La Esencia maravillosa

En los estudios gnósticos, el estudiante aprende que la
mayoría de seres humanos que poblamos el planeta Tierra, somos seres
incompletos, no somos seres humanos auténticos. Somos animales pensantes o animales
intelectuales
. Nadie puede negar que en la clasificación taxonómica de seres
vivos, hombres y mujeres pertenecemos a la clase de los mamíferos.
Cualquier persona, al estudiarse a sí misma y con la conciencia despierta,
podrá observar que lo único que diferencia a la humanidad, del resto de
mamíferos es el intelecto. A muchas personas, si se les quitara lo poco que
tienen de intelecto, se comportarían peor que los animales.
Somos seres incompletos, es decir, no estamos plenamente realizado, porque no
poseemos Alma, somos desalmados. Afortunadamente poseemos algo valioso y
digno en nuestro interior: la Esencia maravillosa, también conocida como
chispa divina, Budhata, o fracción de alma.
En la Esencia se encuentran los valores, las virtudes, las cualidades más
sublimes y mejorcimentadas en cada quien. La Esencia es el germen, la semilla,
la materia prima, el material psíquico primordial para fabricar eso que se
llama: Alma. En la Esencia, se encuentra lo mejor de nosotros mismos. La
Esencia se define en Psicología gnóstica
, como el conjunto de valores
positivos que se poseen en forma innata.
El Alma auténtica debe ser formada por quien busca una transformación
psicológica radical. Solo la poseen los seres humanos auténticos, los
verdaderos santos, los grandes iniciados de la Logia Blanca, los grandes
guías espirituales de todas las religiones. Ejemplo de mujeres y hombres
auténticos: Jesús de Nazaret, María Magdalena los primeros apóstoles, Francisco
de Asís, Elena Petronila Blavatsky (HPB), Budha, Krishna, Mahoma, Quetzalcoatl,
Gucumatz.
El Alma se forma gradualmente a base de enormes esfuerzos conscientes y
padecimientos intencionales. El proceso para el nacimiento del alma puede
compararse al del nacimiento de un bebé a partir de la concepción. Constituye
parte fundamental del trabajo esotérico gnóstico. El trabajo para
desarrollar la Esencia hasta convertirla en Alma es de tipo psicológico y
alquimista
.
Así, la Esencia se convierte en Perla seminal, más tarde deviene el Embrión
áureo
y finalmente con la formación del Alma viene el verdadero nacimiento
segundo
del que se habla en el capítulo 3 del Evangelio de Juan y
entonces, el iniciado se convierte en auténtico hijo de Dios “Todo aquel
que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de dios permanece
en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios” (1 Jn 3:9). “Sabemos que
todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue
engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca”. (1 Jn 5:18). .
En el capítulo titulado precisamente: La Esencia de la obra Psicología del
Desperta
r, José Jesús Leal explica que: “en la Esencia tenemos los
elementos conscientivos necesarios para nuestra propia auto realización íntima.
En la Esencia están la sabiduría, el amor y el poder”.
De acuerdo con la Gnosis
, las razones de que la humanidad en general, solo
tiene Esencia y no una legítima Alma son muchas. Basta observar los actos
humanos, las guerras, la pobreza, la violencia, los crímenes, las traiciones y
muchas conductas indeseables por todas partes del mundo.
Esos elementos indeseables de conductas se originan en los defectos de
carácter, personificados en el mi mismo, en el sí mismo, en el yo psicológico.
El yo de la Psicología gnóstica
tiene encarcelada, atrapada,
embotellada a la Esencia o chispa divina e impide su expresión y desarrollo.
Quien quiera alcanzar la divinidad, la santidad, convertirse en auténtico hijo
de Dios y alcanzar la salvación debe trabajar sobre sí mismo liberando a la
Esencia de la prisión en la que el ego la tiene esclavizada y fragmentada.
En este sentido, resulta oportuno transcribir lo que anota Henri Charles Puech,
en el Prefacio (página 18) de su obra: En torno a la Gnosis: la gnosis no
hace sino incitarle ante todo a liberarse de él, sino reforzar y justificar su
anhelo de liberación, impulsándole a “apresurarse” a su abandono, a dejarlo
atrás para ir más allá…

Más adelante en la página citada de la obra de Pueck, se lee: salvarse, es
en efecto, ante todo huir, fugarse, evadirse, “salir del mundo” o, si se
utiliza una expresión igualmente técnica, “renunciar a él”, emprender una
travesía, efectuar un “éxodo” que conducirá fuera de él. Pero, mientras tanto,
el gnóstico habrá de concentrar en sí mismo todas sus fuerzas, tendrá que
“reunir sus miembros”, todas las “parcelas” de su alma disipadas, ahogadas en
la masa confusa del cuerpo que le oprime, tendrá que desembarazarlas del estado
de dispersión, de torpor, de olvido, de inconsciencia, en que se hallaban
sumidas, a fin de devolverles su vigor y conducirlas a la unidad de una
conciencia plenamente lúcida y afirmada en sí misma
.
Al estudiar la Esencia, desde el punto de vista de la Gnosis
, resulta indispensable diferenciarla también de la
personalidad. La Esencia es lo natural, lo auténtico, mientras que la
personalidad es lo adquirido. A este respecto, J Vaysse, en el capítulo
titulado: Esencia y Personalidad de su obra: “Hacia el despertar a sí mismo
, publicado por Ganesha, explica: Desde este punto de vista, estamos
divididos en dos partes: Una es aquella con lo que hemos nacido, contiene el
germen de nuestras cualidades propias, nuestras capacidades, nuestras
incapacidades, y, más generalmente, todo lo que nos ha sido dado como propio.
La llamaremos nuestra “esencia”, término que no puede dejar de ser discutido en
las circunstancias actuales, pero que reencuentra aquí su primer sentido
.
Más adelante explica el autor que: la otra parte es lo que hemos adquirido:
todo nuestro saber y la mayor parte de nuestras inclinaciones y
comportamientos. Estos son inexistentes en el momento de nuestro nacimiento y
se instalan poco a poco debido a todo lo que el medio ambiente nos añade
.
En la página 219 de su obra: Fragmentos de una enseñanza desconocida”, obra
publicada en español por Hachette de Argentina, Pedro Ouspensky explica: “La
esencia en el hombre es lo que le pertenece. La personalidad en el hombre es lo
que no le pertenece. Lo que no le pertenece significa: lo que le ha venido de
afuera, lo que él ha aprendido, o lo que él refleja; todas las huellas de
impresiones exteriores grabadas en la memoria y en las sensaciones, todas las
palabras y todos los movimientos que le han sido enseñados, todos los
sentimientos creados por imitación, todo esto es “lo que no le pertenece”, todo
esto es la personalidad”.
Finalmente, en el capítulo titulado: La Esencia de la obra: Psicología
Revolucionaria de Samael Aun Weor, leemos lo siguiente: “lo que hace bello y
adorable a todo niño recién nacido es su esencia, esta constituye en sí misma
su verdadera realidad. El normal crecimiento de la esencia en toda criatura,
ciertamente es muy residual, incipiente. El cuerpo humano crece y se desarrolla
de acuerdo con las leyes biológicas de la especie, sin embargo tales
posibilidades resultan por sí mismas muy limitadas para la esencia.
Incuesti9onablemente la esencia solo puede crecer por sí misma sin ayuda en
pequeñísimo grado. Hablando francamente y sin ambages, diremos que el
crecimiento espontáneo y natural de la esencia sólo es posible durante los
primeros tres, cuatro o cinco años de edad, es decir, en la primera etapa de la
vida.
La gente piensa que el crecimiento y desarrollo de la esencia se realiza
siempre en forma continua, de acuerdo con la mecánica de la evolución, mas, el
Gnosticismo Universal enseña claramente que esto no ocurre así. Con el fin de
que la esencia crezca más, algo muy especial debe suceder, algo nuevo hay que
realizar. Quiero referirme en forma enfática al trabajo sobre sí mismo. El
desarrollo de la esencia únicamente es posible a base de trabajos conscientes y
padecimientos voluntarios. Explica además el Venerable Maestro que nunca
podríamos liberar a la esencia sin desintegrar previamente el yo psicológico.

Anuncios

One response to “La Esencia maravillosa

  • conny

    Hola buenas noches, como le hago para conseguir el libro Psicologia del despertar José Jesús Leal?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: