Archivo de la categoría: Evangelios apócrifos

El libro secreto de Juan (Segunda Parte)

 
 

 
Capítulo 10:1 «Todos los ángeles y demonios trabajaron juntos hasta que dieron forma al cuerpo psíquico. Mas durante mucho tiempo su creación no se agitó ni movió en absoluto.  
2 «Cuando la Madre quiso recuperar el poder que había cedido al primer gobernante, rogó al Padre más misericordioso de todos.  
3 Con una orden sagrada el Padre envió cinco estrellas al reino de los ángeles del primer gobernante.  
4 Ellos le aconsejaron pensando en este propósito, para que pudieran recuperar el poder de la Madre.  
5 «Ellos dijeron a Jaldabaoz: “Insufla un poco de tu espíritu en la cara de Adán, y entonces el cuerpo se levantará”.  
6 «El insufló su espíritu en Adán. El espíritu es el poder de su Madre, más él no se dio cuenta de esto, porque vive en la ignorancia.  
7 Así el poder de la Madre salió de Jaldabaoz y entró en el cuerpo psíquico que había sido hecho como el Uno que es desde el principio.  
8 «El cuerpo se movió, y se hizo poderoso. Y fue iluminado.  
9 «En seguida el resto de los poderes sintieron celos. Aunque Adán había nacido a través de todos ellos, y ellos habían dado su poder a este humano, Adán era, empero, más inteligente que los creadores y el primer gobernante.  
10 Cuando se dieron cuenta de que Adán estaba iluminado y podía pensar más claramente que ellos, y era libre de mal, cogieron a Adán y lo arrojaron a la parte más baja de todo el reino material.  
11 «El bienaventurado, benevolente, misericordioso Padre sintió compasión por el poder de la Madre que le había sido arrebatado al primer gobernante, pues los gobernantes tal vez podrían subyugar al cuerpo psíquico, sensible una vez más.  
12 Con espíritu benevolente y gran misericordia, el Padre envió ayuda a Adán, un Pensamiento Posterior iluminado del Padre que era llamado Vida.  
13 Ella trabajó con todo lo que era creado, trabajando con ello, devolviéndole la plenitud, enseñando sobre el descenso de la semilla de luz, enseñando que el camino de ascenso es el mismo que el camino de descenso.  
14 «El Pensamiento Posterior Iluminado fue escondido dentro de Adán para que los gobernantes no lo reconocieran. Entonces el Pensamiento Posterior podría devolver aquello de lo que la Madre carecía.  
 
Capítulo 11:1 «El ser humano Adán fue revelado a través de la sombra brillante de dentro. Y la capacidad de Adán para pensar era mayor que la de todos los creadores.  
2 Cuando alzaron los ojos, vieron que la capacidad de Adán para pensar era mayor que la suya, así que idearon un plan con toda la multitud de gobernantes y ángeles.  
3 Tomaron fuego, tierra y agua, y los combinaron con los cuatro vientos ardientes. Los batieron juntos e hicieron una gran conmoción.  
4 «Los gobernantes trajeron a Adán al interior de la sombra de la muerte para poder producir una figura otra vez, pero ahora de tierra, agua, fuego, y el espíritu que procede de la materia, esto es, de la ignorancia de las tinieblas, y el deseo, y su propio espíritu contrario.  
5 Esta figura es la tumba, el cuerpo creado nuevamente que estos criminales ponen al humano como grillete de olvido.  
6 Así Adán se convirtió en un ser humano mortal, el primero en descender y quedar apartado.  
7 «El Pensamiento Posterior iluminado dentro de Adán, sin embargo, rejuvenecería la mente de Adán.  
8 «Los gobernantes cogieron a Adán y pusieron a Adán en el paraíso. Dijeron: “¡Come y alégrate!”. Más su placer es amargo y su belleza es perversa.  
9 Su placer es una trampa, sus árboles son malvados, su fruto es veneno mortal, su promesa es muerte.  
10 Pusieron su Árbol de la vida en medio del Paraíso.  
11 «Yo te enseñaré el secreto de su Vida tal como está relacionado con el plan que idearon y la naturaleza de su espíritu: la raíz de su Árbol es amarga, sus ramas son muerte, su sombra es odio, una trampa hay en sus hojas, sus capullos son ungüento malo, su fruta es muerte, el deseo es su semilla, y brota en la oscuridad.  
13 La morada de los que prueban de este Arbol es el infierno, y la oscuridad es su lugar de descanso.  
14 «Pero los gobernantes estaban delante de lo que ellos llaman el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, que es en realidad el Pensamiento Posterior iluminado.  
15 Se quedaron allí para que Adán no contemplara su plenitud y descubriera así la vergonzosa desnudez del propio Adán.  
16 «Yo fui el que, empero, les hizo comer».  
17 Yo le dije al Salvador: «Señor, ¿no fue la serpiente la que ordenó a Adán que comiese?».  
18 El Salvador se rió y dijo: «La serpiente les ordenó que comieran de la maldad, la preñez, la lujuria y la destrucción para que Adán fuera de utilidad a la serpiente.  
19 Adán sabía de la desobediencia contra el primer gobernante porque el Pensamiento Posterior iluminado dentro de Adán restauró la mente de Adán para que fuera mayor que la del primer gobernante.  
20 El primer gobernante, a su vez, quería recuperar el poder que él mismo había pasado a Adán. Así que arrojó olvido sobre Adán».  
21 Yo le dije al Salvador: «¿Qué es este olvido?».  
22 El Salvador dijo: «No es como Moisés escribió y tú oíste. Pues él dijo en su primer libro: “Hizo que Adán quedase dormido”. Mas bien, este olvido hizo que Adán perdiera todo el sentido.  
23 Así dijo el primer gobernante a través del profeta: “Haré que sus mentes sean lentas, para que no puedan comprender ni discernir”.  
 
Capítulo 12:1 «Entonces el Pensamiento Posterior iluminado se escondió dentro de Adán. El primer gobernante quería tomarla del costado de Adán, más el Pensamiento Posterior iluminado no puede ser aprehendido.  
2 Si bien la oscuridad la persiguió, no la prendió. El primer gobernante tomó parte del poder de Adán y creó otra figura con forma de mujer, como el Pensamiento Posterior que había aparecido.  
3 Produjo el poder que había transferido del ser humano original a su criatura femenina.  
4 No sucedió, empero, del modo que dijo Moisés: “La costilla de Adán”.  
5 «Adán vio a la mujer a su lado. En seguida apareció el Pensamiento Posterior iluminado y quitó el velo que cubría su mente.  
6 La embriaguez de las tinieblas le dejó. Reconoció a este ser que era como él y dijo: “¡Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne”!.  
7 Por esta razón el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su esposa, y los dos se convertirán en una sola carne.  
8 Pues le será enviada una amante, y dejará a su padre y a su madre.  
9 «Nuestra hermana Sofía es la que descendió de una manera inocente, para devolverle lo que le faltaba. Por esta razón fue llamada Vida, esto es la Madre de los vivientes.  
10 A través del Pensamiento anterior soberano y a través de ella han probado los Vivientes el conocimiento perfecto.  
11 «En cuanto a mí, yo aparecí bajo la forma de un águila sobre el Árbol del Conocimiento, que es en realidad el Pensamiento Posterior del Pensamiento Anterior puro, iluminado.  
12 Hice esto para enseñar a los seres humanos y para despertarles del sueño profundo.  
13 Pues los dos estaban caídos, y se percataron de que estaban desnudos.  
14 El Pensamiento Posterior también se les apareció como luz y despertó sus mentes.  
 
Capítulo 13:1 «Cuando Jaldabaoz se dio cuenta de que los humanos le habían rechazado, maldijo su tierra. Encontró a la mujer cuando se estaba preparando para su esposo, que era señor sobre ella.  
2 El no conocía el misterio que había nacido a través de la orden sagrada.  
3 Los dos humanos temían denunciar a Jaldabaoz, más él mostró su propia ignorancia a sus ángeles.  
4 Expulsó a los humanos del Paraíso, y los envolvió en espesas tinieblas.  
5 «El primer gobernante vio a la mujer joven de pie junto a Adán y observó que el Pensamiento Posterior iluminado de la vida había aparecido en ella. Sin embargo, Jaldabaoz estaba lleno de ignorancia.  
6 Así que cuando el Pensamiento Anterior de todos se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, envió emisarios y ellos robaron la Vida de Eva.  
7 «El primer gobernante violó a Eva y engendró en ella dos hijos, un primero y un segundo: Elohim y Yahweh.  
8 Elohim tiene la cara de un oso, Yahweh tiene la cara de un gato.  
9 Uno es justo, el otro es injusto.  
10 El colocó a Yahweh sobre el fuego y el viento, y colocó a Elohim sobre el agua y la tierra.  
11 Los llamó por los nombres de Caín y Abel, pues se proponía engañar.  
12 «Hasta hoy la copulación ha persistido debido al primer gobernante. El plantó la lujuria para la reproducción dentro de la mujer que estaba con Adán.  
13 A través de la copulación el primer gobernante produjo cuerpos duplicados, e insufló en ellos parte de su espíritu contrario.  
14 «Colocó a estos dos gobernantes sobre los elementos, para que pudieran gobernar sobre la tumba corporal.  
15 «Cuando Adán supo cómo era su propio Conocimiento Anterior produjo un hijo como el Vástago de la Humanidad. Le llamó Set, igual que el vástago de los reinos eternos.  
16 De modo parecido, la Madre envió su Espíritu, que es como ella y es una copia de lo que hay en el reino de la Plenitud, pues ella se disponía a preparar una morada para los miembros de los reinos eternos que bajarían.  
17 «Los seres humanos fueron obligados a beber agua del olvido por el primer gobernante para que no supieran de dónde habían venido. Durante un tiempo la semilla de la luz cooperó.  
18 Mas todo sucedió con un propósito, que cuando el Espíritu baje de los reinos santos, el Espíritu pueda levantar la semilla de la luz, y curarla de lo que carece, que todo el reino de la Plenitud pueda ser santo y no carezca de nada».  
 
Capítulo 14:1 Yo le dije al Salvador: «Señor, ¿serán todas las almas conducidas sanas y salvas hacia la luz pura?».  
2 El contestó y me dijo: «Estas son grandes cuestiones que han surgido en tu mente, y es difícil explicarlas a alguien excepto a los de la raza inconmovible.  
3 Aquellos sobre los que el Espíritu de la vida descenderá, y a quienes el Espíritu facultará, serán salvados, y se volverán perfectos dignos de la grandeza, y libres de todo mal e interés en la maldad, en ese reino.  
4 Ellos se interesan sólo por lo imperecedero, y siempre están preocupados por eso, sin ira, celos, envidia, deseo, o codicia alguna.  
5 Les afecta únicamente su existencia en la carne, e incluso mientras llevan la carne miran hacia el tiempo en que se encontrarán con aquellos que los reciban.  
6 Esa gente es digna de la vida y la llamada eternas, imperecederas. Pues lo soportan todo y lo aguantan todo con el fin de terminar la contienda y lograr la vida eterna».  
7 Yo le dije: «Señor, ¿qué será de las almas de las personas que no han vivido de esta manera, pero sobre las que, a pesar de ello, han descendido el poder y el Espíritu de la Vida? ¿Qué les ocurrirá?  
8 El contestó y me dijo: «Si el Espíritu desciende sobre ellas, muy ciertamente serán salvadas y transformadas.  
9 El poder debe descender sobre todas las personas, pues sin él nadie podría permanecer de pie.  
10 Después del nacimiento, si el Espíritu de la Vida crece, y el poder viene y refuerza el alma, nadie podrá conducir a este alma por el mal camino con malas acciones.  
11 Mas las personas sobre las que desciende el espíritu contrario son engañadas por este espíritu y se extravían».  
12 Yo dije: «Señor, ¿a dónde irán las almas de estas personas cuando abandonen la carne?».  
13 El se rió y me dijo: «El alma que tiene más poder que el espíritu despreciable es fuerte. Se escapa del mal, y a través de la intervención del Imperecedero es salvada y conducida al reposo eterno».  
14 Yo dije: «Señor, ¿a dónde irán las almas de las personas que no saben a quién pertenecen?».  
15 El me dijo: «El espíritu despreciable se hace más fuerte en tales personas cuando se extravían. Este espíritu coloca una pesada carga sobre el alma, la conduce a malas acciones y la arroja al olvido.  
16 Después que el alma abandona el cuerpo, es entregada a las autoridades que han nacido a través del primer gobernante.  
17 La atan con cadenas, la arrojan a la prisión, y la insultan, hasta que finalmente emerge del olvido y adquiere conocimiento. Así es como obtiene perfección y se salva».  
18 Yo dije:  «Señor, ¿cómo puede el alma volverse joven otra vez, y regresar al vientre de su Madre, o a la Humanidad?».  
19 El se alegró cuando le pregunté sobre esto, y me dijo: «Verdaderamente bienaventurado eres, pues tú comprendes.  
20 Este alma necesita seguir a otra alma en la que mora el Espíritu de la Vida, porque se salva a través del Espíritu. Entonces jamás volverá a ser introducida en la carne».  
21 Yo dije: «Señor, ¿a dónde irán las almas de las personas que una vez tuvieron conocimiento mas luego se apartaron?».  
22 El me dijo: «Serán llevadas al lugar donde van los ángeles miserables, donde no hay arrepentimiento. Serán mantenidas allí hasta el día en que los que han blasfemado contra el Espíritu sean juzgados y castigados eternamente».  
 
Capítulo 15:1 Yo dije: «Señor, ¿de dónde vino el espíritu despreciable?».  
2 El me dijo: «El Padre común es grande en la misericordia, el Espíritu santo, universal, el que es compasivo y que trabaja contigo… esto es, el Pensamiento Posterior del Pensamiento Anterior iluminado».  
3 El Padre levantó a los vástagos de la generación humana perfecta, con el pensamiento y la luz eterna de la Humanidad.  
4 Cuando el primer gobernante se percató de que estas personas eran exaltadas por encima de él y podían pensar mejor que él, quiso apoderarse de su pensamiento.  
5 No sabía que ellas le superaban en pensamiento, por lo que no podría apoderarse de ellas.  
6 «El ideó un plan con sus autoridades, que son sus poderes. Juntos violaron a Sofía y produjeron algo repulsivo: El Destino, la atadura definitiva, voluble. El Destino es así porque los poderes mismos son volubles.  
7 Hasta el día de hoy el Padre es más duro y más fuerte que cualquier otra cosa con la que puedan enfrentarse los dioses, ángeles, demonios y todas las generaciones de seres humanos. Pues del Destino han venido: toda la iniquidad, la injusticia, y la blasfemia, la atadura del olvido, y la ignorancia, y todos los órdenes gravosos, los pecados serios, y los grandes temores.  
9 Así la totalidad de la creación ha sido cegada para que nada conociera al Dios que está sobre todas ellas.  
10 Debido a la atadura del olvido, sus pecados han sido escondidos. Han sido atados con dimensiones, tiempos, y estaciones, y el Destino es señor de todos.  
11 «El primer gobernante lamentó todo lo que había nacido a través de él. Una vez más hizo un plan y decidió traer una inundación sobre el mundo humano.  
12 Sin embargo, la grandeza iluminada del Pensamiento Anterior advirtió a Noé.  
El anunció a su vez esto a toda la familia humana, los vástagos de la humanidad, más los que eran extraños no le escucharon.  
13 No ocurrió de la manera que dijo Moisés: “Se escondieron en un arca”. Sino que se escondieron en cierto lugar, no solo Noé, sino muchas otras personas de la raza inconmovible. Entraron en ese lugar y se escondieron en una nube brillante.  
15 Noé conocía su supremacía: con él estaba el iluminado que les había iluminado, toda vez que el primer gobernante había traído tinieblas sobre toda la tierra.  
16 «El primer gobernante formuló un plan con sus poderes. Envió sus ángeles a las hijas de la humanidad, para que tomasen mujeres y criaran una familia para su placer.  
17 Al principio no tuvieron éxito. Cuando hubieron demostrado que no tenían éxito, se reunieron de nuevo e idearon otro plan.  
18 Crearon un espíritu despreciable parecido al Espíritu que había descendido, con el fin de adulterar las almas a través de este espíritu.  
19 Los ángeles cambiaron entonces su apariencia para parecerse a los compañeros de estas mujeres, y llenaron a las mujeres del espíritu de las tinieblas que ellos habían confeccionado, y del mal.  
20 Trajeron oro, plata, presentes, cobre, hierro, metal, y toda suerte de cosas.  
21 Hicieron sufrir a las personas que les siguieron, conduciéndolas por el mal camino y engañándolas.  
22 Estas personas envejecieron sin experimentar el placer, y murieron sin encontrar la verdad ni conocer al Dios de la verdad.  

23 De esta manera toda la creación fue esclavizada para siempre, desde el principio del mundo hasta ahora.  

24 «Los ángeles tomaron mujeres, y de las tinieblas produjeron hijos parecidos a su espíritu. 
25 Cerraron sus mentes, y se hicieron tozudos a través de la tozudez del espíritu despreciable, hasta el día de hoy.  
 
Capítulo 16:1 «Ahora yo soy el Conocimiento Anterior perfecto de todo. Me transformé en mis vástagos: nací primero, y pasé por todos los senderos de la vida.  
2 Pues yo soy la abundancia de la luz. Yo soy la rememoración de la plenitud.  
3 «Entré en el reino de las grandes tinieblas, y continué hasta que entré en la mitad de la prisión.  
4 Los cimientos del caos se estremecieron, y me oculté de los habitantes del caos, pues son malvados. Así que no me reconocieron.  
5 «Una segunda vez volví y seguí. Había venido de los habitantes de la luz: Yo soy la rememoración del Pensamiento Anterior.  
6 Entré en medio de las tinieblas y el centro del infierno, y me volví hacia la tarea que tenía ante mí.  
7 Los cimientos del caos se estremecieron, y estaban a punto de caer sobre aquellos que moran en el caos, y destruirlos.  
8 Me apresuré a volver a la raíz de mi luz, para que los habitantes del caos no fueran destruidos prematuramente.  
9 «Más otra vez, una tercera vez, salí: Yo soy la luz que mora en la luz. Yo soy la rememoración del Pensamiento Anterior.  
10 Quería entrar en medio de las tinieblas y en el centro del infierno. Iluminé mi cara con luz de la consumación de este mundo, y entré en medio de esta prisión, la prisión del cuerpo.  
11 «Dije: “Que quien oiga se alce de su sueño profundo”.  
12 «Un durmiente lloró y derramó lágrimas amargas. Secándoselas, el durmiente dijo: “¿Quién pronuncia mi nombre? ¿Cuál es la fuente de esta esperanza que ha venido a mí, morando en la atadura de la prisión?”  
13 «Yo dije: “Yo soy el Pensamiento Anterior de la luz pura. Yo soy el Pensamiento del Espíritu virgen, que te ha elevado a un lugar de honor.  
14 Levántate, recuerda que has oído, y busca tu raíz: pues yo soy compasivo.  
15 Protégete contra los ángeles de la miseria, los demonios del caos, y todos los que te atrapan, y ten cuidado con el sueño profundo, y la trampa en el centro del infierno”.  
16 «Levanté al durmiente y sellé al durmiente en agua luminosa con cinco sellos, para que la muerte no prevaleciera a partir de aquel momento.  
17 «Mira, ahora ascenderé al reino perfecto.  
18 He terminado de comentarlo todo contigo. Te lo he dicho todo, para que tú tomes nota y se lo comuniques secretamente a tus amigos espirituales. Pues éste es el misterio de la raza inconmovible».  
19 El Salvador comunicó estas cosas a Juan para que él las anotara y salvaguardara. El le dijo: «Maldito sea todo el que cambie estas cosas por un presente, por comida, bebida, ropa o cualquier otra cosa».  
20 Estas cosas le fueron comunicadas a Juan como un misterio, y después el Salvador desapareció en seguida.  
21 Entonces Juan fue a los otros discípulos y dio cuenta de lo que el Salvador le había dicho.   Jesucristo Amén.  
Anuncios

El libro secreto de Juan

 
 
Capítulo 1:1 La enseñanza del Salvador y la revelación de los misterios y las cosas escondidas en el silencio, cosas que él enseñó a su discípulo Juan.  
2 Un día, cuando Juan, el hermano de Jaime (los hijos de Zebedeo), subió al templo, sucedió que un fariseo llamado Arimanios se le acercó y le dijo: «¿Dónde está tu Maestro, al que has estado siguiendo?».  
3 Juan le dijo: «Ha vuelto al lugar de donde vino».  
4 El fariseo le dijo: «Este Nazareno os ha engañado gravemente, ha llenado vuestros oídos de mentiras, ha cerrado vuestras mentes y os ha apartado de las tradiciones de vuestros padres»  
5 Cuando yo, Juan, oí estos comentarios, me alejé del templo en busca de un lugar solitario.   
6 Estaba muy triste y dije para mis adentros: ¿Cómo fue elegido el Salvador? ¿Por qué fue enviado al mundo por su Padre?  
7 ¿Quién es su Padre, el que le envió? ¿A qué clase de reino eterno iremos?  
8 Porque, ¿qué nos decía cuando nos dijo: «Este reino eterno al que iréis es una copia del imperecedero reino eterno», mas no nos enseñó qué clase de reino era ése?  
9 En el momento en que estaba pensando en esto, he aquí que los cielos se abrieron, toda la creación bajo el cielo se iluminó y el mundo tembló.  
10 Tuve miedo y he aquí que vi dentro de la luz un niño de pie a mi lado.  
11 Mientras yo miraba él se volvió como una persona mayor. De nuevo cambió su apariencia y fue como la de un sirviente.  
12 No era que hubiese varias personas ante mí, sino que había una figura con varias formas dentro de la luz.  
13 Estas formas diferentes se hicieron visibles una después de otra y aparecieron tres formas.  
14  Él me dijo: «Juan, Juan, ¿por qué dudas? ¿Por qué temes? ¿No estás familiarizado con esta figura?  
15 «Entonces ¡no seas pusilánime! Yo estoy contigo siempre.  
16 Yo soy el Padre, Yo soy la Madre, Yo soy el Vástago, Yo soy el incorruptible y el inmaculado.  
17 He venido a hablarte de lo que es, lo que era, y lo que ha de venir, para que comprendas lo que es invisible y lo que es visible; y para enseñarte sobre la Humanidad perfecta.  
18 Alza, pues, ahora tu cabeza, para que comprendas las cosas que te diré hoy, y para que puedas relatar esas cosas a tus amigos espirituales, que son de la raza inconmovible de la Humanidad perfecta».  
 
Capítulo 2:1 Cuando le pregunté si podría comprender esto, él me dijo: «El Uno es un soberano que no tiene nada sobre él.  
2 Es Dios y Padre de todos, el Uno Invisible que está sobre todo, que es imperecedero, que es luz pura que ningún ojo puede ver.  
3 «Es el Espíritu invisible. Uno no debería considerarlo como un dios, o igual que un dios. Pues es más grande que un dios, porque no tiene nada sobre él y ningún señor sobre él.  
4 No existe dentro de nada que sea inferior a él, ya que todo existe únicamente dentro de él.  
5 Es eterno, toda vez que no necesita nada. Porque es absolutamente completo: nunca ha carecido de nada para ser completo. Sino que siempre ha sido absolutamente completo en la luz.  
6 Es ilimitable, toda vez que no hay nada ante él que lo limite. Es insondable, toda vez que no hay nada ante él que lo sondee.  
7 Es inconmensurable, toda vez que no había nada ante él que lo midiera. Es inobservable, toda vez que nada lo ha observado. Es eterno, y existe eternamente.  
8 Es inexpresable, toda vez que nada podía comprenderlo para expresarlo. Es innombrable, toda vez que no hay nada ante él que le dé nombre.  
9 «Es la luz inconmensurable, pura, santa, brillante. Es inexpresable, y es perfecto en su inmortalidad.  
10 No es que forme parte de la perfección, o de la bienaventuranza, o de la divinidad: es mucho más grande.  
11 No es corpóreo ni incorpóreo. No es grande ni pequeño.  
12 Es imposible decir: “¿Cuánto es?” o “¿De qué clase es?” pues nadie puede comprenderlo.  
13 No es una entre muchas cosas que existen: es mucho más grande.  
14 No es que sea realmente más grande. Sino que como es en sí mismo, no es una parte de los mundos o del tiempo, porque cualquier cosa que es parte de un mundo fue producida una vez por otra cosa.  
15 No le fue asignado tiempo, toda vez que no recibe nada de nadie. Eso sería un préstamo.  
16 El que existe primero no necesita nada de uno que es posterior. Al contrario, el posterior alza la vista hacia el primero en su luz.  
17 «Porque el Perfecto es majestuoso: es pura e inconmensurablemente grande.  
18 Es el Mundo que da un mundo, la Vida que da vida, el Bendito que da bienaventuranza, el Conocimiento que da conocimiento, el Bueno que da bondad, la Misericordia que da misericordia y redención, la Gracia que da gracia.  
19 No es que sea realmente así. Sino que da luz inconmensurable e incomprensible.  
20 «¿Qué debo deciros sobre él? Su reino eterno es imperecedero: es tranquilo, es silencioso, está en reposo, y está ante todo.  
21 Es la cabeza de todos los mundos, y lo sostiene por medio de su bondad.  
22 «Sin embargo, no sabríamos…, no comprenderíamos lo que es inconmensurable, de no ser por uno que ha venido del Padre y nos ha dicho estas cosas.  
 
Capítulo 3:1 «Porque el Perfecto se contempla a sí mismo en la luz que lo rodea. Este es el manantial del agua de vida que produce todos los mundos de todas las clases. 
2 El Perfecto contempla su imagen, la ve en el manantial del espíritu y se enamora del agua luminosa. Este es el manantial de agua pura, luminosa, que rodea al Perfecto.  
3 «Es el Pensamiento hecho activo, y la que apareció en presencia del Padre en luz brillante salió.  
4 Ella es el primer poder: ella precedió a todo y salió de la mente del Padre como el Pensamiento Anterior de todo.  
5 Su luz se parece a la luz del Padre; como el poder perfecto, ella es la imagen del perfecto e invisible Espíritu virgen.  
6 Ella es el primer poder, la gloria, Barbelo, la gloria perfecta entre los mundos, la gloria emergente.  
7 Ella glorificó y alabó al Espíritu virgen, porque había salido a través del Espíritu.  
8 «Ella es el primer Pensamiento, la imagen del Espíritu. Ella se convirtió en el vientre universal, porque ella lo precede todo, el Padre común, la primera Humanidad, el Espíritu Santo, el varón triple, el poder triple, el andrógino con tres nombres, el  reino eterno entre los seres invisibles, el primero en salir.  
9 «Barbelo pidió al Espíritu virgen invisible que le diera Conocimiento Anterior, y el Espíritu accedió. Cuando el Espíritu accedió, apareció el Conocimiento Anterior y se puso al lado del Pensamiento Anterior. El Conocimiento Anterior procede del Pensamiento del Espíritu virgen invisible.  
10 Glorificó el Espíritu y el poder perfecto Barbelo, pues a través de ella había nacido.  
11 «Ella volvió a pedir que se le diera Inmortalidad, y el Espíritu accedió. Cuando el Espíritu accedió, apareció la Inmortalidad y se puso al lado del Pensamiento y el Conocimiento Anterior.  
12 Glorificó al Invisible y a Barbelo, pues a través de ella había nacido.  
13 «Barbelo pidió que se le diese Vida Eterna, y el Espíritu invisible accedió.  
14 Cuando el Espíritu accedió, apareció la Vida Eterna, y se colocaron juntas y glorificaron al Espíritu invisible y a Barbelo, pues a través de ella habían nacido.  
15 «Ella volvió a pedir que se le diera Verdad, y el Espíritu invisible accedió.  
16 Apareció la Verdad y se colocaron juntos y glorificaron al buen Espíritu invisible y a Barbelo, pues a través de ella habían nacido.  
17 «Este es el reino de Cinco del Padre. Es: la primera Humanidad, la imagen del Espíritu invisible, esto es, el Pensamiento Anterior, Barbelo, Pensamiento, junto con Conocimiento Anterior, Inmortalidad, Vida Eterna y Verdad.  
18 Este es el reino andrógino de los Cinco, este es el reino de los Diez, este es el Padre.  
 
Capítulo 4:1 «El Padre penetró a Barbelo con una mirada, con la luz pura, brillante, que rodea al Espíritu invisible.  
2 Barbelo concibió, y el Padre produjo un rayo de luz que se parecía a la luz bendita mas no era tan brillante.  
3 Este rayo de luz era el Vástago único del Padre común que había salido, y el único retoño y el Vástago único del Padre, la luz pura.  
4 «El Espíritu virgen invisible se alegró de la luz que fue producida, que salió primero del primer poder, el Pensamiento Anterior, o Barbelo.  
5 El Padre la ungió de bondad hasta que fue perfecta y completamente buena, pues el Padre la ungió con la bondad del Espíritu invisible. El Vástago estuvo en presencia del Padre durante el ungimiento.  
6 Cuando el Vástago recibió esto del Espíritu, enseguida glorificó al Espíritu santo y al Pensamiento Anterior perfecto, pues a través de ella había nacido.  
7 «El Vástago pidió que se le diera Mente como compañera con la cual trabajar, y el Espíritu invisible accedió.  
8 Cuando el Espíritu accedió, apareció la Mente, y se puso al lado de Cristo, y glorificó a Cristo y a Barbelo.  
9 «Todos estos seres, empero, nacieron en silencio.  
10 «La Mente deseaba crear algo mediante el verbo del Espíritu invisible. Su Voluntad se hizo realidad y apareció con la Mente, mientras la luz la glorificaba.  
11 El verbo siguió a la Voluntad. Pues Cristo, el Dios producido por sí mismo, lo creó todo mediante el verbo.  
12 Vida Eterna, Voluntad, Mente y Conocimiento Anterior se unieron y glorificaron al Espíritu invisible y a Barbelo, pues a través de ella habían nacido.  
13 «El Espíritu santo llevó a la perfección al Vástago divino y producido por sí mismo del Espíritu y Barbelo.  
14 Entonces el Vástago pudo colocarse ante el poderoso e invisible Espíritu virgen como Dios, Cristo, producido por sí mismo, a quien el Espíritu había honrado con grandes aclamaciones.  
15 Este Vástago salió a través del Pensamiento Anterior. El Espíritu virgen invisible colocó a este Dios verdadero, producido por sí mismo, por encima de todo, e hizo que toda autoridad y la verdad interior estuvieran sujetas a él.  
16 Entonces el Vástago pudo comprender el universo al que se llama por un nombre mayor que todos los nombres, pues ese nombre se dirá únicamente a los que son dignos de él.  
 
Capítulo 5:1 «Ahora de la luz, Cristo, y de la Inmortalidad, por la gracia del Espíritu, llegaron las cuatro estrellas que se derivan del Dios producido por sí mismo. El miró a su alrededor e hizo que las estrellas se colocaran ante él.  
2 Los tres seres presentes son: Voluntad, Pensamiento y Vida. Los cuatro poderes son: Comprensión, Gracia, Percepción y Reflexión.  
3 «La Gracia mora en el reino eterno de la estrella Armozel, que es el primer ángel. Estos tres reinos están también allí: Gracia, Verdad y Forma.  
4 «La segunda estrella es Oroiel, y ha sido nombrada por encima del segundo reino eterno. Estos tres reinos están también allí: Pensamiento posterior, Percepción y Memoria.  
5 «La tercera estrella es Daveithai, y ha sido nombrada por encima del tercer reino eterno. Estos tres reinos están también allí: Comprensión, Amor e Idea.  
6 «El cuarto reino eterno ha sido instalado para la cuarta estrella, Eleleth. Estos tres reinos están también allí: Perfección, Paz y Sofía.  
7 «Estas son las cuatro estrellas que se hallan ante el Dios producido por sí mismo, y los doce reinos eternos que se hallan ante el gran Vástago, Cristo producido por sí mismo por la voluntad y la gracia del Espíritu invisible.  
8 Los doce reinos pertenecen al Vástago producido por sí mismo y, por ende, todo fue establecido por la voluntad del Espíritu santo a través del producido por sí mismo.  
9 «De nuevo, del Conocimiento Anterior de la Mente perfecta, a través de la voluntad expresa del Espíritu invisible y la voluntad del producido por sí mismo, vinieron el humano perfecto, la primera revelación, la verdad.  
10 El Espíritu virgen dio nombre al humano Pigeradamas, y nombró a Pigeradamas para el primer reino eterno del gran producido por sí mismo, Cristo, junto con la primera estrella, Armozel.  
11 Los poderes están allí también. El Invisible también dio a Pigeradamas un poder de mente inconquistable.  
12 «Pigeradamas glorificó y alabó al Espíritu invisible diciendo: “Todo ha nacido a través de ti, y todo volverá a ti.  
13 Te alabaré y glorificaré, y al producido por sí mismo, y a los reinos eternos, y a los tres, Padre, Madre, Vástago y poder perfecto”.  
14 «Pigeradamas nombró un hijo, Set, para el segundo reino eterno, junto con la segunda estrella, Oroiel.  
15 «Al tercer reino eterno estaba destinada la familia de Set, con la tercera estrella, Daveithai. Las almas de los santos estaban destinadas allí.  
16 «Al cuarto reino eterno estaban destinadas las almas de aquellos que ignoraban la Plenitud divina. No se arrepintieron inmediatamente, sino que siguieron ignorando durante un tiempo y luego se arrepintieron más tarde.  
17 Están con la cuarta estrella Eleleth, y son criaturas que glorifican al Espíritu invisible.  
 
Capítulo 6:1 «Ahora Sofía, que es la Sabiduría del Pensamiento Posterior y que representa un reino eterno, concibió un pensamiento. Tuvo esta idea ella misma, y el Espíritu invisible y el Pensamiento Anterior también se reflejaron en ella.  
2 Ella quería dar a luz a un ser como ella misma sin el permiso del Espíritu (el Espíritu no había dado aprobación), sin su amante, y sin su consideración.  
3 Su compañero no dio su aprobación; ella no encontró a nadie que estuviera de acuerdo con ella; y ella consideró esta cuestión sin el permiso del Espíritu o conocimiento alguno de lo que había decidido.  
4 Sin embargo, dio a luz un vástago. Y, debido al poder inconquistable que había dentro de ella, su pensamiento no fue un pensamiento vano.  
5 Sino que de ella salió algo que era imperfecto y distinto en apariencia de ella, pues ella lo había producido sin su amante. No se parecía a su Madre, y tenía una forma diferente.  
6 «Cuando Sofía vio lo que su deseo había producido, se convirtió en la figura de una serpiente con el rostro de un león. Sus ojos eran como relámpagos centelleantes.  
7 Lo arrojó lejos de sí, fuera de aquel reino, para que ninguno de los Inmortales lo viera. Pues lo había producido ignorantemente.  
8 «Lo rodeó con una nube brillante y puso un trono en la mitad de la nube, para que nadie lo viera salvo el Espíritu santo, al que llaman la Madre de los Vivientes.  
9 Ella puso a su vástago el nombre de Jaldabaoz.  
 
Capítulo 7:1 «Jaldabaoz es el primer gobernante, que recibió gran poder de su Madre. Luego él la dejó y se alejó de los reinos donde nació.  
2 Era fuerte, y creó para sí mismo otros reinos por medio de una llama brillante de fuego que todavía existe.  
3 Se aparejó con la Estupidez que hay en él, y produjo sus propias autoridades.  
4 El nombre de la primera es Athoth, a quien generaciones de seres humanos llaman… La segunda es Harmas, que es el ojo celoso. La tercera es Kalila-Oumbri.  
5 La cuarta es Yabel. La quinta es Adonaios, a quien llaman Sabaoth. La sexta es Caín, a quien generaciones de seres humanos llaman el sol.  
6 La séptima es Abel. La octava es Abrisene. La novena es Yobel.  
7 La décima es Armoupiael. La undécima es Melcheir-Adonein. La duodécima es Belias, que está sobre las profundidades del infierno.  
8 «Jaldabaoz destinó siete reyes (uno por cada esfera del cielo) para que reinasen sobre los siete cielos, y cinco para que reinasen sobre las profundidades del infierno.  
9 Compartió su fuego con ellos, pero no cedió ninguna parte del poder de la luz que había tomado de su Madre. Pues es un ser de tinieblas ignorantes.  
10 «Cuando la luz se mezcló con las tinieblas, hizo las tinieblas más brillantes. Cuando las tinieblas se mezclaron con la luz, oscurecieron la luz.  
11 El resultado fue ni luz ni tinieblas, sino más bien penumbra.  
12 «Este gobernante penumbroso tiene tres nombres: El primer nombre es Jaldabaoz. El segundo es Saklas. El tercero es Samael.  
13 Es malo debido a la Estupidez que hay en él. Pues dijo: “Yo soy Dios, y no hay otro Dios aparte de mí” toda vez que no sabía de dónde había salido su propia fuerza.  
14 «Los gobernantes crearon para sí mismos siete poderes. Los poderes a su vez crearon para sí mismos seis ángeles cada uno, hasta que hubo trescientos sesenta y cinco ángeles.  
15 Estos son los nombres de los potentados y sus correspondientes apariencias:  
16 El primero es Athoth y tiene la cara de una oveja. El segundo es Eloaios y tiene la cara de una mula. El tercero es Astaphaios y tiene la cara de una hiena.  
17 El cuarto es Yao, y tiene la cara de una serpiente con siete cabezas. El quinto es Sabaoth y tiene la cara de un dragón. El sexto es Adonin y tiene la cara de un mono.  
18 El séptimo es Sabbataios y tiene una cara de fuego llameante. Esto explica los siete días de la semana.  
19 «Jaldabaoz tenía muchas caras además de todas éstas, por lo que podía mostrar la cara que quisiese cuando estaba entre los ángeles. 
20 Compartía su fuego con ellos y señoreaba sobre ellos debido al poder glorioso que tenía de la luz de su Madre. Por eso se llamaba a sí mismo Dios y despreciaba el reino de donde procedía.  
21 «Unió siete de sus poderes de pensamiento con las autoridades que estaban con él. Cuando habló, se hizo. Nombró a cada uno de sus poderes, empezando por el más alto:  
22 El primer poder es la Bondad y está con la primera autoridad, Athoth. El segundo poder es el Pensamiento Anterior y está con la segunda autoridad, Eloaios. El tercer poder es la Divinidad y está con la tercera autoridad, Astaphaios.  
23 El cuarto poder es el Señorío y está con la cuarta autoridad, Yao. El quinto poder es el Reino y está con la quinta autoridad, Sabaoth. El sexto poder son los Celos y están con la sexta autoridad, Adonin.  
24 El séptimo poder es la Comprensión y está con la séptima autoridad, Sabbataios. Estos seres tienen esferas en los reinos celestiales.  
25 «Los poderes recibieron nombres de la gloria de arriba, mas estos nombres podían destruir los poderes.  
26 Pues si bien los nombres que les fueron dados por su creador eran poderosos, los nombres que recibieron de la gloria de arriba podían provocar la destrucción y la pérdida del poder. Por eso tienen dos nombres.  
27 «Jaldabaoz lo organizó todo de acuerdo con la pauta de los primeros reinos eternos que habían nacido, pues deseaba crear seres que fuesen como los Imperecederos.  
28 No es que él hubiera visto a los Imperecederos. Si no que el poder que hay en él que él había tomado de su Madre, produjo la pauta para el orden del mundo.  
29 «Cuando vio la creación a todo su alrededor y la multitud de ángeles en torno a él que habían salido de él, les dijo: “Yo soy un Dios celoso, y no hay ningún otro Dios aparte de mí”.  
30 Pero haciendo esta declaración sugirió a los ángeles que estaban con él que hay otro Dios. Pues si no hubiera otro Dios, ¿de quién estaría celoso?  
 
Capítulo 8:1 «Entonces la Madre empezó a moverse de un lado a otro. Se dio cuenta de que carecía de algo cuando el brillo de la luz disminuyó. Se hizo oscura porque su amante no había colaborado con ella».  
2 Yo dije: «Señor, ¿qué significa que ella se moviera de un lado a otro?»  
3 El Señor se rió y dijo: «No supongas que sucedió tal como dijo Moisés, “sobre las aguas”. No, cuando ella reconoció la maldad que había tenido lugar y el robo que su hijo había cometido se arrepintió.  
4 Aunque en las tinieblas se había olvidado de su ignorancia, empezó a avergonzarse y agitarse. Esta agitación es el movimiento de un lado a otro.  
5 «El Arrogante tomó poder de su Madre. Era ignorante, pues creía que no existía ningún otro poder excepto su Madre. Vio la multitud de ángeles que él había creado y se exaltó a sí mismo por encima de ellos.  
6 «Cuando la Madre se dio cuenta de que esta sombra oscura había nacido imperfectamente, comprendió que su amante no había colaborado con ella. Se arrepintió con muchas lágrimas.  
7 Todo el reino de la Plenitud del Espíritu virgen invisible oyó su plegaria de arrepentimiento y ofreció alabanzas para ella, y el Espíritu santo vertió parte de su Plenitud sobre ella.  
8 «Pues su amante no había acudido a ella antes, más ahora sí acudió a ella, atravesando el reino de la Plenitud, con el fin de poder restituirle lo que le faltaba. Ella ascendió no a su propio reino eterno, sino, en su lugar, a una posición justo por encima de su hijo. Ella permanecería en este noveno cielo hasta que restaurase lo que le faltaba.  
10 «Una voz llamó desde el exaltado reino celestial: “¡La Humanidad existe, y el Vástago de la Humanidad!”  
11 «El primer gobernante, Jaldabaoz, oyó la voz y pensó que había salido de su Madre. No se dio cuenta de su origen.  
12 Procedía de su Padre santo, el Pensamiento Anterior completamente perfecto, la imagen del Invisible, esto es, el Padre de todo, a través del cual nació todo, la primera Humanidad.  
13 Ella enseñó estas cosas, y se reveló a sí misma bajo forma humana.  
14 «El reino entero del primer gobernante tembló y los cimientos del infierno se estremecieron. El fondo de las aguas sobre el mundo material fue iluminado por la imagen que había aparecido.  
15 Cuando todas las autoridades y el primer gobernante contemplaron esta aparición, vieron todo el fondo porque estaba iluminado. Y a través de la luz vieron la forma de la imagen en el agua.  
 
Capítulo 9:1 «Jaldabaoz les dijo a las autoridades que estaban con él: “Venid, creemos un ser humano a imagen de Dios y con semejanza a nosotros mismos, para que esta imagen humana nos dé luz”.  
2 «Crearon con sus poderes y copiaron los rasgos que habían aparecido. Cada una de las autoridades aportó un rasgo psíquico correspondiente a la figura de la imagen que habían visto.  
3 Crearon un ser como la primera Humanidad perfecta y dijeron: “Llamémosle Adán, para que su nombre nos dé el poder de la luz”.  
4 «Los poderes empezaron a crear: El primer poder, la Bondad, creó un alma de hueso. El segundo, el Pensamiento Anterior, creó un alma de tendón. El tercero, la Divinidad, creó una alma de carne.  
5 El cuarto, el Señorío, creó un alma de médula. El quinto, el Reino, creó un alma de sangre. El sexto, los Celos, creó un alma de piel. El séptimo, la Comprensión, creó un alma de párpado.  
6 «La multitud de ángeles permaneció a la espera y recibió estas siete sustancias psíquicas de las autoridades. Entonces pudieron crear una red de extremidades y tronco, con todas las partes dispuestas apropiadamente.  
7 El primer ángel empezó creando la cabeza: Eteraphaope-Abron creó la cabeza,
Meniggesstroeth creó el cerebro, Asterechme el ojo derecho, Thaspomocha el ojo izquierdo, Yeronumos la oreja derecha, Bissoum la oreja izquierda,
8 Akioreim la nariz, Banen-Ephoroum los labios, Amen los dientes, Ibikan las muelas, Basiliademe las amígdalas, Achchan la úvula,
9 Adaban el cuello, Chaaman las vértebras, Dearcho la garganta, Tebar el hombro derecho, …el hombro izquerdo, Mniarchon el codo derecho, …el codo izquierdo,
10 Abitrion la palma derecha, Euanthen la palma izquierda, Krus la mano derecha, Beluai la mano izquierda, Treneu los dedos de la mano derecha, Balbel los dedos de la mano izquierda, Krima las uñas de los dedos,

11 Astrops el pecho derecho, Barroph el pecho izquierdo, Baoum el sobaco derecho, Ararim el sobaco izquierdo, Areche el vientre, Phthaue el ombligo, Senaphim el abdomen, 

12 Arachethopi las costillas derechas, Zabedo las costillas izquierdas, Barias la cadera derecha, Phnouth la cadera izquierda, Abenlenarchei la médula, Chnoumeninorin los huesos,
13 Gesole el estómago, Agromauma el corazón, Bano los pulmones, Sostrapal el hígado, Anesimalar el bazo, Thopithro los intestinos, Biblo los riñones,
14 Roeror los tendones, Taphreo la espalda, Ipouspoboba las venas, Bineborin las arterias, Atoimenpsephei la respiración en todos los miembros, Enthoillen toda la carne,
15 Bedouk la vagina a la derecha, Arabeei el pene a la izquierda, Eilo los testículos, Sorma los genitales, Gormakaiochlabar el muslo derecho, Nebrith el muslo izquierdo,
16 Pserem los músculos de la pierna derecha, Asaklas el músculo a la izquierda, Ormaoth la pierna derecha, Emenun la pierna izquierda, Knux la espinilla derecha, Tupelon la espinilla izquierda,
17 Achiel la rodilla derecha, Phneme la rodilla izquierda, Phiouthrom el pie derecho, Boabel sus dedos, Trachoun el pie izquierdo, Phikna sus dedos, Miamai las uñas de los dedos de los pies, Labernioum…  
18 «Los ángeles nombrados sobre todas estas partes del cuerpo psíquico son: Athoth, Harmas, Kalila, Yabel, Sabaoth, Caín, Abel.  
19 «Otros ángeles trabajan en los miembros: en la cabeza: Diolimodraza, en el cuello: Yammeax, en el hombro derecho: Yakouib, en el hombro izquierdo: Ouerton, en la mano derecha: Oudidi, en la izquierda: Arbao,  
20 en los dedos de la mano derecha: Lampno, en los dedos de la mano izquierda: Leekaphar, en el pecho derecho: Barbar, en el pecho izquierdo: Imae, en el pecho: Pisandraptes, en el sobaco derecho: Koade, en el sobaco izquierdo: Odeor,  
21 en las costillas derechas: Asphixix, en las costillas izquierdas: Sunogchouta, en el vientre: Arouph, en el útero: Sabalo, en el muslo derecho: Charcharb, en el muslo izquierdo: Chthaon, en todos los genitales: Bathinoth,
22 en la pierna derecha: Choux, en la pierna izquierda: Charcha, en la espinilla derecha: Aorer, en la espinilla izquierda: Toechea, en la rodilla derecha: Aol, en la rodilla izquierda: Charaner,  
23 en el pie derecho: Bastan, en sus dedos: Archentchtha, en el pie izquierdo: Marephnounth, en sus dedos: Abrana.  
24 «Siete ángeles gobernaban sobre todo ello: Miguel, Uriel, Asmenedas, Saphasatoel, Aarmouriam, Richram, Amiorps.  
25 «Otros ángeles gobiernan: sobre los sentidos: Archendekta, sobre la asimilación: Deitharbathas, sobre la imaginación: Oummaa, sobre la disposición: Aachiaram, sobre todo el impulso: Riaramnacho.  
26 «Las cuatro fuentes de los demonios que están en el cuerpo entero se denominan: calor, frío, humedad, sequedad, y la madre de todas ellas es la materia.  
27 El que es señor sobre el calor es Phloxopha, el que es señor sobre el frío es Oroorrothos, el que es señor sobre lo que está seco es Erimacho, el que es señor sobre la humedad es Athuro.  
28 La madre establece entre ellos a Onorthochras, pues ella es ilimitada y se mezcla con todos ellos. De hecho, ella es materia, pues a través de ella se nutren los demonios.  
29 «Los cuatro demonios principales son: Ephememphi, el del placer, Yoko, el del deseo, Nenentophni, el del dolor, Blaomen, el del miedo. La madre de todos ellos es Sensación-Ouchepitpoe.  
30 «De estos cuatro demonios han venido pasiones: De la congoja vienen los celos, la envidia, el dolor, los conflictos, los apuros, la dureza de corazón, la ansiedad, la pena y así sucesivamente.  
31 Del placer vienen mucho mal, la vanidad y cosas parecidas.  
32 Del deseo vienen la ira, la cólera, la amargura, la lujuria intensa, la codicia y cosas parecidas.  
33 Del miedo vienen el terror, el servilismo, la angustia y la vergüenza.  
34 Todas estas pasiones se parecen a lo que es valioso además de a lo que es malo. Anaro, la cabeza del alma material, comprende su verdadera naturaleza, pues ella mora con Sensación-Ouchepiptoe.  
35 «Este es el número de ángeles: en total se cuentan trescientos sesenta y cinco. Todos ellos trabajaron juntos hasta que completaron cada uno de los miembros del cuerpo psíquico y material.  
36 Hay otros ángeles sobre las pasiones restantes, y no os he hablado de ellos. Si queréis saber de ellos, la información se registra en el Libro de Zoroastro. 
 
Para seguir leyendo clic acá

La Shopia de Jesús el Cristo

 

Después que se levantara de entre los muertos, sus doce discípulos y siete mujeres le siguieron; marcharon a Galilea y llegaron a la montaña llamada «Lugar de la Cosecha y el Gozo». Allí, todos juntos, le preguntaron sobre la naturaleza del universo, su plan, la divina providencia, el poder de las autoridades y el lugar que todo eso ocupaba en los arcanos del plan divino. El Salvador no se les apareció en su forma primordial, sino como espíritu invisible. Y su forma recordaba aun gran ángel de luz. A que se asemejaba, imposible resultaba describirlo. Ninguna carne mortal parecía sostenerla, sino sólo una carne perfecta y pura como la que para nosotros había conservado en Galilea sobre el monte llamado de los olivos. Y dijo: «La paz sea con vosotros. Mi paz os doy». Y todos se quedaron en suspenso, tan espantados estaban.  

1.   Riendo, el Salvador les preguntó: «¿En qué pensabais? ¿ Qué os turba? ¿Qué buscáis?» Felipe respondió: «La naturaleza del universo y su plan.»  

2.   A lo que el Salvador contestó: «Tenedlo presente: todos los hombres nacidos sobre la Tierra desde la creación del mundo hasta ahora son polvo. Buscan a Dios, qué es, a qué se parece y no lo han encontrado. Sin embargo, los más sabios de entre ellos han disertado sobre él fundándose en el ordenamiento del mundo y sus movimientos. Pero sus elucubraciones no alcanzaron la verdad. Pues de tres formas explicarían los filósofos este ordenamiento: de ahí que no se pusieran entre ellos de acuerdo. Unos dicen que el mundo se mueve por sí mismo. Otros, que se mueve por la providencia. Algunos más, que por el destino. Pues bien, todos se equivocan. No, ninguna de esas hipótesis se aproxima a la verdad, pues son juicios humanos. Pero yo que he venido de la Luz infinita, yo sí conozco. Yo soy el que sabe: por eso puedo hablaros de la naturaleza exacta de la verdad. Porque  todo lo que de sí mismo procede es vida corrompida, hecha de sí mismo. La providencia no contiene en sí misma la sabiduría. Y lo inevitable no puede discernirse.»  

3.   «En cuanto a vosotros, todo lo que os conviene saber, y a todos los que son dignos de conocer, os será dado, como a todos aquellos que no fueron engendrados por las semillas nacidas de un impuro frotamiento, sino por el Primer Enviado, porque él es inmortal en medio de los hombres mortales.»  

4.   Mateo le respondió: «Señor, nadie accede a la verdad, sino a través de ti. Muéstranos, pues, la verdad.»  

Y el  Señor le contestó: «Inefable es quién es. Ninguna soberanía reina sobre él, ninguna autoridad, a ningún dominio está sometida, ni a criatura alguna desde la creación del mundo hasta ahora, salvo a sí mismo y a cada uno de aquellos a quien tenga a bien hacer una revelación a través de aquel que procede de la luz primera. Yo soy, desde ahora el gran Salvador. Porque él es inmortal y eterno. Eterno porque no ha tenido nacimiento: pues cualquiera que lo tenga, perecerá. No ha sido engendrado, pues no ha tenido comienzo: quien tiene un comienzo tiene también fin. Nadie tiene autoridad sobre él, ya que no tiene nombre: pues quien tiene un nombre es criatura de otro. No podría, pues, ser nombrado. No tiene forma humana, pues quien tiene forma humana es criatura de otro. Y sólo a sí mismo se parece –no a algo, sea ello lo que fuere, que hayáis alguna vez visto o percibido–, una semejanza extraña tiene, muy superior a todo y superior al universo. Mira para todos los lados y se ve a sí mismo de él mismo. Como no tiene límites, es inasible. Imperecedero, pues que no tiene par. Inmutable. Infalible. Eterno. Bendito. Como no es conocido, siempre conoce. Es inmenso. Indescriptible. Perfecto, pues que no tiene defectos. Bendito por toda la eternidad. Y es llamado el padre del universo.»  

5.   Felipe dijo entonces: «¿cómo, pues, Señor, fue revelado a los perfectos?» Y el perfecto Salvador le contestó: «Antes de que fuera revelado nada de lo que apareció, en él estaban ya la grandeza y la autoridad, puesto que él engloba la totalidad de todo, mientras que nada le englobada a él. Porque todo él es espíritu. Él es pensado y pensante, reflexión, razón y poder. Poderes todos equivalentes. Poderes que son la fuente de la totalidad. Y cuya prolongación, del principio al fin, estaba ya en su presencia, la del Padre increado y sin límites.»  

6.   A lo que Tomás dijo: «Señor y Salvador, ¿por qué esos poderes han venido a ser y por qué se han manifestado?»  

El perfecto Salvador le respondió: «He venido del Uno sin límites para poder instruiros de todo. El Espíritu, que era un genitor, tenía poder de engendrar y dar forma, por eso la rica  abundancia que contenía ha podido ser revelada. Gracias a su misericordia y a su amor, desea llevar el fruto por sí mismo, para así no gozar solo de su bendición y que otros espíritus de la inquebrantable generación puedan producir cuerpos y frutos, gloria y honor en su inmarcesible e infinita gracia. Así, su bendición podrá manifestarse por el Dios autógeno, el Padre de todo lo que es imperecedero y de lo que todavía podría venir. Pero lo que ha aparecido aún no ha llegado.  

Mientras tanto, grande es la diferencia con lo imperecedero.  

7.    Y él exclamó: «¡Quién tenga oídos para oír hablar de cosas infinitas, que oiga!» Y siguió diciendo: «Es a los despiertos a quien me dirijo.» Y continuó: «Todas las cosas surgidas de lo que es perecedero, perecerán, pues que de lo perecedero surgieron. Y todo lo que ha salido de lo imperecedero no perecerá, sino que se hará imperecedero, pues que de lo imperecedero procede. De ahí el extravío de tantas gentes; las cuales murieron por no haber reconocido esta diferencia.»  

8.   Y María habló: «¿Cómo podremos entonces saber esas cosas, Señor?»  

El perfecto Señor respondió: «Id de las cosas no aparentes hacia la culminación de las que se han manifestado, y en este camino de vuestro pensamiento se os revelará cómo la creencia en aquellas cosas no manifestadas surgió en las que sí lo fueron, las que son del Padre increado. ¡El que tenga oídos para oír, que oiga!»  

9.   «El Maestro del universo no sólo es llamado Padre, sino Padre primordial. Él es origen de lo que debe ser revelado. Es el Padre primordial, que no tuvo principio y que se ve a él mismo en sí mismo como en un espejo. Se ha  manifestado como igual a sí mismo. Pero esa semejanza la ha expresado como Dios padre a través de sí mismo, confrontándose con quienes estaban confrontados, él que ante todo era el Padre increado. Pues la misma edad tiene que la luz, que desde antes de ser vista existe, pero cuyo poder no iguala al suyo. Mas después aparecieron multitud de cosas finitas, engendradas, todas iguales en edad y poder, constantemente glorificadas. Su especie se llama la generación sin reino, y es a través de ella como vosotros mismos os habéis manifestado  entre los hombres. Y toda esta multitud sobre la que no hay reino se llama la de los hijos del Padre increado, Dios, Salvador, Hijo de Dios: Ellos son a semejanza vuestra. Pero él es incognoscible, él es pleno de imperecedera gloria y de inefable gozo. Todos en él descansan, todos se regocijan en el inefable gozo de su inalterable esplendor e inmenso júbilo. Nunca hasta ahora un mensaje así fue oído o conocido entre los eones y sus mundos.»  

10.         Mateo le preguntó: «Señor y Salvador, ¿cómo se le manifestó la humanidad?»  

Y el perfecto Salvador le respondió: «Debéis saber que quien se manifestó antes del universo sin fin es quien por sí mismo ha creído, quien a sí mismo se ha construido, el Padre pleno de radiante e inefable luz. En el principio, decidió que su imagen se convirtiera en una gran potencia. Y el principio de esta luz se manifestó inmediatamente como un hombre inmortal y andrógino, y, gracias a este Hombre inmortal, ellos podrán asegurar su salvación y despertarse del olvido por el intercesor que les fue enviado y que está con vosotros hasta el final de la pobreza de los bandidos.  

Y su paredra es la gran Sophia, destinada desde los orígenes a ser en él como una sicigia gracias al padre autógeno y salido del hombre inmortal, el primero en haberse manifestado en la divinidad del Reino. Porque el Padre, llamado el hombre, El Padre por sí mismo, lo ha revelado.  

»Ha creado por sí mismo un gran eón, denominado Ogdoado, a la medida de su grandeza. Una gran autoridad le fue otorgada y reina sobre la creación de la pobreza. Crea por sí mismo dioses, ángeles y arcángeles, miríadas innumerables, para que le sirvan de escolta; hechos de esa luz y del espíritu tres veces varón que es el del Sophia su paredra. De ese Dios han surgido la divinidad y el reino. De ahí que fuera llamado Dios de dioses, Rey de reyes.  

Por eso, quienes vengan al ser después de éstos, podrán creer en él a través de este Hombre primordial. En sí mismo porta su voluntad única, su solo pensamiento, que, como él, es también reflexión, meditación, razón y poder. Todo lo cual es inmortal y perfecto. Por su imperecedero carácter, son iguales entre sí. Pero, en relación al poder, son diferentes, con la misma diferencia que hay entre un padre y un hijo, entre un hijo y un pensamiento, entre un pensamiento y lo demás.  

11.         «Como antes he dicho, entre todas las cosas creadas, la primera es la unidad. Y, de todo lo que queda, lo que ha aparecido como totalidad ha sido revelado por su poder. Y todo lo hecho, ha sido por lo que había sido creado; lo que fue nombrado, por lo que había recibido una forma. Así nacieron las diferencias entre los no engendrados, del principio al fin.»  

12.         Y, entonces, Bartolomé le preguntó: «¿Por qué pues, en el Evangelio fue llamado Hombre e Hijo del Hombre? ¿De quién, entonces, es este hijo?» Aquel que es santo le contestó: «Deberá saber que el Hombre primordial es llamado Genitor, la Inteligencia totalmente comprendida en sí misma. Y ese hombre ha meditado con la gran Sophia, su paredra, y ha declarado primogénito a su hijo andrógino. Su nombre masculino es el de Primer Genitor Hijo de Dios; su nombre femenino es Sophia Primera Generadora, Madre del universo. Algunos la llaman Amor. Ahora, el Primogénito es llamado Cristo. Como recibe la autoridad de su Padre, a partir de la luz y del espíritu, ha creado una innumerable multitud de ángeles para ser escoltado por ellos»  

13.         Sus discípulos le dijeron: «Señor, el que es llamado Hombre nos ha hecho revelaciones sobre esta cuestión, tantas que también nosotros conocemos ahora exactamente su gloria.» El perfecto Salvador respondió: «Quien tenga oídos para oír, que oiga. El Padre, el Primer Genitor, es llamado Adán, Ojo de la luz, porque de la brillante luz ha salido con sus santos ángeles, inefables y sin sombra. Los cuales se regocijan en un perpetuo júbilo de la reflexión que han recibido de su Padre: ahí reside el reino todo el Hijo del Hombre, el que es llamado Hijo de Dios. Ahí reina un gozo inefable y sin sombra, un perpetuo júbilo, pues todos se regocijan ahí de su imperecedera gloria, inaudita hasta ahora y no revelada a los eones por venir después de ellos y sus mundos. Del Autógeno procedo y de la Luz primordial y sin fin, por eso puedo revelaros todas las cosas.»  

14.         Sus discípulos insistieron: «Dinos claramente cómo cayeron de esas cosas invisibles, de la inmortalidad al mundo, puesto que en él mueren.» El perfecto Salvador contestó: «El hijo del Hombre, de acuerdo con Sophia su paredra, hizo aparecer una gran luz andrógina, llamada por su nombre masculino Salvador, Genitor de todo, y por su nombre femenino Sophia, Generadora del Todo. Algunos la llaman Pistis. Todos los llegados a este mundo como una gota de dicha luz fueron enviados por él a los dominios del Todopoderoso, para ser protegidos por él. Y el vínculo del olvido los retuvo, de forma que por ella conocen la materia, todo ese mundo de pobreza, su vanidad, su ceguera y su ignorancia, por haberse dado él mismo un nombre. Mas yo, procedo de los lugares de arriba por voluntad de la gran Luz, yo que me he liberado de ese vínculo. Yo he acabado tajantemente con los negocios de los bandidos. Yo, sobre todo, he estimulado esta gota enviada del seno de Shopia, de manera que, gracias a mí, pueda llevar mucho fruto, pueda perfeccionarse, no fallar, sino estar preservada por mí, el gran Salvador, con objeto de que su gloria pueda revelarse y Sophia pueda también justificarse de esa carencia, para que sus hijos no resulten a su vez imperfectos, sino que puedan lograr los honores y la gloria y ascender hacia el Padre, conocer las palabras de la Luz masculina. Y vosotros habéis sido enviados por el hijo, que ha sido enviado para que podáis recibir la luz y preservaros del olvido de las autoridades, y no vuelva a parecer así, por vuestra causa, el impuro frotamiento que viene del espantoso fuego surgido de la parte carnal de su ser. Aplastad, pues, sus intenciones maliciosas.»  

15.         Entonces, Tomás le dijo: «Señor y Salvador, ¡cuántos eones hay para vigilar los cielos?» El perfecto Salvador respondió: «Te felicito por tu pregunta sobre los grandes eones, pues tú tienes raíces en las cosas sin ataduras. Y cuando esas cosas sobre las que he hablado se manifestaron, el Padre Autógeno comenzó por crear doce eones para su sucesión y doce ángeles. Ángeles perfectos y buenos. A través de ellos se reveló lo que en la mujer es imperfección.»  

16.         Todos dijeron entonces: «¿Cuántos eones han surgido de las ilimitadas moradas de los inmortales?» El perfecto Salvador respondió: «Quien tenga oídos para oír, que oiga. El primer eón es el del Hijo del Hombre, el llamado Salvador, el que ha sido revelado, el que ha sido llamado Primer Genitor. El segundo eón es el del Hombre, que ha sido llamado Adán, el Ojo de la Luz. El que rodea a ambos es ese eón sobre el que nada reina, el de la divina e inmensa eternidad, el eón autógeno de los eones que están en él, el de los inmortales de que antes os he hablado, el que está por encima del séptimo revelado por Sophia, la cual es el primer eón.»  

17.         «Pero él, el Hombre inmortal, ha revelado eones, potencias y reinos otorgando, a todos quienes reveló, el poder de realizar deseos hasta los últimos tiempos antes del caos. Pues entre ellos se han entendido. Y toda grandeza ha revelado, incluso por el espíritu, multitud de luces gloriosas e innumerables, las elegidas desde el origen, es decir, el primer eón, y el segundo y el tercero. El primero fue llamado Unidad y Reposo; y cada uno de ellos tiene su nombre. Pues han sido denominados la Asamblea de los tres eones* entre la innumerable multitud que de una vez apareció. Y una multitud le ha revelado. Mas como esas multitudes se han reunido realizando una unidad, se les llamó la Asamblea de la octava. Que se ha revelado andrógina y en parte ha sido denominada como varón y en parte como hembra. El varón ha sido denominado Asamblea, mientras que la hembra ha sido denominada Vida, para que así aparezca que la vida de todos los eones ha salido de una mujer. Y cada uno de esos nombres desde el origen sería recibido»  

18.         «Pues, por su placer y pensamiento, las primeras potencias que se manifestaron fueron llamadas dioses. Y, por su sabiduría, los dioses de los dioses revelaron los dioses. Por su sabiduría revelaron señores. Y los señores de los señores revelaron, por su pensamiento, señores. Y por su poder revelaron arcángeles. Por su palabra, los arcángeles revelaron ángeles. Y por éstos, se revelaron semejanzas, con sus estructuras y sus formas, y un nombre para todos los eones y sus mundos.»  

»Y los inmortales que acabo de describir reciben su autoridad del Hombre inmortal y de Sophia, su paredra, llamada Silencio, pues su grandeza se ha cumplido reflexionando y en total mutismo. Porque los imperecederos, desde el momento mismo en que pudieron, crearon, cada uno para sí, un gran reino en el Ogdoado, y tronos, y templos, y firmamentos a la medida de su grandeza. Pues todos salieron de la voluntad de la Madre del Universo.»  

19.         Entonces, los santos apóstoles le dijeron: «Señor y Salvador, háblanos de los que están en los eones, queremos saber sobre ellos.»  

El perfecto Salvador dijo «Sobre todo aquello que me preguntéis, yo os responderé. Han creado por sí mismos ejércitos de ángeles, innumerables miríadas para su escolta y su gloria. Han creado espíritus vírgenes de inefable luz y sin sombra. Pues en ellos no reside ni la enfermedad ni la debilidad, sino sólo la voluntad. Así pues, a los eones se añadirían rápidamente los cielos y el firmamento a la gloria del Hombre inmortal y de Sophia, su paredra; y allí cada eón, cada mundo y los sucesivos recibieron el modelo con arreglo al cual fueron creados a semejanza de los cielos del caos y de sus mundos. Y después de la revelación del caos, todo les regocijó con inefable alegría, con indecible júbilo, en la luz que brilla sin sombra, por su inmarcesible gloria y esa inmensa paz de la que imposible resulta hablar… Mas todas esas cosas que acabo de deciros, las he dicho de tal forma que podáis brillar en esta luz aun más que ellos.»  

20.         María le dijo entonces: «Señor Santo, ¿de dónde proceden tus discípulos, adónde se encaminan, qué deberán hacer aquí?» El perfecto Salvador le contestó: «Deberás saber que Sophia, la Madre del Universo y la paredra, quiso traer a éstos a la existencia sola, sin la participación de cónyuge varón. Pero, por voluntad del Padre del Universo, para que su inimaginable bondad pudiera revelarse, creó una cortina entre los inmortales y los que después de ellos vinieron, de manera que su consecuencia pudiera seguir cada eón y el caos, de suerte que la mujer pueda vivir pese a sus imperfecciones, que pueda existir aunque el Error la combata. Esa cortina es el espíritu. Como ya he dicho, de los eones de agua sobre las radiaciones de la luz, una gota resbaló, una gota de luz y del espíritu fluyó a las regiones bajas de la omnipotencia del caos, para que puedan verse las formas modeladas a partir de esa gota, pues esto constituye un acto de acusación contra él, el primer genitor, el que es llamado Jaldabaoth. Y esta gota ha revelado las formas modeladas por el espíritu, dándoles con su hálito un alma viva. Pues se había enfriado y caído en la ignorancia del alma. Reanimada por el soplo de la gran luz del varón, y cuando (Adán) comenzó a pensar, ese ser inmortal, cuando el soplo respiró en el, nombró a todos los que en el mundo del caos son y a todas las cosas que en él se encuentran. 

«Pero estos, cuando fueron objeto de la voluntad de Sophia, la Madre, de manera que el hombre inmortal pudiera vestirse con las ropas propias de la tierra, acusados de haberse apoderado del hálito de ese soplo, fueron condenados como si se tratara de bandidos. Mas, como sólo psiquismo era, no fue capaz de tomar para él ese poder, en tanto no se cumpliera el número del caos y no llegara el tiempo fijado por el gran ángel.»  

21.         Así, os he instruido sobre el Hombre inmortal, a quien yo liberé de las cadenas de los bandidos. He roto las rejas de los implacables. He ridiculizado sus malas intenciones. Y se avergonzaron y se despertaron de su ignorancia. Por eso he descendido aquí, para que al fin puedan verse tocados por el espíritu y el soplo, y para que puedan, de su dualidad, convertirse en uno, como en el principio fue. Y, así, para que podáis producir muchos frutos y alzaros hasta quien desde el origen está en el gozo, en la inefable gloria, el honor y la gracia del Padre del universo.»  

22.         «Quien conozca, pues, al Padre con un puro conocimiento llegará al padre y descansará en el Padre increado. Pero quien sólo imperfectamente le conozca, se alejará de él, se irá y reposará en la calma del Ogdoado. Dejad, pues, que aquel que por la reflexión y el amor en verdad conoce el espíritu inmortal de la luz, me aporte signos de lo que es invisible, y que en el espíritu del silencio se convertirá en luz. Quien conozca al Hijo del Hombre en sabor y en amor, que me traiga un signo de él para que pueda habitar con quienes están en el Ogdoado.  

23.         «Tal es mi revelación del nombre a quien es perfecto y de la voluntad de la madre de los santos ángeles, para que así la multitud masculina pueda aquí cumplirse, de manera que quienes no tienen límites puedan manifestarse en todos los eones, como asimismo los que habrán de llegar en la indecible generosidad del Gran Espíritu invisible, y para que todos puedan recibir de su bondad y generosidad ese descanso que ningún reino supera. Vengo del Único, y he sido enviado para revelaros al que, por la suficiencia del Primer Genitor y de sus ángeles, es, desde los comienzos, único. Pues dioses se titulan a sí mismos. Y he venido a librarles de su ceguera, para poder hablar a todos de la Divinidad que trasciende al Todo.  

24.         «Así pues, pisotead sus tumbas; humillad su providencia; romped su yugo y tomad el mío. Como hijos de la Luz y para que podáis pisotear su poder, os he dado autoridad sobre todas las cosas.»  

25.         Tales fueron las palabras que el Salvador Bendito pronunció. Después, desapareció de su vista.  

Y, a partir de ese día, todos los discípulos sintieron gran gozo e indecible alegría. Y se lanzaron a predicar el Evangelio del Dios eterno, del imperecedero Espíritu. Amén.


El Evangelio de Jesús La manifestación de Cristo que el mundo no conoce

 

 

Indice

Prefacio 41

Testimonio 49

Yo Soy 55

Prólogo 57

1. La promesa del nacimiento de Juan el Bautista Juan el Bautista; su linaje y misión en la Obra de la Redención (4-6). Explicación de la mudez de Zacarías (8) 61

2. El engendramiento puro de Jesucristo Primera referencia a la tribu de David y su misión (5). El destello redentor. Liberarse del pecado (6). El ángel del Señor habló a María en el lenguaje de luz de los Cielos (8). La antigua idea de un Dios castigador; el Dios del amor, por Cristo manifestado (17). Anulación de la Antigua Alianza. La Nueva Alianza. Himno al Reino de Paz venidero (25) 65

 

3. El nacimiento y la elección de nombre de Juan el Bautista Los profetas auténticos (5) 73

4. El nacimiento de Jesucristo El pueblo de Israel ha fracasado. El reinado de Cristo en el Reino de Paz, es preparado por los hijos e hijas de Dios encarnados, de la estirpe de David (5). Las "apariciones de ángeles" a los pastores fueron fenómenos internos (6-9). El acatamiento de las leyes terrenales mientras no se opongan a las leyes divinas (12) 76

5. Herodes y la adoración de los sabios El significado de los seis rayos de la estrella de Belén (5). Los mensajes de Dios y de Sus ángeles son indicaciones, pero no afirmaciones directas sobre algo posible. Conducción indirecta (13) 82

6. Infancia y juventud de Jesús El templo del interior (4). El novio Cristo y la novia (5). Enlace matrimonial como alianza de fidelidad ante Dios. Experiencia de lo femenino para Jesús de Nazaret. El sufrimiento, y la muerte en la cruz, no habrían sido necesarios (10). Correcta comprensión del texto. Sabiduría de los egipcios (11). Relato breve de la vida de Jesús antes de que comenzara Su actividad de enseñanza (12). Jesús vivió -y dio- desde el poder universal y el amor de Dios, y cumplió el mandamiento "ora y trabaja" (14). La última Alianza, hecha con la Comunidad Originaria Nueva Jerusalén. Las tinieblas han perdido. El proceso de purificación de la Tierra (17) 88

7. La predicación de Juan sobre penitencia El significado de los símbolos y de las ceremonias (4). El juicio: la ley de siembra y cosecha. Purificación del alma (10) 103

8. El bautismo de Jesús, el Cristo Dios y Cristo manifiestan actualmente toda la verdad a través del serafín de la Sabiduría divina. La tribu de David prepara con Cristo el Reino de Paz (3) 108

9. Las cuatro tentaciones La oscuridad puede medirse con la luz (1). Quien vive en Dios, está unido a todo lo que es y nunca se sentirá solo (5) 113

10. José y María preparan una fiesta para Jesús. Andrés y Pedro encuentran a Jesús A los hombres del Nuevo Tiempo: que no se olvide el acto redentor de Jesús (2). Caracterización de los seguidores de Jesús de Nazaret. Elección del nombre terrenal y nombre irradiado por el alma (10) 117

11. Jesús, ungido por María Magdalena Juicio según normas terrenales (6). El iluminado ve en profundidad (10) 124

12. Las bodas de Caná. La sanación en Cafarnaúm Los seres espirituales encarnados y su misión en la obra redentora (9). Dios es amor, El no condena. Los hombres alejados de Dios crean dioses vengadores. La veneración de poderes y poderosos terrenales también es idolatría. La "condenación eterna" es una ofensa a Dios (11). Cielo e infierno están en el propio hombre. La crónica atmosférica (12). Vivir en la verdad. Los tres pasos a la verdad (16) 127

13. El primer sermón en la sinagoga El evangelio del amor, el camino a la libertad interna (2). Fe, confianza y realización, como base para ayuda y sanación desde el espíritu (4) 137

14. Llamamiento de Andrés y Pedro. El hombre adiestrador de perros. Los ricos El camino en el seguimiento de Cristo, sólo tras poner en orden todas las relaciones humanas y los asuntos humanos (1-3). Requisitos para la sanación (4). Pecado contra la Creación, por despreciar y matar criaturas, y sus consecuencias. En el tiempo de cambio, las causas repercuten más pronto. La posibilidad de encarnar se irá reduciendo a medida que la Tierra se refine. Tiempo de cambio es tiempo de catástrofes. Cristo protege a los Suyos. La vida en la Tierra purificada (6-7). Riqueza externa y riqueza interna (11-12) 143

15. Sanación de un leproso, de un paralítico y de un sordo Los hombres que están en el espíritu del Señor 153

 

16. Llamamiento de Mateo.Vino nuevo en odres viejos La posibilidad de reencarnar y expiar es limitada 156

17. Jesús envía a los Doce El avance de la obra redentora depende de la fidelidad y del desarrollo de los que tienen la misión (3). Bautismo con el espíritu de la verdad (6). Sanar a los enfermos y resucitar a los muertos. Culpa colectiva. Expulsar a diablos. No obligar a aceptar los dones del amor (7). El infierno no es un lugar, sino un estado del alma (10). A Dios nada Le es oculto. Sólo quien viva en la luz de la verdad, conocerá la palabra de la verdad (13). Quien está contra Cristo, está contra su prójimo (14) 160

18. Los Setenta y dos son enviados Sobre la transmisión de la verdad (3). El comportamiento siendo huésped (6). Normas para la vida en común de los hombres; la meta: el amor desinteresado (10-12) 172

19. Jesús enseña a orar Oración correcta y oración incorrecta (2-4). La esencia de todo lo que es está en el interior de cada alma. A quien vive conscientemente unido a Dios, le sirve Su omnipotencia a través de todas las formas de vida (6). La amonestación proveniente del amor y de la seriedad (8). Respeto a la vida de las plantas y de los animales (9). La responsabilidad de uno que ha sido sanado (10) 179

 

20. Regreso de los Setenta y dos Exito o fracaso de los enviados por Cristo. Refinar la materia. Manchas en la Tierra, restos de energías negativas: la base para el último levantamiento de los demonios al final del Reino de Paz. El alma de la Tierra es desatada. Acerca de los"espíritus" (3). Los "sabios" del mundo no toman en cuenta las fuerzas del Universo; son manejados y luchan contra la luz (4). Cristo manifiesta Su propia posición y Su vínculo con Dios; el acontecimiento de la Caída y Su acto redentor (5). Cristo, estando en vestido terrenal, y Sus mensajeros, sólo han podido y pueden ser reconocidos por aquellos que han desarrollado el ver y el oír internos. A quien oye y realiza los mandamientos de Cristo, le es puesta al descubierto la ley divina, y vive en El (6). La poderosa irradiación de la verdad eterna, a través de la Sabiduría, en el cambio de era (7) 187

21. Jesús reprende la crueldad para con un caballo El hombre egoísta, egocéntrico, domina y tortura a los animales. Quien vive en Dios, es uno con todas las criaturas (2-4). El hombre ultraja y destruye a la vida en la Tierra. Extinción de muchas especies animales. Importancia de muchos animales para el equilibrio ecológico. La ley de siembra y cosecha también es válida en la manera de tratar a la Creación (5). Amor desinteresado, la llave para la comprensión y ayuda al prójimo y para comprender y superar la ley causal. Hambre y sed del alma, del manantial interno (7). Para Dios, matar animales, aun siendo como sacrificio, es una atrocidad. Cada ser humano debería sacrificar voluntariamente su yo. La imagen de Dios errónea. El correcto entendimiento de "ojo por ojo, diente por diente" (8) y de "así os arrojaré de Mi lado". Transmisión e interpretación de palabras bíblicas (10). Riquezas terrenales y riqueza interna (11). La riqueza externa es sólo prestada, para que se emplee en favor de muchos (12-13). La ley de Dios es absoluta y se cumplirá. El bautismo con agua, un símbolo. El "está consumado". Cristo enseña ahora toda la verdad (14). La planificación y preparación de la misión redentora y de la Obra de la Redención. Muchos seres espirituales formarán parte de la misión, hasta que todos los seres de la Caída hayan regresado (16) 205

22. La resurrección de la hija de Jairo Requisitos para la sanación del cuerpo. El Cristo está en ti (2-5). El resucitar a los "muertos" (6-12) 231

23. Jesús y la samaritana El agua de la vida, la verdad, una fuerza eternamente fluente (3-7). Quien busque seriamente, hallará la verdad. Examinad a aquellos que hablen sobre la verdad. Acerca del valor de formas externas de adoración. ¿Quién es hoy día el pueblo de Israel? La Nueva Jerusalén. La última Alianza (16) 236

 

24. Jesús condena la crueldad. Sana a enfermos y expulsa a demonios Toda infracción contra la ley de la vida recaerá sobre el hombre; la naturaleza y las criaturas en la Tierra son regalos de Dios para el bienestar de los hombres (1). Explicación del "brazo seco" (3). Salvación y sanación para el cuerpo, cuando sea bueno para el alma (7). Fariseos, ayer y hoy. La lucha contra la creciente luz, en la Tierra y en los lugares de purificación, aún existirá en el tiempo del Reino de Paz. En el cambio de era, se pondrán los cimientos del Reino de Paz, y tomará forma. Exhortación a los hombres en el Reino de Paz: no olvidéis a los pioneros ni al serafín encarnado de la Sabiduría divina, Mi profetisa y mensajera. Continúa la lucha detrás del muro de niebla (8). Explicación del "milagro de los alimentos" (12-13) 244

25. Sermón de la Montaña (1ª parte) El Sermón de la Montaña, el Camino Interno al perfeccionamiento. Los bienaventurados. Los "pobres". Carga correctamente con tus sufrimientos. La mansedumbre, cualidad de los que aman desinteresadamente. Los Diez Mandamientos y el Sermón de la Montaña, como camino a la verdad y la justicia. La misericordia, el portal al eterno SER. Las almas puras en la Ley Absoluta de Dios. Los pacificadores tienen la paz en sí mismos. Lucha de los pioneros en varios frentes. Hombres de iglesia, fariseos, lobos en piel de oveja. Campo de batalla tras el muro de niebla. Orad por las almas sin luz (2-4). Riqueza terrenal, como obligación y tarea. El empleo equivocado de la riqueza tiene graves consecuencias. Advertencia a los que se burlan. Ricos, poderosos, falsos profetas, halagadores, pseudocristianos: herramientas de Satanás (5). Los justos son la sal de la Tierra, que sacarán a la luz la injusticia (6). Llamamiento y misión de la profetisa y mensajera de Dios. El obrar de los pioneros bajo el enseñamiento y la conducción directos. La Nueva Jerusalén (7). Liberarse de la ley de siembra y cosecha a través de Cristo; atadura a la ley de la Caída, a través de confesiones y dogmas. Cristo conduce actualmente a toda la verdad (8). Maestros falsos y maestros verdaderos (9). Salvación sólo a través de fe y realización (10). Cristo transforma los pecados entregados voluntariamente (11). Purificar, antes de que se forme un karma grave. El enemigo aparente, tu espejo (12-13). Cada cual recibe lo que él mismo ha sembrado (14). Dad amor desinteresadamente (15). Deseos personales conducen a ataduras con hombres y cosas. "Vivir en la ciénaga" (16). Semillas que vuelan al campo del alma de tu prójimo. El camino de purificación de los pioneros hasta el Reino de Paz (17-18) 263

26. Sermón de la Montaña (2ª parte) Los primeros pasos en el Camino Interno, que es un proceso evolutivo de volverse desinteresado (2). La oración como medio para darse importancia o la oración viva (4). Los verdaderos sabios reposan en sí mismos y no discuten (5). Acerca del Padre Nuestro (6). Perdonar y pedir perdón; justicia y gracia de Dios (7-9). La muerte terrenal. El ulterior estado de consciencia del alma. Los que están de duelo. Encarnar nuevamente. Ataduras entre hombres y almas. La actitud correcta (10-11). Acumular tesoros. Fin de las encarnaciones en el Nuevo Tiempo (12-14). Preocuparse por uno mismo; planificar confiando en Dios. Orar y trabajar correctamente. Todo lo que es, está amparado por Dios (15-18) 315

27. Sermón de la Montaña (3ª parte) Vuestros pensamientos, palabras y actos negativos son vuestros jueces (1). Paja y viga. La necesidad del autorreconocimiento (2). Misionar es querer convencer. Vivid la verdad y sed ejemplo (3). Rogar, buscar y llamar; la puerta del interior no se abre al intelecto (4). Lo que tú exiges de tu prójimo, tú mismo no lo posees en el corazón. Las expectativas conducen a ataduras (6). La lucha en el angosto camino a la vida (7). Distinguir entre frutos buenos y malos (8-9). Acoged la palabra de la vida con el corazón. "Esta es Mi Palabra": una obra de la vida y del amor (13) 346

28. Jesús libera a los animales y confirma a Juan el Bautista – La Caída: la condensación de la energía hasta llegar a la materia. El cuerpo espiritual en el cuerpo del hombre. El embrutecimiento de los hombres. Abusos cometidos contra las criaturas y la Creación. El hombre dominador. Superstición, dioses castigadores, sacrificios de sangre. Los amonestadores de Dios señalan el camino. Los experimentos con animales son para Dios una atrocidad (1-3). El que es puro reconoce lo puro. Los alimentos, un regalo de Dios (4). La lucha de las tinieblas contra el plan de Dios y Sus profetas justos. Instrumentos de las tinieblas. Los falsos profetas no son combatidos por ellas (16) 363

29. Da de comer a cinco mil. Jesús camina sobre el agua En Jesús de Nazaret, el Cristo, la Fuerza parcial de la Fuerza primaria. Explicación de la multiplicación de los peces. Alimento vivo y alimento muerto. Mortificación y fanatismo. Transformación de costumbres negativas al caminar hacia una vida más elevada (4-7). El miedo es dudar de la fuerza y del amor de Dios (12-13). No hay casualidades. La transformación del hombre hacia la divinidad, sólo mediante el trabajo en uno mismo (14). No todos recibieron ayuda y sanación (17-18) 377

30. El pan de la vida y la vid viva Cristo da pan espiritual para la vida interna. El camino al Reino de Paz: lucha y sacrificio de los justos (5). Recibe la fuerza de la vida quien se orienta a Dios (6). La Redención y la gracia están en Cristo. Enfermedad, sufrimiento y golpes del destino son culpas hechas visibles. El día del juicio final (7). El ojo humano sólo ve la envoltura terrenal perecedera. El entrar en -y salir de- el cuerpo espiritual. El vía crucis de la profetisa de Dios en el cambio de era. Desarrollo del cristianismo externalizado (8-10) 388

31. El pan de la vida. La confesión de Pedro. El camellero Espiritualmente muerto. En el reino de las almas no hay máscaras. Las palabras sólo son símbolos e indicadores de camino. La mortificación es represión. Cada hombre posee el libre albedrío: una buena siembra trae buena cosecha. Dios advierte, El no castiga (1-3). El éxodo de Moisés, con el pueblo de Israel, a través del desierto: una parábola del peregrinaje de la humanidad. Los hombres de hoy día no se diferencian del pueblo de Israel. El camino al Reino de Paz (4). Quien ama más a Dios que a este mundo, vive en Dios. Quien procede de la verdad, recibe de la verdad (5-6). A los hombres en el Reino de Paz. La evolución de los hombres y de la Tierra hacia la materia sutil. Variación de la medida del tiempo. Manchas terráqueas, reservas de los demonios. La conducción de regreso de los reinos de la Caída. El libro "Esta es Mi Palabra" será elevado una y otra vez hasta convertirse en sustancia material luminosa. El pro y el contra de muchos hombres sirve a las tinieblas (7-9). ¡Ama también a los animales! (12-16) 404

 

32. Dios, como alimento y bebida. Significado de la carne y la sangre Alimentación y salud de acuerdo con la voluntad de Dios (1-6). El embrutecimiento de los hombres, la aspereza del yo humano. Vuelta de los hombres a la unidad con la naturaleza (8-12) 431

33. Acerca de los sacrificios de sangre y del perdón de los pecados. Sanación en el estanque de Betzata Concesiones de Moisés, debidas a las circunstancias de entonces, se convirtieron en leyes (1-3). Sacrificio de animales y alimentación cárnica. Los reglamentos atan; Dios es amor y libertad ilimitados (4-14) 439

34. El amor de Jesús a todas las criaturas -Aquel a quien Dios traspasa, llega a ser bendición (2-6). El respeto por todo lo creado; el desprecio está bajo la ley causal (7-10) 445

35. La parábola del buen samaritano. María y Marta Lo que haces a tu prójimo, lo estás haciendo a Cristo y a ti mismo. Acerca del comportamiento para con el prójimo (1-8). Ora y trabaja; la justa medida (9-11). La imagen para la construcción de la casa de Dios, de la Nueva Jerusalén en la Tierra. La Sabiduría divina llama a los hijos e hijas de Dios; ella prepara el Camino Interno y trae las leyes divinas omniabarcantes. Los que viven en Mí, llegan a ser manantial vivo (12-15) 449

 

36. La mujer adúltera. El fariseo y el publicano – La ley de la analogía. Quien se conoce a sí mismo, reconoce también al adversario. Seducción por el satanás de los sentidos, antes y también después de las grandes transformaciones (1-6). De la humildad surge grandeza espiritual (7-10) 459

37. El renacimiento del alma A través de sufrimiento y expiación, a la perfección. La gracia del Padre actúa incrementadamente en la Tierra. El fin de la posibilidad de encarnar para almas muy cargadas. El renacimiento en el espíritu de Dios (1-10) 464

38. Acerca del matar animales. Resurrección del joven de Naín Quien no cumple las leyes de Dios, está cargando su alma; tampoco puede enseñar la ley de los Cielos, ni explicarla. La paja será separada del grano (1-2). La escalera de Jacob. Con el refinamiento de los pensamientos y sentidos se desprende lo ilegítimo (3). Acerca del uso de la fuerza y del derramamiento de sangre (4). "Padecer-con" los animales. Matar a los animales, para liberarlos de sufrimientos (5). Quien se autorreconoce, y purifica, aprende a amar la vida (6). Resucitar a muertos (8-10) 469

39. Siete parábolas del Reino de los Cielos El camino al Reino de Dios. Quien titubea en su decisión, no encontrará el tesoro en el Cielo (1-6) 481

 

40. Jesús revela las parábolas del Reino de los Cielos Parábola del Reino de los Cielos; la buena simiente; reconocer y sacar las malas hierbas a tiempo. Mediante la realización, a la plenitud del Reino de Dios (1-2). La gran cosecha: separar el grano de la paja; tormentos infernales (3-7). La semilla a la orilla del camino: la verdad sólo escuchada (9) 486

41. La conversión del enjaulador de pájaros. Sanación de un ciego Hacer negocio con animales; trata de personas. Santificar el sábado. Grado de castigo para los que saben y para los ignorantes (1-9). Quien cumple la ley de Dios, contempla las profundidades del SER (10-13) 494

42. Jesús enseña sobre el matrimonio. Sanación de los diez leprosos Estar unida la pareja, también durante la separación externa. Polaridad y dualidad. Valores internos (1-5). Célibes (6-8). Sanación perdurable, sólo mediante la realización de las leyes eternas (13) 500

43. El rico y el Reino de los Cielos. Los mandamientos de la purificación – Seguimiento de Cristo y propiedad (1-4). Todas las cosas son posibles al que se esfuerza por alcanzar lo espiritual-divino, su verdadero ser (6). Dios o Mammon [la riqueza]. El aspirar a cosas materiales y sus consecuencias (7). Quien renuncie al materialismo, recibirá de múltiples maneras en el eterno SER (8-9). Limpieza externa y pureza interna. Del ser fiel a la letra se deduce la infidelidad a Dios (10-16) 508

44. La declaración de los Doce. Los pilares básicos de la Comunidad – Dios no tiene secretos; el pecado encubre la verdad (2-3). Verdaderas Comunidades Originarias construyen sobre la roca Cristo (4). Falsificación de la verdad por las Iglesias. La justicia de Dios da durante mucho tiempo a cada pecador la posibilidad de dar la vuelta (7-8). La ley de Dios viene a este mundo; la verdad se hace visible (10-12). La humanidad encontrará la unidad conmigo, el Cristo (13-15) 519

45. La búsqueda de signos. El espíritu impuro. Los padres y hermanos de Jesús. Riqueza terrenal El "ciego" espera milagros. El peligro de ser influenciado por fuerzas contrarias a la ley divina (1-6). El pecado contra el Espíritu Santo es actuar contra lo que uno mismo sabe (7). Ser miembro de la familia de Dios, o un solitario y un defensor del yo humano (8-10). La riqueza material; repercusiones de la avaricia (11-16) 530

46. La transfiguración de Jesús. Los doce Mandamientos En la transfiguración de Jesús Le fueron revelados Su camino de sufrimiento, Su posterior misión como Cristo y el futuro de la humanidad y de la Tierra (1-6). El Nuevo Israel (7-21). La nueva ley del amor. Ningún alma se perderá (22-24). La purificación del alma (25). A todos los verdaderos profetas se les ignora (26-28) 538

47. El correcto entendimiento de los mandamientos. Parábola del hombre rico y del mendigo Lázaro Acerca del entendimiento correcto de las leyes escritas; ejemplo: matar (1-3). La envidia es robo. Engendrar a hijos enfermos. Adulterio (4-5). El respeto por todas las formas de vida (6). Decir la verdad; sin embargo, no comprometer. Respetar el libre albedrío del prójimo (7). Vivir en Dios (8-9). Diferencias entre ricos y pobres: causas y efectos (10-17) 549

48. Jesús alimenta a mil personas y sana en sábado Padecer-con (1-9). Sanación de enfermos. Palabras calumniadoras contra Jesús y contra los seguidores de Cristo (10-13) 560

49. El verdadero templo de Dios Acerca de la destrucción del templo (1-3). Cada hombre es un templo de Dios, un templo del Espíritu Santo (4). El significado de las formas externas (5-7). Derramar sangre y sacrificios sangrientos (8-10). Sólo quien se esfuerza a diario por llevar una vida en Dios, reconoce a Cristo y entiende el lenguaje de la ley (11-12) 565

50. Cristo, la luz del mundo El humano juzgar y condenar; la justicia de Dios (1-4). El verdadero Yo divino en cada hombre: Dios. Quien no ama a su prójimo, tampoco ama a Dios (5-8). Quien crea sin realizar, no verá al Padre eterno (9-15) 575

51. La verdad hace libre. Acerca del correcto entendimiento de los mandamientos "Permanecer en Mi palabra" (1). El siervo del pecado está lejos de Dios y del Hogar eterno (2). Ante Dios sólo tiene validez la realización del amor desinteresado (3-6). Satanás, padre de la mentira; el satanás de los sentidos (7-8). Ningún alma se perderá (9). Sólo quien aspira a la verdad, entiende la palabra de Dios (10). Moisés no aprobó el sacrificio de animales. Desprecio por la vida y respeto por la vida. Vieja y nueva humanidad (11-13). Autoridades eclesiásticas, y creyentes en la letra, que no realizan lo que enseñan. Concesiones de los profetas al pueblo (14-18) 582

52. Jesús explica Su pre-existencia. Creer significa entender Muerte física y muerte espiritual (1). Sólo quien cumple los mandamientos, reconoce y experimenta a Dios en sí mismo (2-3). El Reino de Dios tiene siete dimensiones. El cristal infinito: todo está en todo (9-11). Comprender la verdad, sólo mediante la realización (12) 598

53. La sanación del ciego de nacimiento. La pregunta de los saduceos acerca de la resurrección No preguntes por los pecados de tu prójimo. Aprovecha los instantes de los días (1-2). El médico externo y el sanador interno (3-6). Casarse o efectuar un enlace matrimonial ante Dios (7-11) 607

54. El interrogatorio del ciego de nacimiento. Los discípulos como cuerpo espiritual del Cristo Los ciegos y los que ven (1-16). En el cósmico SER todo está contenido en todo y es igualmente importante (17-24) 613

55. Cristo, el Buen Pastor. Uno con el Padre Cristo, el verdadero Pastor y único camino a la casa del Padre. Mis ovejas conocen Mi voz. Yo conduzco a las ovejas a la ley eterna. Indicación sobre el arrogarse el cargo de pastor y el abuso del mismo (1-16) 620

56. La resurrección de Lázaro Acerca del resucitar a muertos (1-18) 628

57. Acerca de los niños pequeños. La parábola de los peces. Perdón de los pecados Conducid a los pequeños a Mí. ¿Quién es "el más grande en el Reino de Dios"? (1-2). Causar disgusto al prójimo, y sus consecuencias (3). Tarea de los padres (5). Los ojos terrenales y el ojo espiritual. Dios es la irradiación universal, la ley universalmente fluente (6-9). Purificar conforme al mandamiento de la paz. Atar y desatar. Ruego a Dios, y su cumplimiento (10-12). Cada cual es su propio juez. Perdonar, derecho y justicia. Hombre y Estado (13-20) 634

58. Alegría por el pecador arrepentido. Parábola del hijo pródigo Los verdaderos hijos e hijas de Dios. El pueblo de Dios en la Tierra (1-2). Dios creó y ve perfectos a Sus hijos. Cada hijo vuelve a El a través de Cristo (3-15) 648

59. Acerca del estar alerta. El publicano Zaqueo El tesoro en el Cielo y la propiedad terrenal (1-3). Estar preparado para la venida de Cristo (4-6). El buen administrador (7-8). A quien le es dado mucho, le es exigido mucho (9-10). Pecar a pesar de lo que se sabe es pecar contra el Espíritu Santo (11-12). Ningún alma y ningún hombre se pierden (13-18) 654

60. Jesús acusa de ser hipócritas a escribas y fariseos Abusar del nombre de Cristo para fines no cristianos. No hay "santos". Los lobos feroces en piel de oveja. El anticristo. Cristo vencerá (1-18) 663

61. Jesús profetiza el fin de la era Por sus frutos los reconoceréis ahora (1). Reencarnación de los hambrientos de poder y de los mensajeros de Dios, en el transcurso de los tiempos (2-3). Los que vienen de las tinieblas luchan con toda clase de métodos (4-5). Indicaciones para el tiempo del horror (6-7). El regreso de Cristo: aprended a discernir (8-9). Cambios en el sistema solar y en la Tierra (10). El tiempo final inminente. El camino evolutivo de la humanidad y de la Tierra hasta llegar a la sustancia material luminosa. El Reino de Paz. La última rebelión de Satanás. El Hágase de Dios: la disolución de todo lo de sustancia material gruesa. Preparación del retorno de Cristo a través de la Sabiduría divina. La venida de Cristo, el acontecimiento más grande (11). Reconoced los signos de los tiempos (12-14). A quien vela, no se le pasa esa hora (15-19) 672

62. La parábola de las diez vírgenes Quien cumple los mandamientos del amor, es el que está alerta. El tiene la luz interna, el sello de Dios en la frente (1-7) 691

63. Parábola de los talentos – Aquel a quien le es dado, debe dar a otros. Dios sólo recompensa al que da de corazón (1-12) 694

64. Acerca de la esencia de Dios Las fuerzas del principio Padre-Madre están en hombre y mujer; por lo tanto, ambos tienen igual valor (1-3). Reconoced lo invisible en lo visible; ved en todo a Dios, la vida (4-5). Acerca de la ley de la atracción en todo lo que es. La decisión sobre la obra redentora de Cristo en la sala del trono de Dios. La misión de la Redención. Los portadores de la Sabiduría divina tienen con Cristo la responsabilidad principal de la Obra de la Redención. Las expediciones en que encarnan los hijos e hijas de Dios que forman parte de la misión. La encarnación de Cristo. La misión sigue en pie hasta su cumplimiento (6-11). Los espiritualmente muertos (12). El libre albedrío nunca debe ser influenciado (13) 698

65. La última unción, hecha por María Magdalena. La preparación de la traición Acerca del verdadero dar y de la ayuda a los pobres. Las sombras del yo humano impiden ver la luz de Dios; el hombre habla entonces de "los secretos de Dios" (1-10) 713

66. Enseñanzas acerca de la perfección La verdadera vida es la vida en Dios (1-3). Los seres puros viven en la unidad universal; son uno. La polaridad, como unión en Dios. María Magdalena, imagen ejemplar del principio receptor. Todo lo que es se basa en la polaridad (4-11). La tri-unidad; espíritu, alma y hombre. ¿Cuándo vendrá el Reino de Dios a la Tierra? (12-13) 717

67. La entrada en Jerusalén. El juicio final Hosanna. Crucificadle: quien sólo piensa en su propio bien, es inconstante. Los judíos cosechan su siembra desde hace 2000 años. El hombre debe respetar a Dios en toda forma creada, y por tanto también en su prójimo; si no, estará a la izquierda de Cristo (1-10). La expiación y purificación de las almas gravemente cargadas (11). Lo que no habéis hecho al más humilde, tampoco Me lo habéis hecho a Mí (12-14). El camino evolutivo de las almas gravemente cargadas (15) 723

68. Parábolas del juicio divino "El Reino de Dios os será quitado y será dado a un pueblo que traiga sus frutos" (1-7). La lucha contra los mensajeros de Dios, que viven lo que enseñan (8-10). Yo vine en Jesús y vengo como Cristo (11). Dignidad interna y dignidad externa. Los poderosos terrenales se estrellarán contra la piedra angular Cristo, que llegará a ser piedra de coronamiento de la obra (12-14). Dad la vuelta a tiempo, antes de que el destino siga su curso. Palabras humanas, conceptos y medidas, y sus significados, sólo son indicadores de camino a la verdad (15-20) 732

69. Acerca de la muerte, el renacimiento y la vida El renacimiento en el espíritu de Dios libera del renacimiento. Las almas ensombrecidas. Era de la reencarnación (1-2). Acerca de la ruedal alma sólo hallará reposo cuando todos los pecados hayan sido saldados. Saldar los pecados es más fácil y lleva menos tiempo en la Tierra que en los ámbitos del alma (3-4). La palabra del hombre es la palabra del error (5-6). El obrar del principio Padre-Madre en los duales (7-10). Quien es de buena voluntad, entiende y cumple la ley de la vida y se libera de los errores (11-13) 744

70. Jesús reprende a Pedro por su impetuosidad Respetad la vida en cada peldaño evolutivo; cada forma de desarrollo está en el camino evolutivo hacia la perfección (1-5). Quien vive en Mí, es testimonio en este mundo (6-7). Los que preparan a Cristo el camino que va del viejo mundo pecaminoso al Nuevo Tiempo (8). Cristo es crucificado una y otra vez en la lucha entre luz y tinieblas (9-10). En el cambio de era se hará visible la luz omniabarcante; las tinieblas quieren apagarla (11). La Sabiduría divina edifica en el cambio de era las Comunidades Originarias a través de las que Cristo, la Luz del mundo, irradia a todos los pueblos. La Comunidad de la Alianza, Nueva Jerusalén, es la sacerdotisa (12-14) 753

71. La purificación del templo Latigazos para alma y cuerpo (1-2). El verdadero servicio religioso (3-4). Sólo el sentido de la palabra da vida (5-7). Cada hombre se marca a sí mismo (8-11) 765

72. Palabras de despedida de Jesús La imagen y semejanza del Padre (1-3). Harán obras más grandes que las que Yo hice siendo Jesús (4). A quien sirva desinteresadamente, le otorgaré lo que Me pida (5). Quien santifica el templo, vive en Mí (6-7). El amor desinteresado es comunicación con Dios (8). El significado de las palabras: "el Padre es más grande que Yo" (9-11) 770

73. La vid verdadera Cada cepa que está en Mí trae fruto (1-2). Quien no permanezca en Mí, pecará (3). Vivir en Cristo (4). El ojo límpido del alma alcanza el don de discernir entre verdad y error (5). Los que son fieles traen en Mi nombre buenos frutos (6-8). El que ve en profundidad, no es ciego (9). Por qué Cristo vuelve a manifestarse actualmente (10-11). El conocimiento de las leyes obliga a su realización (12). Ningún hombre podrá decir: "nunca oí hablar de Cristo" (13) 777

74. Jesús prepara a Sus discípulos para lo que se avecina La lucha en nombre de Cristo contra Cristo (1). La Obra de la Redención se llevará a cabo (2-3). Actualmente la verdad fluye como gran corriente (4-5) 789

75. La última cena pascual Volveos puros de corazón (1-2). Acerca de la traición. Tolerancia y comprensión para con los ignorantes (3-6). En el Nuevo Tiempo del Cristo ya no habrá derramamiento de sangre (7-9). La Tierra purificada regala en abundancia (10). Vivir en Cristo conduce a la nobleza de alma y a la verdadera libertad (11-12). La ley de la vida, el mandamiento del amor. Quien desprecie a su prójimo no llegará a encontrar a Cristo, a la verdad, en el eterno SER. Cada cual se juzga a sí mismo (13-16). El Nuevo Israel y la Nueva Jerusalén (17). De todos los pueblos y tribus se hermanan aquellos que hacen las obras de Dios (18) 797

76. El lavatorio de los pies. La última Comida con el Señor El desarrollo de las siete fuerzas básicas del alma comienza por la del Orden (1-3). Quien ame desinteresadamente, cumplirá la ley y verá a Dios en todo (4-5). Los verdaderos luchadores de Cristo son de corazón puro (6). La meta y tarea del alma: llegar a ser nuevamente la ley (7). El significado del incienso (8). Acerca de la Comida con el Señor. No es ceremonia, sino símbolo. (9). La oración de Jesús por los Suyos: cumplid la palabra de Dios y el mandamiento del amor; que fluya de vosotros lo que Dios os regala (10-19). La oración de la unidad (20-21). Pan y vino (22). La sustancia espiritual en los dones de la naturaleza (23-25). Las concesiones de Moisés se convirtieron en usos y costumbres ilegítimos (26-28). La traición a Cristo. Por qué Jesús pudo ser hecho preso y fue crucificado. El acto de Cristo por la estirpe de David (29-30) 811

77. El sufrimiento en el huerto de Getsemaní Los discípulos durmientes en el huerto de Getsemaní. Quien el saber espiritual sólo lo acumula, pero sin llevarlo a la práctica, no puede captar una situación y se adormece cuando su prójimo está en apuros. La voluntad y el plan de Dios se cumplirán (1-13) 835

 

78. La traición de Judas. La negación de Pedro La detención: las tinieblas recibieron poder para capturar a Jesús. Quien tome la espada, perecerá por la espada. El gallo que canta, la voz de la conciencia (1-18) 840

79. El interrogatorio ante el pontífice Caifás Comportamiento al ser inculpado. El significado de las palabras: "puedo destruir el templo de Dios y reconstruirlo en tres días" (1-10) 845

80. El arrepentimiento de Judas Ser injusto para con el prójimo puede convertirse en perdición. El pecar de los iniciados es pecar contra el Espíritu Santo. Quien infringe a sabiendas el evangelio del amor, está crucificando de nuevo a Cristo (1-10) 849

81. El interrogatorio ante Pilato – Los que viven en la verdad, son justos en su forma de pensar, hablar y actuar (8-9). Las fuerzas antagonistas intentaron impedir el acto redentor. "No hallo culpa en El". En todos los tiempos las tinieblas pueden medirse con la luz. El poder del pseudocristianismo está acabándose. El justo sufrió por la injusticia. La cruz: signo de la Redención y de la resurrección, o de la derrota (10-32) 853

82. La crucifixión de Jesús Jesús resistió todos los ataques y se convirtió en Redentor (1-2). Pilato sacrificó a un inocente para conservar su posición (3-4). Engendrar y dar a luz en pecado o en el amor desinteresado (5-7). El hombre determina el vestido que su alma llevará en el más allá (8-13). El pecador arrepentido (14-16). El aparente triunfo de las tinieblas se convirtió en victoria del Cristo para glorificación del Padre. Sólo el cuerpo espiritual puro puede entrar en el Cielo (17-19). "Dios Mío, Dios Mío, ¿por qué Me has abandonado?" (20). La ley del amor y de la unidad (21-23). El terremoto, signo de la fuerza de Cristo (24-27). No existe el derecho de condenar a muerte o de matar (28) 865

83. Sepultura de Jesús Acerca del dar sepultura a los muertos (1-3). Honrar a los muertos y velar a los difuntos (4-10) 882

84. Resurrección de Jesús El ángel junto al sepulcro (1-5). El alma luminosa y llena de fuerza está más cerca de Dios (6). Mensajes y conducción a través de ángeles (7-8). La misión del cuerpo terrenal y del cuerpo espiritual de Cristo (9). La transformación del cuerpo físico de Jesús. La cruz con o sin cuerpo (10-13) 885

85. Jesús resucitado se aparece a dos discípulos en Emaús La ceguera de aquellos que estaban contra Mí. Cambios en los ámbitos de las jerarquías satánicas después de Mi ascensión (14-16) 892

 

86. Jesús se aparece en el templo y se acaban los sacrificios de sangre Los acontecimientos espirituales en los días posteriores al fallecimiento físico de Jesús, en Jerusalén y alrededores (1-8) 896

87. Jesús se aparece a Sus discípulos ¿Por qué pudieron ver los discípulos al Resucitado? (1-2). La cruz sin cuerpo, un símbolo de la resurrección y de la victoria sobre las tinieblas (3-6). ¿Redención sólo por la fe? (7). Bautizado por el Espíritu Santo (8). El amor desinteresado abarca a todo lo que es (9). Llevar una vida consagrada a Dios (10). El espíritu de Dios utiliza el vocabulario y los conceptos del transmisor humano, el significado de los cuales está sometido a las modificaciones que trae el tiempo. Las Comunidades en Cristo hasta el tiempo de luz (11-15) 899

88. El octavo día después de la resurrección Israel y Jerusalén están allí donde hay hombres que cumplen la voluntad de Dios. El mundo pecaminoso no reconoce a los verdaderos hijos e hijas de Dios, y tampoco a la elevada mujer que prepara el camino a Cristo (1-3). El irradia Su luz, a través de ella, a toda la Tierra (4-7). Los hombres de buena voluntad encuentran el camino al interior (8). Las tinieblas sucumbirán, en la lucha contra la Luz del mundo (9-10). El acto redentor de Cristo impidió al ángel femenino llevar a cabo sus intenciones: la involución de todas las formas de vida y la disolución de la Creación (11-12) 912

89. Jesús se aparece en el lago de Genesaret El Resucitado sale al encuentro de Sus discípulos (1-5). Los verdaderos discípulos: indicadores de camino, y no pastores; rocas de fe y de plenitud en Dios. Las Comunidades Originarias son el único rebaño del Pastor Cristo (6-8). Las llaves del Reino del Cielo (9). "Ceñido" y conducido por el yo humano, o por el Eterno (10). Lo que haga tu prójimo, no te concierne ( 11-12) 924

90. ¿Qué es la verdad? Acerca de la capacidad de entender la verdad eterna (1-3). Todo es consciencia (4-5). El hombre sólo puede captar la verdad realizada. Alcanzar la perfección (6-11). ¿Quién tiene la verdad? (12). Quien no tiene amor desinteresado, no está viviendo en la verdad y no la reconoce. Cada hombre es conducido de acuerdo con su estado de consciencia (13-16) 932

Prefacio de El Reglamento de la Comunidad 942

91. Los reglamentos para la Comunidad (1ª parte) El lenguaje que es vibración (1-4). Otorgación del nombre y bautismo de los recién nacidos. Educar en la honestidad (5-6). Educación de los niños que van creciendo (7). Integrarse en el principio de vida de la Comunidad: sosiego y armonía (8). El bautismo espiritual. El mandamiento "ora y trabaja". El Angel de la Comunidad. Los Ancianos. El consejo de los Ancianos. El Libro de la Comunidad (9). El ungido (10) 944

92. Los reglamentos para la Comunidad (2ª parte) Matrimonio o vida en pareja, una unión según la ley del amor desinteresado y de la fidelidad. Matrimonio en la Comunidad, una alianza con Dios (1-3). Los padres son responsables de sus hijos, ante Dios. La casa padre-madre. No hay que considerar a los hijos como una propiedad. Acerca de las parejas espirituales duales y la formación de "hijos espirituales" (4). Acerca de las Comidas con el Señor, en la Comunidad. Repaso de la semana. Ninguna ceremonia (5). Formas y actos externos son concesiones, y no legitimidades (6-7) 958

93. Los reglamentos para la Comunidad (3ª parte) Acerca del perdonar y del pedir perdón (1-2). La sanación que viene del espíritu de Dios (3-4). Los responsables de la Comunidad (5-10) 973

94. Los reglamentos para la Comunidad (4ª parte) Acerca de la sepultura de los muertos. Vivir conscientemente. Los espiritualmente muertos. Dios no quiere repetidas encarnaciones (1-4). Quien ha encontrado a su Dios interno, no necesita dirigentes terrenales. Criterios para la autenticidad de los responsables: el servicio desinteresado. Acerca del vestir: la belleza interna se hace visible externamente (5-7). Crecimiento y manutención de la Comunidad, una tarea comunitaria (8-10) 982

95. La ascensión El Resucitado instruye a Sus discípulos sobre el cumplimiento de la misión redentora y sobre la influencia de las fuerzas negativas. En la poderosa fuente de registro del Universo, así como en la crónica atmosférica, están registrados la conducción de regreso y el Reino de Dios sobre la Tierra, en forma de energía positiva, edificándose más y más (1). El dominio terrenal en nombre de Cristo mediante los instrumentos de los demonios (2-3). Este poderoso cambio de era hace manifiesto todo lo que es contrario a la ley divina. Las tinieblas, bajo sus propios efectos y en las cadenas creadas por ellas mismas (4). La promesa del Espíritu Santo (5). Lleva a Cristo en ti (6). Yo volveré en toda gloria (7). El amor desinteresado es un lazo irrompible (8). Jesús experimentó y sufrió, como ser humano, lo que significa ser tal (9-10) 996

96. El descenso del Espíritu Santo Acerca de las tareas y la posición de los discípulos (1-3). Quien es grande en espíritu, sirve y da con humildad y gratitud (4-5). Los inicios de la jerarquía eclesiástica, con la aparición de superiores y dignatarios. Los que sirven a todos desinteresadamente, dan de corazón (6-7). ¿Qué sucedió durante el afluir del Espíritu Santo? (8-9). La verdadera hermandad de Cristo, al servicio del bien común (10). Uno para todos, Cristo (11). Los aspectos humanos en las Comunidades Originarias. División de las Comunidades Originarias a causa de desacuerdos y del pensar basado en la obediencia a las autoridades (12-13). Ceremonias y otras obras humanas no pertenecen a la enseñanza del Nazareno (14-15). La sintonía en el modo de pensar y sentir produce libertad y unidad (16). Aclaraciones sobre la profesión de fe (17-23). Quien Me sigue llega a ser el templo del amor (24-25). Yo Soy la Verdad (26). A través de la obra, "Esta es Mi Palabra", la vida fluirá al mundo 1014

Epílogo 1048

Las leyes de Dios para el Reino de Paz de Jesucristo 1049

Informe de los cristianos originarios de la Comunidad de la Alianza, Nueva Jerusalén, en Vida Universal, para la Obra histórica manifestada por Cristo "Esta es Mi Palabra", acerca del desarrollo, la construcción y la estructura del Reino de Paz de Jesucristo (situación en 1990) 1062

Para la comprensión de esta obra:

 

La profecía de Dios 1080

Libros en Vida Universal 1087


Evangelio de Jesús (cap. 1 al 6)

 

Aquí comienza el Evangelio de Jesús, el Cristo, descendiente de David, a través de José y María, según la carne, e Hijo de Dios, a través del amor y la sabiduría divinos, según el Espíritu.

 

Prólogo

 

De eternidad a eternidad

 

es el pensamiento eterno,

 

y el pensamiento eterno es la Palabra,

la Palabra de Dios es sensación originaria eterna,*

es luz y fuerza

 

y la Palabra es la acción,

 

y estos tres son uno en la ley eterna;

 

y la ley está en Dios,

 

y la ley surge de Dios.

Dios es la ley eterna.

Irradia desde el Sol Central Primario,

a través de todos los reinos del infinito

y a través de todos los seres puros,

y a través de todo el puro SER.

 

Todo ha sido creado por la ley,

 

y de lo que existe

nada ha sido creado sin ella.

En la Palabra hay vida y substancia,

 

están el fuego y la luz.

La Palabra de Dios es vida y substancia,

es fuego y luz.

 

El Amor y la Sabiduría

son uno para la salvación de todos.

Por tanto, del Amor ha venido la Sabiduría,

y habita entre los hombres

para que éstos reciban

lo que Dios, el Amor y la Sabiduría,

quiere decirles

actualmente [1989], en el gran tiempo

de la liberación de las estirpes

de una vida de limitaciones y aflicción.

 

Y la luz brilla en las tinieblas,

 

y las tinieblas no la ocultan.

La luz es la fortaleza,

la fuerza y el poder.

 

La Palabra es el único fuego dador de vida,

 

e, iluminando este mundo,

 

se convierte en el fuego y en la luz

 

en cada alma que entra en el mundo.

 

Yo estoy en el mundo,

 

y el mundo está en Mí;

 

y el mundo no lo sabe.

Yo estoy en el mundo,

e irradio el mundo traspasándolo

 

pero el mundo no lo sabe.

 

Vengo a Mi propia casa,

 

y Mis amigos no Me acogen.

 

Pero a todos los que acogen y obedecen,

 

es dado el poder

 

de llegar a ser los hijos y las hijas de Dios,

 

e igualmente a aquellos que creen en el santo nombre,

 

que no han nacido de la voluntad de la carne

y la sangre,

 

sino de Dios.

Vengo a Mi propia casa,

a todas las almas y hombres,

y Mis amigos no Me acogen.

Pero a todos los que Me acogen

y Me obedecen,

les es dado el poder

de llegar a ser conscientemente los hijos y las hijas

de Dios,

e igualmente a aquellos

que creen en el santo nombre

y viven conforme a ello,

que no sucumben a la voluntad

de la carne y de la sangre,

sino que cumplen la voluntad de Dios.

Ellos son conscientemente nacidos de Dios.

 

Y la Palabra se ha hecho carne y habita entre nosotros,

 

y hemos visto Su gloria, llena de gracia.

¡Mirad la bondad y la verdad

 

y la belleza de DIOS!

 

CAPITULO 1

 

La promesa del nacimiento de Juan el Bautista

Juan el Bautista; su linaje y misión en la Obra de la Redención (4-6). Explicación de la mudez de Zacarías (8)

1. En tiempos de Herodes, rey de Judea, vivía un sacerdote de nombre Zacarías, de la tribu de Abías, cuya mujer, de las hijas de Aarón, se llamaba Isabel.

 

2. Ambos eran piadosos ante Dios, y, sin mácula, vivían en todos los preceptos y leyes del Señor. Y no tenían hijos, pues Isabel era estéril, y los dos eran de avanzada edad.

 

3. Y sucedió que él, según el orden de su servicio, había de ejercer sus funciones sacerdotales. Conforme a la costumbre de las funciones sacerdotales, le tocó ofrecer el incienso al entrar en el templo de Jehová. Y toda la muchedumbre del pueblo estaba orando fuera durante la hora de la ofrenda del incienso.

 

4. Y un ángel del Señor se le apareció sobre el altar del incienso. Y al verle se asustó Zacarías y el temor se apoderó de él. Pero el ángel le dijo: "no temas, Zacarías, porque tu plegaria ha sido escuchada, e Isabel, tu mujer, dará a luz a un hijo, al que pondrás por nombre Juan.

 

5. "Y estarás lleno de gozo y regocijo, y muchos se alegrarán de su nacimiento, pues será grande a los ojos del Señor. No comerá carne ni beberá licores, y ya en el seno materno estará lleno del Espíritu Santo.

 

6. "Y a muchos de los hijos de Israel convertirá a Dios, su Señor. Y caminará delante del Señor en el espíritu y con la fuerza de Elías, para convertir los corazones de los padres en corazones de niños y transformar los ánimos de los rebeldes en sabiduría de justos, a fin de preparar un pueblo bien dispuesto para el Señor". (Cap. 1, 1-6)

7. Y Zacarías dijo al ángel: "¿y en qué voy a reconocerlo? Pues yo soy viejo y mi mujer es de avanzada edad". El ángel contestó diciéndole: "yo soy Gabriel, el que está ante Dios, y he sido enviado para hablarte y traerte esta buena nueva.

 

8. "He aquí que estarás mudo y no podrás hablar hasta el día en que esto ocurra; entonces será desatada tu lengua, para que puedas creer en mis palabras, que se cumplirán a su tiempo". (Cap. 1, 7-8)

 

9. Y el pueblo esperaba a Zacarías y se extrañaba de que permaneciera tanto tiempo en el templo. Y cuando salió no podía hablarles, por lo que comprendieron que había tenido una visión en el templo, pues él les hacía señas y permaneció mudo.

 

10. Y sucedió que, cuando hubo terminado el tiempo de su servicio, regresó a su casa. Y después de aquellos días su mujer, Isabel, quedó embarazada y se ocultó cinco meses, y dijo: "he aquí lo que ha hecho el Señor en mí en los días en que me ha mirado, quitando mi oprobio de entre los hombres". (Cap. 1, 9-10)

 

CAPITULO 2

 

El engendramiento puro de Jesucristo

Primera referencia a la tribu de David y su misión (5). El destello redentor. Liberarse del pecado (6). El ángel del Señor habló a María en el lenguaje de luz de los Cielos (8). La antigua idea de un Dios castigador; el Dios del amor, por Cristo manifestado (17). Anulación de la Antigua Alianza. La Nueva Alianza. Himno al Reino de Paz venidero (25)

1. Y en el sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, de nombre Nazaret, a una virgen que estaba prometida a un varón llamado José, de la casa de David; y la virgen se llamaba María.

 

2. José era un hombre justo y sensato, y era habilidoso en todo tipo de trabajos en madera y piedra. Y María era de alma sensible y perspicaz, y tejía velos para el templo. Y ambos eran puros ante Dios. Y de ellos dos fue Jesús María, que es llamado el Cristo.

 

3. Y el ángel fue a ella y le dijo: "saludada seas, María, tú has hallado gracia, pues la maternidad de Dios está contigo, eres bendita entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre".

 

4. Y al verlo quedó desconcertada por sus palabras, y discurría qué podría significar esa salutación. Y el ángel le dijo: "no temas, María, tú has hallado gracia ante Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz a un hijo, que será grande y será llamado Hijo del Altísimo.

 

5. "Y Dios, el Señor, Le dará el trono de Su padre David, y reinará sobre la casa de Jacob por siempre, y Su Reino no tendrá fin".

 

6. Entonces dijo María al ángel: "¿cómo podrá ser esto, pues yo no conozco varón?"… (Cap. 2, 1-6)

… Y el ángel contestó diciéndole: "el Espíritu Santo vendrá sobre José, tu prometido, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con Su sombra, ¡oh María!; por esto lo sagrado que nacerá de ti será llamado Cristo, Hijo de Dios, y Su nombre en la Tierra será Jesús María, pues redimirá a los hombres de sus pecados, siempre que muestren arrepentimiento y obedezcan Sus leyes. (Cap. 2, 6)

 

7. "Por eso no comerás carne ni beberás licores, pues el Hijo será consagrado a Dios desde el seno de Su madre y no tomará carne ni licores, ni la navaja tocará jamás Su cabeza.

 

8. "Y he aquí que Isabel, tu prima, a su edad está embarazada de un hijo; y es ya el sexto mes de la que era llamada estéril, pues con Dios no hay nada imposible". Y María dijo: "he aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra". Y el ángel se fue de ella. (Cap. 2, 7-8)

 

9. Y en ese mismo día, el ángel Gabriel se apareció en sueños a José y le dijo: "sé saludado, José, tú has sido escogido, pues la paternidad de Dios está contigo. Bendito eres entre los varones y bendito es el fruto de tu semilla".

 

10. Y al reflexionar José sobre estas palabras, quedó desconcertado. Y el ángel del Señor le dijo: "no temas, José, hijo de David; pues has hallado gracia ante Dios, y he aquí que engendrarás a un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús María, pues redimirá a Su pueblo de sus pecados".

 

11. Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que el Señor había anunciado por el profeta que dice: "he aquí que una virgen concebirá, quedará embarazada y dará a luz a un hijo, y Le pondrán por nombre Enmanuel* , que quiere decir Dios en nosotros".

 

12. Entonces José, al despertarse del sueño, hizo tal como le había ordenado el ángel y fue a María, su prometida, y ella concibió en su seno al Señor.

(Cap. 2, 9-12)

 

13. En aquellos días María se levantó, y con presteza fue a las montañas, a una ciudad de Judea, y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

 

14. Y ocurrió que al oír Isabel el saludo de María, dio un brinco el niño en su seno, e Isabel se llenó de la fuerza del Espíritu Santo y dijo con voz clara: "bendita eres tú entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre.

 

15. "Y ¿cómo es que la madre de mi Señor viene a verme? He aquí que al oír la voz de tu saludo, brincó de alegría el niño en mi vientre. Y bendita es la que ha creído, pues se consumará lo que le ha sido dicho por el Uno Santo".

 

16. Y María dijo: "mi alma Te glorifica a Ti, el Eterno, y mi espíritu se alegra en Dios, mi Salvador, porque El ha mirado la humildad de Su sierva; he aquí, pues, que desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada.

 

17. "Porque Tú, que eres poderoso, has hecho en mí cosas grandes, y santo es Tu nombre. Y Tu misericordia está por siempre con aquellos que Te temen.

(Cap. 2, 13-17)

 

18. "Has utilizado el poder de Tu brazo y has dispersado a los que se ensoberbecen en la arrogancia de sus corazones.

 

19. "Has derribado a los poderosos de sus tronos y has ensalzado a los que son humildes y mansos. A los hambrientos los llenas de bienes y a los ricos los despides vacíos.

 

20. "Ayudas a Tu siervo Israel, acordándote de Tu misericordia, como siempre hablaste a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia". Y María permaneció tres meses con ella, tras los que se volvió a su casa.

 

21. Estas son las palabras que José dijo: "bendito seas, Dios de nuestros padres y de nuestras madres en Israel, pues me has escuchado en el tiempo oportuno y has venido en mi auxilio en el día de la salvación.

 

22. "Porque dijiste: quiero preservarte y contigo hacer una alianza con el pueblo, para renovar la faz de la Tierra y liberar los lugares desolados de las manos de los destructores.

 

23. "Para que puedas decir a los cautivos: salid y sed libres; y a aquellos que caminan en tinieblas, venid a la luz. Y pastarán en los senderos de la alegría y no cazarán ni matarán nunca más a las criaturas que he creado para que se alegren en Mi presencia.

 

24. "No padecerán más hambre y sed, ni perecerán por el calor, ni el frío los aniquilará. Y abriré un camino para el caminante en todos Mis montes; y Mis alturas serán alabadas.

 

25. "¡Cantad, Cielos! ¡Tierra, exulta de gozo! ¡Desiertos, que resuenen vuestros cánticos! Porque Tú, oh Dios, ayudas a Tu pueblo y consuelas a aquellos que han sufrido agravios". (Cap. 2, 18-25)

 

CAPITULO 3

El nacimiento y la elección de nombre de Juan el Bautista

Los profetas auténticos (5)

 

1. Cuando hubo llegado a Isabel el tiempo de dar a luz, dio a luz a un hijo. Y sus vecinos y parientes oyeron que el Señor había obrado gran misericordia en ella, y se congratulaban con ella.

 

2. Y sucedió que, al octavo día, fueron para circuncidar al niño, y llamaban al varón con el nombre de su padre, Zacarías. Pero la madre respondió diciendo: "así no, pues él se llamará Juan". Y ellos le dijeron: "¡si no hay nadie en tu parentela que así se llame!"

 

3. Y preguntaron por señas a su padre cómo quería que se llamase. Y pidiendo una tablilla escribió y dijo a la vez: se llama Juan. Y todos se maravillaron de que su boca se abriera de repente y su lengua se soltase, y él habló y alabó a Dios. (Cap. 3, 1-3)

4. Y un profundo respeto sobrevino a todos los que estaban en las cercanías, y este suceso se dio a conocer en toda la región montañosa de Judea. Y cuantos lo oían, se conmovían y decían: "¿qué vendrá a ser este niño?" Y la mano de Jehová estaba con él.

 

5. Y su padre, Zacarías, se llenó del Espíritu Santo y profetizó diciendo: "alabado seas, oh Dios de Israel, pues has aceptado y salvado a Tu pueblo, y para nosotros has levantado un cuerno de salvación en la casa de Tu siervo David, como habías dicho por boca de Tus santos profetas, que ha habido desde que el mundo empezó. (Cap. 3, 4-

 

6. "A fin de que fuéramos salvados de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian. A fin de mostrarnos la misericordia que prometiste a nuestros padres y de que Te acordaras de Tu sagrada alianza,

 

7. "del juramento que hiciste a nuestro padre Abraham, para permitirnos que, liberados de la mano de nuestros enemigos, Te podamos servir sin temor, en santidad y justicia, todos los días de nuestra vida.

 

8. "Y este niño será llamado profeta del Altísimo, pues irá delante de Tu faz, oh Dios, para preparar Tus caminos y llevar a Tu pueblo el reconocimiento de la salvación por el perdón de sus pecados.

 

9. "Por la misericordia amorosa de nuestro Dios, por la que el alba desde lo alto nos ha visitado, para que El dé luz a aquellos que están sentados en las tinieblas y en las sombras de la muerte y dirija nuestros pies al camino de la paz".

 

10. Y el niño crecía y se hizo fuerte en espíritu, y su misión permaneció oculta hasta el día de su aparición ante el pueblo de Israel. (Cap. 3, 6-10)


Evangelio de los egipcios

 
 
Introducción
El libro sa[gra]do [de los egipcios] sobre el gran [Espíritu] invisible, el Padre cuyo nom[bre] no se puede pronunciar, [el que provie]ne de las alturas de [la perfección, la l]uz de la luz de los [eones de luz]; la luz del [silencio del Pre]pensamiento [y] el Padre del Silencio, la [luz] de la Palabra [y] la Verdad; la lu[z de las] 41 inco[rrupti]bilida[des], [la] luz que es sin límite; [el] resplandor a partir de los eones de luz del Padre inmanifestable, insignificativo, insenescible e improclamable, el Eón de los eones, el autoengendrado, el [au]togenerado, el autoproducido, extranjero, el Eón verdaderamente verdadero.

Manifestación de las tres potencias
Han provenido tres poderes de él, ellos son el Padre, la Madre, el Hijo, des[de] el Silencio viviente que proviene del [Pa]dre incorruptible. Éstos han venido, empero, a partir del Silencio del Padre oculto.

Composición del reino de la luz
[Y] a partir de este lugar ha provenido Domedón Doxome[dón, el Eón de] los eones y la l[uz de cada] uno de [sus] poderes; [y de este] modo el Hijo lle[gó] cuarto, la Madre [quin]ta, [el Pad]re sexto. Él existía […], pero sin proclamar. [Es] el que es insignificativo entre to[das las potencias], las glorias y las incorru[ptibi]lidades.

Las tres Ogdóadas


I. Manifestación
A partir de este lugar [pro]cedieron las tres potencias. 42 Las tres Ogdóadas que [el Padre] en (el) Silencio junto con su Prepensamiento [manifestó] desde su seno, es decir, el Padre, la Madre y el Hijo.

II. La primera Ogdóada
La pri[me]ra Ogdóada, por la que el Triple Varón p[ro]cedió, que es el Pensamiento y [la Pa]labra y la Incorruptibilidad y la Vi[da e]terna, la Voluntad, el Intelec[to] y el Preconocimiento, el Andró[gi]no paterno.

III. La segunda Ogdóada
La segunda poten[cia] ogdoádica, la Madre, la Ba[rb]elón [vir]ginal EPITITIOCH[.] […] AI, MEMENEAIMEN[… que] domina sobre el cielo; KARB[…] el poder que no se puede interpre[tar], la Madre indecible. [Ella na]ció de sí misma […], procedió. [Es]tuvo de acuerdo con el Padre del [Silencio si]lencioso.

IV. La tercera Ogdóada
El tercer [poder og]doádico, el Hijo del Si[lencio silencioso] junto con la corona del Silencio si[lencioso y] la gloria del Padre y la excelen[cia] [de la] 43 [Madre]. Produjo desde el se[no] los siete poderes de la gran [l]uz de los siete sonidos y la Pala[bra e]s su cumplimiento.

V. Recapitulación
Éstos son los tres [poderes], las tres Ogdóadas que el Pa[dre e]n su Prepensamiento proyectó [desde] su seno; los proyectó [en] este lugar.

Descripción del eón Doxomedón
Procedió, entonces, Domeón Doxome[dón], el eón de los eones, y el [tro]no que está en él y las potencias [que] lo r[od]ean, las glorias y las in[corrup]tibilidades. [El P]adre de la gran lu[z que procedió d]el Silencio. Es [el gran Doxom]edón, el eón en el que [el triple va]rón reposa y consolidaron [en él] el trono de su glo[ria, aquel] en el que su Nombre inmanifesta[ble está] inscrito en la tableta […]. Una es la Palabra, el Pa[dre de la Lu]z del todo. El que [proce]de del Silencio, descansan[do] en el Silencio, aquel cuyo 44 Nombre (está) en un símbolo in[visible; un mis]terio oculto, in[visible, pro]cedió IIIIIIIIIIIIIIIIIII[III] HHHHHHHHHHHHHHHHHHHH[HH O]OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO YY[YY]YYYYYYYYYYYYYYYYYY EEEEE[]EEEEEEEEEEEEEEEEE AAAAAAA[AAAA]AAAAAAAAAAA WWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW.

Alabanza y ruego de las Ogdóadas
Y [de este] modo las tres potencias dieron alabanza al [grande], invisible e in[nomina]ble Espíritu virginal, inapelable y [a su] virgen masculina. Pidi[eron una] potencia. Procedio, pues, un Si[lencio] silencioso viviente, como glo[rias] e [in]corruptibilidades en los eones [… eo]nes por miríadas se agregaron [… a los] tres masculinos las [tres…] generaciones masculinas, las raz[as masculinas lle]naron al gran eón Doxom[edón con] el poder de la Palabra del P[leroma entero].

El ruego del Infante triple varón
Entonces [el Infante] tres veces masculino [del gran] Cristo al que había ungido el [gran Espíritu invisi]ble, aquel [cuyo] poder fue [llamado] Ainon, dio ala[banza al] gran Espíritu invisible [y a su] virgen masculina Yo[uel y] al Silencio de silencioso silencio y la [grande]za […]

(Faltan las pp. 45 a 48, pero IV 56,1 prosigue así:)

[…] que es admirable [… ine]fable […] […], el que posee las grande[zas] to[da]s [de] grandeza [del] silen[cio] silencioso en [este lugar]. El In[fan]te tres veces v[arón] emitió [una a]labanza y pidió [un poder a partir del [gran] Espíritu [in]vi[sible virgin]al.

Manifestación de Youel y Esefec
Entonces se manifestó en este lugar […] que […] [… que] ve las glo[rias] [… te]soros en un […][…] miste[rio invisi]ble […] del Silencio [que es el var]ón vir[gen Youel]. [En]tonces [se manifes]tó [el Infante del In]fante, Esef[ec].

Recapitulación
Y [así] se completó, pues, el [Padre, la] Madre y el Hi[j]o, los cin[co se]llos, el poder invic[to] que [es] el gran [Cristo] de los inco[rrupti]bles 57todos […] santo […] […] el fin […], el [inco]rruptible y son poderes y [glorias e] incorrupti[bilidades] […] llegaron […] [las líneas 8-12 son ilegibles]. Éste dio [una alabanza] al inmani[festable, misteri]o oculto […] [el] ocul[to] […] [faltan las ls. 17-20] le en el […] [y] los eones [… t]ronos […] y […] cada uno […] [lo] ro[dean] miríadas de [poderes i]nnumerables, 58 [glo]rias e [inco]rruptibilidades […] y ellos [… del] Padre [y] la Ma[dre y] el Hijo y [el Pleroma] entero que anteriormente [he mencionado y los] cinco se[llos] [y el miste]rio de [misterios]. Se manifes[taron] [las líneas 9-12 son ilegibles] [el que] domina [sobre] […] y los eones de [… verda]de[mente] y los […] […] para siempre [son ilegibles las líneas 19-20] […] y los eones eter[nos verda]deramente verdaderos.

Manifestación del Pre pensamiento
Entonces se mani[festó] un [Pre]pensamiento en un silencio y un [silen]cio vi[viente de]l Espíritu [y un]a Palabra [del] Padre y [una] luz. Ella [… los cinco] 59sellos que el [Padre emi]tió desde su seno. Atra[vesó] los eones todos que anterior[mente] he dicho. Y estableció tronos de gloria y miríadas de ángeles [innu]merables [que le] rodean, [pode]res [y] glorias [inco]rruptibles, que [cantan] y glorifican alabando todos con una [vo]z [úni]ca, con un acorde, [con una vo]z y que nunca callan […] [… a]l Pa[dr]e y a la [Madre y al Hi]jo […] [y los Ple]rom[as todos] que an[teriormente] he mencionado que es [el gran] Cristo, que (es) a partir de un [Silencio, el que] es el Infante in[co]rrup[tible] TELMAEL TELMACH[A]EL [ELI EL]I MACHAR MACHAR [SETH el] poder [que] vive verda[deramente de ver]dad, y [el va]rón [vir]gen que está con [él, Y]ouel, [y Es]efec, [el] resplandeciente, el Hij[o] del Hijo [y la co]rona de su gloria […] de los cin[co se]llos, [el Ple]roma que he men[cionado] anteriormente.

Manifestación de la Palabra
60 Entonces [lle]gó la gran [Palabra] autoengendrada viviente, [el D]ios verdadero, la na[turaleza] ingénita, aquel cuyo nombre os diré: […]AIA[…] THAOTHOSTH[…] que e[s el] Hijo del [gran] Cristo, que es el Hijo [del] Silenci[o in]decible [que] llegó a ser desde el gran [in[visible] e incorruptible [espíritu]. El [Hijo del Silencio y [en Si]lencio se manifestó [línea 14 ilegible] [… in]visible […] […] [hom]bre [y los] tesoros [de] su gloria. [Entonces] se manifestó en el […] revelado […]. Y estableció los cuatro [eones]. Con una Palabra los estableció.

La alabanza de la Palabra
Dio una [alabanza] al gran [in]visible Espíritu vir[gi]nal. [El Silencio] del [Pad]re en un silen[cio del] Silencio vi[viente si]lenc[ioso], [el lu]gar en donde el hombre […] permanece […] […] a través de […] [continúa NHC III]:

La plasmación y origen de Adamas

49 [… se manifestó en este lugar] la nu[be de la] gran luz, la potencia [v]iviente, la Madre de las incorruptibilidades santas, el gran poder, la Mirotoe, y engendró a aquel que nombro su nombre cuando digo: IEN [I]EN EA EA EA, tres veces. Porque este Adamas es la luz resplandeciente que existe desde el Hombre, el pri[me]r Hombre, por cuyo medio todo existe y por el que todo es (y) sin el que nada existe. Emitió el Padre inconcebible, incomprensible. Él descendió de lo alto para suprimir la deficiencia.

La unión de Adamas y la Palabra
Entonces la gran Palabra, el autoengendrado divino y el hombre incorruptible Adamas se mezclaron entre sí. Llegó a ser, pues, una Palabra de Hombre y el Hombre, asimismo, llegó a ser por una Palabra.

La alabanza de la Palabra y Adamas
Dio alabanza al grande, invisible, incomprensible, virginal Espíritu y a la virgen masculina y al Infante tres veces varón 50 y a la [v]ir[gen] masculina Youel y a Esefec, el res[plande]ciente, Infante del Infante y la corona de su gloria y el poder del eón Doxomedón y los tronos que están en él, y los poderes que lo rodean, las glorias [y] las incorruptibilidades y el Pler[o]ma entero, que mencioné anteriormente, y la tierra etérea, la receptora de Dios, el lugar en el que reciben la imagen los hombres santos de la gran luz, los hombres del Padre, del Silencio silencioso vi[vi]ente, el Padre y el Pleroma total, al que antes me he referido.

El pedido de la Palabra y Adamas
Dieron alabanza la gran Palabra, el Autoengendrado divino y el hombre incorruptible Adamas, pidieron una potencia y fuerza para siempre para el Autoengendrado para plenitud de los cuatro eones, de modo que por medio de ellos se manifestaran 51 […] la gloria y la po[ten]cia del Padre invisible del hombre santo de la gran luz que vendrá al mundo que es la apariencia de la noche. El hombre incorruptible Adamas les pidió un hijo a partir de él, para que fuera padre de la raza inquebrantable e incorruptible de modo que por medio de ella se manifestara el Silencio y la Voz y por medio de ella surgiera el eón que es mortal para que se disolviera.

Generación de las cuatro luminarias y de Set
Y de este modo vino de lo alto la potencia de la gran luz, la manifestación. Ella generó las cuatro luminarias: Armozel, Oroiael, Daveité y Elelet y al gran incorruptible Set, el hijo del hombre incorruptible, Adamas.

El cumplimiento de la Hebdómada y las consortes de las luminarias
Y de este modo se completó la Hebdómada perfecta que existe en misterios 52 ocultos. Una vez que reci[bió] la g[loria] fue once Ogdóadas. Y respondió afirmativamente el Padre. Estuvo de acuerdo el Pleroma entero de las luminarias. Procedieron sus [con]sortes para el acabamiento de la Ogdóada del divino Autoengendrado: la Gracia, de la primera luminaria, Armozel; la Sensibilidad de la segunda luminaria, Oroiel; la Inteligencia de la tercera luminaria, Daveite; la Prudencia de la cuarta luminaria, Elelet. Ésta es la primera Ogdóada del Autoengendrado divino.

Los servidores de las luminarias y sus consortes
Y aceptó el Padre. Estuvo de acuerdo el Pleroma entero de las luminarias. Procedieron los [servidores]. El primero el gran Gamaliel, (de) la primera gran luminaria, Armozel. Y el gran Gabriel, (de) la segunda gran luminaria, Oroiel. Y el gran Samio, de la gran luminaria, Daveite. Y el gran Abrasax, de 53 la [gran luminaria], Elelet. Y [las con] sortes de éstos procedieron por la voluntad de la buena voluntad del Padre, la Memoria del grande, el primero, Gamaliel; el Amor del grande, el segundo, Gabriel; la Paz del tercero, el gran Samblo; la Vida eterna del grande, el cuarto, Abrasax. De este modo se completaron las cinco Ogdóadas, cuarenta en total, como un poder que no se puede interpretar.

La petición de la Palabra y el Pleroma
Entonces la gran Palabra, el Autoengendrado [y] la Palabra del Pleroma de las cuatro luminarias dio alabanza al gran Espíritu invisible, inapelable, virginal y a la virgen masculina y el gran eón Doxomedón y a los tronos que están en ellos y a los poderes que los rodean y a las glorias y a las autoridades y a los poderes [y] al Infante tres veces varón y a la virgen masculina Youel y a Esefec, 54 el resplandeciente, [el Infante] del Infante y la corona de [su glo]ria, el Pleroma total, y a las glorias todas que están en este lugar, los pleromas sin fin [y] los eones innominables, para que den nombre al Padre como el cuarto junto con la raza incorruptible, para poder llamar a la semilla del Padre la semilla del gran Set.

Respuesta a la petición
Entonces todos se agitaron y el temblor dominó a los incorruptibles. Entonces el Infante tres veces varón procedió desde arriba hacia abajo en los inengendrados y los autoengendrados y los que fueron engendrados en lo que es engendrado. Procedió la grandeza, la grandeza total del gran Cristo. Estableció tronos en gloria, miríadas innumerables en los cuatro eones que lo rodean, miríadas innumerables, potencias y glorias 55 e incorruptibilidades. Y dimanó de esta manera.

Aparición de la iglesia espiritual
Y la in[co]rruptible asamblea espiritual acreció en las cuatro luminarias del gran Autoengendrado viviente, el Dios de la Verdad, alabando, cantando y glorificando con una voz única, con un acorde y con una voz sin descanso al Padre y a la Madre, y al Hijo y al Pleroma todo, como he dicho. Los cinco sellos que están en las miríadas y que gobiernan sobre los eones y que transportan las glorias de los guí[a]s fueron encargados de revelarse a los que son dignos. Amén.

La alabanza de Set y la petición por su simiente
Entonces el gran Set, el hijo del incorruptible hombre Adamas, dio alabanza al grande, invisible, indecible, innominable, virginal Espíritu y a la [virgen] mas[cu]lina [y al Infante tres veces masculino y a la] virgen [masculina] Youel y a Esefec el resplandeciente de su gloria, y a la corona de su gloria, el Infante del Infante, 56 y al gran eón Doxomedón y al Pleroma del que he hablado anteriormente. Y él pidió por su semilla.

Plesitea y su obra
Entonces vino de este lugar el gran poder de la gran luminaria Plesitea, la madre de los ángeles, la madre de las luces, la madre gloriosa, la virgen de cuatro pechos aportando el fruto desde Gomorra como fuente junto con Sodoma que es el fruto de la fuente de Gomorra que está en ella. Vino a través del gran Set.

El júbilo del gran Set
Entonces el gran Set se alegró por el don que se le concedió por el incorruptible Infante. Tomó su simiente de la virgen de los cuatro pechos y la colocó con él en el cuarto eón (y) en la tercera gran luminaria Daveité.

Creación de los gobernadores del mundo
Después de cinco mil años la gran luminaria Elelet dijo: «Gobierne alguno sobre el caos y el Hades». Y apareció una nube 57 [cuyo nombre e]s Sabiduría material [… ella] miró las regiones [del caos], siendo su rostro como […en] su forma […] […] sangre. Y dijo [el gran á]ngel Gamaliel [al gran Gabrie]l, el servidor de [la gran lu]z, Oroiael. Él [dijo: «Un á]ngel salga [para que go]bierne sobre el caos [y el Hades. Enton]ces la nube [satisfecha vino] en las dos mónadas [de las cuales cada] una tenía una luz [… tro]no que ella había colocado [arriba] en la nube. [Entonces v]io Saclas, el gran [ángel, a]l gran demon [que está con él, Nebr]uel. Y llegaron a ser [juntos un] espíritu generador de la tierra. [Generaron án]geles asis[tentes. Dijo] Saclas al gran [demon Neb]ruel: «Se[an los do]ce eones en [el …] eón, mundos». [… di]jo el gran án[gel Saclas] por la voluntad del 58 Autoengendrado: «Lleguen a ser […] del número de siete […]». Y dijo a los [grandes ángeles]: «Id y que [cada uno] de vosotros reine sobre su [mundo. Fue]ron cada uno [de estos] doce [ángeles]. El primer ángel es At[ot. Es aquel] al que llaman [las grandes ra]zas de los hombres [… El se]gundo es Harmas, [que es el ojo del fuego]. El tercero [es Galila. El cuar]to es Yobel. [El quinto es A]doneo. El sexto [es Caín, al que lla]man las [grandes razas] de hombres, el Sol. El [séptimo es Abel]; el octavo, Aquiresina; el [noveno, Yubel]; el décimo es Harm[upiael; el dé]cimo primero es Ar[ciadoneo]; el décimo segundo [es Beliás. Éstos son] los que presiden el Ha[des y el caos].

La arrogancia de Saclas
Y después de la fundaci[ón del mundo] dijo Saclas a sus á[ngeles: Yo], yo soy un Di[os celoso] y fuera de mí nin[gún otro existe», puesto que 59 creía en su realidad.

El rencor de Saclas y la plasmación del hombre
Entonces una voz vino de lo alto diciendo: «Existe el Hombre y el Hijo del Hombre», a causa del descenso de la imagen de lo alto, que es similar a su voz en la altura de la imagen que ha visto. Por medio de la visión de la imagen de lo alto se plasmó la primera criatura.

Actividad redentora de arrepentimiento
A causa de esto existió el arrepentimiento. Recibió su cumplimiento y su poder por la voluntad del Padre y su acuerdo con lo que aceptó de la gran raza incorruptible, inquebrantable, del gran hombre poderoso del gran Set, para que la sembrara en los eones que han sido engendrados para que por él (= arrepentimiento), se completara la deficiencia. Porque había bajado de arriba al mundo que es la apariencia de la noche. Cuando llegó, rogó conjuntamente por la semilla del Arconte de este eón y [las] autoridades que existían a partir de él, aquella contaminada que será destruida del dios engendrador del demon y rogó por la semilla 60 de Adán, que es semejante al sol, del gran Set.

La obra de Hormos
Entonces vino el gran ángel Hormos para preparar por medio de las vírgenes de la generación corrompida de su eón en una Palabra-engendrada, vaso santo, a través del Espíritu santo, la semilla del gran Set.

El lugar de la semilla de Set
Entonces vino el gran Set. Trajo su simiente y fue sembrada en los eones que habían sido producidos, cuyo número es la cifra de Sodoma. Algunos dicen que Sodoma es el lugar de residencia del gran Set, que es Gomorra, pero otros (dicen) que el gran Set tomó su savia de Gomorra y la plantó en el lugar sagrado que dio el nombre a Sodoma.

La generación deEdocla
Ésta es la raza que vino por medio de Edocla. Porque generó en la Palabra a la verdad y la justicia, el origen de la semilla de la vida eterna que está junto con los que resistirán a causa del conocimiento de su emanación. Esta es la gran raza incorruptible que ha venido a través de los tres 61 mundos al mundo.

Peligros de la semilla de Set
Y el diluvio fue una figura en relación con la consumación del eón. Pero será enviado al mundo a causa de esta raza. Por consiguiente una conflagración tendrá lugar sobre la tierra. Y la gracia estará con los que pertenecen a la raza por medio de los profetas y los guardianes que guardan la vida de la raza. Por motivo de esta generación habrá hecatombes y plagas. Pero esto sucederá a causa de la gran raza incorruptible. Porque por esta raza tendrán lugar tentaciones, un error de falsos profetas.

Set reconoce las artimañas del Maligno
Entonces el gran Set vio la actividad del Maligno y sus múltiples encubrimientos y sus proyectos, los que se llevarán a cabo contra su raza incorruptible, inquebrantable, y las persecuciones de sus poderes y sus ángeles y el error de ellos, que opera audazmente contra ellos mismos.

Set pide guardianes para su generación

Entonces el gran Set dio alabanza al grande, indecible, al Espíritu virginal y a la 62 virgen masculina Barbelón, y al Infante tres veces masculino TELMAEL TELMAEL, HELI HELI, MACHAR MACHAR SETH, la potencia verdadera que vive verdaderamente y a la virgen masculina Youel y a Esefec el resplandeciente de gloria y la corona de su gloria y al gran eón Doxomedón y a los tronos que están en él. Y los poderes que lo rodean y el Pleroma todo como antes he dicho, y pidió guardianes para su semilla.

Llegada de los guardianes
Entonces procedieron desde los grandes eones cuatrocientos ángeles etéreos acompañados por el gran Aerosel y el gran Selmequel, para guardar a la gran raza incorruptible, su fruto y a los grandes hombres del gran Set desde el tiempo y el momento de la verdad y la justicia hasta la consumación del eón y sus arcontes, a los que han juzgado los grandes jueces de la muerte.

La misión de Set
Entonces el gran Set fue enviado por las cuatro luminarias de acuerdo con la voluntad del 63 Autoengendrado y el Pleroma entero, gracias [al don] y el buen consentimiento del gran Espíritu invisible y los cinco sellos y el Pleroma todo.

La obra de Set
Atravesó las tres presencias que he dicho antes, y el diluvio y la conflagración y el juicio de los arcontes y las potencias y las autoridades para salvar a la que se extravió por la reconciliación del mundo, y el bautismo por una Palabra-engendrada corporal que preparó para sí el gran Set misteriosamente a través de la virgen para que pudieran ser engendrados los santos por el Espíritu santo, por medio de símbolos invisibles secretos por una reconciliación del mundo con el mundo, por la renuncia al mundo y al dios de los tres eones y (por) las convocatorias de los santos y los inefables y los incorruptibles senos y (por) la gran luz del Padre que existió anteriormente junto con su Prepensamiento y por él estableció el santo bautismo que supera el cielo por la incorruptible 64 Palabra-engendrada, y Jesús el viviente y al que ha revestido el gran Set. Y ha clavado a las potencias de los trece eones y ha establecido por medio de él a los que lleva y a los que trae. Los armó con una armadura de conocimiento de esta verdad, con un poder invencible de incorruptibilidad.

Lista de los portadores de salvación
Se les manifestó el gran Auxiliar Yeseo Mazareo Yesedeceo, el agua viviente y ios grandes guías Santiago el grande y Teopempto e Isavel y los que presiden la fuente de la verdad, Miqueo y Micar y Mnesino, y el que preside el bautismo del viviente y los purificadores y Sosengenfaranges y los que presiden las puertas de las aguas, Miqueo y Micar, y los que presiden el monte, Seldao y Eleno y los recibidores de la raza, la incorruptible de [los] hombres poderosos [del] gran Set. Los ministros de las cuatro luminarias, el gran Gamaliel, el gran Gabriel, el gran Samblo y el gran 65 Abrasax y los que presiden el Sol, su nacimiento, Olses e Hypneo, y Eurumario y los que presiden el ingreso en el reposo de vida eterna, los gobernadores Mixanter y Micanor, y los que guardan a las almas del elegido, Acramas y Strempsujo y el gran poder Heli Heli Machar Machar Seth y el gran invisible, indecible, innominable, Espíritu virginal, y el Silencio y la gran luminaria Armozel, el lugar Autoengendrado viviente, el Dios de la Verdad y [el] que está con él, el hombre incorruptible Adamas, el segundo Oroiel, el lugar del gran Set. Y Jesús que posee la vida y que vino a crucificar al que está bajo la ley, el tercero, Daveité, el lugar de los hijos del gran Set, el cuarto Elelet, el lugar en donde las almas de los hijos descansan, el quinto, Youel, el que preside el nombre de aquel al que le será permitido bautizar en el bautismo santo que supera el cielo, el incorruptible.

Seguridad de la salvación actual
Desde ahora, sin embargo, 66 por medio del hombre incorruptible Poimael y los que son dignos de la invocación, de las renuncias (y) de los cinco sellos en el bautismo fontanal, éstos conocerán a sus recibidores según se los ha instruido sobre ellos y serán conocidos por ellos. Estos no experimentarán la muerte.

Sección hímnica I
IH IEYS E0 OY EO OYA. Verdaderamente con verdad, Yeseo Mazareo Yesedeceo ¡oh agua viviente!, ¡oh Infante del Infante!, ¡oh nombre glorioso, verdaderamente con verdad, eón que (es) el que es, IIII HHHH EEEE 0000 YYYY WWWW AAAA verdaderamente con verdad, HI AAAA WWWW el que es, que ve a los eones verdaderamente en verdad, AEE HHH III YYYYYY WWWWWWWW, el que es eterno eternamente verdaderamente con verdad IHA AIW en el corazón, que es ¡y aei eis ei ho ei, ei hos ei!

Sección hímnica II
Este gran nombre tuyo me preside, Perfecto Autoengendrado que no estás fuera de mí, yo te veo, ¡oh tú que eres invisible para cualquiera! ¿Quién, en efecto, podrá abarcarte en otra lengua? Ahora 67 que te he conocido, me he mezclado con lo inmutable. Me he armado con una armadura de luz, me he transformado en luz, ya que la Madre estaba en este lugar a causa de la belleza espléndida de gracia. Por esto he alargado mis manos mientras estaban inclinados. Recibí forma en el círculo de los ricos de la luz que están en mi seno que da forma a los muchos engendrados en la que ningún agravio recibe. Afirmaré tu gloria verdaderamente, porque te he captado SOY IES IDE AEIO AE1E OIS O, ¡Eón, eón, Dios del Silencio!, te honro totalmente. Eres mi lugar de reposo, hijo ES ES O E, el carente de forma que es en los carentes de forma, el que es, que suscitas al Hombre en el que me purificarás en tu vida, según tu nombre imperecedero. Por esto el incienso de vida está en mí. Lo mezclé en agua según el modelo de todos los arcontes para poder vivir contigo en la paz de los santos, tú, el que eres por siempre 68 verdaderamente con verdad.

Primera conclusión
Éste es el libro que el gran Set escribió y colocó en altos montes sobre los que el sol no se ha levantado ni lo podrá. Y desde los días de los profetas y los apóstoles y los mensajeros, su nombre no se ha levantado en absoluto sobre sus corazones ni lo podrá. Tampoco el oído de ellos lo ha oído.

Segunda conclusión
Este libro lo ha escrito el gran Set, en escritura de ciento treinta años. Lo colocó en la montaña que se denomina Caraxio para que al fin de los tiempos y los momentos convenientes, según la voluntad del divino Autoengendrado y del Pleroma entero, por medio del don de la Voluntad inescrutable e incomprensible del Padre, se manifieste y revele a esta incorruptible santa generación del gran Salvador y los que residen con él amorosamente y con el grande, invisible, eterno Espíritu y su Unigénito Hijo y la luz eterna 69 y su gran consorte incorruptible y la incorruptible Sabiduría y la Barbelón y el Pleroma entero en la eternidad. Amén.

Colofón
El evangelio de [los] egipcios. El libro escrito por Dios, sagrado y secreto. La Gracia, la Inteligencia, la Sensibilidad, la Prudencia están con el que lo ha escrito: Eugnosto el amado en el Espíritu. (En la carne mi nombre es Gongesos) junto con mis hermanos de luz en la incorruptibilidad, Jesús el Cristo, el Hijo de Dios, el Salvador. ICHTYS. Escrito de Dios, el libro sagrado del gran Espíritu Invisible.

Título
El libro sagrado del gran Espíritu Invisible. Amén.


El evangelio de la Verdad

 

 

1. El Evangelio de la Verdad es alegría para quienes han recibido del Padre de la verdad el don de conocerle, por el poder del Logos que deviene del Pleroma que está dentro del Pensamiento Inmanente y la Conciencia del Padre. Éste es el que llamamos Salvador, pues su obra es trabajar por la Salvación de los que se habían separado del Padre.

2. Este Evangelio es la manifestación de la Esperanza, a través del descubrimiento de sí mismos, para quienes lo buscan (al Padre). Ya que la Totalidad (las partes superiores del Ser individual) le estaba buscando a El (al Padre) de quien habían salido. Y la Totalidad estaba dentro de El, el inconcebible, el incomprensible, el que está más allá de todo pensamiento. La ignorancia del Padre produjo ansiedad y miedo. Entonces la ansiedad se condensó como una niebla, de tal forma que nadie podía ver. De esta forma se fortaleció lo erroneo, trabajando su materia vanamente, por ignorar la Verdad, creando una obra fuerte y seductora, semejante a la Verdad. 

3. Pero esto no fue ninguna humillación para El, el inconcebible, el incomprensible. Pues esa ansiedad y ese ensueño y esa obra engañosa, no eran nada, mientras que la eterna Verdad es inmutable, inquebrantable y de una total belleza. Por eso, despreciad la obra engañosa. No tiene raíces y esta nublada con respecto al Padre, maquinando actividades, ensueños y temores, para capturar a los que están en la transición y hacerlos cautivos. 

4. El ensueño producido por el engaño no es una revelación, no es una [obra hecha] desde el Padre. El ensueño no ocurre bajo la dirección de El, aunque su primer origen está en El. Lo que nace de él (del Padre), es la Gnosis, que se manifestó para que el ensueño se disuelva y el Padre sea conocido. Puesto que el ensueño ocurrió porque se ignoraba al Padre, después cuando el Padre se conozca ya no habrá más ensueño. 

5. Este es el evangelio de quien se busca a sí mismo, que se ha revelado a los perfectos por las misericordias del Padre, a través del misterio secreto: Yeshua, el Cristo . El iluminó a quienes estaban en la oscuridad a causa del ensueño. Los iluminó y les mostró un camino y ese camino es la verdad que él proclamó. 

6. Por eso el Engaño se enfureció contra El y lo persiguió para suprimirlo y eliminarlo. Fue clavado en un árbol y se hizo el fruto del conocimiento del Padre. No obstante, no causó la muerte a quienes lo consumieron, sino que a quienes lo consumieron les dio motivos de felicidad por tal descubrimiento. Porque El los encontró dentro de sí mismo, y ellos lo encontraron dentro de sí mismos: al inconcebible, al incomprensible, al Padre, el perfecto que creó a la Totalidad, dentro de quien la Totalidad existe y de quien la totalidad tiene necesidad. Porque El había retenido dentro de sí mismo el perfeccionamiento de ellos, el cual todavía no les había sido conferido. 

7. Pero el Padre no es celoso, pues ¿qué envidia podría haber entre El y sus miembros? Porque si el Eon (el Obstinado) hubiera prevalecido, no habrían podido venir al Padre. Por eso él retiene dentro de sí mismo la perfección de ellos, dándosela en la medida en que retornan a él, a través de un conocimiento (Gnosis) único. Él es quien creó la Totalidad, en el que está contenida la Totalidad y a quien la Totalidad necesita. Es semejante a una persona a quien algunos habían ignorado, aunque él desea que lo conozcan y le amen. Pues ¿de qué carecía la Totalidad, excepto del conocimiento del Padre? 

8. Así él (El Logos) llegó a ser el guía reposado y silencioso en el lugar de instrucción. El Logos vino a las escuelas y pronunció la Palabra como el maestro designado para ellos. Se acercaron quienes se consideraban a sí mismos como sabios, poniéndole a prueba, pero El les confundió porque eran vanos. Ellos le odiaron, porque no eran verdaderamente sabios. Entonces, después de todos éstos, se acercaron también los niñitos, a quienes pertenece la Gnosis del Padre. Fortalecidos, conocieron las formas-del-rostro del Padre. Conocieron y se conocieron; se glorificaron y glorificaron. El viviente libro de la vida fue revelado dentro del corazón de ellos, el que está escrito en el Pensamiento Inmanente y la Conciencia del Padre y que desde antes del establecimiento de la Totalidad estaba en su Incomprensibilidad. Nadie puede tomar este (libro) , porque fue reservado para el que lo tomará para ser muerto. 

9. Ninguno de los que confiaban en la salvación podría manifestarse a menos que este libro hubiese aparecido. Por eso el misericordioso y fiel, Yeshua, con paciencia acepta los sufrimientos para tomar este libro, ya que él sabe que su muerte es vida para la Totalidad. Tal como la fortuna del difunto dueño de la propiedad queda en secreto hasta que se abra su legado, igualmente la Totalidad queda escondida mientras el Padre de la Totalidad es invisible, el que es engendrado por sí mismo, de quien todas las dimensiones se originan. 

10. Por eso se aparece Yeshua, vestido en aquel libro, clavado a un árbol, para publicar el decreto del Padre en la cruz. ¡Oh enseñanza sublime, por la que él se humilla a sí mismo hasta la muerte aunque vestido de vida eterna! El quita los trapos de la mortalidad para ponerse esta inmortalidad, la cual nadie le puede quitar. Entrando en los espacios vacíos de los terrores, El saca a quienes habían sido despojados por el ensueño. Actuando con conocimiento y perfección, El proclama lo que hay dentro del corazón [… para] hacer sabios a quienes han de recibir la Gnosis. Pues quienes son instruidos son los vivientes, inscritos en este libro de la vida, quienes reciben la enseñanza sobre sí mismos por medio del Padre para volverse a El de nuevo.

11. Ya que la perfección de la Totalidad deviene del Padre, es requisito que la Totalidad ascienda a El. Cuando alguien posee la Gnosis, recibe las cosas que son suyas y las posee. Pues el ignorante es un menesteroso falto de muchas cosas, y lo más grande que le falta es aquello que lo debe perfeccionar. Dado que la perfección de la Totalidad deviene del Padre, es necesario que la Totalidad ascienda hacia El y que cada parte adquiera lo que le pertenece. Él inscribió a la Totalidad (en el Libro) previamente, para darles (la Perfección) a éstos, que habían salido de Él. Todos éstos, cuyos nombres eran conocidos por Él de antemano, son llamados a Él. Así que, los que tienen la Gnosis son los que tienen un nombre dado por el Padre. Pero aquellos cuyo nombre no ha sido dado por el Padre, son las partes de la ignorancia.

12. ¿Cómo podrían responder aquellas partes cuyo nombre no ha sido pronunciado? Pues lo que es ignorancia hasta el final es un producto del ensueño, y será disuelto con él. De otra forma ¿por qué motivo estas partes miserables no tendrían nombre y no serían llamadas?

13. Así la parte que posee la Gnosis, es de arriba. Cuando es llamada, oye y responde y se vuelve a quien la llama, ascendiendo a Él. Y descubre quién es el que la llama. Teniendo la Gnosis, cumple la voluntad de quien la llama. Desea agradarle, y recibe el reposo, su nombre propio se devela. Quien posee esta Gnosis descubre de dónde viene y a dónde va. Entiende como alguien que se emborrachó y que se ha sacudido su borrachera volviendo a sí mismo, para poner verticales esas cosas que son suyas. 

14. Él (Yeshua) trae a muchos de vuelta desde el engaño. Previamente, Él entra en los espacios a los que sus corazones habían emigrado al extraviarse, debido a la profundidad de quien rodea todas las dimensiones sin ser rodeado. Es una gran maravilla que estuvieran dentro del Padre sin conocerlo y que pudieran apartarse hacia sí mismos, porque no podían ni comprender ni conocer a Él, dentro de quien estaban. Así la voluntad de Él todavía no había emergido desde dentro. Pues Él se reveló a si mismo, para que todas sus emanaciones se reunieran con Él en la Gnosis. 

15. Este es el conocimiento del libro viviente, por medio del cual al final el (Padre) se ha manifestado a los eternos como las letras de la revelación de sí mismo. Estas (letras) no son vocales ni consonantes, de tal forma que alguien podría leerlas y pensar en la cosas vanas. Sino que ellas son el alfabeto verdadero, que sólo pronuncian quienes las conocen. Cada letra es un pensamiento perfecto, cada letra es semejante a un libro completo, escrito en el alfabeto de la Unidad del Padre para que las emananaciones conozcan, por medio de sus letras, al Padre. 

16. Su sabiduría (Sophia) medita sobre el Logos, su enseñanza lo expresa, su conocimiento lo revela, su clemencia es una corona sobre ella, su alegría está en armonía con ella, su gloria la exalta, su imagen la manifiesta, su reposo la recibe en sí mismo, su amor hace un cuerpo sobre ella, su fe la abraza. 

17. De esta manera el Logos del Padre surge en la Totalidad como el fruto de su corazón y la forma-del-rostro de su voluntad. Él (Yeshua) sostiene a la Totalidad, les expía y además asume la forma-del-rostro de cada uno, purificándolos, trayéndolos de vuelta hacia el Padre y la Madre, Yeshua de bondad infinita. El Padre descubre su seno, que es la Espíritu Santa, revelando su secreto. Su secreto es su Hijo, para que por las misericordia del Padre, los eones dejen de inquietarse buscándolo al Padre y se ubiquen dentro de Él, sabiendo que esto es el reposo. 

18. Rellenando la Deficiencia, Él disuelve el Esquema. Pues el Esquema es el mundo en el cual se hizo esclavo, y la Deficiencia es el lugar de celos y disputas. Pero el lugar de la Unidad, es perfecto. Puesto que la Deficiencia se produjo porque se ignoró al Padre, en consecuencia cuando se conoce al Padre, la Deficiencia deja de existir. Tal como sucede con la ignorancia de uno, que una vez que conoce, la ignorancia se desvanece. O como la oscuridad se disuelve cuando brilla la luz. Así también la Deficiencia se disuelve cuando aparece la Perfección. Así desde ese momento en adelante ya no hay más Esquema, sino que se disuelve en la fusión de la Unidad. Porque ahora su multiplicidad yace dispersa, mientras la Unidad va perfeccionando las dimensiones. 

19. Cada uno se realizará a sí mismo en la unificación y se purificará desde la multiplicidad hacia la unidad en la Gnosis, consumiendo la materia dentro de sí como una llama, la oscuridad con la luz, y la muerte con la vida. Ya que estas cosas así ocurren en cada uno de nosotros, debemos estar vigilantes sobre todo para que la morada sea santa y esté en silencio para la Unidad. 

20. Es semejante a quitar jarras defectuosas de sus sitios. Si se quiebran, el dueño de la casa no sufre ninguna pérdida. Incluso se regocija, porque esas jarras defectuosas se reemplazan por otras, llenas, que son totalmente perfectas. Esto es el juicio que ha venido de arriba, como una espada desenvainada de doble filo para cortar por los dos lados. 

21. Cuando viene el Logos, el cual queda dentro del corazón de quienes lo expresan, no es un mero sonido, sino que toma cuerpo. Una gran perturbación sucede entre las jarras, pues he aquí unas se encuentra vacías y otras llenas, o sea, unas se habían provisto pero otras se habían derramado, por lo que unas son purificadas y otras quebradas. Todos los espacios tiemblan y se agitan, carentes de orden o estabilidad. El Engaño se angustia no sabiendo qué hacer, afligido y lamentándose y cortandose-el-cabello por no entender nada.

22. Entonces cuando la Gnosis se acercó aniquiló al Engaño con todas sus emanaciones. El Engaño es vano, porque no tiene nada dentro. La verdad apareció, y todas sus emanaciones la conocieron. Abrazaron al Padre y se unieron con Él en un poder perfecto. Porque cada uno que ama a la verdad, se pega a la boca del Padre por su lengua, recibiendo la Espíritu Santa. La verdad es la boca del Padre, su lengua es la Espíritu Santa. Esta es la revelación del Padre y su auto-manifestación a sus eones. Él ha revelado su secreto, explicándolo todo. 

23. Pues ¿quién es el existente, aparte del Padre solitario? Todas las dimensiones son sus emanaciones, conocidas al emerger de su corazón, como hijos que proceden de un hombre perfecto. Cada uno a quien el Padre engendra, no ha recibido ni forma ni nombre previamente. Entonces se forman por el auto-conocimiento de Él. Porque aunque están en Él, no lo conocen. El Padre sin embargo conoce perfectamente a todas las dimensiones, las cuales quedan dentro de Él. 

24. Cuando Él decide, manifiesta a quien quiere, dándole forma y un nombre. Y al llamarlo, Él hace que sean. Antes de que lleguen a ser, éstos ciertamente ignoran a quien los formó. No obstante, no digo que no son nada, quienes no han llegado a ser todavía, sino que pre-existen dentro de Él quien intentará que lleguen a ser cuando él lo desee, como una estación que todavía no ha venido. (El Padre) conoce lo que va a producir en adelante, antes de que se manifieste. Mas el fruto que todavía no se ha manifestado, ni sabe ni consigue nada. Así todas las dimensiones quedan dentro del Padre, el Existente, del cual emergen y son establecidas desde la no-existencia. 

25. Quien carece de raíz también carece de fruto. Por más que piense: "Existo", será destruído en sí mismo. El que no ha existido en absoluto, nunca existirá. Entonces ¿qué debe pensar de sí mismo? Esto: "Existo como las sombras y las fantasías de la noche". Cuando la Luz ilumina el terror que experimenta, comprende que no es nada. Así son ignorantes del Padre, porque no lo ven. Puesto que hay miedo, turbación, inestabilidad, duda y división, son numerosas las ilusiones y ficciones vacías que se manifiestan en ellos, sumergidos en el sueño, conviviendo con sueños inquietantes. 

26. Huyen hacia alguna parte, se voltean fatigosamente, tras perseguir impotentemente a otros, dando golpes o sufriendo golpes ellos mismos, cayendo de un lugar alto, o volando por el aire sin alas. A veces les parece como si fueran a asesinarlos, aunque nadie los persigue, o como si ellos mismos estuvieran asesinando a sus vecinos ya que son manchados con su sangre. 

27. Una vez que los que están en esto se despiertan, nada de esto ven, aún cuando estaban inmersos en todas estas confusiones, puesto que no existen. Tal es la vía de quienes han desechado ignorancia, despreciando el sueño. Así tampoco consideran sus acciones como algo sólido, sino que las abandonan como un sueño tenido en la noche. Conocer al Padre, conlleva el amanecer. Así ha hecho cada uno, durmiendo durante el tiempo en que era ignorante. Y este es el modo en que llega al conocimiento, despertándose. ¡Feliz quien llega a darse la vuelta en sí mismo y despierta! Y ¡bienaventurado sea el que abre los ojos del ciego! Y la Espíritu corre tras él, apresurándose para despertarlo. Tendiendo su mano a quien yace en la tierra, ella pone sobre sus pies a quien todavía no se ha levantado.

28. El conocimiento que da entendimiento es por medio del Padre y la manifestación de su Hijo. Una vez que lo han visto y oído, les concede saborear y oler y tocar al amado Hijo. Cuando aparece, instruyéndoles acerca del Padre, el incomprensible, el sopla hacia dentro de ellos el pensamiento de hacer Su voluntad. Cuando muchos reciben la luz, se vuelven hacia Él.

29. Pero los materialistas son ajenos y no ven su imagen ni le conocen, aunque Él (el Hijo) emerge en forma encarnada. Nada obstruye su camino porque la inmortalidad es indomable. Además Él proclama lo que es nuevo, expresando lo que está dentro del corazón del Padre y poniendo de manifiesto el Logos sin defecto. 

30. La luz habla por la boca de Él, y su voz engendra la vida. Él transmite el pensamiento de sabiduría, de misericordia, de salvación, de la espíritu de poder, de la infinidad y la bondad del Padre. Él suprime castigo y tormento, porque éstos desvían de su rostro a quienes están en el error y la esclavitud, quienes tienen necesidad de misericordia, éstos que se extraviaron de su rostro en engaño y esclavitud. Destruye a ambos (error y esclavitud) con el poder y los confunde con el conocimiento. Él llega a ser un sendero para los descarriados, conocimiento para los ignorantes, descubrimiento para quienes buscan, estabilidad para los vacilantes, y pureza inmaculada para los contaminados.

31. Él es el pastor que deja atrás las 99 ovejas que no están perdidas, para buscar a ésta que se había desviado. Y se regocija cuando la encuentra. Ya que 99 es un número que se calcula en la (mano) izquierda, la cual lo enumera. Pero cuando se añada 1, la suma entera pasa a la (mano) derecha. Así acontece con aquél que le falta el Uno, el cual es la mano derecha entera. Él toma de la izquierda lo que es deficiente para transferirlo a la derecha, y de esta manera el número llega a ser 100. Pues la significación de lo que está dentro de estas palabras, es el Padre. 

32. Incluso en el sábado Él trabaja para la oveja que encuentra caída dentro del hoyo. Él restaura la oveja a la vida, trayéndola hacia arriba del hoyo, para que vosotros, Hijos del Conocimiento Interior, comprendais este sábado en que la obra de la salvación nunca debe cesar, y para que hableis del día de arriba, que no tiene noche, y de la luz perfecta, que no tiene ocaso. 

33. Hablad, por eso, desde vuestros corazones, porque sois este día perfecto y dentro de vosotros mora esta luz eterna. Hablad de la verdad con quienes la buscan, y de la Gnosis a aquellos que por engaño han errado el blanco. Sostened a quienes tropiezan, extended vuestra mano a los enfermos, alimentad a los hambrientos, regalad reposo a los cansados, levantad a quienes anhelan levantarse, despertad a los dormidos, porque vosotros sois la sabiduría que rescata. 

34. Si obrais como fuertes, seréis también más fuertes. Atendeos a vosotros mismos y no os preocupéis con aquellas otras cosas que ya habéis echado fuera de vosotros mismos. No os volváis a lo que ya habéis vomitado para comerlo. No seáis como polillas o gusanos, porque ya habéis echado eso fuera. No os convirtáis en un lugar para el diablo, porque ya lo habéis eliminado. No reforcéis esas cosas que os causaban tropezar y caer. 

35. El que busca el error se hace daño a sí mismo, más que daño al justo. Porque aquel actúa como alguien sin ley, mientras el justo efectúa sus obras para el bien de otros. Haced por eso la voluntad del Padre, porque sois de Él. 

36. Él Padre es bondadoso y su Voluntad es buena. Él ha tenido en cuenta lo vuestro, para que reposeis en Él. En sus frutos se reconoce a quienes le pertenecen. 

37. Los Hijos del Padre son su fragancia, porque proceden de la gracia de su rostro. Por eso el Padre ama su fragancia y la manifiesta en todos los lugares. Y mezclándola con la materia, él confiere su propia fragancia sobre la luz, y en su reposo la exalta encima de cada forma y cada sonido. Pues no son los oídos que aspiran la fragancia, sino la respiración (espíritu) la que tiene el sentido de oler y la aspira hacia sí mismo y se sumerge en la fragancia del Padre. 

38. Por éste método Él la hace retornar al lugar de donde vino, aspirando la fragancia original que se había enfriado. Ésta era algo que, (hablando) en forma psíquica, se había convertido en algo parecido al agua fría sobre tierra suelta, de tal forma que quienes lo ven la consideran lodo. Entonces, cuando sopla una brisa cálida y fragante, se disuelve y evapora de nuevo. Así pues, la frialdad resulta de la multiplicidad. Por eso vino el que es fiel, para disolver la multiplicidad y traer la plenitud (Pleroma) calurosa del amor, para que el frío no vuelva, sino que exista la Unidad de la Conciencia perfecta. Éste es el significado del evangelio del descubrimiento de la plenitud (Pleroma) para los que esperan la salvación que viene de lo alto. Así que la esperanza de quienes están expectantes, cuya imagen es la luz que no contiene sombra es aquel momento en que la plenitud (Pleroma) sobreviene.

39. La Deficiencia de la materia no proviene de la infinidad del Padre, que viene en el tiempo de la Deficiencia, aunque nadie podría predecir que el Indestructible llegaría de esta manera. Pero la profundidad del Padre sobreabunda, y el pensamiento del Engaño no puede existir junto a Él. Es un concepto para caerse uno postrado y es una idea para levantarse, el ser encontrado por Éste que viene para traerlo de vuelta. Este retorno es llamado: Metanoia. 

40. Por eso el Indestructible sopló, para irse tras el que ha errado, para que pueda tener reposo. Pues perdonar es quedarse atrás con la luz, el Logos de la Plenitud, dentro de la Deficiencia. Así el médico se da prisa para ir al lugar donde hay enfermedad, porque esto es el deseo de su corazón. Por esto el que es deficiente no se oculta del que tiene lo necesario. Así la Plenitud (Pleroma), que no tiene ninguna deficiencia, es lo que (el Padre) regaló de sí mismo para llenar la Deficiencia y así reciba el don. 

41. Donde no hay el don, hay deficiencia. Cuando el don que estaba disminuído se recibe, (el Padre) revela lo que falta, haciéndose ahora Plenitud (Pleroma). Éste es el descubrimiento de la Luz de la Verdad, que amanece de su inmutabilidad. Por esto se invoca a Cristo, para que los angustiados puedan regresar. Él los unge con el oleo. Ésta es la compasión del Padre, quien tiene compasión de ellos, puesto que a quienes Él unge, son perfeccionados. 

42. Las jarras que están llenas, son las que están selladas;. Cuando se destruye su sello, la jarra se va vaciando. Y la causa de su vaciamiento, es la ausencia de su sello. Entonces un simple soplo lo evapora. Pero de aquella (jarra) sin defecto no se quita el sello, ni se derrama nada, sino que el Padre perfecto rellena lo que hace falta. 

43. Él es bueno. Conoce sus plantitas, pues él es quien las sembró en su paraíso. Pues su paraíso es lugar de reposo. Éste es la perfección en la Conciencia del Padre y éstas (las plantitas) son los Logoi emanados de Él. Cada uno de sus Logoi es el producto de su voluntad única, en la manifestación de su Palabra (Logos). Mientras permanecían en la profundidad de su Conciencia (del Padre), el Logos fue el primero que emergió y los manifestó junto con la conciencia que expresa al Logos único en la gracia silenciosa. Ha sido llamada Pre-Conciencia pues ellos existían allí antes de surgir a la manifestación. Así sucedió que (el Logos) fue el primero que emergió, cuando quiso la voluntad de quien lo determinó. 

44. La voluntad del Padre es lo que reposa dentro de su corazón y le agrada. Nada existe sin él, ni sucede nada sin la voluntad del Padre. Pero su voluntad es insondable. Su voluntad es su huella, y nadie puede determinarla ni anticiparla para controlarla. Pero cuando Él quiere, lo que quiere existe aunque (a unos) no les guste. Éstos no son nada frente al rostro de Dios, frente a la voluntad del Padre. Porque Él conoce el principio y el final de todos. Al fin, les interrogará directamente. Pero el fin es recibir la Gnosis de Éste que está oculto. Porque Éste es el Padre de quien el origen emergió, y a quien volverán todos los que emergieron de Él. Ellos han surgido a la manifestación para la gloria y la alegría del nombre de Él. 

45. El nombre del Padre es el Hijo. (El Padre) primeramente le dio nombre a quien emergió de Él y es Él mismo. Y Él lo engendra como un Hijo. Él le confiere su propio nombre. Es el Padre quien posee todo lo que existe en torno a Él. Él tiene el nombre, Él tiene al Hijo que se puede ver. Pero su nombre es trascendental, porque es el único misterio del invisible, que viene por Él a los oídos enteramente llenos de sí. 

46. Pues en verdad el nombre del Padre no se pronuncia, sino que se manifiesta por medio del Hijo. En consecuencia, ¡grandioso es el nombre! ¿Quién por eso podría proclamar un nombre para Él, el nombre supremo, excepto solo Él, al que pertenece el nombre y los hijos del nombre, aquellos dentro de cuyos corazones reposa el nombre del Padre y quienes reposan en su nombre? Porque el Padre es inengendrado, es solo Él quien le engendra como su propio nombre, antes de formar a los eones, para que el nombre del Padre sea el Amo sobre sus cabezas, éste quien es verdaderamente el nombre, seguro en su autoridad por la potencia perfecta.

47. El nombre no es mera palabrería, ni es mera terminología, sino que es trascendental. Él se da nombre a sí mismo, puesto que Él solo se contempla, Él solo tiene el poder de regalarle nombre. Quien no existe, no tiene nombre, pues ¿qué nombre se puede dar a lo que no existe? Pero el que es, es junto con su nombre. Y sólo el Padre lo conoce y él solo le da nombre. 

48. El Hijo es su nombre. Él no lo mantiene escondido como un secreto, sino que el Hijo vino a ser y (el Padre) solo le nombró. Así el nombre pertenece al Padre, así como el nombre del Padre es el Hijo. ¿De qué manera podría la compasión encontrar este nombre, excepto por medio del Padre? Pero alguien dirá: "¿Quién dará nombre a alguien que ya existía? ¡como si los niños no recibieran nombre de quienes los engendran!"

49. Así en primer lugar es apropiado que entendamos sobre este tema: ¿Qué es el nombre? Verdaderamente, (el Hijo) es el nombre, así también Él es el nombre que deriva del Padre. Él es el nombre del Amo. Así Él no recibió el nombre en préstamo tal como los otros, según el diseño de cada individuo que sería creado dentro de su corazón. Pues él es el Nombre propio. No hay ningún otro a quien se le confirió. Él es innombrable e indescriptible, hasta el momento en que Él, que es perfecto, lo expresa (al Hijo). Y Él es el que tiene el poder de expresar su nombre y de contemplarlo. Así cuando le agrada en su corazón que su querido nombre sea su Hijo, y le da el nombre y Éste emerge de su profundidad. 

50. (El Hijo) expresó su misterio, sabiendo que el Padre es bondadoso. Precisamente por eso, envió a Éste (al Hijo) para que hable del lugar y de su lugar de reposo de donde emanó, y glorificase al Pleroma, la majestad de su nombre y la bondad del Padre. Él hablará acerca del lugar de donde cada uno vino y rápido, de nuevo, volverá allí, abandonando la región en la que comparte el regalo de su sustancia y donde se alimenta y crece. Y su lugar propio de reposo es el Pleroma.

51. Así todas las emanaciones del Padre son plenitud (Pleroma) y la fuente de todas sus emanaciones está dentro de su corazón, y en Él todas ellas florecen. Él les asigna sus destinos. De esta manera se manifiesta cada uno, para que por su propia meditación [vuelvan] al lugar donde dirigen su conciencia. Ese lugar es su fuente, la cual los levanta por todas las alturas del cielo hacia el Padre. Llegan hasta su cabeza, que es el reposo de ellas. Y son abrazadas al acercarse, de manera que expresan que participan de su rostro con sus besos. Sin embargo, no se manifiestan así por exaltarse a sí mismos. Ni carecen de la gloria del Padre, ni piensan que Él sea trivial ni amargo ni furioso. Sino que Él es benévolo, imperturbable y bondadoso, conociendo a todas las dimensiones antes de que entren en la existencia, y sin necesidad de instruirse. 

52. Esta es la forma de ser de quienes pertenecen a las alturas, por la grandeza del inconmensurable, mientras esperan al Único y Perfecto, que está allí para ellos. Y no descienden al Hades;. No tienen ni celos, ni lamentaciónes, ni mortalidad sino que reposan dentro de Él, que permanece en reposo. No son ni turbados ni vacilantes en torno a la verdad, sino que ellos mismos son la verdad. El Padre está dentro de ellos y ellos están dentro del Padre, perfeccionados y hechos indivisibles en lo verdaderamente bueno, no faltándoles nada, sino que permanecen en el reposo, refrescados por la Espíritu. Y obedecen a su fuente, éstos dentro de los que se encuentra la raíz de Él y quienes no sufren la pérdida de su alma. ¡Éste es el lugar de los bienaventurados, éste es su lugar!

53. En lo referente a los demás comprendan en sus lugares que no es apropiado para mí, habiendo estado en el lugar del reposo, decir nada más. Pero es dentro de su corazón donde estaré consagrado por siempre al Padre de la Totalidad, junto con esos Hermanos verdaderos sobre quienes se derrama el amor del Padre y entre quienes no hay carencia de Él. Estos son quienes en verdad son manifestados, existentes en la vida verdadera y eterna y hablando de la luz perfecta que se llena con la simiente (sperma) del Padre y quienes quedan dentro de su corazón y en la Plenitud (Pleroma) y en quienes se regocija la Espíritu de Él, glorificándo a Aquel en el que existe. Él es bueno, y sus Hijos son perfectos y dignos de su nombre. Porque son niños de esta clase los que Él desea..


Lista de los Evangelios apócrifos

 
El Protoevangelio de Santiago
El Evangelio del Pseudo-Mateo
El Evangelio de la Natividad
El Evangelio de Santo Tomás
Historia de la Infancia de Jesús según Santo Tomás
El Evangelio Arabe de la Infancia
El Evangelio Armenio de la Infancia
El Evangelio de Nicodemo
El Evangelio de San Pedro
El Evangelio de la Venganza del Salvador
El Evangelio de la Muerte de Pilatos
El Evangelio Cátaro del Pseudo-Juan
Historia Copta de José el Carpintero
Historia Arabe de José el Carpintero
Tránsito de la Bienaventurada Virgen María
Tránsito de la bienaventurada Virgen María según la versión de
Vicente De Beauvais
Tránsito de la bienaventurada Virgen María según la versión de
Dulaurier
Correspondencia Apócrifa entre Jesús y y Abgaro, Rey de Edesa
Fragmentos de Evangelios Apócrifos:
Fragmento del Evangelio de San Bernabé
Fragmento del Evangelio de San Bartolomé
Fragmento del Evangelio de San Felipe
Fragmento del Evangelio de los Ebionitas
Fragmento del Evangelio de los Egipcios
Sentencias atribuidas a Jesús por los Padres de la Iglesia, de
Evangelios perdidos
El Evangelio de Taciano
El Evangelio de Ammonio
El Evangelio de Valentino
Citas de evangelios apócrifos perdidos
Fragmentos papiráceos
Agrapha (citas de dichos atribuidos a Jesús que no figuran en los
evangelios canónicos)
Protoevangelio de Santiago
Evangelio del Pseudo-Mateo
Libro de la Natividad de María
Extractos del Libro sobre la Infancia del Salvador
Evangelio de Pedro (fragmento Akhmim)
Actas de Pilato o Evangelio de Nicodemo
Carta de Pilato a Tiberio
Carta de Tiberio a Pilato
Relación de Pilato
Correspondencia entre Pilato y Herodes
Tradición de Pilato
Muerte de Pilato
Declaración de José de Arimatea
Venganda del Salvador
Sentencia a Pilato
Evangelio de Bartolomé
Libro de San Juan Evangelista
Libro de Juan, arzobispo de tesalónica
Narración del Pseudo José de Arimatea
Correspondencia entre Jesús y Abgaro
Carta del Domingo
Evangelio (gnóstico) de Tomás
Evangelio de Felipe
Evangelio de Felipe
Evangelio de Tomás
Evangelio de los egipcios
Evangelio de María (Magdalena)
Evangelio de la Verdad
Diálogo del Salvador
Sabiduría de Jesucristo
La hija de Pedro
Hechos de Pedro y los Doce Apóstoles
Carta de Pedro a Felipe
Oración de Pablo
Libro de Tomás, el Atleta
Apócrifo de Santiago

El evangelio de Judas

 

Introducción: Principio

El relato secreto de la revelación que Jesús habló en la conversación con Judas Iscariote durante una semana tres días antes de que celebrara la Pascua.

 

 

El Ministerio Terrenal de Jesús

 

Cuando Jesús apareció en la tierra, realizó milagros y grandes maravillas para la salvación de la humanidad. Y siendo que algunos [caminaron] el camino de la justicia mientras otros caminaron en sus transgresiones, los doce discípulos fueron llamados.

Él empezó a hablar con ellos sobre los misterios más allá del mundo y de lo sucedería al final. Frecuentemente no aparecía a sus discípulos como él mismo, sino que se le encontraba entre ellos como un niño.

 

Escena 1: Diálogos de Jesús con sus discípulos: La oración de acción de gracias o la eucaristía

 

Un día se encontraba con sus discípulos en Judea, y les encontró reunidos y sentados en piadosa ceremonia. Cuando él [se acercó] a sus discípulos, [34] reunidos y sentados y ofreciendo una oración de acción de gracias sobre el pan, [se] rió.

Los discípulos [le] dijeron, “Maestro, ¿por qué re ríes de [nuestra] oración de acción de gracias? Hemos hecho lo correcto.

Él respondió y les dijo, “No me estoy riendo de ustedes. [Ustedes] no hacen esto por su propia voluntad, sino porque es a través de esto que su dios [será] alabado.”

Ellos dijeron, “Maestro, tú eres […] el hijo de nuestro dios.”

Jesús les dijo, “¿Cómo es que me conocen? En verdad [les] digo, ninguna generación de aquellos que están entre ustedes me conocerá.”

 

Los Discípulos se Molestaron

 

Cuando sus discípulos escucharon esto, se empezaron a molestar y a enfurecerse y empezaron a blasfemar contra él en sus corazones.

Cuando Jesús observó su falta de [comprensión] les [dijo], “¿por qué esta agitación les lleva al enojo? Su dios que está dentro de ustedes y […] [35] los ha provocado para encolerizarse [dentro] de sus almas. [Dejad] a cualquiera de ustedes que sea [suficientemente fuerte] entre los seres humanos sacar al humano perfecto y pararse ante a mi rostro”.

Todos dijeron, “Tenemos la fuerza.”

Pero sus espíritus no se atrevieron a ponerse frente a [él], excepto Judas Iscariote. El fue capaz de parase frente a él, pero no le pudo mirar a los ojos, y volvió su cara a otro lado.

Judas le [dijo], “Sé quien eres y de dónde vienes. Tú eres del reino inmortal de Barbeló. Y no soy digno de pronunciar el nombre de quien te ha enviado.”

 

Jesús Habla con Judas en Privado

 

Sabiendo que las reflexiones de Judas eran sobre algo muy exaltado, Jesús le dijo, “Apártate de los demás y te diré los misterios del reino. Para ti es posible alcanzarlo, pero padecerás gran aflicción. [36] Pues alguien más te reemplazará, de manera que los doce [discípulos] puedan de nuevo completarse con su dios.”

Judas le dijo, “¿Cuándo me dirás estas cosas, y [cuándo] llegará el día de la gran luz para la generación?

Pero cuando dijo esto, Jesús le dejó.

 

Escena 2: Jesús aparece de nuevo a los discípulos

 

La mañana siguiente, después de que esto sucediera, Jesús [aparece] de nuevo a sus discípulos.

Ellos le dijeron, “¿Maestro, dónde fuiste y qué hiciste cuando nos dejaste?”

Jesús les dijo, “Fui a otra grande y santa generación.”

Sus discípulos le dijeron, “Señor, ¿cuál es la gran generación que es superior a nosotros y más santa que nosotros, que no está ahora en estos reinos?”

Cuando Jesús escuchó esto, se rió y les dijo, “¿Por qué están pensando en sus corazones sobre la fuerte y santa generación? [37] En verdad [les] digo, nadie nacido [de] este aeón verá esa [generación], y ningún coro de ángeles de las estrellas regirá sobre esta generación, y ninguna persona de nacimiento mortal puede asociarse con ella, porque esa generación no viene de […] que se ha vuelto […]. La generación de personas entre [ustedes] es de la generación de la humanidad […] poder, el cual [… los] otros poderes […] por [los cuales] ustedes gobiernan.”

Cuando [sus] discípulos escucharon esto, fueron perturbados en espíritu. No pudieron decir una palabra.

Otro día Jesús vino a [ellos]. Ellos [le] dijeron, “Maestro, te hemos visto en una [visión], pues hemos tenido grandes [sueños …] noche […].”

[Él dijo], ¿Por qué se [ustedes … cuando] se han ido a esconder?” [38]

 

Los Discípulos ven el Templo y lo Comentan

 

Ellos [dijeron, “Hemos visto] una gran [casa con un gran] altar [en ella, y] doce hombres -diríamos que son los sacerdotes- y un nombre; y una multitud esperando en aquel altar, [hasta] que los sacerdotes [… y reciban] las ofrendas. [Pero] permanecimos esperando.

[Jesús dijo], “¿Cómo eran [los sacerdotes]?

Ellos [dijeron, “Algunos …] dos semanas; [algunos] sacrifican a sus propios hijos, otros a sus esposas, en alabanza [y] humildad mutua; algunos duermen con hombres; algunos están envueltos en [matanzas]; algunos cometen multitud de pecados y actos ilícitos. Y los hombres que están [ante] el altar invocan tu [nombre], [39] y en todos los actos de su carencia, se hacen sacrificios para completarla […].”

Después de decir esto, callaron, pues estaban perturbados.

 

Jesús Ofrece una Interpretación Alegórica de la Visión del Templo

 

Jesús les dijo, “¿Por qué estáis perturbados? En verdad os digo, todos los sacerdotes que están ante el altar invocan mi nombre. De nuevo les digo, mi nombre ha sido escrito en esta […] de las generaciones de las estrellas a través de las generaciones humanas. [Y ellos] han plantado árboles sin fruto, en mi nombre, de manera vergonzosa.”

Jesús les dijo, “Aquellos a quienes han visto recibiendo las ofrendas en el altar -eso es lo que ustedes son. Ese es el dios al que sirven, y ustedes son esos doce hombres que han visto. Los animales que han visto para el sacrificio son las personas que ustedes han extraviado [40] ante el altar. […] se levantarán y utilizarán mi nombre de esta manera, y generaciones de devotos permanecerán leales a él. Después de él otro hombre se colocará desde [los fornicarios], y otro [se] colocará desde los asesinos de niños, y otro desde aquellos que duermen con hombres, y aquellos que se abstienen, y el resto de las personas de contaminación y desobediencia y error, y aquellos que dicen, “Somos como ángeles”, ellos son las estrellas que traerán todo a su terminación. Pues para las generaciones humanas, se ha dicho, “Mira, Dios ha recibido tu sacrificio de las manos de un sacerdote” -esto es, un ministro del error. Pero es el Señor, el Señor del universo, quien manda, “En el día último ellos serán avergonzados.” [41]

Jesús [les] dijo, “Dejad de [sacrificar…] lo que tenéis […] sobre el altar, pues ellos están sobre tus estrellas y tus ángeles y ya han llegado a su terminación allí.

Así que dejadles que sean [seducidos] ante ustedes, y dejadlos ir [-cerca de 15 líneas perdidas] generaciones […]. Un panadero no puede alimentar a toda la creación [42] bajo el [cielo]. Y […] para ellos […] y […] para nosotros y […].

Jesús les dijo, “Dejad de luchar conmigo. Cada uno de ustedes tiene su propia estrella, y cada [uno -cerca de 17 líneas perdidas-] [43] en […] quien ha venido [… proceder] por el árbol […] de este aeón […] por un tiempo […] pero él ha venido a regar el paraíso de Dios, y la [generación] que perdurará, porque [él] no mancillará el [camino de la vida de] esa generación, sino […] por toda la eternidad.”

 

Judas Pregunta a Jesús Sobre esa Generación y las Generaciones Humanas

 

Judas [le] dijo, [Rabb]i, ¿qué tipo de fruto produce esta generación?

Jesús dijo, “Las almas de cada generación humana morirán. Cuando estas personas, sin embargo, hayan completado el tiempo del reino y el espíritu les deje, sus cuerpos morirán pero sus almas estarán vivas, y serán exaltadas.”

Judas dijo, “¿Y qué harán el resto de las generaciones humanas?”

Jesús dijo, “Es imposible [44] sembrar semilla en la [roca] y cosechar su fruto. [Esta] es también la forma […] la generación [mancillada] […] y la corruptible Sophia […] la mano que ha creado a los mortales, para que sus almas asciendan a los reinos eternos arriba. [En verdad] te digo, […] ángel […] poder podrá ver que […] éstos a quien […] santas generaciones […].”

Después de que Jesús dijera esto, partió.

 

Escena 3: Judas relata una visión y Jesús responde

 

Judas dijo, “Maestro, así como les has escuchado a todos, ahora escúchame a mí. Pues he tenido una gran visión.”

Cuando Jesús escuchó esto, se rió y le dijo, “Tú, decimotercer espíritu, ¿por qué lo intentas tanto? Pero habla, y yo lo llevaré contigo.”

Judas le dijo, “En la visión vi como los doce discípulos me apedreaban [45] y me perseguían [severamente]. Y también vine al lugar donde […] después de ti. Vi [una casa …], y mis ojos no pudieron [comprender] su tamaño. Grandes personas la rodeaban, y aquella casa -tenía- un techo de verdor, y en medio de la casa estaba [una multitud -dos líneas perdidas-], diciendo, “Maestro, albérgame junto con estas personas.”

[Jesús] respondió y dijo, “Judas, tu estrella te ha extraviado.” Y continuó, “Ningún mortal es digno de entrar en la casa que has visto, pues ese lugar está reservado para los santos. Ni el sol ni la luna regirá ahí, ni el día, pero el santo morará ahí siempre, en el reino eterno con los ángeles santos. Mira, te he explicado los misterios del reino [46], y te he enseñado sobre el error de las estrellas; y […] lo envié […] en los doce aeones.”

 

Judas Pregunta Sobre su Propio Destino

 

Judas dijo, “Maestro, ¿podría ser que mi semilla esté bajo el control de los regidores?”

Jesús respondió y le dijo, “Ven, que yo [-dos líneas perdidas-], pero te afligirás mucho cuando veas el reino y toda su generación.”

Cuando escuchó esto, Judas le dijo, “¿qué bien es ese que yo he recibido? Para que me hayas puesto aparte de esa generación.”

Jesús respondió y le dijo, “Tú te convertirás en el decimotercero, y serás maldecido por las otras generaciones -y vendrás a regir sobre ellos. En los últimos días ellos maldecirán tu ascensión [47] a la santa [generación].”

 

Jesús Enseña a Judas Sobre Cosmología: El Espíritu y el Auto-Generado

 

Jesús dijo, “[Ven], para que pueda enseñarte sobre [secretos] que ninguna persona [ha] visto jamás. Pues existe un grande e ilimitado reino, cuya magnitud ninguna generación de ángeles ha visto, [en la cual] hay [un] grande e invisible [Espíritu],

 

que ojo de ángel nunca ha visto jamás,

ningún pensamiento del corazón jamás ha comprendido,

y nunca ha sido llamado por ningún nombre.

 

“Y una nube luminosa apareció. Él dijo, “Dejad a un ángel aparecer como mi servidor.”

“Un gran ángel, el divino iluminado Auto-Generado, emergió de la nube. Por él, otros cuatro ángeles aparecieron desde otra nube, y se convirtieron en servidores del angélico Auto-Generado. El Auto-Generado dijo, [48] “Dejad […] que aparezca […],” y apareció […]. Y [creó] la primera lumbrera para reinar sobre él. Dijo, “Dejad que aparezcan los ángeles para [su] servicio,” e incontables miríadas aparecieron. Dijo, “[Dejad] que aparezca un aeón iluminado,” y entonces apareció. Creó a la segunda lumbrera [para] que reinara sobre él, junto con las incontables miríadas de ángeles, para servir. De esta forma creó el resto de los aeones iluminados. Les hizo reinar sobre ellos, y por ellos creó incontables miríadas de ángeles, para que les asistieran.

 

Adamas y las Lumbreras

(En Pistis Sophia Develada del VMS se menciona lumbreras como dadores de Luz)

 

Adamas estaba en la primera nube luminosa que ningún ángel había visto jamás entre aquellos llamados “Dios.” El [49] […] que […] la imagen […] y a semejanza de [este] ángel. Hizo aparecer a la incorruptible [generación] de Seth […] los doce […] los veinticuatro […]. Hizo aparecer setenta y dos luminarias en la generación incorruptible, de acuerdo con la voluntad del Espíritu. Estas setenta y dos luminarias hicieron aparecer trescientos sesenta luminarias en la generación incorruptible, de acuerdo con la voluntad del Espíritu, de que su número debía ser cinco por cada uno.

“Los doce aeones de las doce luminarias constituyen su padre, con seis cielos por cada aeón, de tal manera que hay setenta y dos cielos para las setenta y dos luminarias, y para cada una [50] [de ellas cinco] firmamentos, [para un total de] trescientos sesenta [firmamentos]. A ellos se les dio autoridad y un [gran] coro de ángeles [incontables], para gloria y adoración, [y después de ello también] espíritus vírgenes, para gloria y [adoración] de todos los aeones y los cielos y sus firmamentos.

 

El Cosmos, El Caos y el Mundo Inferior

 

“La multitud de aquellos inmortales es llamada el cosmos -esto es, perdición- por el Padre y las setenta y dos luminarias que están con el Auto-Generado y sus setenta y dos aeones. En él el primer humano apareció con sus poderes incorruptibles. Y el aeón que apareció con su generación, el aeón en el cual están la nube de conocimiento y el ángel, es llamada [51] El. […] aeón […] después de esto […] dijo, “Dejad que aparezcan doce ángeles [para] regir sobre el caos y sobre el [mundo inferior].”  Y mirad, de aquella nube aparece un [ángel] cuyo rostro brilla con el fuego y cuya apariencia fue mancillada con sangre. Su nombre fue Nebro, que quiere decir “rebelde”; otros lo llaman Yaldabaoth. Otro ángel, Saklas, también vino de la nube. Así Nebro creó seis ángeles -al igual que Saklas- para ser asistentes, y esto produjo doce ángeles en los cielos, con cada uno recibiendo una porción de los cielos.

 

Los Regidores y Ángeles

 

“Los doce regidores hablaron con los doce ángeles: “Dejad a cada uno [52] […] y dejadlos […] generación [-una línea perdida-] ángeles”:

 

El primero es [S]eth, quien es llamado Cristo.

El [segundo] es Harmathoth, quien es […].

El [tercero] es Galila.

El cuarto es Yobel.

El quinto [es] Adonaios.

Estos son los cinco que gobiernan sobre el mundo inferior, y antes que nada sobre el caos.

 

La Creación de la Humanidad

 

“Entonces Saklas dijo a sus ángeles, “Hagamos a un ser humano a semejanza e imagen.”  Ellos formaron a Adán y a su esposa Eva, quien, en la nube, es llamada Zoe. Pues por su nombre todas las generaciones buscan al hombre, y cada uno de ellos llama a la mujer por estos nombres. Ahora, Sakla no [53] or[denó…] excepto […] las gene[raciones…] esto […]. Y el [regidor] dijo a Adán, “Vivirás por mucho tiempo, con tus hijos.””

 

Judas Pregunta Sobre el Destino de Adam y de la Humanidad

 

Judas dijo a Jesús, “[¿Cuál] es la duración del tiempo que los seres humanos vivirán?”

Jesús dijo, “¿Por qué te cuestionas esto, que Adán, con su generación, haya vivido su lapso de vida en el lugar donde ha recibido su reino, con longevidad con su gobernante?

Judas dijo a Jesús, “¿Muere el espíritu humano?”

Jesús dijo, “Por esto es que Dios ordenó a Miguel darles los espíritus de la gente a ellos a préstamo, para que ellos puedan ofrecer servicio, pero el Grande le ordenó a Gabriel conceder espíritus a la gran generación sin ningún regidor sobre ellos -esto es, el espíritu y el alma. Por consiguiente, el [resto] de las almas [54] [-una línea perdida-].

 

Jesús Comenta la Destrucción de lo Perverso con Judas y Otros

 

 “[…] luz [-cerca de dos líneas perdidas-] alrededor […] permitid […] espíritu [que está] dentro de ustedes more en esta [carne] entre las generaciones de ángeles. Pero Dios provocó que el conocimiento fuera [dado] a Adán y a aquellos con él, para que los reyes del caos y del mundo inferior no se señorearan sobre ellos.”

Judas dijo a Jesús, “Entonces, ¿qué harán esas generaciones?”

Jesús dijo, “En verdad te digo, para todos ellos las estrellas traerán asuntos para su terminación. Cuando Saklas complete el lapso de tiempo asignado a él, su primera estrella aparecerá con las generaciones, y ellos terminarán lo que dijeron que harían. Entonces fornicarán en mi nombre y matarán a sus hijos [55] y ellos […] y [cerca de seis líneas y media perdidas-] mi nombre, y él […] tu estrella sobre el [trece]avo aeón.”

Después de esto Jesús [rió].    

[Judas dijo], “Maestro, [¿por qué te ríes de nosotros]?”

[Jesús] respondió [y dijo], “No me río de ustedes, sino del error de las estrellas, porque estas seis estrellas vagan con estos cinco combatientes, y todos ellos serán destruidos junto con sus criaturas.”

 

Jesús Habla de Aquellos que Están Bautizados, y de la Traición de Judas

 

Judas dijo a Jesús, “Mira, ¿qué hacen aquellos que han sido bautizados en tu nombre?

Jesús dijo, “En verdad [te] digo, este bautismo [56] […] mi nombre [-cerca de nueve líneas perdidas-] para mi. En verdad [yo] te digo, Judas, [aquellos que] ofrecen sacrificio a Saklas […] Dios [-tres líneas perdidas-] todo lo que es malo.

“Pero tu sobrepasarás a todos ellos. Pues tú sacrificarás al hombre que me reviste.

 

Ya tu cuerno se ha levantado,

tu ira se ha enardecido,

tu estrella ha brillado,

y tu corazón ha […]. [57]

 

En verdad […] tu ultima […] se hizo [-cerca de dos líneas y media perdidas-], aflicción [-cerca de dos líneas perdidas-] el regidor, pues será destruido. Y entonces la imagen de la gran generación de Adán será exaltada, pues antes que los cielos, la tierra y los ángeles, esa generación, que es de los reinos eternos, existía. Mira, se te ha dicho todo. Levanta tus ojos y mira a la nube y a la luz dentro de ella y a las estrellas que la rodean. La estrella que guía el camino es tu estrella.”

Judas levantó sus ojos y miró la nube luminosa, y entró en ella. Aquellos que estaban en el suelo escucharon una voz que provenía de la nube, diciendo, [58] […] la gran generación […] … imagen […] [-cerca de cinco líneas perdidas-].

 

Conclusión: Judas Traiciona a Jesús

 

[…] Sus supremos sacerdotes murmuraron porque [él] había entrado en el cuarto de huéspedes para orar. Pero algunos escribas estaban ahí vigilando cuidadosamente para arrestarlo durante la oración, pues tenían miedo de las gentes, pues todos le consideraban como un profeta.

 

Se acercaron a Judas y le dijeron, “¿Qué haces aquí? Tu eres discípulo de Jesús.”

Judas les respondió como deseaban. Y recibió un dinero y lo entregó a ellos

 

 

Traducido al ingles por Rodolphe Kasser, Marvin Meyer, y Gregor Wurst, en colaboración con François Gaudard. Traducción al español de Fabio Guevara


Evangelio de Bernabé

 

(Fragmento italiano)

1. En el momento en que los judíos se preparaban para ir a capturar en el huerto de los Olivos a Jesús, éste fue arrebatado al tercer cielo.

2. Porque no morirá hasta el fin del mundo, y se crucificó a Judas en su lugar.

3. Dios permitió que el discípulo traidor pareciese a los judíos hasta tal punto semejante en su rostro a Jesús, que lo tomasen por él, y que, como a tal, lo entregasen a Pilatos.

4. Aquella semejanza era tamaña, que la misma Virgen María y los mismos apóstoles fueron engañados por ella.

5. Y, el día en que se publicó el decreto del Gran Sacerdote, la Virgen María volvió a Jerusalén con Jacobo, con Juan y conmigo.

6. Y, temerosa de Dios, y aun sabiendo que el decreto del Gran Sacerdote era injusto, ordenó a los que residían con ella que olvidasen a su Hijo, profeta tan santo, y muerto, sin embargo, con tanta ignominia.

7. Mas Dios, que conoce lo que pasa en el corazón de los hombres, comprendía que estábamos abrumados de dolor, a causa de la muerte de Judas, la cual mirábamos como la de Jesús mismo, nuestro maestro, y que experimentábamos el más vivo deseo de verlo, después de su resurrección.

8. He aquí por qué los ángeles que guardaban a la Virgen María subieron al tercer cielo, en que Jesús estaba acompañado de sus ángeles, y lo enteraron de lo que ocurría.

9. Entonces Jesús pidió a Dios que le diese medios de ver a su madre y a sus discípulos.

10. Y Dios, lleno de misericordia, ordenó a cuatro de sus ángeles más queridos, Gabriel, Miguel, Rafael y Uriel, que llevasen a Jesús a la casa de su madre, y que lo guardasen allí durante tres días consecutivos, no dejándolo ver por más personas que por las que creyesen en su doctrina.

11. Y Jesús, rodeado de esplendor, llegó a la habitación en que estaba la Virgen María, con sus dos hermanas, y Marta con María Magdalena, y Lázaro conmigo, y Juan con Jacobo y con Pedro. Y, al verlo, fuimos presa de tal pavor, que caímos todos al suelo como muertos.

12. Mas Jesús, levantando a su madre y a sus discípulos, dijo: No temáis, ni lloréis, porque vivo estoy, y no difunto, como habéis creído.

13. Y cada cual permaneció largo tiempo como fuera de sí, ante el asombro de ver a Jesús, a quien juzgaban muerto.

14. Y, con grandes gemidos, la Virgen exclamó: Te ruego, hijo mío, que me digas por qué, habiéndote dado Dios el poder de resucitar a los muertos, has sufrido la muerte tú, con gran vergüenza para tus parientes y para tus amigos, y con gran oprobio para tu doctrina, de suerte que todos los que te aman están como heridos de estupor y de agonía.

15. Mas Jesús, abrazando a su madre, repuso: Puedes creerme, madre mía, cuando afirmo que nunca he muerto, y que Dios me ha reservado hasta el fin del mundo.

16. Y, habiendo hablado así, ordenó a los cuatro ángeles que se dejasen ver, y que diesen testimonio del modo como las cosas habían ocurrido.

17. Y los ángeles aparecieron como cuatro soles deslumbrantes, y de nuevo todos los asistentes, presa de pavor, cayeron como muertos.

18. Entonces Jesús dio cuatro velos a los ángeles para que se cubriesen, y para que, de esta manera, su madre y sus discípulos pudiesen soportar su aspecto, y oírlos hablar.

19. Y, animándolos a ello, dijo: He aquí a los ministros de Dios. Gabriel anuncia los secretos divinos. Miguel combate a los enemigos del Altísimo. Rafael recibe las almas de los muertos. Uriel, en el último día, llamará a juicio a todos los hombres.

20. Y los ángeles contaron a la Virgen lo que Dios les había mandado, y cómo Judas había sufrido una transformación para que sufriese la pena que había querido infligir a otro.

21. Y yo, Bernabé, dije a Jesús: ¿Me permitirás, oh maestro, dirigirte una pregunta, como cuando habitabas entre nosotros?

22. Y Jesús repuso: Pregunta, Bernabé, todo lo que quieras, y te responderé.

23. Y yo inquirí: Maestro, puesto que Dios es misericordioso, ¿por qué nos ha atormentado así, y por qué ha consentido que creyésemos que había muerto, mientras tu madre te lloraba hasta el punto de hallarse muy cerca de morir también? Y a ti, que eres el Santo de Dios, ¿cómo éste te ha dejado expuesto a la infamia de morir sobre el Calvario, entre dos ladrones?

24. Y Jesús contestó: Créeme, Bernabé. Siendo Dios la pureza misma, no puede ver en sus servidores la menor falta, que no castigue severamente. Y, como mi madre y mis discípulos me amaban con un afecto demasiado terrestre y humano, Dios, que es justo, ha querido castigar este afecto en el mundo mismo, y no hacerlo expiar por las llamas del infierno. Aunque yo hubiese llevado en la tierra una vida inocente, no obstante, como los hombres me habían llamado Dios e Hijo de Dios, mi Padre, no queriendo que fuese, en el día del juicio, un objeto de burla para los demonios, prefirió que fuese en el mundo un objeto de afrenta por la muerte de Judas en la cruz, y que todos quedasen persuadidos de que yo había sufrido este suplicio infamante. Y esa afrenta durará hasta la muerte de Mahoma, que, cuando venga al mundo, sacará de semejante error a todos los que creen en la ley de Dios.