Archivo de la categoría: Temas de interés general

Los misterios de la Vida y de la Muerte (parte2)

Resulta interesantísimo ver a esos gnomos o
pigmeos entre las rocas; parecen pequeños enanitos, con sus grandes
libros y su
lengua barba blanca. Obviamente, esto que nosotros decimos, que he dicho
en
pleno siglo veinte, pues resulta bastante extraño, porque la gente se ha
vuelto
ahora tan complicada, la mente se ha desviado tanto de las sencillas
verdades
de la Naturaleza,
que es difícil que ya pueda aceptar de buena gana estas cosas. Más bien
este
tipo de conocimientos los aceptan las gentes simples, sencillas,
aquellos que
no tienen tantas complicaciones en el intelecto.

En todo caso, quiero decirles que los
Elementales minerales, cuando ya ingresan en la evolución vegetal, se
hacen
interesantísimos. Cada planta es el cuerpo físico de un Elemental
vegetal; esos
Elementales de las plantas, tienen Conciencia, son inteligentes, y hay
grandes
esoteristas que saben manipularlos o manejarlos a voluntad. Resultan
bellísimos; quienes los conocen, pueden por medio de ellos actuar sobre
los
elementos de la
Naturaleza.

Un poco más allá de los Elementales
vegetales, tenemos a los Elementales del reino animal. Indubitablemente,
sólo
los Elementales vegetales avanzados tienen derecho a ingresar en
organismo
animales y siempre se comienza la evolución, en el reino animal, por
organismos
simples, sencillos, pero a medida que se va evolucionando, se va también
complicando la vida y llega el instante en que el Elemental animal puede
tomar
cuerpos orgánicos muy complejos. Posteriormente, se reconquista el
estado
humano que otrora se perdiera. Al llegar a este estadío, se le asignan a
los
Elementales, a la
Esencia,
a la Conciencia,
al Alma -como ustedes quieran definirla o explicarla- 108 existencias
nuevamente para su Auto-Realización Intima. Si durante las 108
existencias
nuevas no se consigue la Auto-Realización Intima del Ser,
prosigue la
rueda de la vida girando y entonces se desciende nuevamente entre las
entrañas
del reino mineral, con el propósito de eliminar -de la Esencia- los
elementos
indeseables que en una u otra forma se aderieron a la psiquis, y se
repite el
mismo proceso.

Conclusión: la rueda gira 3.000 veces. Si
en 3.000 ciclos, de 108 existencias cada uno, cada ciclo, no se
auto-realizan
las Esencias, toda puerta se cierra y la Esencia misma, convertida
simplemente en un
Elemental inocente, se sumerge entre el seno de la Gran Realidad,
es
decir, entre el Gran Alaya del Universo, entre el Espíritu Universal de
Vida o
Parabrahatman, como le denominan los indostanes, la Gran Realidad.

Esta es la vida, pues, de los que
descienden al interior de la
Tierra, después de la muerte. Vemos pues, que después
de la
desencarnación unos suben a los Mundos Superiores para unas vacaciones,
otros
descienden en las entrañas de la tierra y hay otros que se retornan en
forma
mediata o inmediata, se reincorporan, vuelven para repetir, de inmediato
también, su existencia aquí, en este mundo.

Mientras uno tenga que retornar o regresar,
pues tiene que repetir su propia vida. Ya vimos que la muerte es el
regreso al
punto de partida original; ya les expliqué también que después de la
muerte, en
la Eternidad,
en la Luz Astral,
dijéramos, tenemos que revivir la existencia que acaba de pasar. Ahora
les diré
que al volver, al retornar, al regresar, tenemos que repetir otra vez,
en el
tapete de la vida, o sobre el tapete de la existencia, toda nuestra
misma vida.

P.- Venerable Maestro: Usted nos ha hablado
del descenso de las Almas o Esencias al interior de la Tierra y de su
posterior
evolución, al salir del infernus, por los reinos mineral, vegetal y
animal,
hasta reconquistar el estado humano. También ha hablado de regresar esas
Esencias, después de la muerte. ¿En cual de los dos casos se refiere
usted a la Doctrina
de la
Transmigración de
las Almas?

R.- Bueno, en el primer caso mencioné
únicamente la ley de la
Transmigración de las Almas y aquéllas -Almas- que
cumplían
el ciclo de las 108 existencias, que les tocaba descender entre las
entrañas
del mundo y que posteriormente, muerto el Ego, volverían a evolucionar
desde el
mineral hasta el hombre. Esa es la
Doctrina de la Transmigración de las
Almas.

Ahora estoy hablando de la Doctrina del
Eterno
Retorno de todas las cosas, junto con esa otra Ley que se llama la
"Doctrina de la
Recurrencia". Si uno, en vez de descender entre las
entrañas del mundo, retorna en forma mediata o inmediata, aquí, al
mundo, es
obvio que tendrá que repetirse, sobre el tapete de la existencia, sobre
el
tapete del mundo, su misma vida, la vida que finalizó.

Ustedes me dirán que eso es demasiado
aburridor. Todos estamos aquí, repitiendo lo que hicimos en la pasada
existencia, en el pasado retorno. ¡Claro que sí es tremenda aburridor!
Pero los
culpables somos nosotros mismos, porque como ya les he dicho, un hombre
es lo
que es su vida; si nosotros no modificamos la vida, tendremos que
estarla
repitiendo incesantemente.

Desencarnamos y volvemos a tomar cuerpo
físico, ¿Para qué? Para repetir lo mismo. Y volvemos a desencarnar para
volver
a tomar cuerpo y repetir lo mismo, y llega el día en que tenemos que
irnos
"con nuestra música a otra parte", tenemos que descender entre las
entrañas del mundo, hasta la "Muerte Segunda". Pero uno puede evitar
estas repeticiones; estas repeticiones es lo que se conoce como la "Ley
de
Recurrencia": todo vuelve a ocurrir, tal como sucedió. Pero ¿por qué?
dirán ustedes, ¿por qué tiene que repetirse lo mismo? Bueno, esto merece
una
explicación.

Ante todo quiero que sepan que el
"yo" no es algo meramente autónomo o auto-consciente, o dijéramos muy
individual. Ciertamente, el "yo" es una suma de "yoes". La
psicología común y corriente, la psicología oficial, piensa en el
"yo" como una totalidad; nosotros pensamos en el "yo" como
una suma de "yoes", porque uno es el "yo" de la Ira, otro es el "yo"
de la Codicia,
otro es el "yo" de la
Lujuria, otro es el "yo" de la Envidia, otro es el
"yo" de la Pereza,
otro es el "yo" de la
Gula; son distintos "yoes", no hay un solo
"yo", sino varios "yoes" dentro de nuestro organismo.

Es obvio que la pluralidad del
"yo" le sirve de fundamento, pues, a la "Doctrina de los
muchos", tal como se enseña en el Tíbet Oriental. En apoyo de la
"Doctrina de los muchos", está el Gran Kabir Jesús. Dicen que él sacó
del cuerpo de María Magdalena siete demonios; no hay duda que se trata
de los
"siete pecados capitales": Ira, Codicia, Lujuria, Envidia, Orgullo,
Pereza, Gula. Cada uno de esos siete es cabeza de legión y como ya les
dije,
aunque tuviéramos mil lenguas para hablar y paladar de acero, no
alcanzaríamos
a enumerar todos nuestros defectos cabalmente.

Cada defecto es un "yo" en sí
mismo; así que tenemos muchos "yoes-defectos". Si calificamos de
"demonios" a tales "yoes-defectos", pues no estamos
equivocados.

En el Evangelio Crístico, se le pregunta al
poseso por su nombre verdadero y contesta: "¡Soy legión, mi verdadero
nombre es legión!" Así cada uno de nosotros, en el fondo, es legión y
cada
"yo-demonio" de la legión quiere controlar el cerebro, quiere
controlar los cinco centros principales de la máquina orgánica, quiere
descollar, subir, trepar al tope de la escalera, hacerse sentir, etc.

Cada "yo-demonio" es como una
persona dentro de nuestro cuerpo; si decimos que dentro de nuestra
personalidad
viven muchas personas, no estamos equivocados; en verdad, así es.

Así que, la repetición mecánica de los
diversos eventos de nuestra pasada existencia, se debe ciertamente a la
multiplicidad del "yo". Vamos a situar casos concretos: supongamos
que en una pasada existencia, a la edad de 30 años, nos peleamos con
otro
sujeto en la cantina -caso común de la vida-. Obviamente, el
"yo-defecto" de la Ira
fue el personaje principal de la escena. Después de la muerte, ese
"yo-defecto" continúa en la Eternidad y en la nueva existencia, ese
"yo-defecto" permanece en el fondo de nuestra subconsciencia,
aguardando que llegue la edad de los 30 años para volver a una cantina;
en su
interior hay resentimiento y desea encontrar al sujeto de aquel evento. A
su
vez, el otro sujeto, el que tomó parte del evento aquel trágico,
"cantinero", también tiene su "yo" -el "yo" que
quiere vengarse, que permanece en el fondo del subconsciente, aguardando
el instante
ese de entrar en actividad-.

Conclusión, llegada la edad de los 30 años,
el "yo" del sujeto, el "yo-ira", el "yo" que
formó parte de aquel evento trágico, metido en el subconsciente dice:
"Tengo que encontrarme con aquel hombre". A su vez, él dice: "Yo
tengo que encontrarme con ese". Y telepáticamente ambos se ponen de
acuerdo, y al fin se dan telepáticamente cita en alguna cantina, se
encuentran
físicamente, personalmente, en la nueva existencia, y repiten la escena,
tal
como sucedió en la pasada existencia.

Todo esto se ha hecho a espaldas de nuestro
intelecto, por debajo de nuestro intelecto, está por debajo de nuestro
razonamiento. Sencillamente hemos sido arrastrados a una tragedia, hemos
sido
arrastrados a la tragedia, hemos sido llevados, inconscientemente, a
repetir lo
mismo.

Ahora tengamos el caso de que alguien, a la
edad de 30 años, en su pasada existencia tuvo una aventura amorosa un
hombre
que tuvo una aventura con una dama. El "yo" aquel de la aventura
continúa vivo después de la aventura, y después de la muerte continúa
vivo en la
Eternidad. Al
regresar, al reincorporarnos en un nuevo organismo, aquel "yo" de la
aventura sigue vivo, aguarda en el fondo del subconsciente, en los
repliegues
más bien inconscientes de la vida de la psiquis. En momento de entrar en
una
nueva actividad, y al llegar a la edad de la aventura pasada, es decir a
los 30
años, dice: "bueno, ahora sí es el momento, ahora voy a salir a buscar
la
dama de mis ensueños". A su vez, el "yo" de la dama de sus
ensueños, el de la aventura, dice lo mismo: "este es el instante, voy a
buscar a aquel caballero". Y por debajo de la razón, los dos
"yoes" se las arreglan telepáticamente, ambos se hacen la cita y
arrastran cada uno la personalidad, todo eso a espaldas de la
inteligencia,
todo a espaldas del misnisterio de la intelectualidad, viene el
encuentro y se
repite la aventura.

Así que nosotros en verdad, aunque parezca
increíble, no hacemos nada, todo nos sucede, como cuando llueve, como
cuando
truena.

Un pleito que uno haya tenido por bienes terrenales, digamos, por nada
casi, el
"yo" de aquel pleito, después de la muerte sigue vivo y en la nueva
existencia sigue vivo, está escondido en los repliegues de la mente,
aguardando
el instante de entrar en actividad. Si aquel pleito fue a la edad de 50
años,
aguarda a que lleguen los 50 años y a la edad de 50 años dirá: "este es
mi
momento" y seguro que aquel con quien tuvo el pleito dirá también que
"es el momento", y se reencuentran para otro pleito similar y repiten
la escena. Entonces, nosotros realmente ni siquiera tenemos un libre
albedrío,
todo nos sucede, repito, como cuando llueve o como cuando truena.

Hay un pequeño margen de libre albedrío, es
muy poco. Imagínense ustedes, por un momento, un violín metido en dentro
de un
estuche: hay un margen muy mínimo para ese violín. Así es también
nuestro libre
albedrío: es casi nulo, lo que hay es un pequeño margen, imperceptible,
que si
lo sabemos aprovechar, puede suceder entonces que nos transformemos
radicalmente y nos liberemos de la
Ley de Recurrencia; pero hay que saberlo aprovechar.

¿Cómo? En la vida práctica tenemos que
volvernos nosotros un poquito más auto-observadores. Cuando uno acepta
que
tiene una psicología, comienza a observarse a sí mismo y cuando alguien
comienza a observarse a sí mismo, comienza también a volverse diferente a
todo
el mundo.

Es en la calle, es en la casa, es en el
trabajo donde nuestros defectos, esos defectos que llevamos escondidos
afloran
espontáneamente, y si estamos alertas y vigilantes, como el vigía en
época de
guerra, entonces los vemos. Defecto descubierto, debe ser enjuiciado a
través
del análisis, de la reflexión y de la meditación íntima del Ser con el
objeto
de comprenderlo. Cuando uno comprende a tal o cual "yo-defecto",
entonces está debidamente preparado para desintegrarlo atómicamente.

¿Es posible desintegrarlo? Sí es posible,
pero necesitamos de un poder que sea superior a la mente, porque la
mente por
sí misma no puede alterar, fundamentalmente, ningún defecto psicológico.
Puede
rotularlo con distintos nombres, puede pasarlo de un nivel a otro del
entendimiento, puede ocultarlo de sí misma o de los demás, puede
justificarlo o
condenarlo etc., pero jamás alterarlo radicalmente. Necesitamos de un
poder que
sea superior a la mente, un poder que pueda desintegrar cualquier
"yo-defecto";
ese poder está latente en el fondo de nuestra psiquis, sólo es cuestión
de
conocerlo para aprenderlo a usar. A tal poder en oriente, en la India, se le
denomina
"Devi Kundalini", "la Serpiente Ignea de nuestros mágicos
poderes". En la gran Tenochtitlan, se la denominaba "Tonantzin";
entre los alquimistas medievales recibe el nombre de "Stella Maris",
la "Virgen del Mar"; entre los hebreos tal poder recibía el nombre el
nombre de "Adonia"; entre los Cretenses se le conocía con el nombre
de "Cibeles"; entre los egipcios era "Isis, la Madre Divina, a
quien
ningún mortal ha levantado el velo"; entre los cristianos es María,
Maya,
es decir, Dios Madre.

Hemos pensado nosotros muchas veces en Dios
como Padre, pero bien vale la pena pensar en Dios como Madre, como Amor,
como
Misericordia. Dios Madre habita en el fondo de nuestra psiquis, es
decir, está
en el Ser. Podría decirles que Dios Madre es una parte de nuestro propio
Ser,
pero derivado.

Distíngase entre el Ser y el
"yo". El Ser y el "yo" son incompatibles, son como el agua
y el aceite, que no pueden mezclarse. El Ser es el Ser y la razón de ser
del
Ser, es el mismo Ser. El Ser es lo que es, lo que siempre ha sido y lo
que
siempre será; es la vida que palpita en cada átomo, como palpita en cada
Sol.

Así pues, Dios Madre es una variante de
nuestro propio Ser, pero derivado. Esto significa que cada cual, o
significa de
hecho que cada cual tiene su Madre Divina particular, individual.
Kundalini, le
dicen los indostanes, estoy de acuerdo con este término. Considero que
nosotros
podemos encontrar a la
Divina Madre Kundalini en meditación profunda, y
suplicarle
entonces que desintegre aquel "yo-defecto" que hemos comprendido
perfectamente, a través de la meditación. Las Divina Madre Kundalini
procederá
y lo desintegrará, lo reducirá a polvareda cósmica. Al desintegrar un
defecto,
libera esencia anímica, pues dentro de cada "yo-defecto" hay cierto
porcentaje de esencia anímica embotellada. Pero si se desintegra un
defecto, se
libera esencia anímica; si se desintegran dos defectos, pues de libera
más
esencia anímica, y si se desintegran todos los defectos psicológicos que
cargamos en nuestro interior, entonces liberamos totalmente la Conciencia.

Una Conciencia liberada es una Conciencia
que despierta. Una Conciencia despierta, es una Conciencia que podrá ver
oír,
tocar y palpar los grandes Misterios de la Vida y de la Muerte; es una
Conciencia que podrá experimentar
por misma y en forma directa, eso que es lo Real, eso que es la Verdad, eso que
está más
allá del cuerpo, de los afectos y de la mente.

Cuando a Jesús el gran Kabir, Pilatos le
preguntara cuál es la
Verdad,
guardó silencio, y cuando al Budha Gautama Sakyamuni, el príncipe
Sidharta, le
hicieron la misma pregunta, dio la espalda y se retiró. La Verdad es lo
desconocido de
momento en momento, de instante en instante; sólo con la muerte del Ego,
adviene a nosotros eso que es la
Verdad.

La
Verdad
hay que experimentarla, como
cuando uno mete el dedo en la lumbre y se quema. Una teoría, por muy
bella que
sea, con respecto a la
Verdad
no es la Verdad;
una teoría, digo, o una opinión, por muy venerable o respetable que sea,
con
relación a la Verdad
tampoco es la
Verdad. Cualquier idea que tengamos, con respecto a la Verdad no es la Verdad, aunque la
idea sea
muy luminosa. Cualquier tesis que nosotros podamos plantear sobre la Verdad, tampoco es la Verdad. La
Verdad hay
que experimentarla, repito, como cuando uno mete el dedo en la lumbre y
se
quema. Esta más allá del cuerpo, de los afectos y de la mente, y la Verdad sólo puede
ser
experimentada en ausencia del "yo psicológico"; sin haber disuelto el
"yo", no es posible la experiencia de lo Real. El intelecto, por muy
brillante que sea, por muy hermosas teorías que posea, no es la Verdad. Como
dijera
Goethe, el creador del "Fausto": "toda teoría es gris y sólo es
verde el árbol de dorados frutos que es la vida".

Así que nosotros necesitamos desintegrar el
Ego de la psicología para liberar la Conciencia; sólo así podremos
llegar a
experimentar la Verdad.

Jesús el Cristo dijo: "Conoced la Verdad y ella os
hará
libres". Nosotros necesitamos experimentarla directamente. Cuando
alguien
consigue de verdad destruir el Ego, se libera de la Ley de Recurrencia,
hace de su
vida una obra maestra, se convierte en un genio, en un iluminado, en el
sentido
más completo de la palabra. Cuando alguien libera su Conciencia,
obviamente
conoce la Verdad.
Hay
que liberarla, y no es posible liberarla si no se disuelve el "yo" de
la psicología.

Quienes alaban al "yo", son
ególatras por naturaleza y por instinto. Al "yo" lo alaban los
mitómanos porque son mitómanos; al "yo" lo alaban los paranoicos,
porque son paranoicos y los ególatras porque son ególatras.

La vida, sobre la faz de la Tierra, sería
distinta si
nosotros disolviéramos el Ego, el "yo"; entonces la Conciencia de
cada uno
despierta, iluminada, irradiaría amor y habría paz sobre la faz de la Tierra.

La paz no es cuestión de propagandas, ni de
apaciguamientos, ni de ejércitos, ni de "O.E.A.S.", ni de
"ONUS", ni nada por el estilo; la paz es una substancia que emana del
Ser, que viene de entre las entrañas mismas del Absoluto. No puede haber
paz
sobre la faz del mundo, no podrá haber verdadera tranquilidad en todos
los
rincones de la Tierra,
en tanto los factores que producen guerras existan en el interior de
nosotros.
Es claro que mientras dentro de cada uno de nos haya discordia, en el
mundo
habrá discordia.

La masa no es más que una extensión del
individuo; lo que es el individuo, es la masa y lo que es la masa
exterior, es
el mundo. Si el individuo se transforma, si el individuo elimina de sí
mismo
los elementos del odio, del egoísmo, de la violencia, de la discordia,
etc., es
decir, si consigue destruir el Ego para que su Conciencia quede libre,
sólo
habrá en él eso que se llama "Amor". Si cada individuo de los que
pueblan la faz de la
Tierra
disolviera el Ego, las masas serían masas de Amor, no habrían guerras,
no
habrían odios; pero no podrá en verdad haber paz en el mundo, mientras
exista
el Ego.

Algunos afirman que desde el año 2.001 ó
2.007 en adelante, vendrá la era de la fraternidad, del amor y la paz.
Pero yo,
pensando aquí en voz alta, me pregunto a mí mismo, y hasta les pregunto a
ustedes: ¿de dónde van a sacar esa era de fraternidad, de amor y de paz
entre
"los hombres de buena voluntad"? ¿Creen ustedes acaso que el Ego de
la psicología con sus odios, con sus rencores, con sus envidias, con sus
ambiciones, con sus lujurias, etc., puede crear una edad de amor, de
felicidad,
etc., etc.? ¿Podría acaso darse ese asunto? ¡Obviamente que no!

Si queremos de verdad la paz en el mundo,
pues tenemos que morir en sí mismos, tiene que destruirse en nosotros lo
que
tenemos de inhumanos: el odio que cargamos, las envidias, los celos
espantosos,
esa ira que nos hace tan abominables, esa fornicación que nos hace tan
bestiales, etc. Más en tanto continúen existiendo tales factores dentro
de
nuestra psiquis, el mundo no podrá ser diferente; antes bien, se volverá
peor,
porque a través del tiempo el Ego se irá volviendo cada vez más
poderoso, más
fuerte, y conforme el Ego se manifieste con más violencia, el mundo se
irá
haciendo cada vez más tenebroso. Y al paso que vamos, si no trabajamos
sobre sí
mismos, llegará un día en que ya ni siquiera podremos existir, porque
unos a
otros nos destruiremos violentamente.

Si continuara robusteciéndose el Ego
indefinidamente, así como vamos, llegará el momento en que nadie podrá
tener
seguridad de su vida ni de su hogar. En un mundo donde la violencia ha
llegado
al máximo, ya nadie tiene seguridad de su propia existencia.

Así, creo firmemente que la solución de
todos los problemas del mundo está, precisamente, en la disolución del
"yo".

Cátedra dictada por el V. M. Samael Aun
Weor


Los misterios de la Vida y de la Muerte

Vamos a comenzar la plática de esta noche;
espero que todos pongan el "máximum" de atención.

Voy a hablar hoy sobre los Misterios de la Vida y de la Muerte; ese es el objeto
claro de esta plática.

Vamos a hacer una plena diferenciación
entre lo que es la Ley
del Eterno Retorno de todas las cosas, la Ley de la Transmigración de
las almas, y la Ley
de la Reencarnación,
etc.

Ha llegado el momento de desglosar
ampliamente todas estas cosas, a fin de que los estudiantes se mantengan bien
informados.

Es obvio que lo primero que uno necesita
saber en la vida es ¿de dónde viene, para dónde va, cuál es el objeto de la
existencia, para qué existimos, por qué existimos? etc., etc., etc.

Incuestionablemente, si queremos nosotros saber
algo sobre el destino que nos aguarda, sobre lo que es la Vida en sí, se hace
indispensable, primero que todo, saber qué es lo que somos; eso es urgente,
inaplazable, impostergable.

El cuerpo físico, en sí mismo, no es todo.
Un cuerpo está formado por órganos y cada órgano está compuesto por células; a
su vez, cada célula está compuesta por moléculas y cada molécula por átomos; si
fraccionamos cualquier átomo, liberamos energía. Los átomos en sí mismos, se
componen de iones que giran alrededor de los electrones, de protones, de
neutrones, etc., etc., etc., todo eso los sabe la física nuclear.

En última instancia, el cuerpo físico se
resume en distintos tipos y subtipos de energía, y eso es interesantísimo. El
mismo pensamiento humano es energía; del cerebro salen determinadas ondas que
pueden ser registradas sabiamente. Ya sabemos que los científicos miden las
ondas mentales con aparatos muy finos y se les cataloga en forma de
micro-voltios. Así pues, en última instancia nuestro organismo se resume en distintos
tipos y sub-tipos de energía.

La llamada "materia" no es más
que energía condensada por eso dijo Albert Einstein: "energía es igual a
masa, multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado"; y también
afirmó en forma enfática, que "la masa se transforma en energía y la
energía se transforma en masa". Así que, en última síntesis, la llamada
"materia" no es más que energía condensada.

El cuerpo físico tiene un fondo vital
orgánico. Quiero referirme, en forma enfática, al "Lingam Sarira" de
los teósofos, a la condensación Bio-Termo-Electromagnética. Cada átomo del
Cuerpo Vital penetra cada átomo del cuerpo físico y lo hace vibrar y
centellear. El Doble Vital o Cuerpo Vital, es realmente una especie de doble
orgánico. Si por ejemplo un brazo de ese Doble Vital se sale del brazo físico,
sentimos que la mano se nos duerme, que el brazo se nos duerme, pero al volver
ese brazo vital a entrar dentro del brazo físico, al penetrar cada átomo del
Cuerpo Vital dentro de cada átomo del cuerpo físico, se produce una vibración,
la vibración esa que siente uno cuando se le duerme un brazo y tiene uno que
despertarlo, una especie de "hormigueo" por decirlo así.

Bien, si se le sacara definitivamente el
Cuerpo Vital a una persona física, y no se le volviese a traer, moriría la
persona física. Así que resulta interesante esto del Cuerpo Vital; sin embargo,
tal cuerpo no es más que la sección superior del cuerpo físico, es dijéramos,
la parte tetradimensional del cuerpo físico. Los vedantinos consideran al
Cuerpo Vital y al físico como un todo, como una unidad.

Un poco más allá pues, de este cuerpo
físico con su asiento vital orgánico, tenemos nosotros al Ego. En sí mismo, el
Ego es una suma de diversos elementos inhumanos que en nuestro interior
cargamos; es obvio que a tales "elementos" los denominamos Ira,
Codicia, Lujuria, Envidia, Orgullo, Pereza, Gula, etc., etc., etc. Son tantos
nuestros defectos, que aunque tuviésemos mil lenguas para hablar y paladar de
acero, no acabaríamos de enumerarlos a todos cabalmente. Así pues, que el Ego
no es más que eso.

Hay gentes que entronizan al Ego en el
corazón y le hacen un altar y le adoran; son equivocados sinceros que suponen
que el Ego en sí mismo es divinal, y en eso están perfectamente equivocados.

Hay quienes dividen al "yo", en
dos: "yo superior", "yo inferior", y quieren que el
"yo superior" controle al "yo inferior". No quieren darse
cuenta esas gentes, no quieren darse cabal cuenta tales personas, que
"sección inferior" y "sección superior" de una misma cosa,
son la misma cosa.

El "yo", en sí mismo, es tiempo;
el "yo", en sí mismo, es un libro de muchos tomos; en el
"yo" están todas nuestras aberraciones, todos nuestros defectos,
aquello que hace de nosotros verdaderos animales intelectuales en el sentido
más completo de la palabra.

Algunos dicen que el "Alter Ego"
es divino y le adoran; es otra forma, pues, de buscar escapatorias para salvar
al "yo", para divinizarlo, porque el "yo" es el
"yo", y eso es todo.

La muerte, en sí misma, es una resta de
quebrados; terminada la operación matemática, lo único que continúa son los
"valores". Estos "valores" son positivos, y negativos
también; los hay buenos y los hay malos. La Eternidad se los traga,
los devora; en la Luz
Astral, los "valores" se atraen y repelen, de
acuerdo con las Leyes de la Imantación Universal. Los "valores" son
los mismos elementos inhumanos que constituyen el Ego; estos
"elementos" a veces chocan entre sí, o simplemente se atraen o
repelen.

La muerte es el regreso al punto original
de partida. Un hombre es lo que es su vida; si un hombre no trabaja su propia
vida, si no trata de modificarla, obviamente está perdiendo el tiempo
miserablemente, porque el hombre no es más que eso: lo que es su vida. Nosotros
debemos trabajar nuestra propia vida para hacer de ella una Obra Maestra.

La vida es como una película; cuando
termina la película, nos la llevamos para la Eternidad; en la Eternidad revivimos
nuestra propia vida, que acaba de pasar. Durante los primeros días, el
desencarnado, el difunto, suele ver la casa donde murió y hasta habita en ella.
Si murió por ejemplo de 80 años de edad, seguirá viendo a sus nietos,
sentándose a la mesa, etc., es decir, el Ego estará perfectamente convencido de
que todavía está vivo y no hay nada en la vida que logre convencerle de lo
contrario. Para el Ego nada ha cambiado, desgraciadamente; él ve la vida como
siempre. Sentado por ejemplo, ante la mesa del comedor, pedirá sus alimentos
acostumbrados. Obviamente, no lo verán sus "dolientes", pero el
subconsciente de sus familiares sí responderá; ese subconsciente pondrá en la
mesa los indicados alimentos. Es obvio que no va a poner alimentos físicos,
porque eso sería imposible, pero sí pone formas mentales, muy similares a las
de los alimentos que el difunto acostumbraba a consumir.

Puede ver un velorio el desencarnado; jamás
supondría que ese velorio tenga algo que ver con él, más bien piensa que tal
velorio corresponde a alguien que murió, a otra persona, más nunca creería que
correspondería a él; él se siente tan vivo, que ni remotamente sospecha su
defunción. Si sale a la calle, verá las calles tan absolutamente iguales, que
nada podría hacerle pensar que ha sucedido algo. Si va a una iglesia, verá allí
al "cura" diciendo misa, asistirá al rito y muy tranquilo saldrá de la
iglesia, perfectamente convencido de que está vivo, nada podría hacerle pensar
que ha muerto. Aun más: si alguien le hiciese tamaña afirmación, él sonreiría
escéptico, incrédulo, no aceptaría la afirmación que se le hiciese.

Tiene que revivir en el Mundo Astral, el difunto,
toda la existencia que acaba de pasar; pero la revive en una forma tan natural
y a través del tiempo, que el difunto, identificado con la misma, de verdad
saborea cada una de las edades de la vida que terminó. Si era de 80 años, por
ejemplo, por un tiempo estará acariciando a sus nietos, sentándose a la mesa,
acostándose en su consabida cama, etc., pero a medida que va pasando el tiempo,
él va adaptándose a otras circunstancias de su propia existencia. Pronto se
sentirá viviendo la edad de 79 años, o de los 77, o de los 60, etc., y si vivió
en otra casa, a la edad de los 60 años, pues se verá viviendo en aquella otra
casa y dirá lo mismo que dijo, y hasta su aspecto psicológico asumirá el
aspecto que tenía cuando era de 60 años, y si vivió a la edad de 50 años en
otra ciudad, pues a esa edad se verá, en esa edad, reviviéndola en esa otra
casa y así sucesivamente, a tiempo que su aspecto psicológico, su fisonomía, va
transformándose, de acuerdo con la edad que tenga que revivir. A la edad de 20
años, por ejemplo, tendrá exactamente la fisionomía que tuvo cuando era de 20
años, y a la edad de 10 años se verá hecho un niño, y cuando llegue el
instante, pues, en que haya terminado de revisar su existencia pasada, su vida
toda habrá quedado reducida a sumas y restas y operaciones matemáticas; esto es
muy útil para la
Conciencia.

En estas condiciones, el difunto tendrá
prácticamente que presentarse, pues, ante los Tribunales de la Justicia Objetiva
o de la Justicia
Celestial; tales Tribunales son perfectamente distintos a los
de la Justicia
Subjetiva o terrenal. En los Tribunales de la Justicia Objetiva
solo reina, de verdad, la Ley
y la Misericordia,
porque es obvio que al lado de la
Justicia siempre está la Misericordia.

Tres caminos se abren ante el difunto: el
primero, unas vacaciones en los Mundos Superiores, este camino es para gentes
que se lo merecen de verdad. Segundo, pues retornar en forma mediata o
inmediata a nueva matriz. Tercero, descender a los Mundos Infiernos, hasta la
"Muerte Segunda" de que habla el "Apocalipsis" de San Juan
y el Evangelio del Cristo.

Obviamente, quienes logran el ascenso a los
Mundos Superiores, pasan por una temporada de gran felicidad. Normalmente el
Alma, o lo que dijéramos la
Conciencia, se encuentra embotellada entre el "yo"
de la psicología experimental, entre el Ego, que como ya les dije a ustedes, es
una suma de distintos elementos inhumanos. Más sucede que aquéllos que suben a
los Mundos Superiores, abandonan al Ego temporalmente; en estos casos el Alma o
Conciencia o Esencia, o como queramos llamarla, sale dentro de ese calabozo
horrible que es el Ego, el "yo", para ascender al famoso
"Devachán" de que nos hablaran los indostanes: una región de
felicidad inefable en el Mundo de la Mente Superior del Universo. Allí se goza de una
auténtica felicidad, allí se encuentran los desencarnados con sus familiares
que abandonaron hace tiempo; encuentran, dijéramos, lo que podríamos decir el
Alma de ellos. Posteriormente, la
Conciencia, la
Esencia, o Alma, o como queramos llamarla, abandona también
el Mundo de la Mente
para entrar en el Mundo de las Causas Naturales.

El Mundo Causal es grandioso, maravilloso;
en el Mundo Causal resuenan todas las armonías del Universo, allí se sienten,
en verdad, las melodías del Infinito. Sucede que en cada planeta hay múltiples
sonidos, pero todos ellos entre sí, sumados, dan una nota-síntesis, que es la
nota-clave del planeta. El conjunto de notas-claves de cada Mundo, resuena
maravillosamente entre el coral inmenso del espacio estrellado y esto produce
un gozo inefable en la
Conciencia de todos aquellos que disfrutan la dicha en el
Mundo Causal.

También encontramos, en el Mundo de las
Causas Naturales, a los Señores de la
Ley, a los que castigan y premian a los pueblos y a los
hombres. Encontramos, en el Mundo de las Causas Naturales, a los verdaderos
Hombres, a los Hombres Causales; allí los hallamos, trabajando por la
humanidad. Encontramos, en el Mundo de las Causas Naturales, a los
"Principados", a los Príncipes de los elementos, a los Príncipes del
fuego, del aire, de las aguas y de la tierra.

La vida palpita, intensivamente, en el
Mundo de las Causas Naturales. El Mundo Causal es precioso en sí mismo; un azul
profundo, intenso como el de una noche llena de estrellas, iluminada por la Luna, resplandece pues
incesantemente en el Mundo de las Causas Naturales. No quiero decir que no
hayan otros colores; sí los hay, pero el color básico fundamental, es el azul
intenso, profundo, de una noche luminosa y estrellada.

Quienes viven en esa región, son felices en
el sentido más trascendental de la palabra; pero todo premio a la larga se
agota, cualquier recompensa tiene un límite y llega el instante, claro está, en
que el Alma que ha entrado en el Mundo Causal debe retornar, regresar y
descender inevitablemente, para meterse nuevamente dentro del Ego, dentro del
"yo" de la psicología experimental. Posteriormente, esa clase de
Almas vienen a impregnar el huevo fecundado, para formar un nuevo cuerpo
físico; se reincorporan en un nuevo cuerpo físico, vuelven al mundo.

Otro es el camino que aguarda a los que
descienden a los Mundos Infiernos. Se trata de gentes que ya cumplieron su
tiempo, su ciclo de manifestación, o que fueron demasiado perversas; tales
gentes involucionan indubitablemente, dentro de las entrañas de la Tierra.

El Dante Alighieri nos habla, en su
"Divina Comedia", de los nueve círculos dantescos y él ve esos nueve
círculos dentro del interior de la Tierra. Nuestros antepasados de Anawak, en la
gran Tenochtitlan, hablan claramente del "Miktlan", es la región
infernal que ellos también ubican en el interior mismo de nuestro globo
terrestre.

A diferencia, pues, de algunas otras sectas
o religiones, para nuestros antepasados de Anawak, como hemos visto en sus
códices, el paso por el "Miktlan" es obligatorio y lo consideran,
sencillamente, como un mundo de probación, donde las Almas son probadas, y si
logran pasar por los nueve círculos, incuestionablemente ingresarán al
"Eden", o sea, al "Paraíso Terrenal".

Para los sufíes mahometanos, el infierno no
es tampoco un lugar de castigo, sino de instrucción para la Conciencia, y de
purificación. Para el cristianismo, en todos los rincones del mundo, el
infierno es un lugar de castigo y de penas eternas; sin embargo, el Círculo
Secreto del cristianismo, la parte oculta de la religión cristiana, es
diferente. En la parte oculta de cualquier movimiento cristiano, en la parte
íntima o secreta, se encuentra la
Gnosis. El Gnosticismo Universal ve el infierno, no como un
lugar de penas eternas y sin fin, sino como un lugar de expiación, de
purificación y de ilustración a su vez para la Conciencia.

Obviamente, tiene que haber dolor en los
Mundos Infiernos, puesto que la vida es terriblemente densa, dentro del
interior de la tierra y sobre todo en el noveno círculo, donde está el núcleo,
dijéramos, concreto, de una materia terriblemente dura; allí se sufre lo
indecible. En todo caso, quienes ingresan a la involución sumergida del Reino
Mineral, tarde o temprano deben pasar por eso que se llama, en el Evangelio Crístico,
la "Muerte Segunda".

No hemos pensado jamás en el Gnosticismo
Universal, al estudiar esta cuestión del "infernus" dantesco, en que
no tenga pues un límite el castigo. Consideramos que Dios, siendo eternamente
justo, no podría cobrarle a nadie más de lo que debe, pues toda culpa, por
grave que sea, tiene un precio; pagado su precio, nos parecería absurdo seguir
pagando. Aquí mismo en nuestra justicia terrenal, que no es sino una justicia
perfectamente subjetiva, vemos que si un preso entra a la cárcel por tal o cual
delito, una vez que pagó su delito se le da la boleta de libertad; ni las
mismas autoridades terrenales aceptarían que un preso continuara en la cárcel
después de haber pagado el delito. Se han dado casos de presos que se acomodan
tanto en la prisión, que llegado el día de su salida, no han querido salir;
entonces ha habido que sacarlos a la fuerza.

Así pues, toda falta por muy grave que sea
tiene un precio. Si los jueces terrenales saben esto, ¿cuánto más no lo sabría la Justicia Divinal?
Por muy grave que haya sido el delito, o los delitos que alguien haya cometido,
pues tiene su precio; pagado el precio, pues está la boleta de libertad a la
orden. Si no fuera así, Dios sería entonces un gran tirano y bien sabemos
nosotros que al lado de la
Justicia Divina nunca falta la Misericordia. No
podríamos en modo alguno calificar a Dios como "tirano"; tal proceder
sería equivalente a blasfemar y a nosotros francamente, no nos gusta la
blasfemia.

Así que, la "Muerte Segunda" es
el límite del castigo en el infernus dantesco. Que a este infernus se le llame
"Tartarus" en Grecia, o que se le llame "El Averno" en
Roma, o "El Avitchi" en el Indostán, o "El Miktlan" en la
antigua Tenochtitlan, importa poco. Cada país, cada religión, cada era o cada
cultura, ha sabido de la existencia del infernus y le ha calificado siempre con
algún nombre. Para los antiguos habitantes de la gran "Hesperie",
como vemos nosotros al leer la divina "Eneida" de Virgilio, el poeta
de Mantúa, el infernus es la morada de Plutón, es aquella región cavernosa
donde Eneas el troyano encontrara a Dido, aquella reina que se mató por amor,
enamorada del mismo, después de haber jurado lealtad a las cenizas de Siqueo.

La "Muerte Segunda", en sí misma,
suele ser muy dolorosa. El Ego siente que se vuelve pedazos, los dedos se caen,
y sus brazos, sus piernas. Sufre un desmayo tremendo; momentos después la Esencia, lo que hay de
Alma metida dentro del Ego, asume infantil figura; entonces se torna como un
Gnomo o Pigmeo, para ingresar en la evolución de los Elementales minerales.

Elementales de la
Naturaleza los hay de variadas clases. Autoridad en esa
materia tenemos a Franz Hartman; bastante interesante es su libro escrito
-"Los Elementales", precisamente-. Tenemos a Paracelso, el gran
médico Felipe Teofrasto Bombastro de Honheneim Aureola Paracelso. En todo caso,
los Elementales son las Conciencias de los elementos, porque bien sabemos que
los elementos -fuego, aire, agua, tierra-, no son algo meramente físico, como
suponen los "ignorantes ilustrados, sino más bien, dijéramos, vehículos de
Conciencias sencillas, simples, primigenias, dijéramos, en el sentido más
transcendental de la palabra. Así que, los Elementales son principios
concientivos de los elementos, en el sentido trascendental de la palabra, y eso
es todo.

Ahora bien, continuemos con nuestra
explicación. Es obvio que quienes han pasado por la "Muerte Segunda"
y salen a la superficie del mundo, reinician nuevos procesos evolutivos que
indubitablemente, habrán de empezar por el mineral, por la piedra, proseguirán
en el vegetal, continuarán en el animal y por último tendrán acceso a la vida
humana, se reconquistará el estado humano, o "humanoide" que otrora
se perdiera.

Para seguir leyendo clic aquí


Los tatwas

 

Que es un
tatwa?

 

 

Tatwa es
una vibración de la misma naturaleza manifestada del eter, con los tatwa
podemos triunfar sabiamente con ellos solo es poner un poquito de conciencia en
nosotros mismos para poderlos manejar en nuestro diario vivir, boy a dejar la
explicacion exacta de este blog del seguimiento del escrito del libro
"Introducción a la Gnosis del V.M SAMAEL AUM WEOR ", quien nos dara
una guia exacta de como manejar los tatwas en nuestras vidas.

 

 

Ud. tiene
derecho a triunfar. El Espíritu debe vencer a la materia. Nosotros no podemos
aceptar la miseria. Recuerde Ud. que la miseria es propia de los espíritus
fracasados. Cuando el Espíritu vence a la materia, el resultado es la Luz, el
esplendor, el triunfo completo en lo económico, en lo social y en lo
Espiritual.

Es necesario que Ud. conozca la Ley de la Vibración Universal. El estudio de
los Tatwas es importantísimo. Tatwa (este término es Indostánico) es vibración
del éter. Ahora los científicos dicen que no existe el éter y que lo único real
es el campo magnético. También podríamos decir que no existe la materia y que
lo único real es la energía, estas son palabras, cuestión de términos. El campo
magnético es el éter. “Todo viene del éter: todo vuelve al éter”. Sir Oliver
Lodge, el gran científico británico, dice: “Es el éter que da lugar, por las
diversas modificaciones de su equilibrio, a todos los fenómenos del Universo,
desde la impalpable Luz hasta las masas formidables de los mundos”.

Prana. Prana es la energía cósmica. Prana es vibración, movimiento
eléctrico, luz y calor, magnetismo universal, vida. Prana es la vida que
palpita en cada átomo y en cada sol. Prana es la vida del éter. La Gran Vida,
es decir Prana, se transforma en una sustancia azul intensa muy divina. El
nombre de esa sustancia es Akash. El Akash es una sustancia maravillosa que
llena todo el espacio infinito, y que cuando se modifica se convierte en éter.
Resulta interesante saber que el éter, modificándose, se convierte, a su vez,
en eso que llamamos Tatwas.

El estudio de las Vibraciones del Éter (Tatwas) es indispensable. Recuerde Ud.
que los negocios, el amor, la salud, etc., están controlados por las
vibraciones cósmicas. Si Ud. conoce las leyes vibratorias de la vida, si Ud.
conoce los Tatwas, podrá conseguir mucho dinero. Recuerde que el dinero en sí
mismo no es ni bueno ni malo; todo depende del uso que Ud. haga de él. Si lo
emplea para el bien, es bueno, y si lo emplea para el mal, es malo. Consiga Ud.
mucho dinero y empléelo para el bien de la humanidad.

Existen siete Tatwas principales que Ud. debe aprender a manejar para triunfar
en la vida. Ud. necesita ser triunfador. Ningún Gnóstico debe vivir en la
miseria. Es necesario que Ud. conozca los nombres de los siete Tatwas. Estos
nombres son términos Sánscritos. Puede que a Ud. le cueste algún trabajo
aprender estos nombres, pero recuerde que bien vale la pena estudiar para
triunfar en la vida.

Nombres de los Tatwas: Akash es el principio del éter. Vayú
es el principio etérico del aire. Tejas es el principio etérico del
Fuego. Prithvi es el principio etérico del elemento tierra. Apas
es el principio etérico del agua. Existen dos Tatwas secretos llamados Adí y
Shamadi
que vibran durante la Aurora y que son excelentes para la
meditación interna. (Con ellos se logra el Éxtasis o Shamadi) Sobre estos
Tatwas no nos extenderemos ahora porque son de utilidad solamente para los
estudiantes adelantados.

Horario Tatwico.- La vibración de los Tatwas comienza con la salida del
sol. Cada Tatwa vibra durante 24 minutos en un período de dos horas. El primer
Tatwa que vibra es Akash, después le siguen en orden sucesivo: Vayú, Tejas,
Prithvi, Apas. A las dos horas vuelve a vibrar Akash y se repite la sucesión de
los Tatwas en el mismo orden. Los Tatwas vibran de día y de noche. Es necesario
saber la hora de salida del sol. El Anuario Astrológico de Bucheli es uno de
los calendarios que marca la hora de salida del sol para cada lugar de la
América Latina. Algunos diarios (especialmente en los Estados Unidos) y
revistas indican la hora de salida del sol. Es también útil para este propósito
el Calendario de Galván. Los que quieran el Anuario Americano de Bucheli pueden
pedirlo a la siguiente dirección:

Sra. Elly de Bucheli, Casilla 1880, Santiago de Chile, S.A.*
*Editorial Kier, S.A., Av. Santa Fe No. 1260, Buenos Aires, Argentina.

Propiedades de los Tatwas.

Akash es bueno para la meditación exclusivamente. A esta hora le
aconsejamos orar mucho. No tenga citas de negocios, ni de amor a esta hora
porque fracasará inevitablemente. Este Tatwa nos hace cometer errores
gravísimos. Si Ud. trabaja durante este período debe entonces ser muy
cuidadoso. (Los artistas deben de abstenerse del trabajo en Akash) Todo lo que
comienza en Akash fracasará. Akash es el Tatwa de la muerte.

Vayú.- todo lo que sea velocidad y movimiento corresponde a Vayú, el
principio del aire. Los vientos, el aire, la navegación aérea, etc., se hallan
relacionados con Vayú. Durante este período la gente goza hablando mal del
prójimo, engañando, robando, etc., por lo común los accidentes de aviación
ocurren en este período, los suicidas son estimulados por este Tatwa. Le
aconsejamos que no se case durante este período porque su matrimonio sería de
corta duración. Toda clase de negocios sencillos y rápidos resultan muy buenos
en Vayú, pero los negocios complicados y de larga duración resultan un fracaso.
Es bueno hacer trabajos intelectuales durante este período. Los grandes Yoguis
manejan mentalmente este Tatwa y lo utilizan inteligentemente cuando quieren
flotar en el aire.

Tejas.- Es caliente porque es el principio etérico del fuego. Durante el
período en que este Tatwa está activo sentimos más calor. Puede Ud. bañarse con
agua fría en Tejas y no se resfriará jamás. No discuta con nadie en Tejas
porque las consecuencias pueden ser graves. Ud. debe emplear la hora de Tejas
para trabajar intensamente. No se case Ud. en Tejas porque tendrá constantes
rencillas con el cónyuge. Las explosiones y accidentes más terribles ocurren en
este período del Tatwa Tejas.

Prithvi.- Este es el Tatwa del éxito en la vida. Si Ud. quiere triunfar
en los negocios hágalos en Prithvi. Si Ud. quiere tener buena salud coma y beba
en Prithvi. Los matrimonios que se realizan en Prithvi se hacen dichosos para
toda la vida. Toda fiesta, toda conferencia, todo negocio, toda cita que se
realice en Prithvi será un éxito completo. Prithvi es amor, caridad,
benevolencia.

Apas.- Es el principio del agua y lo contrario a Tejas (Fuego) Este
Tatwa es maravilloso para la compra de mercancías. Es también maravilloso para
los negocios y Ud. puede conseguir mucho dinero si sabe aprovechar este Tatwa.
Compre Ud. lotería en Apas. Los viajes por agua resultan buenos en Apas. Las
lluvias que comienzan en Apas suelen ser muy largas y fuertes. El Tatwa Apas
obra concentrando y atrayendo.

Recuerde Ud. que necesita conocer la hora exacta de la salida del sol para guiarse
con los Tatwas. Tenga Ud. siempre un buen reloj de pulsera o de bolsillo y
aproveche los Tatwas en la vida práctica.

Práctica. Siéntese Ud. ante una mesa con el rostro hacia el Oriente,
apoye los codos sobre la mesa, y proceda en la siguiente forma: Introduzca los
dedos pulgares de las manos derecha e izquierda entre los oídos. Con los
índices cubra sus ojos, con los dedos medios tape las fosas nasales, y con los
dedos anular y meñique selle sus labios. Inhale Ud. lentamente contando hasta
veinte. Retenga el aliento y cuente de uno a veinte. Exhale lentamente contando
de uno a veinte.

Es necesario retirar los dedos medios de las fosas nasales para inhalar y
exhalar. Pero durante la retención del aliento los dedos medios deben cerrar
herméticamente las fosas nasales. Es necesario que durante la retención del
aliento trate Ud. de ver los Tatwas con el tercer ojo. El tercer ojo reside
entre las dos cejas. Al principio Ud. no verá nada, pero después de algún
tiempo podrá verlos y los reconocerá por sus colores. Akash es negro y su
Planeta Saturno. Vayú es azul verdoso y su Planeta Mercurio. Tejas es rojo como
el Fuego y su Planeta es Marte. Prithvi es amarillo oro y su Planeta es el Sol.
También le influyen Júpiter. Apas es blanco y sus Planetas son Venus y la Luna.

 

Bien
amigos de este blog, los dejo con una de las enseñanzas mas esaltadas de la
naturaleza, el que practica estas enseñanzas se dara cuenta que de lo que es el
poder de la naturaleza.

 


Las leyes que nos gobiernan


Hay realmente libertad en el ser humano?. Dependiendo en el
país en que vivamos podríamos decir si o no. Sin embargo, si analizamos esto
correctamente encontraríamos que no es así.

Hay una serie de leyes tanto terrenas como divinas que no lo
impiden. Estamos sujetos aun orden de leyes terrenas civiles, mercantiles, etc.
etc. Por lo tanto podríamos decir que vivimos en una cárcel biológica. Hay
leyes de gravedad, de impenetrabilidad, etc. etc.

Por lo tanto básicamente hay dos tipos de leyes: las físicas y
las cósmicas.

Estamos muy familiarizados con las leyes físicas que son las
que mantienen el orden físico.

Sin embargo, las que nos interesan en este momento son las
leyes de orden cósmicos. Las que mantienen el orden cósmico. Que aunque no las
conozcamos ni las veamos mantienen un orden estricto sobre nosotros.

Realmente la dormidés del ser humano es desordenada y
anárquica. El es el único que roba, contamina, mata por el placer de ello, etc.
etc.

Si en el orden físico somos castigados por violar leyes
físicas. También, somos castigados por violar las leyes cósmicas. Esto aunque
por nuestra dormidez no nos demos cuenta también se nos castiga y pagamos por
transgredir esas leyes.

Las leyes cósmicas trabajan a través de nuestro ego para su
castigo y su penitencia. Vamos a ver algunas de las 48 leyes del orden cósmico
que hoy por hoy nos rigen. Algunas de estas leyes las veremos de forma
individual por su trascendencia.

Leyes planetarias: La Luna rige el 70% de nuestra
agua, la humanidad es lunar 100%, Rige el mar, el crecimiento de árboles,
suicidios, esquizofrenia, etc. Los planetas del sistema solar: se dice
astrológicamente que el sol da vida, Saturno es maléfico, Júpiter es benéfico,
etc. etc. Las líneas de la frente nos indican nuestro planeta. Luna; una línea,
Mercurio, dos Líneas, Venus, tres líneas, Sol, 4 líneas, Marte, 5 líneas,
Júpiter, 6 líneas, Saturno, 7 Líneas.

Leyes Zodiacales: Los 12 Signos zodiacales nos rigen
específicamente. Los Planetas marcan a la humanidad completa.

Ley de Retorno: Tiempos cíclicos, modas, eras, etc.
Retorno/Encarnación; retorna la esencia, encarnan los despiertos.

Ley de Recurrencia: Se recurren los hechos diarios, y las
repeticiones

Ley de Evolución e Involución: Anverso y reverso.

Ley de Causa y Efecto: acción y efecto, eco, ondas sobre el
agua, cruda en borrachera.

Ley de Karma y Dharma: ley de castigo y compensación.

Ley de Solioonensiuos: El Sol Valeto causa una radiación
especial sobre la humanidad. Causando el fundamentalismo su religiosidad y su
liberación como también ciertas Revoluciones.

Ley de Entropía: La igualación tanto física como Psicología y
siempre inclinándose a Lo inferior creando obstáculos en el trabajo como en el
pensamiento.

Ley de Epigenesis: La vibración del Verbo, de lo
inmanifestado.

Ley de Concomitancia: La fuerza que sostiene el magnetismo
creado en el universo.

Ley del Eterno Trogo-Auto-Egocratico-Cosmico-Comun: Comer y
ser comido.

Ley de los Números: Números del 0 al 9, los 10 Sephirotes.

Ley de los 12 Mandamientos: Los 10 conocidos mas el 11 has tu
deber, el 12 has que tu Luz brille.

Ley del Péndulo: Siempre de un extremo al otro. Con el
equilibrio interior no se llega a Los extremos.

Ley del Bodee: Organiza la mecánica de distancia entre
planetas.

Ley del Triamasicano: Ley del tres; positivo, negativo,
neutro, protón, neutrón, electrón.

Ley de las polaridades: Blanco/ negro, día/noche/
chico/grande/ positivo/negativo

Ley de Analogías: parecidos entre si

Ley de Gravedad: No flota.

Ley de Magnetismo Universal: Distancia entre soles.

Ley de Atracción y repulsión: Acercamiento y repulsión.

Ley de Transformación de Materia a Energía: todo se
transforma.

Ley de Transformación de Energía a Materia.

Ley de las Rondas: Del mundo de las causas hasta la
materializacion aquí en el físico.

Ley de la
Caída Universal:
Todo tiene núcleo o eje central.

Ley de Igualación Vibratoria: Todo vibra y tiende a igualarse.

Ley de la Cruz:
Todo se cruza; personas, animales, miradas, energía.

Ley de lo Hermético: Lo de no divulgable.

Ley de Asociación Continua: Lo que tiende a relacionarse.

Ley de Cristalización subjetiva: Tiende a plasmarse y
cristalizarse viniendo del Ego.

Ley de Cristalización por el Arcano AZF: Cristalización de los
vehículos superiores.

Ley de Fulaslitaniano: Lo que hace que repitamos los mismos
errores.

Ley de Katancia: Castigo superior a Maestros.

Ley de Hodamo: Ley que rige los errores de los Maestros.

Ley de Reprocidad: Fuerza que se alimenta a si mismo; odio con
odio, amor con amor.

Ley de diástole y sístole: Pulso y repulso, contracción y
expansión.

Ley de Accidentes: pago de errores cometidos
inconscientemente.

Ley de Octavas: Todo va a octavas superiores o inferiores.

Ley de Selección Natural: Selección de las especies.

Ley de la Herencia:
Heredamos a través de los genes.

Ley del Ritmo: Grado de oscilación entre nota vibratoria y
otra nota.

Ley de Paralelos: Todo tiene su paralelo; mundos, etc.

Ley de Natura: De acuerdo a las especies.

Ley del Siete: Ley que organiza y armoniza.

Ley del Libre Albedrío: Capacidad de trascender.

Como se podrá ver todas las leyes van en contra del ser
humano. Menos una " Libre Albedrío". Y esta es la única ley con que
contamos para trascender todas las demás.

Como se podrá ver en esta Enseñanza. Los Conformistas son la
mayoría . Los desconformes tienen y quieren mas , simplemente el poder por el
mas poder. Y nada mas los inconformes van en contra de si mismo para lograr el
tan ansiado cambio.

 


Estudio de la Biblia hebrea

 

Para entender la Biblia se necesita ser Gnóstico, pues la Biblia es un libro altamente simbólico, y si intentamos leerla al “Estilo Protestante”, como quien lee las columnas de un periódico, caemos en los absurdos más terribles.

Es lamentable que la Biblia Luterana haya suprimido del Texto Original estos pasajes bíblicos y no hay duda de que ello se debe a la misma ignorancia de las Sectas Protestantes.  Aunque los protestantes aseguren que Lutero hizo su traducción del Auténtico Original, ello no es así, porque Martín Lutero no sabía griego.

Los Textos Originales de las Sagradas Escrituras solo los poseemos hoy en día nosotros los Gnósticos, dentro de nuestra Santa Iglesia Gnóstica.  La Biblia es el Libro Sagrado de los Gnósticos y solo los Gnósticos podemos entenderla.

La Biblia Luterana se basa en los trabajos de San Jerónimo, los cuales son intencionadamente defectuosos, pues San Jerónimo, de acuerdo con las órdenes que recibió del Papa Dámaso, tuvo que encausar las cosas de acuerdo a los intereses del Catolicismo Romano.  San Jerónimo fue el verdadero autor de la Vulgata latina

Se dice que después de la Resurrección, Cristo tuvo que descender a los Infiernos para sacar de allí a las almas de nuestros primeros padres: Abraham, Jacob, etc.  Esto es un símbolo viviente de lo que tiene que vivir el INICIADO después de su RESURRECCION.

La auténtica Cuaresma no es Antes de la Crucifixión del Maestro, sino después de su Crucifixión.  Pero ya la Iglesia Católica y demás sectas Neocatólicas, Protestantes, Adventistas, etc., perdieron la Tradición de todo esto.

La Doctrina de la Resurrección de los Muertos es la Doctrina del Cristo.  Esta es la Doctrina que Cristo enseñó en secreto a sus 70 discípulos.  Nosotros los Gnósticos, entendemos por Muertos a los “Muertos Vivientes”, es decir, a la Humanidad Entera.  Y llamamos Muertos Vivientes a todos los Seres Humanos por los siguientes motivos:

 

I-       No ven, ni oyen nada de lo que sucede en los Mundos Internos.

II-     Están sujetos a las enfermedades y a la muerte.

III-  No saben manejar las Fuerzas Universales.

IV-   Están sujetos al dolor y a la amargura.

V-     No tienen poder sobre los misterios de la Vida y de la Muerte, ni los conocen.

VI-   Mueren contra su voluntad, y nacen contra su voluntad.  Y ni saben como nacen ni como mueren.

VII- Son habitantes del Abismo.

 

La Resurrección de los muertos es del Alma y no del cuerpo físico.  Sería completamente ridículo y totalmente risible pensar que los huesos se juntarán con los huesos para resucitar al final de la Gran Trompeta, tal como lo piensan los Protestantes, Católicos, Adventistas, Presbiterianos, etc.  Se necesitaría que uno estuviera “loco” para aceptar semejante adefesio.

Si estudiamos por ejemplo un versículo bíblico y no utilizamos para el estudio mas que el Centro informativo, el centro que registra en el intelecto, pues obviamente vamos mal; estamos destrozando ese centro.  Pero si estudiamos el versículo y luego nos absorbemos en profunda meditación con el propósito de hacernos conscientes por iluminación del profundo significado de ese versículo, entonces se forma dijéramos, un INTERCAMBIO entre el SER y el SABER.  El Saber se funde en el Ser y el Ser se funde en el Saber.  De esa FUSION tan Integral resulta la llamarada viviente de la COMPRENSION.

La Biblia en sí misma está  escrita en clave y solo podría entenderse con el Espíritu de la Doctrina, éste es la Kábala Judía.  En la Kábala Judía se hallan las claves para interpretar la Biblia; sin la Kábala Judía no es posible interpretar correctamente la Biblia; sin embargo hay gentes empíricas que quieren interpretar la Biblia con la misma y lo hacen sencillamente por ignorancia, porque no saben que la Biblia está escrita en Claves.

 

 

Hay quienes compaginan versículos para dar interpretaciones, capítulo con capítulo, etc., etc., pero todas esas maneras de entender la Biblia son formas de ignorancia.

La Biblia en sí misma es Sagrada, pero hay necesidad de conocer las claves para su correcta interpretación y tales claves están, repito, en la Kábala Judía.  Son pues, tres los libros que los judíos han hecho conocer: BIBLIA, TALMUD Y KABALA JUDIA. Estos conforman el Cuerpo de Doctrina Auténtica y Completa.

Pero la prueba de que las gentes no entienden la Doctrina, es el hecho de haber miles de Sectas, todas fundamentadas en la Biblia, con erróneas interpretaciones absurdas.  Muchas veces de un solo versículo sale una Secta y se están multiplicando tanto las Sectas, que llegará el día en que habrán tantas Sectas como versículos haya en la Biblia, en el Nuevo Testamento.

El hecho mismo de que no se pongan de acuerdo las Sectas religiosas, que cada una interprete en forma diferente la Biblia y que no lleguen a iguales conclusiones, nos está indicando que todos están confundidos, si así no lo fuera, no habría mas que una sola Secta, una sola Religión.  Cuando son muchos los pareceres hay confusión, y es obvio que cada Secta tiene su parecer, entonces, todos están confundidos.  Es necesario conocer las Claves para no errar en la interpretación de la Biblia.  Si quienes investigan la Biblia estudiaran la Kábala Judía, todos se pondrían de acuerdo, y entonces no habría sino una Gran Religión basada en las Enseñanzas Crísticas.

No hay duda de que la Biblia es un Libro alegórico, simbólico, que no se puede interpretar a la Letra Muerta.

Nosotros cultivamos y practicamos la CIENCIA DE LA RELIGION, eso es GNOSIS.  No estamos contra ninguna Religión; aclaro esto para evitar malos entendidos; no estamos atacando a nadie, únicamente estudiamos la CIENCIA DE LA RELIGION y eso no perjudica a nadie, eso es todo.

 

El Gran Hierofante Jesús el Cristo dijo a Nicodemus: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciese de nuevo, no puede ver el reino de Dios”.  Es urgente NACER DE NUEVO para tener pleno derecho a entrar al Reino.  Es urgente convertirnos en DOS VECES NACIDOS.

Esto del NACIMIENTO SEGUNDO no lo entendió Nicodemus ni lo han entendido todas las SECTAS BIBLICAS.  Es necesario hacer un estudio comparativo de religiones y tener la CLAVE DEL ARCANO A.Z.F., si es que de verdad se quieren comprender las palabras de Jesús a Nicodemus.

Las diferentes SECTAS BIBLICAS están plenamente convencidas de que sí comprenden realmente lo que significa NACER DE NUEVO y lo interpretan en las más variadas formas, pero ciertamente aunque tengan mucha erudición bíblica y documenten un versículo con otro, y traten de explicar un versículo con otro u otros versículos, si no poseen el Arma Secreta, el ARCANO A.Z.F., la realidad es que no lo entienden.

Nicodemus era un Sabio, conocía profundamente las Sagradas Escrituras y sin embargo, no entendió y dijo: “Cómo puede un hombre NACER siendo viejo?  ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su Madre y NACER?

Jesús, el Gran Kabir, le dió entonces a Nicodemus una respuesta de tipo Maya: “De cierto, de cierto te digo, que el que no NACIERE DEL AGUA Y DEL ESPIRITU, no puede entrar en el Reino de Dios”.

Es claro que el que no tiene más información que la letra muerta, quien no entiende el Doble Significado de los versículos bíblicos, quien jamás ha conocido el ARCANO A.Z.F., interpreta estas palabras del Gran Kabir, a su modo, con la única información que posee, con lo que entiende, y cree que con el Bautismo de su Secta o algo similar, ya está resuelto el problema del  NACIMIENTO SEGUNDO.

 

Jesús el Cristo y sus doce pescadores, Iniciaron una Edad que bien podía haber sido de Grandes Esplendores.  Jesús y sus doce APOSTOLES GNOSTICOS indicaron el camino preciso para la Edad de Piscis, el GNOSTICISMO, la Sabiduría del pescado.  Es lamentable que todos los Libros Sagrados de la SANTA GNOSIS hubieran sido quemados y que se hubiera olvidado el Sagrado símbolo del Pez.

El Pez es el Símbolo más Sagrado del Gnosticismo Cristiano Primitivo.  Es lástima que millares de estudiantes de Ocultismo hayan olvidado la Gnosis del Pescado.

La Edad de Piscis no ha debido haber sido un fracaso como realmente fue.  La Causa Causorum del fracaso pisciano se debió a ciertos Elementos Tenebrosos que traicionaron a la Gnosis y predicaron ciertas doctrinas Agnósticas o Anta – Gnósticas, subestimando el pez, desechando la Religión – Sabiduría y sumiendo a la Humanidad en el Materialismo.  El resultado del Cristianismo Agnóstico o Anta – Gnóstico fue la Dialéctica Materialista Marxista.  La reacción contra el Agnóstico fue el Materialismo repugnante, sin Dios y sin Ley.

Puede asegurarse que la Edad de Piscis fracasó por el Agnosticismo.  La traición a la Gnósis fue el crimen más grave de la Edad de Piscis.

Lástima que las Sagradas Escrituras de todas las Religiones hayan sido adulteradas.  Es de nuestro conocimiento que hasta el mismo Edda no dejó de alterar un poco el Pentateuco de Moisés, de la Biblia Hebraica.  Nosotros admiramos a los hombres y mujeres verdaderamente religiosos, pero lamentamos que no amen a su Religión con todo desinterés.

Las Santas Religiones, las Sublimes Sectas, Ordenes, Sociedades Espirituales, etc., merecen nuestro amor desinteresado.  Es muy raro encontrar en este mundo alguna persona que ame su Religión, su escuela, su Secta, etc., desinteresadamente.  Eso es lamentable.

Todos los Libros Sagrados del mundo son elaborados con la Sabiduría de los Siete Panes.  Inclinémonos ante la Santa Biblia, y hagamos una venia respetuosa a El Libro de los Muertos y al Zend Avesta, al Corán, al Bagavad Gita y a los Vedas.  Esos son libros Eternos.

El Génesis es un Libro de Alquimia.  Y si nosotros queremos Crear nuestro Universo interior, tenemos que hacer lo mismo que hizo Dios cuando creó el Universo.  Tenemos que hacer el Génesis en nosotros mismos.  El Caos del universo reside ahora mismo en nuestro Sistema Seminal; fecundando las Aguas de nuestro Caos, es decir el Semen, con el Fuego del Kundalini, para hacer surgir nuestro universo Interior y convertirnos en Dioses Inefables.  Esto se llama ALQUIMIA SEXUAL.

Veamos con entera claridad meridiana la Doctrina Hebraica de Judas Iscariote:  La Desintegración del Ego.  Judas Iscariote no es como muchos piensan, un Hombre que traicionó a su Maestro, no, Judas Iscariote hizo un papel enseñado por su Maestro y nada más.  El mismo Jesús de Nazaret lo preparó y Judas lo aprendió de memoria y lo representó a Conciencia,  públicamente.

La Doctrina de Judas significa la Eliminación de todos los Agregados Psicológicos, Muerte del Ego; por esa razón Judas se ahorca para indicar que el Ego debe reducirse a Cenizas.  Judas representó un papel y nada más.  Se preparó a conciencia para no contradecir en nada a las Sagradas Escrituras.  Lo ensayó varias veces antes de hacerlo públicamente, como un comediante que hace un papel y nada más.  Judas era y sigue siendo el discípulo más exaltado de Jesús de Nazaret.  Logró la CRISTIFICACION.

Judas se encuentra actualmente trabajando en los Mundos Infiernos con los demonios, para poder redimirlos y lograr uno que otro.  Cuando termine su Trabajo, se irá con Jesús al Absoluto, porque se lo tiene bien ganado.

El Ego solamente puede ser destruido, aniquilado en dos formas. Primero: Mediante el Trabajo Consciente en nosotros mismos y dentro de nosotros mismos aquí y ahora.  Segundo: En los Mundos Infiernos mediante la Involución Sumergida, pasando por espantosos sufrimientos.  Sólo así logra el Alma emanciparse del doloroso Tártarus.

Es interesantísimo saber que la Culebra siempre destruye al Ego, ya por la Vía Luminosa, a base de Trabajos Conscientes y Padecimientos Voluntarios o ya por la Vía Tenebrosa, en el Octavo Círculo de las Fatalidades.  Es maravilloso saber que el Ego siempre debe ser Disuelto, cueste lo que cueste, con nuestra Voluntad o contra nuestra Voluntad; y que la Serpiente, inevitablemente debe tragarnos, Victoriosos o Fracasados.

Quiero que todos se den cuenta que hay dos tipos de Alquimia, dos tipos de Muerte del Ego y dos tipos de Banquete que se da la Serpiente.  Vosotros podréis escoger el Camino.  Elegid, se os da el Conocimiento, estáis ante el dilema del Ser o del No Ser de la Filosofía.

En las Escuelas más venerables de la Sapiencia Esotérica y del Ocultismo existen muchos equivocados sinceros que de verdad quieren Autorealizarse, pero que no están dedicados a la Desintegración de sus abominables Interiores.  Afortunadamente Juan Bautista nos enseñó el Camino Secreto: Morir en Sí Mismos mediante la Decapitación Psicológica.

En todas las páginas Bíblicas existe un despliegue maravilloso de Alta Magia, Videncia, profecía, Prodigios, Transfiguraciones, Resurrección de Muertos, ya por Insuflación o por Imposición de manos o por la mirada fija sobre el nacimiento de la nariz, etc., etc., etc.

Abunda en la Biblia el Masaje, el Aceite Sagrado, Los Pases Magnéticos, la aplicación de un poco de saliva sobre la parte enferma, la Lectura del Pensamiento Ajeno, los Transportes, las Apariciones, las Palabras venidas del Cielo, etc., etc., etc., verdaderas maravillas de la Voluntad consciente liberada, emancipada, soberana.

 

Nadie podría llegar a la “Iluminación Real”, ni ejercer el Sacerdocio absoluto de la Voluntad Consciente, si previamente no hubiera muerto Radicalmente en sí mismo, aquí y ahora.

El Ego o Yo es el Satán de la Biblia, manojo de recuerdos, deseos, pasiones, odios, resentimientos, concupiscencias, adulterios, herencia de familia, razas, nación, etc., etc., etc.

La Erudición Libresca, la Pseudo – sapiencia, la Información completa sobre las Sagradas Escrituras, ya sean éstas de oriente o de occidente, del Norte o del Sur, el Pseudo – ocultismo, el Pseudo – esoterismo, la absoluta seguridad de estar bien documentados, el Sectarismo intransigente con pleno conocimiento, etc., de nada sirve porque en realidad solo existe en el fondo eso que ignoramos, creaciones del infierno, maldiciones, monstruosidades que se esconden tras la cara bonita, tras el rostro venerable, bajo el ropaje santísimo del líder sagrado, etc.

No hay duda alguna de que el Cristianismo Esotérico jamás dejó de adorar a la Divina Madre Kundalini; obviamente es Marah o mejor dijéramos Ram – io, María.

Lo que no especificaron las Religiones ortodoxas, por lo menos en lo que atañe al Círculo Exotérico o Público, es el aspecto de Isis en su forma Individual Humana.  Ostensiblemente solo en secreto se enseñó a los Iniciados que esa Divina Madre existe individualmente dentro de cada Ser Humano.

Esta es la Vieja Doctrina que Cristo enseñó en secreto a sus 70 discípulos y por la cual fueron perseguidos los Santos de Jerusalem.  Esta es la Doctrina de los Grandes Príncipes de la Iglesia, ésta es la Doctrina de los Gnósticos, a la cual pertenecían los Altos Dignatarios de la IGLESIA CATOLICA GNOSTICA PRIMITIVA.  Este es el Antiguo Cristianismo que Pablo predicó en Roma cuando llegó cargado de cadenas.

Es ciertamente deplorable que la Santa Biblia Hebraica haya sido tan cruelmente mutilada, adulterada, deformada.

El Drama Cósmico nunca es exclusivamente histórico.  Ese Drama es de palpitante actualidad y el Cristo intimo debe vivirlo dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.  El Drama Cósmico se procesa en los Cuatro Evangelios.

Los Cuatro Evangelios también indican los Cuatro Elementos:

Marcos simboliza el León (Elemento Fuego).

Lucas simboliza el Toro    (Elemento Tierra).

Mateo representa un Joven (Elemento Agua).

Juan representa el Aguila    (Elemento Aire).

 

Los Cuatro Evangelios exigen el Despertar, pero desgraciadamente no dicen cómo Despertar.  Las gentes duermen profundamente, pero creen que están despiertas; cuando alguien acepta que está dormido es señal clara de que ya empieza a despertar.

Es muy difícil mantenerse despierto de momento en momento, pero es indispensable.

Nuestro Libro Sagrado es la BIBLIA, pero nosotros queremos que todo el mundo pueda ver, oír, tocar y palpar todas las cosas de que habla la BIBLIA.  La Sagrada Biblia nos habla de milagros y prodigios y los Maestros de nuestra Santa iglesia Gnóstica hacen todos esos mismos milagros y prodigios.  Nosotros vamos con el Cristianismo Viejo.  Nosotros vamos con el Cristianismo que predicó San Pablo.

La Biblia original incluye las Obras de la Eneida, Odisea y Macabeos.  Ejemplares de dicha Biblia se encuentran en el Museo de Londres, en el Vaticano y en el Museo de Washington.

LA BIBLIA MODERNA ES UN CADAVER.

La Religión Católica tal como hoy la conocemos, ni siquiera se vislumbraba sobre los Siete Collados de la Roma augusta de los Césares, y los viejos Esenios solo conocían la Vieja Doctrina Cristiana, la Doctrina de los Mártires, aquella doctrina por la cual San Esteban murió mártir.

Esta Santa Doctrina se conservaba en secreto dentro de los Misterios de Egipto, Troya, Roma, Cartago, Eleusis, etc.  Lo grande que hubo en el Cristo, fue haber publicado la Vieja Doctrina sobre las calzadas de Jerusalem.

Los Cuatro Evangelios insisten en la Necesidad de Despertar, pero las gentes no entienden.

Todo el Génesis está relacionado con la Gran Obra.  El Génesis y el Apocalipsis son Textos de Alquimia.   El Génesis es para vivirlo ahora mismo con nuestro Trabajo Intimo y lo mismo el Apocalipsis.  El Apocalipsis es el Libro de la Alquimia.

El primer día del Génesis corresponde al Trabajo en el Abismo y al Primer Sello del Apocalipsis.  El segundo día de Génesis corresponde al Trabajo con las Aguas, el Cuerpo Vital.  El Tercer día del Génesis, al Mental.  El Quinto día, al Causal.  El Sexto día del Génesis, corresponde al Sexto sello del Apocalipsis, al Búddhico o Intuicional.  Luego el Séptimo Sello de la Creación es el Día de Descanso.  El Trabajo se hace en Seis Días o Periodos de Tiempo, al Séptimo hay descanso, y al Octavo viene la Resurrección del Señor.  De manera que el Génesis y el Apocalipsis se complementan. 


Las leyes que nos gobiernan

 

Hay realmente libertad en el ser humano?. Dependiendo en el país en que vivamos podríamos decir si o no. Sin embargo, si analizamos esto correctamente encontraríamos que no es así.

Hay una serie de leyes tanto terrenas como divinas que no lo impiden. Estamos sujetos aun orden de leyes terrenas civiles, mercantiles, etc. etc. Por lo tanto podríamos decir que vivimos en una cárcel biológica. Hay leyes de gravedad, de impenetrabilidad, etc. etc.

Por lo tanto básicamente hay dos tipos de leyes: las físicas y las cósmicas.

Estamos muy familiarizados con las leyes físicas que son las que mantienen el orden físico.

Sin embargo, las que nos interesan en este momento son las leyes de orden cósmicos. Las que mantienen el orden cósmico. Que aunque no las conozcamos ni las veamos mantienen un orden estricto sobre nosotros.

Realmente la dormidés del ser humano es desordenada y anárquica. El es el único que roba, contamina, mata por el placer de ello, etc. etc.

Si en el orden físico somos castigados por violar leyes físicas. También, somos castigados por violar las leyes cósmicas. Esto aunque por nuestra dormidez no nos demos cuenta también se nos castiga y pagamos por transgredir esas leyes.

Las leyes cósmicas trabajan a través de nuestro ego para su castigo y su penitencia. Vamos a ver algunas de las 48 leyes del orden cósmico que hoy por hoy nos rigen. Algunas de estas leyes las veremos de forma individual por su trascendencia.

Leyes planetarias: La Luna rige el 70% de nuestra agua, la humanidad es lunar 100%, Rige el mar, el crecimiento de árboles, suicidios, esquizofrenia, etc. Los planetas del sistema solar: se dice astrológicamente que el sol da vida, Saturno es maléfico, Júpiter es benéfico, etc. etc. Las líneas de la frente nos indican nuestro planeta. Luna; una línea, Mercurio, dos Líneas, Venus, tres líneas, Sol, 4 líneas, Marte, 5 líneas, Júpiter, 6 líneas, Saturno, 7 Líneas.

Leyes Zodiacales: Los 12 Signos zodiacales nos rigen específicamente. Los Planetas marcan a la humanidad completa.

Ley de Retorno: Tiempos cíclicos, modas, eras, etc. Retorno/Encarnación; retorna la esencia, encarnan los despiertos.

Ley de Recurrencia: Se recurren los hechos diarios, y las repeticiones

Ley de Evolución e Involución: Anverso y reverso.

Ley de Causa y Efecto: acción y efecto, eco, ondas sobre el agua, cruda en borrachera.

Ley de Karma y Dharma: ley de castigo y compensación.

Ley de Solioonensiuos: El Sol Valeto causa una radiación especial sobre la humanidad. Causando el fundamentalismo su religiosidad y su liberación como también ciertas Revoluciones.

Ley de Entropía: La igualación tanto física como Psicología y siempre inclinándose a Lo inferior creando obstáculos en el trabajo como en el pensamiento.

Ley de Epigenesis: La vibración del Verbo, de lo inmanifestado.

Ley de Concomitancia: La fuerza que sostiene el magnetismo creado en el universo.

Ley del Eterno Trogo-Auto-Egocratico-Cosmico-Comun: Comer y ser comido.

Ley de los Números: Números del 0 al 9, los 10 Sephirotes.

Ley de los 12 Mandamientos: Los 10 conocidos mas el 11 has tu deber, el 12 has que tu Luz brille.

Ley del Péndulo: Siempre de un extremo al otro. Con el equilibrio interior no se llega a Los extremos.

Ley del Bodee: Organiza la mecánica de distancia entre planetas.

Ley del Triamasicano: Ley del tres; positivo, negativo, neutro, protón, neutrón, electrón.

Ley de las polaridades: Blanco/ negro, día/noche/ chico/grande/ positivo/negativo

Ley de Analogías: parecidos entre si

Ley de Gravedad: No flota.

Ley de Magnetismo Universal: Distancia entre soles.

Ley de Atracción y repulsión: Acercamiento y repulsión.

Ley de Transformación de Materia a Energía: todo se transforma.

Ley de Transformación de Energía a Materia.

Ley de las Rondas: Del mundo de las causas hasta la materializacion aquí en el físico.

Ley de la Caída Universal: Todo tiene núcleo o eje central.

Ley de Igualación Vibratoria: Todo vibra y tiende a igualarse.

Ley de la Cruz: Todo se cruza; personas, animales, miradas, energía.

Ley de lo Hermético: Lo de no divulgable.

Ley de Asociación Continua: Lo que tiende a relacionarse.

Ley de Cristalización subjetiva: Tiende a plasmarse y cristalizarse viniendo del Ego.

Ley de Cristalización por el Arcano AZF: Cristalización de los vehículos superiores.

Ley de Fulaslitaniano: Lo que hace que repitamos los mismos errores.

Ley de Katancia: Castigo superior a Maestros.

Ley de Hodamo: Ley que rige los errores de los Maestros.

Ley de Reprocidad: Fuerza que se alimenta a si mismo; odio con odio, amor con amor.

Ley de diástole y sístole: Pulso y repulso, contracción y expansión.

Ley de Accidentes: pago de errores cometidos inconscientemente.

Ley de Octavas: Todo va a octavas superiores o inferiores.

Ley de Selección Natural: Selección de las especies.

Ley de la Herencia: Heredamos a través de los genes.

Ley del Ritmo: Grado de oscilación entre nota vibratoria y otra nota.

Ley de Paralelos: Todo tiene su paralelo; mundos, etc.

Ley de Natura: De acuerdo a las especies.

Ley del Siete: Ley que organiza y armoniza.

Ley del Libre Albedrío: Capacidad de trascender.

Como se podrá ver todas las leyes van en contra del ser humano. Menos una " Libre Albedrío". Y esta es la única ley con que contamos para trascender todas las demás.

Como se podrá ver en esta Enseñanza. Los Conformistas son la mayoría . Los desconformes tienen y quieren mas , simplemente el poder por el mas poder. Y nada mas los inconformes van en contra de si mismo para lograr el tan ansiado cambio. 


El caracol universal

 

El Universo podría describirse como un cúmulo de espirales; y es que en el Orden del Universo, a través del tiempo y del espacio, descubrimos un movimiento de fuerzas antagónicas y complementarias (positivas y negativas, yin y yang) cuya dinámica sigue siempre un patrón espirálico visto de frente, y hélico visto de lado.

Cerca del 80% de las galaxias, incluyendo nuestra Vía Láctea, se están moviendo en esta universal forma de la espiral, así como las corrientes oceánicas y el viento sobre la Tierra, mareas, tornados, borrascas, turbulencias de los huracanes y todo tipo de fluidos, desde el café que removemos con la cucharilla, al agua que se va por el desagüe del lavabo; también este patrón de la espiral se observa en el crecimiento y en el desarrollo de las plantas (margaritas, girasoles, piñas, rosas…), en la estructura de las conchas marinas, del caracol, en la estructura helicoidal del DNA, en las huellas dactilares humanas, en la construcción de nuestras orejas, en la forma espiraloide con la que crece el cabello de nuestra cabeza (coronilla),etc.

Es manifiesto que la espiral siempre se origina y combina con otras fuerzas y leyes inteligentes. Exactamente, las espirales son inicialmente creadas por una fuerza centrípeta que se complementa con una fuerza centrífuga. La fuerza centrípeta se mueve desde la periferia hacia el centro, hacia la condensación y materialización, y al llegar a su estado de máxima contracción esta fuerza centrípeta se vuelve hacia su opuesto, actuando la fuerza centrífuga que se expande desde el centro hacia la periferia, tomando su curso de descomposición y desmaterialización. De esta manera, en una espiral la periferia es la región más expandida, mientras que el centro es la más condensada.

Por Ley de Analogías Filosóficas podemos decir que todo átomo es un verdadero Universo en miniatura. Consideremos que todo material está científicamente constituido por átomos maravillosos; fuera de toda duda, éstos son las partículas más pequeñas de los elementos. Cuando la ciencia moderna examina detalladamente el átomo descubre, también, la espiral en acción, ve que los electrones y protones no son partículas desunidas sino regiones dentro del campo espiraloide de la energía en movimiento conocida como átomo, donde la condensación de energía es particularmente densa o altamente cargada. En el caso del protón, esta energía condensada está cargada positivamente y localizada centralmente, en el núcleo. En el caso del electrón, esta nube espiral de energía condensada está cargada negativamente y localizada en la periferia del átomo. Además se comprueba que todo átomo es un trío de materia, energía y conciencia, pues para compensar el equilibrio de fuerzas positiva-negativa -ya que el protón es mucho más grande que el electrón-, los electrones se mueven a una velocidad mucho mayor que los protones. 

De manera que el átomo está constituido por un núcleo o sol muy radiante cargado positivamente de electricidad, alrededor del cual giran danzando felices los electrones planetarios infinitesimales, cargados negativamente. El átomo es todo un sistema solar en miniatura. Exactamente lo que el Sol es al sistema solar y el huevo fecundado al cuerpo humano, es el núcleo atómico con respecto a todo el Universo atómico. 

La espiral, patrón y símbolo

La espiraloide construcción del Universo ha dejado muchas señales en la forma humana. De hecho, la forma básica de construcción de los cuerpos es espiral y esta forma puede verse más claramente en el embrión humano. 

Así, las dos espirales más importantes complementarias y antagónicas del cuerpo humano funcionan en los sistemas nervioso y digestivo. Mientras el embrión está en el útero, la disposición del sistema digestivo es originalmente más contractiva, ya que está en la posición central del cuerpo, se ubica hacia adentro, mientras que el sistema nervioso estando en la periferia, es más expansivo. En la formación de estos dos sistemas, la acción de la espiral se combina con la Ley de Atracción de los Opuestos, de manera que entre los elementos nutritivos, que alimentan al embrión, cada uno es atraído irresistiblemente por su opuesto para combinarse y armonizar en forma espléndida todas las funciones del organismo humano; los elementos más expansivos como las proteínas, por atracción de fuerzas complementarias, son atraídos al sistema digestivo y consecuentemente este sistema se forma y convierte en un sistema más blando y expandido; en forma similar los minerales más contractivos o positivos como el calcio, atraídos hacia el sistema nervioso de la periferia, conforman una estructura dura y compacta, creando la espina dorsal. 

La formación de los brazos y las piernas es también espiral; en este caso podemos ver claramente como se procesa la Sagrada Ley del Heptaparaparshinok, la Ley del Siete, la cual pone orden en todo lo creado. Hemos de considerar la posición enrollada de las extremidades durante el período del desarrollo embrionario, así como en el recién nacido; de manera que en los brazos y piernas se observan 7 espirales logarítmicas orbitales, forma universal de cualquier completa espiral dentro del Universo. Veamos como se distribuyen las siete orbitas espirales en el brazo:

· tomamos la raíz del mismo, es decir, la región del cuello y del hombro, como primera órbita; 

· la región del hombro hasta el codo, la segunda órbita; 

· la del codo hasta la muñeca, la tercera; 

· desde la muñeca hasta los nudillos, la cuarta; 

· y las tres articulaciones de los dedos respectivamente, como la quinta, sexta y séptima órbitas.
Además, en este ejemplo y su extraordinaria organización se observa que de forma logarítmica:

– la distancia desde el hombro hasta el codo es aproximadamente la mitad de la distancia entre el hombro y la punta de los dedos; 

– la distancia entre el codo y la muñeca es aproximadamente la mitad de la distancia entre el codo y la punta de los dedos; 

– la distancia entre la muñeca y los nudillos es aproximadamente la mitad de la distancia entre la muñeca y la punta de los dedos;

– la distancia entre los nudillos y la primera articulación es la mitad de la de los nudillos a la punta de los dedos; 

– y la distancia entre la primera y segunda articulación de los dedos es aproximadamente la mitad de la primera articulación y la punta de los dedos.

De aquí a la eternidad, de aquí al inalterable espacio, por todos los lados en cualquier tiempo, la espirales logarítmicas aparecen y desaparecen en todas las dimensiones, dentro de la inmensidad del océano del Universo y en este mundo fenoménico, sentido, percibido y experimentado por todos en cada momento del día. 

Tanto la pequeña flor en el campo como el movimiento total de Universo, desde una sonrisa en nuestro rostro hasta la catástrofe natural en gran escala, todo, cada ser y cada fenómeno, está gobernado espirálicamente entre la expansión y la contracción, en la relación dualista yin y yang, y en el equilibrio entre el principio y el final. 

Por si fuera poco, la doble espiral es un símbolo muy antiguo que ha adoptado todo tipo de formas alegóricas, por ejemplo aparece en el Caduceo de Mercurio que lleva dos serpientes en espiral, conocidas en la tradición hindú como Idá y Pingalá. Aparece en el símbolo chino del Tai Chi, formado por las dos fuerzas opuestas pero complementarias del yin y del yang. Resultando que, también, las viejas tradiciones asocian la espiral al progreso y rotación del Universo, así como a la dinámica de la vida física y espiritual; muestra de esto es que la espiral fuera considerada en la antigüedad como símbolo del viaje de las almas tras la muerte.

 

El V. M. Samael nos hace referencia al caracol de la existencia dentro del la Ley de la Transmigración de las Almas, que nos dejara Krishna en la India. Esta ley lleva implícitas otras dos, que son la Ley del Eterno Retorno y la Ley de la Recurrencia, desarrollándose ambas sobre la línea espiral de la vida.
Puesto que, como hemos visto, Maha-Kundalini o, en otras palabras, la Madre Cósmica, la Madre Naturaleza, que ha creado todo el Universo o ha tomado la forma del mundo, ha realizado sus procesos sobre la base de la línea espiraloide, tan vivamente alegorizada en el caracol, es apenas normal que cualquier progreso interior en el microcosmos hombre, todo desarrollo íntimo se base también en la espiral de la vida. Hablando en forma personal, podemos decir que cada uno de nosotros es un mal caracol entre el seno del Padre. Lo cual podemos constatar recordando los tres mil ciclos de manifestación que se otorgan a cada alma para su autorrealización; en cada ciclo se disponen de 108 existencias humanas, las cuales se procesan en espiras, ya más elevadas, ya más bajas: he ahí el caracol. Incuestionablemente, aquellos que fracasan durante su ciclo de manifestación descienden dentro del reino mineral sumergido, al Averno Romano. Después de esta muerte segunda, la Esencia reasciende, nuevamente, a la luz del sol, evolutivamente, pero dentro de una octava superior a su anterior ciclo de manifestación. (Distingamos la espiral dentro de un ciclo y de ciclo a ciclo).

Para ver más imágenes de trasmigración de las almas clic acá

Ello significa que cada ciclo de manifestación, se procesa en espiras o curvas cada vez más altas dentro de la gran línea espiral del Universo. Si examinamos un caracol, veremos curva sobre curva, algo semejante a una escalera de tipo espiraloide, es evidente que cada uno de estos ciclos de manifestación se desarrolla en curvas cada vez más altas, según la Ley de la Octavas procesándose musicalmente con las notas DO, RE, MI, FA, SOL, LA, SI, en forma gradual. Si observamos cuidadosamente una escalera espiraloide, veremos una sucesión de curvas cada vez más altas en forma tal que van precedidas por las más bajas; esta formación, esta distribución de las curvas en la forma de cualquier espiral, es suficiente como para comprender que entre octava y octava, existen también pausas musicales. A cada una de estas pausas, corresponde un descenso abismal. Las tres mil vueltas de la rueda resuenan pues incesantemente como un todo único dentro de los ritmos del MAHAVAN y del CHOTABAN que sostienen el Universo firme en su marcha. 

Todo esto se corresponde con leyes mecánicas de la naturaleza, con el caracol lunar, siendo el camino solar, el camino de la revolución de la conciencia o autorrealización entregado a la humanidad de manera directa por el Avatara de Acuario, el V. M. Samael, el camino que nos permite palpar las espiras más elevadas donde se halla nuestro origen, nuestro Ser, mucho antes de que la propia dinámica de la naturaleza del Universo nos lo demuestre dentro de la infinitud del tiempo. 

La espiral histórica

Hasta la Historia, en sus diferentes períodos sociales, culturales y político-económicos, se desenvuelve dentro de una espiral, como lo estudió un orientalista japonés afincado en Estados Unidos llamado Michio Kushi. 

Ese estudio aprecia una aceleración social de la Historia con el paso de los diferentes periodos o edades históricas, que resumimos de la siguiente manera:

· Ahora hemos entrado en la Edad Actual, que durará unos 40 años.
 
· La llamada Edad Contemporánea, empezó durante la segunda mitad del siglo XIX. Han transcurrido desde entonces unos 120 años. 

· Antes fue la llamada Edad Moderna, que empezó hacia el siglo XVI. Su duración fue aproximadamente de 360 años. 

· Antes de ella, la Edad Medieval que duró unos 1100 – 1200 años, y que empezó aproximadamente en el siglo IV. 

· Antes de esa, hasta más de 20 siglos antes de Cristo, la Edad Antigua, de la que existen pocos registros de hechos históricos; estos tiempos antiguos resultan ya bastante misteriosos. 

En esta sucesión de periodos históricos, podemos comprobar que la Edad Antigua fue tres veces más larga en duración que la Edad Medieval, la cual fue tres veces más larga que la Edad Moderna, y así sucesivamente. Esto significa que la velocidad de cambio social y la velocidad de nuestras experiencias, están haciéndose cada vez tres veces más rápidas, a medida que avanzamos históricamente con la espiral que marcha hacia el centro. En otras palabras, en la Edad Moderna, las personas tenían experiencias tres veces mayores que las personas de la Edad Medieval. Sus vidas eran tres veces más ricas, ocupadas o aceleradas. Hoy, las personas están experimentando tres veces más que las personas de finales del siglo XIX, lo que significa nueve veces más que las personas de la Edad Moderna -en los siglos XVII y XVIII-. Sin duda, antiguamente las personas no tenían un ritmo de vida tan excitado como el actual.

Nuestras vidas, atiborradas de impresiones, estarían, aproximadamente, 81 veces más ocupadas que las de las personas de la Edad Antigua, o al menos así lo percibimos. Por tanto, de alguna manera todo se impregna cada vez de más velocidad y nos sentimos cada vez más ocupados, a pesar de que realmente no hagamos mucho (la fuerza mecánica de la entropía se está intensificando), pero nos sentimos muy ocupados. 

Esta espiral está yendo hacia el centro. ¿Por qué? 

1º.- Porque la duración de cada época se hace progresivamente más corta. 

2º.- Nuestra civilización se está haciendo cada vez más yang (yang significa actividad).

Ahora estamos en los últimos 40 – 50 años, como puede verse vamos hacia el centro, ésta es la edad de la descomposición. Todo se descompone, los sistemas políticos, económicos, de enseñanza, descomposición familiar, descomposición de las células -eso es cáncer -, o la descomposición de las ideas – así vienen muchas ideas fragmentadas de muchas clases-, no hay principio al que aferrarse. En el centro de los átomos, en el centro de los mundos es donde mayor presión se encuentra, llega un momento que la presión es tan alta que acaba estallando para mutar a otro estado diferente. También, es cierto que en el centro del núcleo atómico o de un torbellino rigen leyes desconocidas para otro contexto, se alteran las coordenadas espacio-tiempo y aparecen circunstancias impredecibles. A nivel histórico, puede decirse que existen evidencias de que se avecina una gran catástrofe o transformación, después de lo cual, si se permite una nueva manifestación de la historia de la humanidad en base a la Ley del Siete (siete razas ha de dar la Tierra), resucitarían todas las gloriosas civilizaciones esotéricas de la antigüedad pero en una espira de tipo superior, de acuerdo a la Ley de Recurrencia moviéndose en la espiral de la existencia.


Elementales de la Naturaleza

 

QUE ES UN ELEMENTAL

En esa región etérica, en esa 4a. dimensión viven las criaturas elementales de la naturaleza y esto es algo que debemos comprender profundamente. A tales criaturas se les da el nombre de elementales, precisamente porque viven en los elementos.

Sepa usted mi querido amigo, que el fuego está poblado de criaturas elementales; entienda que el aire está también densamente poblado por esa clase de criaturas y que el agua y la tierra están pobladas por esos mismos elementales.

No hay árbol que no tenga su criatura elemental de la naturaleza. Las plantas tienen alma, y las almas de las plantas encierran todos los poderes de la Diosa Madre del Mundo…»

«Las almas de las plantas son los elementales de la Naturaleza. Estas criaturas inocentes todavía no han salido del Edén, y por lo tanto aún no han perdido sus poderes ígneos. Los elementales de las plantas juguetean como niños inocentes entre las melodías inefables de este gran Edén de la Diosa Madre del Mundo…»

NOMBRES EN LAS DIFERENTES CULTURAS

A las criaturas del fuego, desde los tiempos mas antiguos, se les conocía con el nombre de Salamandras; a los elementales del aire se les designa con el nombre de Silfos; a los seres del agua se les llaman Ondinas, Nereidas, Sirenas, etc. etc.; a las criaturas que viven entre las rocas de la tierra se les bautizó con el nombre de pigmeos, gnomos, etc. Es ostensible que la forma de esas criaturas varía muchísimo.

Las criaturas elementales de los vegetales antiguamente conocidos con los nombres de silvanos, dríadas, hamadríadas y faunos.

Estos elementales de las plantas, que el médico Gnóstico maneja, son los «dussi» de San Agustín, las «hadas» de la Edad Media; los «Dore Oigh» de los galos; los «grove» y «meidens» de los irlandeses; y los «ánime» de los sabios médicos Gnósticos, de nuestros fraters «indios» de la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia).

El insigne Maestro Paracelso dá el nombre de «silvestres» a los elementales de los bosques y de «ninfas» a los de las plantas acuáticas.

QUE FORMA TIENEN:

Las criaturas del fuego son delgadas y secas, muy semejantes al chapulín o grillo, aunque de tamaño mucho más grande.

Las criaturas del aire parecen niños pequeños muy hermosos con rostros sonrosados como la aurora; los elementales del agua tienen diversas formas; algunas parecen como damas inefables, felices entre las olas del inmenso mar, otras tienen formas de sirenas peces, con cabeza de mujer, y por último hay ondinas que juegan con las nubes o moran en los lagos y ríos que se precipitan entre sus lechos de roca.

Los gnomos de la tierra, los pigmeos, parecen ancianos con su luenga barba blanca y continente ceremonioso. Ellos viven normalmente en las minas de la tierra o cuidan los tesoros que por ahí subyacen escondidos.

Todos estos elementales de la naturaleza son útiles en la gran creación; algunos animan el fuego, otros impulsan el aire formando los vientos, aquellos animan las aguas, estos otros trabajan en la alquimia de los metales dentro de las entrañas de la tierra.

LOS YOES QUE DEBEMOS DOMINAR Y SU RELACIÓN CON LOS ELEMENTALES

¿Cómo podríamos mandar a los Elementales de la naturaleza si no hemos aprendido a gobernar los Elementales atómicos de nuestro propio organismo?.

Las Salamandras atómicas de la Sangre y del Sexo arden espantosamente con nuestras pasiones animales…

Los Silfos Atómicos de nuestros propios aires vitales, al servicio de la Imaginación Mecánica Subjetiva (no se confunda esto con la Imaginación Objetiva Conciente), juegan con nuestros pensamientos lascivos y perversos…

Las Ondinas atómicas del Sagrado Esperma originan siempre espantosas tempestades sexuales…

Los Gnomos atómicos de la carne y de los huesos gozan indolentes con la pereza, glotonería, concupiscencia…

SOBRE EL ESCEPTICISMO Y LOS ELEMENTALES

Existen por doquiera muchos bribones del intelecto, sin orientación positiva y envenenados por el asqueante escepticismo.

Ciertamente el repugnante veneno del escepticismo contagió a las mentes humanas en forma alarmante desde el Siglo XVIII.

Antes de aquel siglo la famosa Isla Nontrabada o Encubierta, situada frente a las costas de España, se hacía visible y tangible constantemente. No hay duda de que tal isla se haya ubicada dentro de la cuarta vertical. Muchas son las anécdotas relacionadas con esta isla misteriosa.

Después del Siglo XVIII la citada isla se perdió en la eternidad, nadie sabe nada sobre la misma.

En las épocas del rey Arturo y de los caballeros de la mesa redonda, los elementales de la naturaleza se manifestaron por doquiera penetrando profundamente dentro de nuestra atmósfera física.

Son muchos los relatos sobre duendes, genios y hadas que todavía abundan en la verde Erim, Irlanda; desafortunadamente todas estas cosas inocentes, toda esta belleza del alma del mundo, ya no es percibida por la humanidad debido a las sabihondeces de los bribones del intelecto y al desarrollo desmesurado del Ego animal.

Hoy en día los sabihondos se ríen de todas estas cosas, no las aceptan aunque en el fondo ni remotamente hayan logrado la felicidad.


El gnosticismo primitivo y la Pistis Sophia

 

El panorama con el que nos encontramos en estos tiempos es de confusión mundial, de crisis y de bancarrota de todos los principios herméticos y de los valores éticos y morales. Nos encontramos en la era del escepticismo y del materialismo.

En todos los lugares lo único de lo que se oye hablar es de dinero, la mayor preocupación de esta humanidad es el dinero. El navío de la civilización humana navega muy rápido y sin timón hacia las rocas del orgullo, el odio, el engreimiento, la ira, etc. y por tanto navega rumbo a la auto-destrucción. 

El mundo actual está lleno de temor, de conflictos, luchas, crímenes. Esta civilización ha olvidado el auténtico ideal de la religión, y ya el ser humano no entiende de los misterios del Ser.

Se han conseguido grandes avances y logros, pero nos hemos olvidado, que la “inteligencia” desprovista de una ética y de una espiritualidad, es dañina, altamente peligrosa y conduce al desastre. 

Nos encontramos ante el dilema del ser y no ser de la filosofía. En este mundo convulsionado por guerras y revoluciones, se hace urgente revivir los valores éticos y espirituales.

Hay que lograr desviar la mente humana del materialismo, y volver a reunir y apiñar a la humanidad como a una gran familia y esto sólo es posible con la gnosis. La gnosis es el único camino posible, que ofrece consuelo y alivio a los corazones doloridos, el único que ofrece esperanza e iluminación. En estos momentos cruciales en que vive la humanidad los grandes maestros del esoterismo gnóstico nos invitan al estudio, a investigar en el gnosticismo antiguo.

Ahondando en la sabiduría del pasado, extrayendo de muchos códices la orientación precisa para guiarnos en el momento presente, bebiendo en la fuente original de la augusta sabiduría de la naturaleza, y buscando los primeros cauces de la sapiencia cósmica.

Por eso el V.M. Samael decía: “ha llegado el momento en que nosotros debemos volver nuevamente a estudiar los libros clásicos pero con ojo avizor, sabiendo sacar de entre la letra que mata, el espíritu que da vida”.

La palabra “gnosticismo” encierra dentro de su estructura gramatical la idea de sistemas o corrientes dedicadas al estudio de la gnosis. 

El “gnosticismo” define un proceso religioso muy íntimo, natural y profundo. Gnosticismo significa esoterismo auténtico de fondo, desenvolviéndose de instante en instante, mediante vivencias místicas muy particulares, con doctrina y ritos propios. Dicha doctrina tan extraordinaria adopta la forma mística y a veces mitológica, y también cuenta con una liturgia mágica inefable para el despertar de la conciencia. 

Por eso, sin una previa información sobre el gnosticismo antiguo es imposible el estudio riguroso de las diversas piezas antropológicas de las que nos hablan las culturas azteca, tolteca, maya, inca, egipcia, griega… etc.

Los códices mexicanos, los papiros egipcios, los ladrillos asirios, los templos antiguos, los sagrados monolitos, los viejos jeroglíficos, los sepulcros milenarios… etc. encierra una simbología gnóstica profunda que escapa a cualquier interpretación literal y que no se pueden explicar exclusivamente con el intelecto.

Todos los relatos gnósticos, tanto escritos como representados en cualquier forma artística, en pinturas, esculturas… etc. están siempre orientadas hacia el Ser, por eso el razonamiento especulativo no sirve para su correcta interpretación.

Haciendo un recorrido hacia el pasado se puede claramente apreciar que allí donde el gnosticismo se manifestó, dio lugar a “las escuelas de regeneración”. En el pasado existieron grandes escuelas de regeneración entre los misterios de Eléusis, los misterios egipcios, aztecas, mayas, incas, etc.

Existen multitud de escuelas, pero sólo las escuelas de regeneración auténticas pueden formar verdaderos maestros. Al igual que existen muchas religiones, órdenes y sectas, pero sólo las escuelas de regeneración pueden producir mahatmas.

Los grandes Maestros, los grandes Iniciados gnósticos vinieron a abrir los antiguos santuarios que se cerraron al llegar la edad negra; vinieron a abrir los auténticos Colegios Iniciáticos. Trajeron de nuevo a esta humanidad el gnosticismo antiguo, el de los setianos, los peratas, nazarenos, esenios, etc. Este gnosticismo es la doctrina que Jesús enseñó en secreto a sus discípulos. 

Los gnósticos son los que acompañaron a Jesús en la tierra santa, fueron los místicos esenios de Palestina, celebramos nuestros rituales en la catacumbas, fueron echados a los leones en los circos de roma y también los gnósticos fueron perseguidos y quemados vivos en las hogueras por la fanática y criminal inquisición católica. 

El rasgo predominante de las culturas arcaicas y fundamentalmente del gnosticismo antiguo era el conocimiento de un código ético perfecto. Los Maestros gnósticos decían que debíamos trabajar por un gnosticismo decente, pulcro, limpio, caballeroso y honrado. Insistía en la necesidad de acabar con la verborrea e ir más a los hechos, creando un gnosticismo práctico, donde debíamos bañarnos y asearnos moralmente.

La mayoría de las personas que se interesan por estos estudios, aspiran enseguida a desdoblamientos, experiencias, iniciaciones, sin haberse antes ocupado lo más mínimo por conseguir una perfección ética, sin la cual es imposible el progreso espiritual. Algunos maestros de la India decían: “la persona a quien no le importa la ética, se asemeja más a un muerto, que los propios muertos”.

La ética es la ciencia de la moral, por eso es mucho mejor una persona que tenga ética a otra que sea religiosa, por mucha mística que pueda tener.

· la religión sin ética, pierde su sentido.
· la filosofía sin la ética, es un mero pensamiento vacío. 
· la ciencia sin ética, crea monstruosidades.
· el arte sin ética, se vuelve 100% dañino y subjetivo, sirviendo de vehículo de expresión egoica.

La religión con su ética, virtudes, leyes, etc. debe servir de fundamento a la educación. Si la religión es erradicada de la educación, esa sociedad morirá espiritualmente. Si no se tiene una idea clara de la finalidad última de la vida, ni para que sirve, ningún esquema educativo existente será provechoso. En realidad la educación debería ser un entrenamiento para la vida.

La ética debe jugar un papel predominante, por eso el sabio yogui Sivananda decía: “educad a los niños sin religión y los convertiréis en maravillosos delincuentes”. 

La ética actual es superficial, donde se habla poco del servicio social, del altruismo, de la filantropía; esta ética caduca y degenerada, nada habla del Alma, ni del Ser. La finalidad de la ética es la realización del Ser. La práctica de la ética nos permite vivir en armonía con los familiares, compañeros, amigos, vecinos, etc., y esto, nos da tranquilidad y felicidad.

Dentro del gnosticismo antiguo, todo estudiante tenía conocimiento de los mantrams, de la meditación, del autocontrol sobre las bajas pasiones, la disciplina, el espíritu del sacrificio y de servicio, los buenos modales, la cortesía, caballerosidad y por supuesto se le enseñaba el conocimiento del Ser. 

De los educadores antiguos siempre decían: “decid siempre la verdad, cumplid con vuestras obligaciones. Estudiad los libros sagrado,. que vuestras acciones sean intachables. Practicad sólo acciones buenas”. Por el contrario, esta civilización moderna fomenta la competencia, la envidia, los temores, la arrogancia, la vida fácil y cómoda, etc. 

Afortunadamente para la humanidad, el gnosticismo antiguo “resurge” en todas las épocas, asombrosamente, y resulta siempre de una actualidad palpitante. En estas últimas décadas los sorprendentes hallazgos arqueológicos de documentos de la antigüedad, especialmente los encontrados en Egipto y en Palestina han impulsado de una manera extraordinaria la investigación del gnosticismo antiguo en numerosas universidades del mundo.

Cumpliéndose así, aquello que el V.M. Samael dijera; “ningún estudioso, ninguna persona culta caería hoy como antaño, en el error simplista de hacer surgir a las corrientes gnósticas de alguna exclusiva latitud espiritual”.

Aunque es bien cierto que en cualquier sistema griego, persas, sirio, egipcio, hindú, palestino, etc. existían elementos de la sabiduría gnóstica, también encierra otros elementos sublimes entre las culturas precolombinas; nahuas, incas, toltecas, aztecas, zapotecas, mayas, chibchas, incas, quechuas, etc. Es muy lamentable que tantos libros sagrados del gnosticismo antiguo hayan sido quemados, que se hayan destruido tanto documentos y tesoros valiosos de la antigüedad, pero afortunadamente no todo se pierde. Hoy en día están saliendo a la luz pública, auténticos textos gnósticos de origen hebreo y egipcio de miles de años, que fueron escondidos en su momento, para evitar su destrucción.

También durante la edad media fueron descubiertos algunos libros maravillosos de la cultura clásica greco-romana. De esta forma autores como el Dante, Petrarca, Erasmo, etc., lograron traducir, a pesar de las persecuciones del clero romano, obras tan famosas como la Iliada, La Odisea de Homero, Los Días de Hesíodo, La Metamorfosis de Ovidio… etc. y demás escritos de Lucrecio, Horacio, Tito Livio, Apuleyo, Cicerón. Todos ellos verdaderos libros de ciencia oculta.

Afortunadamente muchos otros libros fueron celosamente guardados en los mundos Jinas, tal como en la Santa Iglesia Gnóstica, el Templo Rosacruz-gnóstico de Bohemia, de Templo de Chapultepec, El Templo del Santo Grial, etc. que poseen los textos originales, las sagradas escrituras, tal como la Pistis Sophia y otros libros inmortales.

La Pistis Sophia

En todas las grandes religiones existe siempre un libro sagrado y así también ocurre dentro del gnosticismo, que dispone de un libro santo, al igual que lo es el Talmud para los judíos, el Bhagavad Gita para los hindúes, el Corán para los musulmanes, la Biblia para los cristianos, para los gnósticos es la Pistis Sophia. 

La Pistis Sophia fue publicada en latín en el año 1851 por Schwartzd y Petermann, con arreglo a un códice del museo de Londres, llamado Askeniano. Algunos estudiosos remontan esta obra al siglo v, sin embargo otros hablan del siglo III.

El verdadero original de esta obra, jamás pudo ser encontrado, ya que ciertamente el libro íntegro, intacto, escrito en griego con toda pureza de enseñanzas, se encuentra en los mundos Jinas, en la Santa Iglesia Gnóstica de los mundos superiores, como autentica reliquia esotérica. 

Sólo se tiene el texto sahidico, que es una traducción al copto del manuscrito primitivo; dicho papiro copto, fue encontrado en Egipto, y se piensa que procedía de los “ophitas”. Se divide en 148 capítulos, y en cuatro grandes partes o libros:

· el primero y el cuarto no llevan inscripción alguna.
· el segundo es encabezado con el título “segundo libro de la pistis sophia” y lleva también un rótulo al final que dice: “parte de los volúmenes del salvador”.
· este mismo rótulo vuelve a repetirse al final del libro tercero que figura sin encabezamiento.

El Dr. Kumm Heller (Maestro huiracocha) decía que este texto era un verdadero tratado de teurgia y magia practica, y que la palabra pistis significaba fe, y sophia, ciencia o sabiduría; por tanto pistis sophia es poder o fe de la sabiduría.

El verdadero gnóstico debe manejar pistis, es decir la fe, mediante la comprobación de los hechos. “Toda la sabiduría gnóstica se halla encerrada dentro de la pistis sophia”.

El Maestro Samael Aun Weor, se dio a la tarea de develarlo, dándolo posteriormente a conocer a la humanidad el libro cumbre de todas las doctrinas gnósticas. Cuando se le preguntó al Maestro que misión cumpliría la Pistis Sophia develada por su persona, él contestó: “deberá llevar a las gentes el esoterismo crístico, y éstas comprendiendo la enseñanza que encierra, trabajarán sobre sí mismas en una forma eficiente”.

Un poco antes de dejar su cuerpo físico el V.M. Samael dijo que estaba en la tarea de investigar y develar los códices de “Nag-Hammadi”, como así mismo, daría a conocer extraordinarias revelaciones sobre “el Libro Secreto de Juan” “papiro copto de Berlín”, sobre el códice Bruce, cuyo original se encontraba en el Vaticano, y del cual él poseía una copia. También comentó que entre los grandes conocimientos que aportaría a la humanidad, estaría la revelación de los rollos del mar muerto o “manuscritos de Qumrán”, poniendo sobre el tapete de la ciencia los conocimientos verdaderos que encerraban los 20 lotes de rollos encontrados en las diferentes cuevas. 

Todos estos manuscritos, códices, rollos, y papiros del gnosticismo antiguo, son un valor incalculable, que de ser develados bajo el criterio gnóstico servirán para el establecimiento de una “nueva cultura”. 

En diciembre de 1945, cuando tanta amargura y oscuridad había sobre la humanidad por el lanzamiento de las bombas atómicas sobre seres humanos en el Japón, se descubre la vasija que contenía los textos de Nag-Hammadi, poniendo de manifiesto a la luz pública los grandes textos gnósticos de la antigüedad.

La biblioteca de Nag-Hammadi

La biblioteca de Nag-Hammadi fue descubierta casualmente en el desierto de Egipto. Los autores de estos textos perseguidos por la religión dominante que se alió con el poder político, allá por el siglo IV, y debido a estas persecuciones enterraron estos manuscritos a orillas del río Nilo. Se cree que fueron los monjes del monasterio de San Pacomio los que tomaron los antiguos libros prohibidos de su biblioteca para evitar su destrucción y los ocultaron cuidadosamente en una vasija bien sellada, que enterraron bajo las cálidas arenas del desierto egipcio. 

Después de 1600 años, las arenas del desierto finalizaron su silenciosa guarda y custodia de los sagrados textos. En diciembre de 1945, pocos meses después del final de la 2ª guerra mundial, unos campesinos árabes buscando fertilizantes para sus cultivos, cavaron cerca de su pueblo a orillas del río Nilo, encontraron una vasija de cerámica roja, de unos 60 cm de altura por 30 cm en su parte central. Al principio tuvieron temor de abrir la jarra por si hubiera algún espíritu encerrado en la vasija, pero después pensando que tal vez contuviera oro, con un azadón rompieron la jarra en pedazos y hallaron en su interior una vieja colección de papiros encuadernados en cuero.

Eran antiquísimos volúmenes o códices que transportaron a loma de sus camellos con dirección a su casa.

Los papiros eran según el estilo de letra con que estaban escritos, antiguos escritos cristianos, por lo que los campesinos no les dieron mucho valor, y los guardaron junto con la paja que usaban para encender el fuego, con la idea de venderlos más adelante como antigüedades.

Más tarde la madre de estos campesinos quemó parte de los pairos, de manera que ahora faltan bastantes hojas del códice XIII, el resto de los papiros los vendieron por once libras egipcias. De esta forma los pairos se dispersaron por el mercado negro de anticuarios, coleccionistas… etc. Fue tal el trasiego de manos que sufrieron los manuscritos que los 13 libros encontrados en buen estado de conservación, diez resultaron seriamente dañados. 

Finalmente el gobierno egipcio decidió comprar un códice y confiscar los demás, siendo depositados en el Museo Copto del Cairo. Actualmente, lo textos de Nag-Hammadi se hallan repartidos, la mayor parte en el Cairo (Egipto) y una pequeña parte en Zurich (Suiza).

Estos trece volúmenes, contienen cincuenta y dos textos del gnosticismo antiguo, entre los que destacan: “El Evangelio de Felipe”, “El Evangelio de la Verdad”, “El Libro Secreto de Juan”, “El Apocalipsis de Pablo”, etc.

Parte de estos textos gnósticos, han sido develados, desde los códices originales, por el Departamento de Arqueología y Gnosticismo Antiguo del C.I.A.G., nuestra institución, en colaboración con diversos estamentos oficiales y universidades, así como profesores-traductores de arameo, árabe antiguo y copto. [Pulse aquí para ver estos trabajos]

Los Manuscritos de Qumran

El segundo descubrimiento fue en tierra santa en 1947. Estos fueron los manuscritos encontrados en Qumran. 

Al principio fue muy difícil saber quienes habían sido sus autores, pero tras una larga y ardua investigación se pudo verificar que dichos textos pertenecieron a la llamada “comunidad del desierto”, llamados también “los hijos de la luz”, o “la comunidad de la heredad”. Ellos eran los “esenios”. Antigua comunidad de gnósticos mencionados por escritores como Plinio el Viejo, Flavio Josefo y Filón. 

En principio los investigadores se entusiasmaron por tan importante descubrimiento, después se enfriaron al no poder entender el sentido de tales manuscritos, que valdría la pena estudiarlos, pues podrían iluminar muchos rincones oscuros de nuestro entendimiento”.

Estos manuscritos fueron escritos sobre cuero y papiro y fueron encontrados en 11 cuevas diferentes, de forma que hacia el año 1955 el equipo de científicos encargados de estas investigaciones, tenían ante sí unos 40.000 fragmentos de manuscritos. Otros descubrimientos menos conocidos que los anteriores, realizados en esta época son:

Los Manuscritos de Naval Hever

Descubiertos en el 1960, en dos cuevas; la Cueva de las Cartas y la Cueva de los Horrores, en donde se encontraron una gran cantidad de papiros hebreos, arameos, nabateos, griegos… etc. que contienen textos bíblicos, contratos, hechos históricos.

Los Manuscritos de Wadi Selyâl 

Que son de procedencia incierta, aunque se cree que provienen de excavaciones clandestinas, y se ofrecieron al mercado de antigüedades para su venta. Contienen manuscritos bíblicos y documentos jurídicos en griego, hebreo, arameo y nabateo. Destaca el llamado manuscrito griego de los Doce Profetas.

Los Manuscritos de Nahal Mishmar

Junto con numerosos restos del periodo calcolítico se descubrieron un par de papiros de gran importancia histórica.

Los Manuscritos de Khirbet Mird

Esta colección contiene manuscritos griegos, sirio-palestinos y árabes procedentes de las ruinas del monasterio antiguo de Castellión. 

Tanto los manuscritos adquiridos a los beduinos, como los descubiertos por la expedición belga de 1953, contienen fragmentos neotestamentarios, en griego y en sirio-palestino, así como otros documentos en griegos, sirio-palestino y árabe, todos ellos de la época bizantina y árabe.

Los Papiros de Samaria

Esta colección de pairos del siglo IV a.c., fueron descubiertos en 1962 al norte de Jericó, en una zona con cuevas y numerosos restos arqueológicos con características de la cultura persa.

Los Manuscritos de Masada

Textos descubiertos durante las excavaciones de la fortaleza de Masada. El contenido de estos pergaminos es de carácter religioso, incluyendo textos del antiguo testamento. Fueron escritos en hebreo, arameo, griego y latín y proceden en su mayoría a la época anterior a Cristo.

Los Manuscritos de Murabba´at

Descubiertos en varias cuevas, contienen textos en árabe, hebreo, arameo, griegos y latinos. Los arqueólogos destacan las cartas firmadas por Bar Coba, que fue un líder de la segunda revuelta de los judíos contra los romanos en el siglo II.

Todo esto nos demuestra que el gnosticismo ha estado presente en toda cultura milenaria, que no es una corriente nueva. También demuestra que estas antiguas culturas, han querido ayudar a todos los seres humanos, dejando constancia de un conocimiento verdadero, sabio e inmortal, cual es la gnosis.

Mediante el riguroso estudio comparativo de las antiguas culturas, la gnosis se une en una corriente perpetua, en un eterno círculo cual es el pasado-presente-futuro. 

Ciertamente ya casi nadie estudia los libros antiguos o las historias de los grandes maestros, los manuscritos, papiros y códices antiguos. La educación en realidad puede construir o destruir una civilización. Los colegios, los institutos y las universidades, deberían ser santuarios de luz y sabiduría.

Mientras todo ser humano permanezca sin educarse, estará perdiendo el tiempo. La educación debe ser la raíz, la cultura la flor y la sabiduría el fruto. El propósito auténtico de estudiar, investigar y practicar esta enseñanza, es esta formación. Cuando el ser humano se capacita para la batalla de la vida y para el desarrollo pleno e integral de las posibilidades en él latentes, adviene aquello que se llama la Iniciación.

La iluminación espiritual es el fruto de una educación real y fundamental, basada en una ética, en una moral irreprochable, en un servicio a los demás, en un acercamiento constante hacia la verdad, y por tanto un alejamiento de la falsedad y la mentira. No se puede buscar la iluminación mintiendo, robando, con odio y desprecio hacia las cosas, animales o personas. El camino de la Iniciación es un camino recto, de renuncia y sacrificio. 

Se deben formar Almas sublimes, y estas son productos de religiones, escuelas, logias, órdenes o instituciones ideales que imparten una educación ideal o fundamental, tal como la que enseñaba el gnosticismo antiguo y que hoy gracias a los grandes Maestros Samael y Litelantes, también enseñamos nosotros.

M. P.


La universalidad de la religión

 

La religión representa la relación existente entre tres principios fundamentales: Dios, el mundo y el individuo.

La religión tiende a resolver los múltiples enigmas del universo, y muestra un camino hacia el final del cuerpo y la morada inmortal del alma. 

La religión es la filosofía en la práctica; y la filosofía es la religión en teoría.

La filosofía implica una búsqueda, una indagación, una investigación y una pregunta constante. La religión consiste en sentir, realizar y experimentar.

La religión es una sola, aunque son muchas las formas de manifestación. La diversidad es el orden de la creación, y la religión no es una excepción. El lugar, la época, el temperamento, la idiosincrasia y el fondo de cada individuo difieren, de ahí la necesidad de religiones distintas.

Cualquier religión es tan buena como la otra. Cualquier sendero o camino que conduzca hacia lo supremo es tan bueno como otro cualquiera.

Existen distintos tipos de rosas, pero su fragancia es igual en todas. De igual forma sucede con la religión. Todas las religiones son perlas preciosas engarzadas en el hilo de oro de la divinidad 

Ese es el “religare” del Alma con Dios. Todas las religiones buscan unir, fusionar el Alma con Dios.

La Divinidad, dá a cada pueblo y a cada raza su religión, de acuerdo con las necesidades de la evolución. Por eso debemos respetar todos los cultos.

Recordemos que detrás de todo culto está el sudor, la sangre y el sacrificio de los grandes Iniciados que fundaron las distintas religiones.

No hay religión más elevada que la verdad. Aquellos que encarnaron la verdad fundaron las grandes religiones y las grandes escuelas de misterios.

Budha, Hermes, Krishna, Quetzalcoatl, etc., encarnaron la verdad, y todo aquel que disuelva sus defectos, el “Yo Psicológico” y levante las columnas del templo sobre la piedra viva, encarna la verdad.

La verdad quiere conocerse a sí misma en cada hombre. Yesua ben Pandirá (Jesús de Nazareth) es un cuerpo viviente de la verdad. Jesús el Cristo, el gran Hierofante Gnóstico, encarnó la verdad. Quien encarna la verdad se hace libre, entonces, su Alma se inmortaliza.

Nosotros creemos, firmemente, que sólo aquel que vivencia la verdad es profundamente religioso. Ciertamente aquel que sea capaz de vivenciar la verdad es profundamente religioso, aunque no pertenezca a ninguna religión.

La íntima relación del Alma con la verdad es religión. Sólo el hombre religioso es verdaderamente revolucionario.

Hay que distinguir entre las formas religiosas y los principios religiosos. Es necesario saber que los principios son fórmulas cósmicas vivientes, y las formas religiosas son los distintos sistemas de enseñar esos principios.

Los principios religiosos nunca mueren. Pueden morir las formas religiosas, pero los principios religiosos, es decir, los valores eternos no mueren jamás. Ellos continúan, ellos se revisten con nuevas formas.

Se dice que existen siete grandes religiones, y aproximadamente cinco mil sectas. La Gnosis afirma que sólo existe una religión, y ésta es la verdad.

La gran religión cósmica universal infinita, asume distintas formas, según las necesidades de cada raza y de cada época, en todos y cada uno de los planetas del cosmos, así las formas religiosas se han sucedido unas tras otras a través de millones de años.

El estudio comparativo de todas las religiones que han existido en el mundo revela siempre los mismos principios inmutables de la verdad.

Algunos filósofos dicen que las religiones han fracasado, pero el gnosticismo asegura que toda religión ha cumplido su misión histórica.

Con un solo Budha viviente nacido entre las filas del budismo, ya el budismo ha cumplido su misión. Con un solo Cristo entre las filas del cristianismo, ya queda justificada la existencia del cristianismo. Con un solo Mahatma que exista entre los hindúes, queda cumplida la religión de los grandes vedas,

Con un solo Imán entre las filas del islamismo, ya queda bien justificada la existencia de la religión mahometana. Con un solo profeta que hubiera salido entre los rabinos judíos, queda justificada la religión de Abraham. 

Con un solo maestro que salga desde las filas del gnosticismo, queda cumplida la obra del maestro Samael.

Todas las grandes religiones del mundo han logrado su objetivo con hombres que consiguieron el religare, es decir, que encarnaron la verdad. Realmente muchos son los llamados y pocos los escogidos. Esta ley se ha cumplido en todas las religiones.

No existe motivo para asegurar que las religiones fracasaron en su misión de “religar” al hombre con la verdad. En todas las religiones hay hombres de perfección que alcanzaron a religarse.

No existe motivo que justifique las guerras religiosas, porque todas las religiones enseñan los mismos principios. Los principios religiosos son los mismos, lo único que varía son las formas religiosas, resulta absurda la lucha fratricida entre las religiones. ¿Cómo se puede asesinar en el nombre de Dios? ¿Cómo se puede torturar o quemar en la hoguera en el nombre de Dios?

El brujo del centro del África, el chaman americano y el arzobispo de la catedral metropolitana de Roma o de Londres se apoyan en la misma fuerza maravillosa de la religión cósmica. 

La religión cósmica vibra en cada átomo del cosmos, porque palpita en el corazón de los soles, en el corazón del hombre y en el de la hormiga.

Debemos ser tolerantes, respetuosos y caritativos con la religión de los demás. Cuando criticamos la religión de otros, pecamos contra la caridad, atacamos a Dios mismo, pues; ¿Acaso no a sido Él el que ha entregado esa religión?

Es necesario cultivar el respeto y la veneración. Hay que respetar las creencias ajenas. Necesitamos respetar la religión del prójimo. No debemos obligar a otros a que piensen como nosotros. Debemos recordar que cada persona es un mundo, un cosmos. 

Juzgar maliciosamente a las demás religiones, atenta contra la caridad, además, de crear violencia y xenofobia contra los colectivos religiosos.

El religioso que se degenera solo ama a los suyos, a sus amigos, a su familia, a los compañeros de su religión. A los de otra religión los persigue o habla mal de ellos. En el mejor de los casos, los ignora.

¿Quién no amaría, por ejemplo, a un buen amigo, que estando nosotros presos, viniese a visitarnos y hasta consiguiese nuestra libertad?

¿Quién no amaría a un gran amigo, que estando nosotros enfermos y abandonados, nos trajese medicinas y al fin lograra curarnos?

¿Quién no amaría a un amigo, que estando nosotros en miseria, nos diera la mano y nos alimentara?

¿Quién no amaría a su madre, que desde niños veló por nosotros, que nos alimentó con sus pechos, que hizo por nosotros todo lo que hubo y que sufrió por nosotros, hasta levantarnos al estado actual en que nos encontramos?

El religioso auténtico, el que entiende y practica su religión, no solo quiere a sus amigos, familia y compañeros, sino que además, ve en cada ser una criatura formada por Dios, ve en cada persona un Alma sedienta de Luz, ve en cada hombre un hermano. 

No piensa en dañar ni en explotar a los demás, piensa solamente en ayudar al ser humano.

La humanidad se divide y se subdivide en grupos. Cada grupo necesita su sistema especial de enseñanza. Cada grupo necesita su escuela, su religión, su secta. Cuando criticamos a otros, violamos la ley del corazón tranquilo.

Todas las religiones son necesarias, todas las religiones cumplen su misión en la vida. Es absurdo decir que la religión del vecino no sirve y que solo la mía es verdadera. 

Si la religión del vecino no sirve, entonces la nuestra tampoco sirve, porque los valores son siempre los mismos.

Es estúpido decir que la religión de las tribus indígenas de América es idolatría, entonces, ellos también tienen derecho a decir que nuestra religión es idolatría. 

Fue absurdo quitar las cruces de maíz, de los altares de los aztecas, para imponer las cruces cristianas en su lugar.

Si nosotros nos reímos de ellos, ellos también pueden reírse de nosotros.
Y si nosotros decimos que ellos adoran ídolos, ellos también pueden decir que nosotros adoramos ídolos. Fue penoso y delictuoso destruir las estatuas de la Diosa azteca Tonantzin, de los altares méxicas, para poner imperativamente las estatuas de la virgen María. 

Es absurdo calificar a otros de infieles, herejes o paganos, por el simple hecho de no pertenecer a nuestra religión. Es criminal perseguir, torturar y matar a otros porque piensen en forma diferente.

No podemos desacreditar la religión de otros sin desacreditar la nuestra también, porque todas las religiones tienen los mismos principios.

Bajo el sol, toda religión nace, crece, se desarrolla, se multiplica en muchas sectas y desaparecen cuando se degeneran. Así ha sido siempre y así será siempre. 

La religión en cada persona, es propiedad inherente a la vida, como la humedad lo es al agua.

La religión no es un dogma, no se trata de una mera creencia ni de una emoción, tampoco debe ser un sistema fanático de oraciones o ritos que uno hace cuando tiene problemas o quiere ser favorecido en algo.

La característica de la religión no consiste en pintarse signos sobre la frente, en llevar hábitos, en afeitarse la cabeza, o dejarse crecer el pelo o la barba etc. 

La religión consiste, fundamentalmente, en llevar una vida éticamente adecuada, que tiene como base la elevación de la moral de la persona y la ayuda a los demás seres, sea cual fuera su religión, su posición social, cultural o económica.

No debemos adoptar una visión estrecha sobre la religión, debemos ser capaces de diferenciar lo esencial de lo no esencial. Los principios esenciales son los mismos en todas las religiones. Todas ellas están de acuerdo entre sí y difieren sólo en lo no esencial.

La religión no consiste simplemente en discutir acerca de la existencia de Dios, pues una mera afirmación intelectual o la especulación mental no puede hacernos religiosos. La verdadera religión va más allá de todo razonamiento. Solamente se la puede vivir, tanto interna como externamente, pues consiste en una realización muy íntima.

La ética en la que se basa toda religión consiste en la bondad, en la verdad, en ser amable, servicial, etc. Llevar una vida religiosa es la mayor bendición que puede tener un ser humano, pues lo eleva por encima de la mundanidad y la mediocridad.

Vivir según las reglas de la religión, nos permite alcanzar la sabiduría, la inmortalidad del Alma, la paz duradera y la dicha eterna. El intelecto es vano si no está iluminado por la religión.

La religión nos libera de las preocupaciones y del dolor, proporcionando paz interior, nos da respuestas al porqué de la existencia. La religión une el Alma con Dios, con Brahma, con Alá volviéndonos perfectos, libres e independientes. Nos libera de los nacimientos y las muertes sucesivas.

La religión es el fundamento de la sociedad, la fuente de toda bondad y felicidad, la base de la virtud y de la prosperidad del individuo. Por eso una sociedad que rechaza la religión, tiende al fracaso, a la degeneración. La religión no solo permite la prosperidad del individuo, sino de la sociedad entera.

La religión establece un orden interior tanto en el individuo como en la sociedad.

Sin la religión, el hombre subsiste o vive sin ningún propósito, se aleja demasiado de los propósitos de su nacimiento, de la razón de su existencia, y desperdicia su vida inútilmente. 

No se puede vivir sin religión, pues únicamente ésta da valor a la existencia, llenando el Alma de amor, sabiduría, reverencia, serenidad y alegría. Por lo común, la gente sin religión es conservadora, materialista y reaccionaria por naturaleza. Sólo la persona religiosa logra la revolución de la dialéctica.

Ninguna fuerza material puede aniquilar el anhelo religioso en el ser humano, aunque se deje fascinar por las cosas materiales, disuadiéndole o distrayéndole durante algún tiempo de su verdadera naturaleza.

El hombre actual está olvidando la religión debido a su ignorancia, a su ansia de poder, a sus temores y a su codicia. Se ha vuelto irreligioso, degradándose enormemente. Ha perdido todo sentido de la ética. Destruye, perjudica, hiere, saquea e incluso llega a matar. 

Samael Aun Weor habla de la personalidad Kalkiana, típica en esta era. Dice que la personalidad propia de esta edad del kali yuga, es la personalidad kalkiana, y comenta de ella:

“Las personalidades Kalkianas son irrespetuosas, irreverentes. Este tipo de personalidades han perdido, no sólo el sentimiento de la auténtica devoción y de la verdadera religiosidad, si no también el de la veneración a los patriarcas antiguos. Así pues, la humanidad, pudiendo ser dirigida por religiones verdaderamente sabias, se ha degenerado en sus sabihondeces ridículas, formándose así la personalidad kalkiana”.

Muchos hablan del budhismo, pero nadie renuncia a sus deseos, ni a la violencia, muchos predican el cristianismo, pero nadie practica el amor y el perdón. Muchos predican el islamismo, pero no reconoce la fraternidad de los hombres. Muchos predican el hinduismo, pero nadie realiza la divinidad que hay en todos. Predicar se ha convertido para muchos, en el modo de subsistencia, en un negocio, mientras que la práctica de la religión ha quedado relegada.

El mundo se ha degenerado, y no por falta de una verdad ni por culpa de las religiones, sino por falta de verdaderos seguidores de los ideales religiosos. Se hace necesario en estas épocas educar a todos los seguidores de las verdaderas religiones en la práctica de esas doctrinas.

Uno se queda asombrado cuando hace un estudio comparativo de las religiones. Vale la pena estudiar todas las religiones. El estudio comparativo de las religiones antiguas, nos lleva a comprender que todas las religiones conservan los valores eternos, que ninguna religión es falsa, que todas son verdaderas. 

Todas las religiones hablan de Dios, del Alma, del cielo, del infierno, etc. los principios son siempre los mismos. Entre los romanos, el infierno era el averno; entre los griegos era el tártarus y entre los indostánicos es el avitchi el infierno, etc. El cielo era entre los romanos, mientras que entre los griegos era el olimpo, y entre los aztecas el tlalocan. Cada religión tiene su cielo, y todos deben ser aceptados y respetados.

Cuando terminó la religión antigua de los romanos, cuando se degeneró, los sacerdotes se convirtieron en adivinos, agoreros, etc., pero los principios eternos no murieron, ellos se revistieron con la nueva forma religiosa del cristianismo. 

Los sacerdotes paganos, denominados augures, druidas, hierofantes, fueron rebautizados en el cristianismo con los sagrados títulos de clérigos, pastores, prelados, padres, ungidos, monjes, abadeses, teólogos, etc.

Las sibilas, vestales, druidesas, papisas, diaconesas, ménades, pitonisas, etc. en el cristianismo fueron denominadas novicias, sores, abadesas, reverendas, hermanas, monjas.

Los dioses, semidioses, titanes, diosas, sílfides, cíclopes, mensajeros de los dioses de las antiguas religiones, fueron rebautizados con los nombres de ángeles, arcángeles, serafines, potestades, virtudes, tronos, etc.

Si antiguamente se adoraron a los dioses, ahora también se les adora, sólo que con otros nombres. Las formas religiosas cambian según las épocas históricas y las razas. Cada raza necesita su forma religiosa especial. Los pueblos necesitan la religión. Un pueblo sin religión es de hecho un pueblo totalmente bárbaro, cruel y despiadado que termina desapareciendo. 

Si estudiamos las religiones, en todas ellas encontraremos el culto al Cristo, lo único que varían son los nombres que se le den al Cristo. El divino rabí de galilea tiene los mismos atributos de Zeus, Apolo, Krishna, Quetzalcoatl, Lao-Tsé, Fu-Ji, Budha, Quetzalcoatl, Kukulcán, etc.

Todos estos sagrados personajes religiosos que personifican al cristo nacen el 24-25 de diciembre. Todos estos sagrados personajes son hijos de inmaculadas concepciones, todos ellos nacen por obra y gracia del espíritu santo, todos ellos nacen de vírgenes inmaculadas.

La desconocida mujer hebrea María, madre del adorable salvador Jesús el Cristo, recibió los mismos atributos, y poderes cósmicos de la diosa Isis, Juno, Demeter, Ceres, Vesta, Maia, Adonia, Insoberta, Rea, Cibeles, Tonantzin, etc. Todas estas deidades femeninas representan siempre a la Madre divina, el eterno femenino cósmico.

María es fecundada por el Espíritu Santo. Cuenta la tradición que el tercer Logos, en forma de paloma, hizo fecundo el vientre inmaculado de María. Entre los chinos-japoneses, el Cristo es Fu-ji, el Cristo que nace milagrosamente por obra y gracia del Espíritu Santo. La historia dice:

“Paseándose una virgen llamada Hoa-se por la orilla del río, puso su pie sobre la huella del gran hombre; inmediatamente se conmovió viéndose rodeada por un resplandor maravilloso y sus entrañas concibieron. Transcurridos doce años, el día cuarto de la décima luna, a media noche, nació Fu-Ji, llamado así en memoria del río a cuya orilla fue concebido”.

En el México antiguo, Cristo es Quetzalcoatl, quien fuera el Mesías y el transformador de los toltecas. Los códices méxicas explican que;

“Estando un día Chimalmán sola con sus dos hermanas, se le apareció un enviado del cielo. Las hermanas, al verlo, mueren de espanto. Ella al oír de boca del ángel que concebiría un hijo, concibió al instante, sin obra de varón a Quetzalcoatl,( el Cristo mexicano).”

Entre los japoneses de la religión sintoísta, el Cristo es Amida, quien intercede ante la diosa suprema Ten-Sic-Dai-Tain rogando por todos los pecadores. 

Cuando uno estudia el evangelio de Krishna, el Cristo hindú, se queda uno asombrado al descubrir el mismo evangelio de Jesús, y sin embargo Krishna nació muchos siglos antes que Jesús de Nazareth.

Devaki, la Virgen hindú, concibió a Krishna por obra y gracia del Espíritu Santo. El niño Dios Krishna fue transportado al establo de Nanden y los dioses y los ángeles vinieron a adorarle. La vida, pasión y muerte de Krishna es similar a la de Jesús el Cristo.

Cuanto la religión es olvidada o degenerada por el materialismo, la arrogancia y el egoísmo de las gentes, aparece un nuevo gran Maestro ó profeta. 

Éste Maestro siempre pondrá énfasis en aquella verdad olvidada, y removerá la escoria que la ha oscurecido o escondido la verdad, y la hace relucir en su brillo, pureza, esplendor y gloria originales.

Cuando en los tiempos antiguos la gente olvidó todo acerca del monoteísmo védico, surgió el gran Zoroastro.

Cuando la religión de los vedas degeneró en una observancia ciega de los ritos y sacrificios de animales, apareció el compasivo Budha, quien acabó con los sacrificios de animales.

Cuando los seguidores del judaísmo se volvieron arrogantes e insoportables, surgió Jesús el Cristo. Cuando en los países árabes se perdió la religión arcaica, degeneró en la idolatría y la superstición, entonces apareció Mahoma para predicar su monoteísmo. 

Nunca ha habido ningún fundador religioso que haya inventado una religión nueva o que haya revelado una verdad nueva. Todos esos fundadores fueron solamente transmisores, y no creadores originales.

La verdadera religión es una sola, y ésa es la religión de la verdad y el amor; es la religión del corazón, del servicio, el sacrificio, la renuncia. La verdad no es hindú, ni musulmana, budhista ni cristiana.

La verdad es una sustancia homogénea y eterna. Quien sigue la religión de la verdad, camina por la senda de la luz, la paz, la sabiduría, el poder y la dicha. 

La humanidad necesita volver al punto de partida, regresar a la Santa Gnosis del Hierofante Jesús. Necesitamos retornar al cristianismo primitivo, al cristianismo gnóstico. La doctrina de Jesús el Cristo es la propia Gnosis, es la doctrina de los Esenios, la doctrina de los Nazarenos, Peratisenos o Peratas, etc. 

En la doctrina gnóstica hay Yoga esencial, Magia Tibetana, Budhismo Zen, Budhismo tibetano práctico, Tantrismo hindú, Ciencia Hermética, etc., etc., etc. En la Gnosis está toda la sabiduría antigua ya totalmente digerida. La mejor exposición de la Doctrina Secreta, está en la Síntesis Gnóstica del Hierofante Jesús el Cristo. 

Si queremos de verdad la Auto-Realización Intima, estudiemos la Gnosis, practiquemos la Gnosis, vivamos la Senda del Arhat Gnóstico. La Gnosis nos ahorra trabajo y estudio, si no fuera por la Síntesis del Cristo, por la gran labor de V.M. Samael Aun Weor, necesitaríamos leer miles de libros de esoterismo y religión, tendríamos que conocer cientos de escuelas, sectas y religiones, y viajar por el mundo entero a fin de hallar el camino. 

Nosotros tenemos una religión, clara manifestación de la religión PRIMIGENIA, exteriorizada en esta época con el nombre de Gnosis. La Gnosis es la religión PRIMOGÉNITA. 

Creo que nuestro deber es estudiar la Gnosis y vivirla, eso es lo importante. Que se rían de nosotros, que nos ataquen, que nos calumnien, ¿qué importa al mundo y qué a nosotros? 

Recordemos estimados hermanos Gnósticos que en la Gnosis está la Síntesis práctica de todas las Yogas, Logias, Ordenes, Religiones, Escuelas, Sistemas, etc.. 

Lo mejor que tiene el Budhismo está en la Gnosis, lo mejor que tiene el cristianismo está en la Gnosis, lo mejor de la Ciencia Egipcia, Caldea, Zoroastriana, etc., está en la Gnosis. Entonces qué ¿Qué es lo que buscamos? ¿Qué es lo que queremos? ¿A que esperamos?

Avancemos seguros, victoriosos, poderosos hasta conseguir la meta final. Donemos a la humanidad los secretos ocultos del esoterismo y de la religión. Entreguemos las claves supremas de la felicidad y la autorrealización.

Nosotros hemos resuelto lanzarnos a una lucha sin cuartel, a una lucha sin tregua en esta nueva Era de Acuario. No importa que nos critiquen, que nos insulten, que nos injurien, que nos traicionen. La Gnosis debe ser entregada a la humanidad, cueste lo que cueste. Jesús el Cristo enseñó la Gnosis y nosotros también la entregaremos a la humanidad. 

El Círculo de Investigación de la Antropología Gnóstica entrega el conocimiento Gnóstico en forma revolucionaria. El C.I.A.G. se ha formado para restaurar la religión primitiva, primigenia, originaria. La Gnosis viene a restablecer los principios éticos y morales de la religión, ante la decadencia de las religiones predominantes.

Todos los centros gnósticos, todos los instructores y estudiantes del C.I.A.G. debemos hacer un esfuerzo continuado y lanzar intensísima propaganda gnóstica mediante folletos, carteles, artículos, libros, avisos y entrevistas por radio, televisión, periódicos, conferencias, etc., para dar a conocer nuestras enseñanzas.

Quien quiera avanzar internamente debe estar dispuesto a sacrificarse por la humanidad doliente. Los egoístas, aquellos que sólo piensan en sí mismos y en su propio progreso, jamás lograrán la Iniciación. 

Nosotros queremos enseñar a la humanidad la Religión Solar. Nosotros aspiramos a entregar la Doctrina Solar del Cristo Cósmico, con el único propósito de que el ser humano logre su autorrealización, la cristificación. 

Es necesario que todos los aquí presentes no olvidemos el trabajo esotérico. Es conveniente que, en verdad, nos dediquemos a trabajar sobre sí mismos. Recordemos que aquel que escucha la palabra y no la hace dentro de sí mismo, se parece en verdad al hombre que se mira ante un espejo y luego da la espalda y se retira. No basta, apreciados hermanos, escuchar la palabra; es necesario hacer la palabra.

El Círculo de Investigación de la Antropología Gnóstica tiene una gigantesca tarea que realizar en la Era Acuariana que ha comenzado. A todos nosotros nos ha tocado la Misión Sagrada de enseñarle a esta humanidad desorientada la Doctrina del Logos Solar. 

Recordemos los esfuerzos de los grandes seres. El sacrificio de Jesús el Cristo, el gran Hierofante gnóstico. Los esfuerzos y súper-esfuerzos del Maestro Samael, para entregar a la humanidad la Gnosis. La dedicación total y absoluta de la Maestra Litelantes, para organizar la Institución gnóstica. La lucha titánica de la Maestra de la teosofía gnóstica H. P. Blavasky o la gran labor del gran Maestro del rosacrucismo gnóstico Arnoldo Krumm Heller para enseñar el esoterismo-religioso. 

Necesitamos lograr la Luz Interior. En necesario lograr la inmortalidad del Alma, renunciar al deleite de los placeres mundanos, incluso a la dicha suprema del Nirvana por ayudar a la humanidad. Entonces podremos decir; ¡Sorbida es la muerte con victoria! ¿Dónde está, ¡oh! muerte tu aguijón, ¡oh! muerte donde, tu victoria?

Hasta aquí mis palabras, muchas gracias por su atención.

M.P.