cerebro es el órgano encargado de procesar toda la información captada por los sentidos, de resolver los problemas matemáticos y lógicos que se nos presentan, en resumen, de realizar innumerables tareas intelectuales. Pero he aquí que nos encontramos con una interesante paradoja. No es al realizar estas funciones cuando consume más energía.
Antecedentes

A finales del siglo XIX, William James, uno de los padres de la psicología moderna, ya formuló una hipótesis muy interesante: "si bien parte de lo que percibimos proviene de nuestros sentidos, otra parte proviene de nuestra cabeza, y tal vez sea la parte más grande". Ya expresaba de una manera intuitiva lo que posteriores estudios corroboraron.
Un primer estudio sorprendente

En la década de los cincuenta, Louis Sokoloff, médico de la Universidad de Pensilvania, realizó un experimento con una persona. Este consistía en resolver problemas matemáticos mientras su cerebro era monitorizado para medir sus ondas cerebrales, con el fin de medir el consumo energético. La sorpresa fue que consumía menos realizando esta actividad que cuando la persona dormía.
Estudios más recientes

En la década de los ochenta, los científicos empezaron a constatar que el cerebro realizaba funciones importantísimas mientras dormía, o mientras se encontraba en el estado que podríamos denominar de mente en blanco. Giulio Tononi, neurocientífico de la Universidad de Wisconsin-Madison, habla de que se ha descubierto un nuevo sistema funcional en el cerebro, un sistema con un alto grado de autonomía.
El profesor Marcus Raichle, neurocientífico de la Universidad de Washington, también ha descubierto una especie de núcleo central del cerebro, cuya función sería fantasear, y chequear los recuerdos así como también las posibilidades futuras. Es decir, cuando pensamos que la mente está desocupada, es cuando más intensamente está analizando nuestra vida y todas las posibilidades que tenemos. Esta también llamada "red del cerebro por defecto", se activa en las primeras fases del sueño, pero no solamente ahí. Siempre que puede, cuando no obligamos al cerebro a trabajar de manera consciente, este aprovecha para ir haciendo su trabajo de clasificación en los bancos de memoria. Esta red interacciona con el hipocampo constantemente, y consume mucha glucosa.
Enfermedades cerebrales

Se cree que esta red por defecto o núcleo central del cerebro, es también responsable de algunas enfermedades, como el alzhéimer, la esquizofrenia, o la depresión. Hasta ahora, los estudios con pacientes siempre se solían basar en instarles a realizar tareas, a la vez que se medían las activaciones de las diferentes zonas cerebrales. Era como obtener unas tablas de respuesta ante unas excitaciones consistentes en tareas conscientes. Cada vez cobra más importancia, para el futuro diagnóstico de enfermedades, la medición de la activación cerebral cuando no lo obligamos a hacer nada, cuando no interrumpimos con ninguna tarea a la red por defecto.
Meditación

Hay un estudio muy interesante con personas budistas que alcanzan grados de meditación profundos. Su objetivo es liberar al cerebro de recuerdos y preocupaciones. Pues bien, estas personas consiguen apagar parcialmente su red por defecto. Si se les interrumpe la meditación un instante, esta se enciende enseguida, pero consiguen en unos diez segundos apagarla de nuevo parcialmente. Consiguen una actividad inferior de este núcleo autónomo del cerebro, respecto de la gente normal.
Importancia del estudio cerebral

Además de ayudar a la diagnosis y posible resolución de enfermedades, el estudio del cerebro será sin duda un importantísimo complemento a la ciencia conductista, para ayudar a conseguir un mundo mejor en cuanto a las relaciones humanas se refiere. Será un factor clave en la inteligencia emocional que podamos lograr los humanos en el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: